GUÍA DE TATUAJES

¿Es­tás pla­nean­do ha­cer­te un ta­tua­je? Es­tos son los pun­tos que de­bes con­si­de­rar pa­ra que to­do sal­ga de ma­ra­vi­lla.

GQ Latinoamerica - - CONTENIDO -

Te mos­tra­mos las cla­ves esen- cia­les si te vas a ha­cer tu pri­mer ta­tua­je y que no mue­ras de ver­güen­za por el re­sul­ta­do.

La ten­den­cia de la tin­ta en la piel si­gue cre- cien­do y, al pa­re­cer, no pa­ra­rá pron­to, por lo que, si tú tam­bién es­tás pen­san­do unir- te al club de ta­tua­dos, es im­por­tan­te que to­mes en cuen­ta es­tas re­co­men­da­cio­nes pa­ra que mi­ni­mi­ces los ries­gos, ob­ten­gas el re­sul­ta- do desea­do y, por su­pues­to, evi­tes que tu tat­too se con­vier­ta en material pa­ra me­mes.

AN­TES DE HA­CER­LO

Pa­ra co­men­zar, de­bes sa­ber que cuan­do la tin­ta en­tra en la piel, es en­cap­su­la­da y así se va for­man­do la fi­gu­ra. El pro­ce­so pue­de ser mo­les­to y, en oca- sio­nes, do­lo­ro­so, es­to de­pen­de de la ubi­ca­ción y el ta­ma­ño del ta­tua­je. Hay zonas que tie­nen más ter- mi­na­les ner­vio­sas; las que es­tán pe­ga­das al hue­so son del­ga­das y ahí es don­de se sien­te ma­yor do­lor, pe­ro na­da que re­sul­te in­so­por­ta­ble.

A ve­ces, la tin­ta lle­ga a fil­trar­se. Es­to de­for­ma el di­bu­jo y, por ello, no­ta­rás cam­bios en tu piel. Aun- que no es pe­li­gro­so y es­ta ex­ten­sión sue­le ser ca­si im­per­cep­ti­ble, oca­sio­nal­men­te cau­sa in­fec­cio­nes, aler­gias, irri­ta­ción o co­me­zón, en es­pe­cial en los días pos­te­rio­res. Si eso ocu­rre, acu­de con tu mé­di­co.

No hay una ma­ne­ra de sa­ber si eres alér­gi­co a la tin­ta a me­nos que te ha­gas una prue­ba de reac­ción pa­ra que veas có­mo ac­túa tu piel. “Exis­ten me­di- ca­men­tos, co­mo al­gu­nos an­ti­bió­ti­cos po­ten­tes, que au­men­tan el ries­go de pig­men­ta­ción cu­tá­nea. Por es­ta ra­zón, es esen­cial que no es­tés ba­jo tra­ta­mien-

to cuan­do acu­das a tu ci­ta”, acon­se­ja Ga­brie­la Xos- pa, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na es­té­ti­ca re­ge­ne­ra­ti­va, an­ti­en­ve­je­ci­mien­to, der­ma­to­cos­mé­ti­ca y pe­lo del Hos­pi­tal Dio­med de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

La doc­to­ra Xos­pa tam­bién su­gie­re que si pa­de­ces al­gu­na en­fer­me­dad cró­ni­ca, der­ma­ti­tis o aler­gias, lo pien­ses dos ve­ces an­tes de po­ner tin­ta en tu cuer- po. Ade­más, si tie­nes mu­chos tatuajes, el ries­go de desa­rro­llar aler­gia al pig­men­to cre­ce, ya que el lí- qui­do se va acu­mu­lan­do y el or­ga­nis­mo, al tra­tar de pro­te­ger­se, se de­fien­de con erup­cio­nes, co­me­zón, se­que­dad y der­ma­ti­tis.

Si ya es­tás con­ven­ci­do de ha­cer­lo, ase­gú­ra­te de que el es­tu­dio al que acu­das ten­ga los per­mi­sos ne­ce­sa­rios y que los ta­tua­do­res sean pro­fe­sio­na­les. Re­cuer­da que es al­go pa­ra siem­pre, así que no es mo­men­to de es­ca­ti­mar en gas­tos. Checa que la agu- ja sea nue­va, el material es­té lim­pio y que el lu­gar se en­cuen­tre bien acon­di­cio­na­do.

LUE­GO DE TA­TUAR­TE

Des­pués de rea­li­zár­te­lo, de­bes uti­li­zar una po- ma­da an­ti­sép­ti­ca y ci­ca­tri­zan­te. Es vi­tal que no te ex­pon­gas a los ra­yos del sol de in­me­dia­to por­que po­drías ge­ne­rar una que­ma­du­ra.

La die­ta es otro ele­men­to im­por­tan­te. Evi­ta las gra- sas, car­ne ro­ja y al­cohol, pues, de lo con­tra­rio, au- men­ta el ries­go de in­fec­cio­nes o reac­cio­nes alér­gi­cas.

SÁCATE PAR­TI­DO

To­mar en cuen­ta el tono de piel pa­ra ele­gir la tin­ta te ayu­da­rá a que luz­ca mu­cho me­jor tu ta­tua­je:

Si tu tez es blan­ca, cual­quier co­lor se ve­rá bri­llan- te; las tin­tas os­cu­ras, co­mo el ne­gro, azul y ma­rrón, se apre­cia­rán más rea­lis­tas y ní­ti­das.

La tez mo­re­na cla­ra va bien con to­nos os­cu­ros, ya que se apre­cian sin que­dar tan lla­ma­ti­vos co­mo en las pie­les muy blan­cas. Si bus­cas un ta­tua­je en co­lor blan­co, se te ve­rá in­creí­ble.

Si tu piel es un tono más mo­reno, lo me­jor se­rá re­cu­rrir a las ga­mas cla­ras por­que los os­cu­ros no se apre­cia­rán co­mo quie­res.

Re­cuer­da que ta­tuar­te es al­go pa­ra siem­pre, así que uno de nues­tros prin­ci­pa­les con­se­jos es que no es­ca­ti­mes en gas­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.