EL­VIS PRES­LEY

El ícono que cam­bió la mú­si­ca e ins­pi­ró a mi­les de ar­tis­tas en to­do el mun­do

Grandes del Rock - - Portada -

Na­ció el 8 de enero de 1935 en Tu­pe­lo, Mis­sis­sip­pi. Hi­jo de Ver­non y Gladys Pres­ley, que tu­vo un em­ba­ra­zo de me­lli­zos aun­que, Jes­se Aa­ron Pres­ley, mu­rió al na­cer, por lo que El­vis cre­ció co­mo hi­jo úni­co. Su fa­mi­lia se mu­dó a Memp­his, Ten­nes­see en 1948, don­de se gra­duó en 1953 en el Hu­mes High School.

Alos on­ce años El­vis re­ci­be una gui­ta­rra co­mo re­ga­lo de cum­plea­ños por par­te de sus pa­dres.

En 1948 la fa­mi­lia se tras­la­da a Menp­his, Ten­ne­see, por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas, lue­go de que El­vis vi­vie­se con su abue­lo has­ta que li­be­ra­ran de pri­sión a su pa­dre, con­de­na­do a tres años por des­fal­co; ha­bi­ta­ron en vi­vien­das de pla­nes es­ta­ta­les

y ca­sas hu­mil­des en los ba­rrios po­bres don­de des­cu­brió su afec­to por la mú­si­ca ne­gra. Con el te­ma Old Shep, ves­ti­do de cow­boy, mu­ni­do de su gui­ta­rra ga­na un con­cur­so or­ga­ni­za­do por una ca­sa de­di­ca­da a la ven­ta de le­che pa­ra in­fan­tes.

Ini­cios de la ca­rre­ra

Ale­ja­do de los li­bros y pe­lea­do con el colegio, en el ga­na un con­cur­so de can­to. El­vis Pres­ley mues­tra, des­de muy pe­que­ño, afi­ción por la mú­si­ca, so­bre to­do por el blues, y el béisbol. El­vis Pres­ley cul­mi­na los es­tu­dios se­cun­da­rios en el Hu­mes High School y co­mien­za a tra­ba­jar co­mo aco­mo­da­dor en un ci­ne de la zo­na, cor­ta­dor pro­fe­sio­nal de cés­ped y lue­go en una com­pa­ñía de elec­tri­ci­dad co­mo cho­fer de tractor.

■ En 1953, a los die­ci­ocho años y con una mar­ca­da ten­den­cia por la mú­si­ca, se di­ri­ge a la com­pa­ñía lo­cal Menp­his Re­cor­ding Ser­vi­ce de Sun Re­cords, quie­nes pro­du­cían mú­si­ca ne­gra, y gra­ba un sen­ci­llo (May Hapyn­ness) pa­ra re­ga­lar a su ma­dre pa­ra el cum­plea­ños, a quien siem­pre fue su­ma­men­te ape­ga­do, más aún, lue­go de la mu­dan­za a la re­si­den­cia ac­tual; Sam Phi­llips, due­ño del es­tu­dio de gra­ba­ción y pro­mo­tor mu­si­cal ad­vir­tió los do­tes del jo­ven can­tan­te a pe­sar de no ha­ber es­ta­do pre­sen­te, a tra­vés del de­mo, pe­ro no pu­do lo­ca­li­zar al jo­ven ya que no ha­bían to­ma­do sus da­tos.

■ Un año más tar­de, en ju­lio de 1954, El­vis Pres­ley vuel­ve a la dis­co­grá­fi­ca, es­ta vez pa­ra gra­bar “Nun­ca per­ma­ne­ce­ré en tu ca­mino” y “Amor de oca­sión” con Moo­re en la gui­ta­rra y Bill Black en el ba­jo; Phi­llips no de­ja­ría pa­sar la nue­va opor­tu­ni­dad y se con­vier­te en la guía El­vis en su ca­mino ha­cia la fa­ma. Los

lo­ca­les de Menp­his son los pri­me­ros tes­ti­gos de la ca­rre­ra ver­ti­gi­no­sa de El­vis y su gru­po que se dio en lla­mar “El­vis and the Boys”. El 30 de ju­lio de ese año El­vis Pres­ley se pre­sen­ta en el Over­ton Park Shell y allí, por pri­me­ra vez, es­can­da­li­za a los pre­sen­tes con sus mo­vi­mien­tos. Dos me­ses más tar­de ac­túa en el Grand Ole Opry don­de gra­cias a la po­ca acep­ta­ción del pú­bli­co se le su­gie­re que re­to­me el ma­ne­jo de los ca­mio­nes.

El­vis Pres­ley y “el co­ro­nel”

En 1955 El­vis Pres­ley ad­mi­te ser re­pre­sen­ta­do por “el co­ro­nel” Tom Par­ker quien le con­si­gue su pri­mer con­tra­to con la RCA, por la su­ma nun­ca an­tes pa­ga­da de 35 mil dó­la­res, con la que gra­ba “Blue Sue­de Shoes” y sie­te te­mas más se­lec­cio­na­dos por la com­pa­ñía; pa­ra el pró­xi­mo año El­vis es co­no­ci­do a ni­vel na­cio­nal, sue­na en to­das las emi­so­ras ra­dia­les y ya se vis­lum­bra la fie­bre que es­ta­ría a pun­to de es­ta­llar muy po­co tiem­po des­pués. In­ter­pre­ta clá­si­cos co­mo Jail­hou­se rock, Hound Dog, etc.

■ En Nash­vi­lle, el cen­tro de la mú­si­ca country, El­vis to­ca con los me­jo­res mú­si­cos del mo­men­to pa­ra apren­der de ellos. Se­duc­tor ab­so­lu­to en uno de sus con­cier­tos le di­ce a sus jo­ven­ci­tas en­lo­que­ci­das que las en­con­tra­ría de­trás del es­ce­na­rio lo que pro­vo­ca el pri­me­ro de los es­cán­da­los de su ca­rre­ra.

■ Es en ese lu­gar y en ese mo­men­to (1956) que na­ce “Heart­breack Ho­tel” (El ho­tel de los co­ra­zo­nes ro­tos), su pri­mer nú­me­ro uno y el tram­po­lín con el que lo­gra al­can­zar la fa­ma to­tal. Ven­de más de un mi­llón de co­pias y re­ci­be por ello el dis­co de oro.

El­vis con­quis­ta a Holly­wood

Co­no­ci­do en to­do el país, ca­ris­má­ti­co y muy pin­tón, ese mis­mo año fil­ma “Lo­ve me ten­der” pa­ra el ci­ne es­ta­dou­ni­den­se, tí­tu­lo que sus­ti­tu­yó a “The Reno Brot­hers”. La mú­si­ca de El­vis Pres­ley en­con­tra­ba sus raí­ces en la mú­si­ca country, las can­cio­nes po­pu­la­res, la mú­si­ca evan­gé­li­ca y rhythm and blues tan ca­rac­te­rís­ti­co de Menp­his. Lo cier­to es que es­ta mú­si­ca que El­vis ofre­ce al pue­blo ame­ri­cano era ver­da­de­ra­men­te re­vo­lu­cio­na­ria al ser mu­cho más que una sín­te­sis en­tre los gé­ne­ros que tan­to ha­bían in­flui­do en él. Si bien no in­ven­tó el rock and roll, és­te hu­bie­se si­do muy di­fe­ren­te sin El­vis. Lo que hi­zo fue in­ven­tar un

es­ti­lo tan­to mu­si­cal co­mo es­cé­ni­co ini­gua­la­ble y que só­lo el con su ca­ris­ma era quien po­día desa­rro­llar­lo. El 23 de mar­zo de 1956 lan­za su dis­co “El­vis Pres­ley” que se con­vier­te en el pri­mer dis­co de mú­si­ca pop en ven­der más de un mi­llón de ál­bu­mes.

Unos me­ses des­pués de­bu­ta en Las Ve­gas con un éxi­to mo­des­to ti­ran­do a po­bre, pa­ra­dó­ji­co si se tie­ne en cuen­ta el ob­te­ni­do en años pos­te­rio­res. La te­le­vi­sión le abre las puer­tas a tra­vés de pre­sen­ta­cio­nes en los shows de Ber­le y Allen ves­ti­do de frac y acom­pa­ña­do de un perro bas­set can­tan­to Hound Dog. Ed Su­lli­van, due­ño del pro­gra­ma más po­pu­lar de la épo­ca, lo re­ci­be aun­que las cá­ma­ras só­lo lo to­man de la cin­tu­ra pa­ra arri­ba pa­ra no es­can­da­li­zar a la te­le­aun­dien­cia. 1956 es el año cla­ve en la ca­rre­ra del El­vis Pres­ley que se en­cen­dió co­mo una es­tre­lla cuan­do otra se apa­ga­ba bru­tal­men­te: Ja­mes Dean.

El­vis Pres­ley y el ser­vi­cio mi­li­tar

En 1958 es lla­ma­do pa­ra cum­plir el ser­vi­cio mi­li­tar, asig­na­do pri­me­ro al fuer­te Cha­fee de Ar­kan­sas, es en­via­do a Freid­berg, Ale­ma­nia, mien­tras en su tie­rra se ha­lla en la ci­ma de su ca­rre­ra, en la que lle­va gra­ba­do su cuar­ta pe­lí­cu­la; es un ver­da­de­ro fe­nó­meno de ven­tas que inau­gu­ra la aho­ra fa­mo­sa mer­ca­do­tec­nia de la ven­ta de sou­ve­nirs y re­cuer­dos, que vue­lan de los pues­tos de ven­ta de los re­ci­ta­les.

El­vis Pres­ley ama­ba pro­fun­da­men­te a su ma­dre y su re­la­ción fue su­ma­men­te es­tre­cha has­ta el 24 de mar­zo de 1958 en que fa­lle­ce sien­do en­te­rra­da en el Fo­rest Hill Ce­men­tery, pro­du­cien­do uno de los mo­men­tos más du­ros de los que ha­ya te­ni­do que atra­ve­sar el ído­lo. Tal vez sea es­te el mo­men­to en que adop­ta los som­ní­fe­ros co­mo par­te de su vi­da y que lo acom­pa­ña­rán has­ta el fi­nal de sus días. El jo­ven­ci­to ya es un hom­bre de jo­po y ca­de­ras mo­ve­di­zas que a su re­gre­so la ta­qui­lla ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es­ta­lla con sus pe­lí­cu­las, tri­bu­to al ído­lo más que crea­cio­nes de al­gu­na ca­li­dad. To­da la dé­ca­da del se­sen­ta El­vis es la fi­gu­ra des­co­llan­te, la es­tre­lla ab­so­lu­ta que des­ta­ca en el ho­ri­zon­te ar­tís­ti­co. En su es­tan­cia en Ale­ma­nia du­ran­te su ser­vi­cio mi­li­tar co­no­ce a una jo­ven­ci­ta de ape­nas 14 años: Pris­ci­lla Ann Beau­llie, hi­ja de un mi­li­tar de la Fuer­za Aé­rea de los Es­ta­dos Uni­dos; el 1ª de ma­yo de 1967 se ca­sa con Pris­ci­la en el ho­tel Alad­din de Las Ve­gas y pron­to cons­tru­ye el hoy mí­ti­co pa­la­ce­te “Gra­ce­land”, en Menp­his. Del ma­tri­mo­nio na­ce Li­sa Ma­rie, el 1º de fe­bre­ro de 1968, su pri­me­ra hi­ja, quien trans­for­ma el re­per­to­rio mu­si­cal y le­trís­ti­co de El­vis, im­preg­na­dos de amor y es­pi­ri­tua­li­dad. A fi­na­les de los se­sen­ta El­vis Pres­ley pier­de pro­ta­go­nis­mo, so­bre to­do por al au­ge de los Beatles, has­ta que en

1968 re­apa­re­ce en te­le­vi­sión, en un es­pe­cial de­no­mi­na­do “El­vis” por la NBC, y acom­pa­ña­do de una gran cam­pa­ña de mar­ke­ting se re­ubi­ca otra vez en la ci­ma del es­pec­tácu­lo, con te­mas co­mo “Sus­pi­cious Minds” “In the Ghet­to”, “Bur­ning Lo­ve”, etc. Otra vez los es­ce­na­rios de to­do el país y so­bre to­do los de Las Ve­gas, re­ci­ben al Rey, ca­da día más con­su­ma­do ar­tis­ta a pe­sar de su amar­ga re­la­ción con las dro­gas.

■ El ma­tri­mo­nio tam­po­co se mue­ve por los rie­les de la com­pre­sión y el amor, mas bien se trans­for­ma en una so­cie­dad que ad­mi­te mu­tuas in­fi­de­li­da­des (Pris­ci­la pa­ga­ría los en­ga­ños de El­vis Pres­ley sa­lien­do con el ins­truc­tor de ar­tes mar­cia­les, de kem­po ka­ra­te de El­vis) has­ta la rup­tu­ra de­fi­ni­ti­va. Se di­ce que fue ella quien lo in­tro­du­jo en las dro­gas.

Pe­li­cu­las

El­vis fil­mó trein­ta y un pe­lí­cu­las y dos do­cu­men­ta­les que le qui­ta­ron gran can­ti­dad de pre­sen­ta­cio­nes en su ca­rre­ra co­mo can­tan­te. En 1967 ga­na el pre­mio Grammy por su dis­co “How Great Thou Art”. En 1972 rea­li­za dos gi­ras por los Es­ta­dos Uni­dos que es fil­ma­da co­mo do­cu­men­tal y que lue­go re­ci­bi­rá el pre­mio Glo­bo de Oro y bau­ti­za­do co­mo “El­vis on Tour”. Ese mis­mo año rea­li­za cua­tro con­cier­tos en el Ma­di­son Squa­re Gar­den a lleno com­ple­to, lo que es un ré­cord ab­so­lu­to. Un año más tar­de, en 1973 El­vis Pres­ley brin­da un re­ci­tal que es vis­to por más de mil mi­llo­nes de per­so­nas de to­das par­tes del glo­bo, vía sa­té­li­te: “El­vis: aloha from Ha­wai”.

■ Pe­ro ya en­tra­da la dé­ca­da del se­ten­ta El­vis Pres­ley no era el jo­ven ale­gre y ma­jes­tuo­so que su­po ser; las dro­gas, la de­pre­sión, la es­qui­zo­fre­nia, la ci­clo­ti­mia y la his­te­ria, la hi­per­ten­sión, la ate­roes­cle­ro­sis, son mo­ne­da de cam­bio co­rrien­te en la vi­da de un ído­lo que se en­cuen­tra con me­nos de cua­ren­ta y cin­co ki­lo­gra­mos de los cien­to quin­ce que su­po es­con­der de­trás de los mu­ros de su ca­sa. El­vis Pres­ley, en­fer­mo psí­qui­ca y fí­si­ca­men­te da los pri­me­ros de sus úl­ti­mos pa­sos. Son po­cas las re­pre­sen­ta­cio­nes que rea­li­za, ca­da vez de me­nor ca­li­dad, ca­da vez más in­com­pren­si­bles sus mo­nó­lo­gos, ca­da vez más cer­ca del pa­te­tis­mo. En 1976 gra­ba en su ca­sa el dis­co “From El­vis Pres­ley Bou­le­vard” gra­cias a un es­tu­dio mó­vil mon­ta­do por la RCA.

Ul­ti­mo con­cier­to

El 26 de ju­nio de 1977 El­vis Pres­ley da su úl­ti­mo con­cier­to en vi­vo en el Mar­quet Squa­re Are­na de In­dia­ná­po­lis que que­da­rá en la his­to­ria gran­de de los re­ci­ta­les de to­dos los tiem­pos por la car­ga emo­ti­va del mis­mo pa­ra los fa­ná­ti­cos. Fue­ron cons­tan­tes las sa­li­das y en­tra­das a hos­pi­ta­les de des­in­to­xi­ca­ción pe­ro ya na­da se po­día ha­cer con la sa­lud del ído­lo. Sus­pen­de la gra­ba­ción de una pe­lí­cu­la con Bar­ba­ra Strei­sand, re­em­pla­za­do por Kris Kris­tof­fer­son.

■ El­vis Pres­ley ob­tu­vo in­fi­ni­dad de dis­cos de oro, más dis­cos mul­ti­pla­tino que cual­quier otro can­tan­te (vein­te de sus ál­bu­mes ven­die­ron más de dos mi­llo­nes de co­pias) y se co­lo­có en el pri­mer pues­to de los charts en die­ci­ocho opor­tu­ni­da­des. Lle­va ven­di­dos en la ac­tua­li­dad más de mil mi­llo­nes de dis­cos, ga­nó tres Grammys y fue no­mi­na­do pa­ra ca­tor­ce. El 16 de agos­to de 1977 a las 14:20 ho­ras El­vis Pres­ley ya­ce en el pi­so del ba­ño de su pa­la­cio de Menp­his, exá­ni­me por una fa­lla car­día­ca. La ida al Hos­pi­tal de la ciu­dad no te­nía ma­yor sen­ti­do que man­te­ner una es­pe­ran­za, pe­ro ya no ha­bía.

Las ver­da­de­ras ra­zo­nes de su muer­te

El can­tan­te nor­te­ame­ri­cano El­vis Pres­ley mu­rió el 16 de Agos­to de 1977, a los 42 años, co­mo con­se­cuen­cia de un ata­que car­día­co (tex­to ori­gi­nal del par­te de de­fun­ción).

El­vis Pres­ley fue en­con­tra­do en el sue­lo del cuar­to de ba­ño por su no­via, Gin­ger Al­den. Se­gún el in­ves­ti­ga­dor mé­di­co, Pres­ley ha­bía “tro­pe­za­do o ha­bía avan­za­do len­ta­men­te va­rios pa­sos an­tes de mo­rir.” Fue de­cla­ra­do ofi­cial­men­te muer­to a las 15:30 p.m. en el Hos­pi­tal Con­me­mo­ra­ti­vo Bau­tis­ta.

En su en­tie­rro, cien­tos de mi­les de fans, pren­sa y fa­mo­sos hi­cie

ron co­la en las ca­lles, y mu­chos es­pe­ra­ron a ver el ataúd abier­to en Gra­ce­land. En­tre los asis­ten­tes es­ta­ban Ann-Mar­gret (que ha­bía per­ma­ne­ci­do cer­ca de Pres­ley) y su ex-es­po­sa. Pres­ley fue se­pul­ta­do en el Ce­men­te­rio de Fo­rest Hill en Memp­his, al la­do de su ma­dre. Des­pués de un in­ten­to pa­ra ro­bar su cuer­po, sus res­tos y los de su ma­dre fue­ron se­pul­ta­dos de nue­vo en Gra­ce­land, en los Jar­di­nes de la Me­di­ta­ción.

■ Pres­ley ha­bía desa­rro­lla­do mu­chos pro­ble­mas de sa­lud a lo lar­go de su vi­da, al­gu­nos de ellos cró­ni­cos. Co­men­zó a to­mar dro­gas en el ejér­ci­to, so­bre to­do an­fe­ta­mi­nas pa­ra man­te­ner­se des­pier­to, aun­que se de­cía que las píl­do­ras se las pro­por­cio­nó por pri­me­ra vez el DJ De­wey Phi­llips. En “El­vis y yo”, Pris­ci­lla Pres­ley es­cri­be que, ha­cia 1962, El­vis to­ma­ba Pla­ci­dil en do­sis ca­da vez ma­yo­res, pa­ra com­ba­tir el in­som­nio, y más tar­de to­mó De­xe­dri­na pa­ra con­tra­rres­tar los efec­tos se­cun­da­rios de los som­ní­fe­ros.

El mé­di­co de El­vis, el doc­tor Geor­ge C. Ni­cho­pou­los, di­jo: “El­vis pen­sa­ba que to­man­do píl­do­ras pro­por­cio­na­das por un doc­tor no se con­ver­tía en un to­xi­có­mano co­mún que con­si­gue al­go de la ca­lle.” Se­gún Gu­ral­nick: “el uso de me­di­ca­men­tos es­tu­vo fuer­te­men­te im­pli­ca­do en su muer­te. Na­die ex­clu­ye la po­si­bi­li­dad de un cho­que anafi­lác­ti­co pro­vo­ca­do por las píl­do­ras de co­deí­na, a las cua­les se sa­bía que ha­bía te­ni­do una aler­gia sua­ve.” En dos in­for­mes de la­bo­ra­to­rio ar­chi­va­dos dos me­ses más tar­de, se in­di­ca­ba que exis­tía una fuer­te sos­pe­cha de que la cau­sa pri­ma­ria de la muer­te fue­ra la in­ges­ta de múl­ti­ples me­di­ca­men­tos, con un in­for­me don­de se mos­tra­ban ca­tor­ce me­di­ca­men­tos en el cuer­po de El­vis, diez de ellos en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas. La pro­fe­sión mé­di­ca ha si­do se­ria­men­te cuestionad­a al res­pec­to. El exa­mi­na­dor mé­di­co, doc­tor Jerry Fran­cis­co, ha­bía de­cla­ra­do una cau­sa de muer­te mien­tras la au­top­sia to­da­vía es­ta­ba sien­do rea­li­za­da y an­tes de ob­te­ner los re­sul­ta­dos de to­xi­co­lo­gía. El doc­tor Fran­cis­co de­cla­ró, de for­ma sos­pe­cho­sa, que una arrit­mia car­día­ca era la cau­sa de su muer­te, un tras­torno que só­lo pue­de ser de­ter­mi­na­do en una per­so­na vi­va.

Mu­chos doc­to­res ha­bían si­do aso­cia­dos con Pres­ley (so­bor­na­dos con re­ga­los) y le su­mi­nis­tra­ban píl­do­ras que sim­ple­men­te au­men­ta­ban sus de­pen­den­cias. El can­tan­te, se­gún se afir­ma, gas­ta­ba al me­nos un mi­llón de dó­la­res al año en me­di­ca­men­tos y ho­no­ra­rios o in­cen­ti­vos de los doc­to­res. Aun­que el doc­tor Ni­cho­pou­los fue exo­ne­ra­do de la muer­te de El­vis, só­lo en los ocho pri­me­ros me­ses de 1977 le ha­bía pres­cri­to más de 10000 do­sis de se­dan­tes, an­fe­ta­mi­nas y nar­có­ti­cos, to­dos a su nom­bre. El 20 de Enero de 1980, la co­mi­sión crea­da con­tra él de­ci­dió exo­ne­rar­le de prác­ti­cas po­co éti­cas (de­bi­do a que el doc­tor afir­mó que ha­bía es­ta­do tra­tan­do de apar­tar gra­dual­men­te al can­tan­te de la adic­ción a los me­di­ca­men­tos). De to­das for­mas, su li­cen­cia fue sus­pen­di­da. En ju­lio de 1995, su li­cen­cia fue per­ma­nen­te­men­te re­vo­ca­da des­pués de des­cu­brir­se que ha­bía dis­pen­sa­do in­co­rrec­ta­men­te me­di­ca­men­tos a va­rios pa­cien­tes.

En 1994, se re­abrió la au­top­sia so­bre la muer­te de El­vis Pres­ley. El juez de ins­truc­ción, doc­tor Jo­seph Da­vis, de­cla­ró: “no hay na­da en nin­guno de los da­tos que apo­ye una muer­te de­bi­da a me­di­ca­men­tos (es de­cir, a so­bre­do­sis de me­di­ca­men­tos o dro­gas). De he­cho, to­do se­ña­la a un ata­que car­día­co re­pen­tino y vio­len­to.” Sin em­bar­go, hay una du­da ra­zo­na­ble de que el mal uso de me­di­ca­men­tos a lar­go pla­zo cau­sa­ra su muer­te pre­ma­tu­ra.

La ca­sa don­de na­ció, en Tu­pe­lo, Mis­sis­sip­pi.

El­vis a los 7 años.

Con Ma­rilyn Mon­roe fil­man­do “Blue Ha­waii”

Su bo­da con Pris­ci­lla.

Con su re­pre­sen­tan­te, el “co­ro­nel” Tom Par­ker.

En 1958, cum­plien­do con el ser­vi­cio mi­li­tar en Ale­ma­nia.

Du­ran­te la fil­ma­ción de “Blue Ha­waii”

Es­ta es la ta­pa de su pri­mer dis­co.

La tum­ba de El­vis en su man­sión de Gra­ce­land.

Otras ta­pas de dis­cos fun­da­men­ta­les en su ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.