MIS­TER TRO­TA­MUN­DOS

Su pro­fe­sión co­mo po­lis­ta y su re­cien­te fa­ce­ta co­mo St. Regis Con­nois­seur han he­cho de Na­cho Fi­gue­ras un ver­da­de­ro ex­per­to en ma­te­ria de destinos. Char­la­mos con el ar­gen­tino so­bre sus in­dis­pen­sa­bles al mo­men­to de em­pa­car una ma­le­ta.

GQ Latinoamerica - - BON VIVANT -

La trayectoria de Na­cho Fi­gue­ras en el po­lo es mun­dial­men­te co­no­ci- da: no só­lo fue con­si- de­ra­do uno de los 100 me­jo­res ju­ga­do­res del mun­do en 2009, sino que el efec­to do­mi­nó lo ha lle­va­do a ser fi- cha­do co­mo ima­gen de fir­mas de ca­rác­ter glo­bal, co­mo Ralph Lau­ren, y, re­cien­te­men­te, a con­ver­tir­se en una es­pe­cie de em­ba­ja­dor pa­ra una de las ca­de­nas ho­te­le­ras de ma­yor re­le­van­cia: St. Regis. “Mi acer- ca­mien­to con ellos em­pe­zó en 2008. Que­ría ha­cer un par­ti­do en Nue­va York y des­cu­brí que la fa­mi­lia As­tor, fun­da­do­ra de St. Regis, era asi­dua a los par­ti­dos y ami­ga de gran­des po­lis­tas. Lle- va­mos a ca­bo el even­to y pa­ra 2010 me nom­bra­ron pri­mer con­nois­seur”, re­cuer­da.

Nues­tro en­cuen­tro con él se dio, pre­ci­sa­men­te, en una de las es­tan­cias del St. Regis Me­xi­co City. Ahí, Na­cho nos aguar­da­ba en­fun­da­do en un im­pe­ca­ble tra­je azul con ra- yas, cu­yo com­ple­men­to per- fec­to era su gran per­so­na­li­dad, lo que da co­mo re­sul­ta­do esa ima­gen bien ga­na­da de ca­ba- lle­ro GQ con la que se ubi­ca al de­por­tis­ta ape­nas se es­cu­cha su nom­bre. Aman­te del asa­do (“los de Ar­ge­ti­na son los me­jo- res de to­do el mun­do”) y la ar- qui­tec­tu­ra (nos ase­gu­ró que de no ha­ber si­do po­lis­ta le hu­bie- ra en­can­ta­do de­di­car­se a es­ta pro­fe­sión), no po­de­mos de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad pa­ra ha- blar de las va­ca­cio­nes per­fec- tas. “Mis destinos favoritos son Nue­va York y Los Án­ge­les por- que tie­nen una gran ener­gía y un cli­ma fan­tás­ti­co. Ha­blan­do de pla­yas, me que­do con la de Jo­sé Ig­na­cio, muy cer­ca de Pun­ta del Es­te, en Uru­guay. Un lu­gar de Amé­ri­ca La­ti­na que me fal­ta co­no­cer es Ma­chu Pic- chu”, nos re­ve­la. Co­mo buen tro­ta­mun­dos, Fi­gue­ras se ha da­do el tiem­po pa­ra co­no­cer rin­co­nes exó­ti­cos, co­mo In­dia y Chi­na, aun­que con­fie­sa que su lu­gar fa­vo­ri­to es su ho­gar. Co­mo to­do via­je­ro, tie­ne una lar­ga lis­ta de si­tios pen­dien­tes por co­no­cer: Bo­ra Bo­ra, Is­la Mau­ri­cio, Ja­pón, Estambul...

“Pa­ra al­guien que quie­ra acer­car­se al po­lo por pri­me­ra vez, ¿qué con­se­jo le da­rías?”, le pre­gun­ta­mos an­tes de des- pe­dir­nos, e in­me­dia­ta­men- te nos res­pon­de que “lo más be­llo de es­te de­por­te son los ca­ba­llos. El po­lo no es el Prín- ci­pe Car­los ni Pretty wo­man”, ase­gu­ra con una so­no­ra car- ca­ja­da, “sino la re­la­ción en­tre el ju­ga­dor y su cor­cel. Es al­go muy lin­do”, re­ma­ta.

"Lo más be­llo de es­te de­por­te son los ca­ba­llos. El po­lo no es el Prín- ci­pe Car­los ni Pretty wo­man, sino la re­la­ción en­tre el ju­ga­dor y su cor­cel", ase­gu­ra Na­cho Fi­gue­ras.

Arri­ba, Fi­gue­ras du­ran­te la edi­ción nú­me­ro 11 del Veu­ve Clic­quot Po­lo Clas­sic, ce­le­bra­do en Li­berty Sta­te Park, New Jer­sey, el 2 de ju­nio de es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.