EL REY HA MUER­TO, ¡VI­VA LA REI­NA!

Ha lle­ga­do la tem­po­ra­da fi­nal de Hou­se of Cards, el th­ri­ller po­lí­ti­co con ese “no sé qué” cau­ti­va­dor que po­seen las se­ries que sí im­por­tan. Clai­re Un­der­wood es aho­ra la Pre­si­den­ta... ¿Es­tás lis­to pa­ra so­bre­vi­vir a su man­da­to?

GQ Latinoamerica - - AGENDA - Uno más de los pa­pe­les em­ble­má­ti­cos de Ro­bin Wright es Jenny Cu­rran, el eterno in­te­rés ro­mán­ti­co de Fo­rrest Gump.

Cin­di­vi­duosc­ves­ti­giosc­delc­jac­dé­ca­das,coc­co­no­ce­mos­cuan­douan­do el sis­te­ma tal y co­mo lo co­no­ce­mos co­lap­se (en cien­tos o mi­les de años, o en un par de dé­ca­das, nun­ca se sa­be) y re­sur- ja de sus ce­ni­zas, los cien­tí­fi­cos del fu­tu­ro des­cu­bri­rán en­tre los ves­ti­gios que exis­tió un gru­po de in­di­vi­duos que —con sus tra­jes Brio­ni y re­lo­jes IWC— po­dían sa- cu­dir la es­ta­bi­li­dad mun­dial con un chas­qui­do de de­dos. Po­lí­ti­cos, les lla­má­ba­mos, y eran ex­per­tos en el ar­te de la ma­ni­pu­la­ción.

Hou­se of Cards es la se­rie ori- gi­nal de Net­flix que re­tra­ta jus­to ese jue­go de am­bi­ción y po­der en la Ca­sa Blan­ca. Aho­ra, lle­ga su sex­ta y úl­ti­ma en­tre­ga pa­ra fi­ni- qui­tar el dra­ma sin de­jar de dar- nos esa do­sis de po­lí­ti­ca des­car- na­da y su­rrea­lis­ta, acom­pa­ña­da del os­cu­ro en­can­to de sus per- so­na­jes: an­ti­hé­roes que des­ti­lan ci­nis­mo... aun­que aho­ra arri­ben con una ba­ja no­ta­ble.

Y es que Frank Un­der­wood —el otro­ra pro­ta­go­nis­ta in­ter- pre­ta­do por Ke­vin Spa­cey— ha muer­to ( ya vi­mos su lá­pi­da). Los ‘có­mos’ y ‘por­qués’ to­da­vía son un mis­te­rio, pe­ro lo que no es un se­cre­to es que el pro­pio ac­tor ma­tó al per­so­na­je del he- do­nis­ta pre­si­den­te cuan­do las acu­sa­cio­nes de aco­so se­xual lo exi­lia­ron y lo con­vir­tie­ron en un vi­llano de la vi­da real. Pe­se al es­cán­da­lo —y ru­mo­res de can­ce­la­ción—, Net­flix de­ci­dió ce­rrar de­co­ro­sa­men­te la se­rie, de­jan­do que una sol­ven­te Ro- bin Wright —que bien ha de- mos­tra­do su va­lía co­mo Clai­re Un­der­wood— to­me el con­trol en los ocho epi­so­dios de la rec­ta fi­nal. A su ines­cru­pu­lo­so per­so- na­je de man­da­ta­ria de Es­ta­dos Uni­dos lo acom­pa­ñan tan­to vie­jos co­no­ci­dos de la tra­ma, co­mo Dia­ne La­ne, Greg Kin­near y Cody Fern, en­car­nan­do a nue- vos an­ta­go­nis­tas en el ta­ble­ro del po­der de es­te se­rial ga­na­dor de múl­ti­ples pre­mios Emmy y dos Glo­bos de Oro.

En es­te epí­lo­go, Clai­re lu­ce so­fis­ti­ca­da y cal­cu­la­do­ra, co­mo cuan­do en cier­ta es­ce­na re­ci­be por In­ter­net men­sa­jes al es­ti­lo de “Clai­re es el an­ti­cris- to” o una con­vo­ca­to­ria pa­ra el con­cur­so de las for­mas más crea­ti­vas de ase­si­nar­la. ¿Ella? Se man­tie­ne fría y ele­gan­te. “Lo que ha­ya di­cho Frank en los úl­ti­mos años, no lo crean”, ase­gu­ra en al­gún mo­men­to acer­ca de su ex, co­mo pa­ra cor­tar de ta­jo con to­do lo an- te­rior y de­jar­nos cla­ro que es­ta es su tem­po­ra­da, la tem­po­ra­da de Clai­re Un­der­wood.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.