EL AR­TE DE ROBARSE LA ES­CE­NA

O de có­mo Pe­ter Din­kla­ge pa­só de ser ac­tor se­cun­da­rio, a pro­ta­go­nis­ta de su pro­pia his­to­ria.

GQ Latinoamerica - - AGENDA -

Lo­co­no­ce­mos des­de el año 2011 co­mo Ty­rion Lan­nis­ter de

Game of Thrones, aquel que “be­be y sa­be co­sas”, una de las fra­ses más re­pe­ti­das de la se- rie por los fans. “La gen­te me de­tie­ne en la ca­lle y me la re­ci- ta”, cuen­ta di­ver­ti­do Pe­ter Din- kla­ge en ex­clu­si­va a GQ so­bre los cons­tan­tes en­cuen­tros que tie­ne con sus ad­mi­ra­do­res.

Cuan­do tu­vo la opor­tu­ni- dad de re­pre­sen­tar a uno de los per­so­na­jes más que­ri­dos de la se­rie de li­bros de Geor­ge R.R. Mar­tin, el ac­tor de 49 años ya llevaba va­rios pro­yec­tos, aun- que se­guía lu­chan­do contra los pre­jui­cios a los que se en­fren­tan los ac­to­res de su es­ta­tu­ra (134 cm). Por ejem­plo, des­de 2003, Pe­ter que­ría ha­cer la vi­da de Her­vé Vi­lle­chai­ze, un his­trión que sal­tó a la fa­ma por ha­ber in­ter­pre­ta­do a Tat­too, el per­so- na­je de la po­pu­lar se­rie La Is­la

de la Fan­ta­sía (1977-1983). Pe­ro no ha­bía pro­duc­tor dis­po­ni­ble por­que, apa­ren­te­men­te, na­die que­ría ver una pe­lí­cu­la con un enano co­mo pro­ta­go­nis­ta. Fue des­pués del boom de Jue­go de

Tro­nos que Mi ce­na con Her­vé por fin tu­vo luz ver­de, gra­cias, tam­bién, a HBO. “Her­vé y yo no nos pa­re­ce­mos más que en la es­ta­tu­ra. Nues­tros ca­mi­nos fue­ron muy di­fe­ren­tes, pe­ro a él tam­bién lo de­te­nían en la ca­lle y le gri­ta­ban su fra­se: ‘¡El avión, el avión!’”, ex­pli­ca Din­kla­ge.

In­de­pen­dien­te­men­te de que am­bos ad­qui­rie­ron fa­ma in­ter­na­cio­nal por un pa­pel en te­le­vi­sión, la di­fe­ren­cia es que Vi­lle­chai­ze no su­po li­diar con el éxi­to y re­nun­ció, ya que no le pa­ga­ban el mis­mo suel­do que al es­te­lar, Ri­car­do Mon­tal­bán. Pe­ter, en cam­bio, des­de 2014, es uno de los me­jor pa­ga­dos en la pan­ta­lla chi­ca, jun­to con tres de sus com­pa­ñe­ros de reparto, ade­más de que ha ga­na­do tres Emmys (2011, 2015, y 2018) y un Glo­bo de Oro (2012). “Siem- pre creí y amé fer­vien­te­men­te

GOT”, ad­mi­te nos­tál­gi­co acer­ca de la se­rie que ter­mi­na en 2019.

Des­de 2005, Din­kla­ge lle­va un ma­tri­mo­nio fe­liz con la di- rec­to­ra de tea­tro Eri­ca Sch­midt. Tie­nen dos hi­jos, na­ci­dos en 2011 y 2017, y tra­tan de lle­var su vi­da lo más pri­va­da po­si­ble en Nue­va York, ale­ja­dos del es- pec­tácu­lo: “No to­mo en se­rio las al­fom­bras rojas ni los pre­mios. Es bas­tan­te en­tre­te­ni­do, pe­ro me gus­ta se­guir con mi vi­da”, nos con­fie­sa en­tre ri­sas. “Por for­tu­na, la fa­ma me lle­gó con mi ca­rre­ra ya avan­za­da y no al prin­ci­pio, cuan­do se­gu­ra­men­te me hu­bie­ra des­ubi­ca­do”.

El his­trión es ve­ge­ta­riano, abo­ga por los de­re­chos de los ani­ma­les y afir­ma que no si­gue los con­se­jos de per­so­nas se­gún ex­per­tas en crear ca­rre­ras exi- to­sas. “Lo úni­co que me in­tere­sa es par­ti­ci­par en guio­nes bue­nos. Co­mo ac­tor, no tie­nes el con­trol del pro­duc­to fi­nal; en el cuar­to de edi­ción, pue­den con­ver­tir un dra­ma en co­me­dia, así que no me to­mo tan per­so­nal el re­sul- ta­do. Me fi­jo en la ex­pe­rien­cia que voy a te­ner in­ter­pre­tan­do. Ade­más, me veo só­lo una vez… pue­do ser muy sen­si­ble a mi au- to­crí­ti­ca”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.