U2: Can­cio­nes so­cia­les, rock , es­té­ti­ca y mul­ti­tu­des en ca­da una de sus gi­ras

Grandes del Rock - - News -

U2 fue for­ma­do en 1978por el ba­te­ris­ta Larry Mu­llen cuan­do él, Adam Clay­ton, The Ed­ge y Bono eran aún es­tu­dian­tes en el Mount Tem­ple School de Du­blín. Ado­les­cen­tes to­da­vía se hi­cie­ron un nom­bre gra­ban­do un año des­pués un LP con 3 te­mas ti­tu­la­do “U23”. En enero de 1980, un año y pi­co des­pués de su fun­da­ción una en­cues­ta en­tre los lec­to­res de la revista ir­lan­de­sa “Hot Press” dió a U2 el pri­mer pues­to en cin­co di­fe­ren­tes ca­te­go­rías .

U2 se for­mó en la Mount Tem­ple Com­prehen­si­ve School, cuan­do sus miem­bros ini­cia­les eran ado­les­cen­tes y te­nían un li­mi­ta­do co­no­ci­mien­to mu­si­cal. Al ca­bo de cua­tro años, fir­ma­ron su pri­mer con­tra­to dis­co­grá­fi­co con Is­land Re­cords y lan­za­ron su ál­bum de­but, lla­ma­do Boy. A me­dia­dos de los años ochen­ta, la ban­da pa­só a ser co­no­ci­da mun­dial­men­te. Tu­vie­ron más éxi­to co­mo ar­tis­tas en vi­vo que co­mo ar­tis­tas co­mer­cia­les por lo que a ven­ta de ál­bu­mes se re­fie­re, has­ta su ál­bum de 1987 que los ca­ta­pul­to a la fa­ma, The Jos­hua Tree, el cual se­gún la revista Ro­lling Sto­ne, ele­vó a la ban­da «de hé­roes a su­per­es­tre­llas». La reac­ción a su “es­tan­ca­mien­to” mu­si­cal a fi­na­les de los años ochen­ta, hi­zo que el gru­po de­ci­die­ra rein­ven­tar­se con su ál­bum de 1991, Ach­tung Baby en com­pa­ñía del Zoo TV Tour; du­ran­te es­ta dé­ca­da U2 se in­fluen­cia­ría en el pop, la elec­tró­ni­ca, el dan­ce y el rock al­ter­na­ti­vo y los in­te­gra­ría a su so­ni­do. Su sal­to más ale­ja­do a sus raí­ces se­ría en 1997 con el ál­bum Pop, un ál­bum que lle­va­ba des­de can­cio­nes de pop pu­ro, has­ta can­cio­nes más pop rock, has­ta al­gu­nas su­ma­men­te al­ter­na­ti­vas co­mo «Plea­se». El ál­bum tu­vo un ni­vel de éxi­to me­dio, pe­ro su sen­ci­llo de pre­sen­ta­ción «Dis­cot­hè­que», le dio a la ban­da su pri­mer sen­ci­llo top 10 en Es­ta­dos Uni­dos des­de 1992. U2 vol­vió a ga­nar un gran éxi­to co­mer­cial en el año 2000 con el ál­bum All That You Can’t Lea­ve Behind. Lue­go de es­te ál­bum U2 de­jó de la­do los so­ni­dos ex­pe­ri­men­ta­les que lle­va­ron a ca­bo en la dé­ca­da de los 90, vol­vién­do­se más con­ven­cio­na­les mien­tras man­te­nían sus in­fluen­cias mu­si­ca­les ini­cia­les re­tor­nan­do al so­ni­do de sus pri­me­ros dis­cos. Son uno de los ar­tis­tas mu­si­ca­les con ma­yo­res ven­tas, ven­dien­do apro­xi­ma­da­men­te 150 mi­llo­nes de co­pias mun­dial­men­te. Han ga­na­do 22 Pre­mios Grammy, más que cual­quier otra ban­da, y en 2005, fue­ron in­clui­dos en el Rock and Roll Hall of Fa­me. Ro­lling Sto­ne los po­si­cio­nó en el pues­to nú­me­ro 22 en su lis­ta de los “100 Ma­yo­res Ar­tis­tas de to­dos los tiem­pos”.

For­ma­ción, Boy y Oc­to­ber (1976–1982)

El jo­ven Larry Mu­llen Jr. pu­so un anun­cio en ta­blón de anun­cios de su co­le­gio, el Mount Tem­ple Com­prehen­si­ve School, bus­can­do gen­te pa­ra for­mar un gru­po. En prin­ci­pio hi­zo que pa­sa­ran los gui­ta­rris­tas. Da­ve Evans (“The Ed­ge”) fue el ter­ce­ro y el úl­ti­mo en in­gre­sar, ya que Larry que­dó con­ven­ci­do de que no con­se­gui­ría al­go me­jor. Tam­bién acu­dió al anun­cio el her­mano de Da­ve, Dick Evans, aun­que aban­do­na­ría la ban­da an­tes de la gra­ba­ción del pri­mer dis­co, fun­dan­do pos­te­rior­men­te la ban­da “The Vir­gin Pru­nes”. Lue­go fue el turno de los ba­jis­tas, don­de Adam Clay­ton se ga­nó el pues­to no so­lo por un con­tun­den­te ta­len­to, sino tam­bién por su ex­pe­rien­cia en otras ban­das an­te­rio­res. Por úl­ti­mo, Larry que­ría una se­gun­da gui­ta­rra y voz, y ahí lle­gó el turno de Paul Hew­son. Paul co­men­zó to­can­do la gui­ta­rra, y lo hi­zo mal. En­ton­ces, Larry pi­dió que can­ta­ra, y lo hi­zo peor. En­ton­ces, Larry siem­pre acu­só a su ol­fa­to de lo que en ese mo­men­to pa­re­cía una lo­cu­ra: “Un can­tan­te de­be te­ner per­so­na­li­dad, y él la te­nía”, di­jo Larry años más tar­de.

■ La ban­da so­lo te­nía la ba­te­ría, la gui­ta­rra eléc­tri­ca de Ed­ge y la gui­ta­rra acús­ti­ca de su her­mano, am­bas sin am­pli­fi­ca­do­res, y el ba­jo de Adam, con un am­pli­fi­ca­dor bas­tan­te vie­jo. Co­men­za­ron to­can­do te­mas de The Beatles, de The Ro­lling Sto­nes, etc. Paul se cam­bió el nom­bre a Bono Vox, en ho­nor a una mar­ca de au­ri­cu­la­res de Du­blín, que en la­tín quie­re de­cir “Buena Voz”. Da­ve adop­tó tam­bién un nom­bre ar­tís­ti­co, lla­mán­do­se The Ed­ge, y Larry agre­gó el “JR” a su nom­bre, ya que po­seía el mis­mo nom­bre de su pa­dre.

■ Se lla­ma­ron Feed­back an­tes de cam­biar­se a The Hy­pe en 1977, pe­ro la lle­ga­da de U2 fue un po­co ex­tra­ña, ya que Dick de­jó el gru­po en me­dio de un con­cier­to por ra­zo­nes di­fí­ci­les de de­fi­nir, y ahí na­ció U2. Dick ter­mi­nó to­can­do con los Vir­gin Pru­nes. Sue­le de­cir­se que el gru­po se bau­ti­zó U2 en ho­nor al avión es­pía Lock­heed U-2, que fue de­rri­ba­do por los ru­sos en los días del na­ci­mien­to de Bono; en reali­dad, se­gún re­co­no­cen los pro­pios miem­bros del gru­po en su au­to­bio­gra­fía “U2 by U2”, la elec­ción del nom­bre fue más o me­nos pro­vi­sio­nal has­ta en­con­trar otro más ade­cua­do, pe­ro su cre­cien­te fa­ma y pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal asen­tó el nom­bre. Ste­ve Ave-rill (di­se­ña­dor de las ca­rá­tu­las de los ál­bu­mes y sen­ci­llos del gru­po) fue quien su­gi­rió el nom­bre. U2 tam­bién es un jue­go de pa­la­bras, ya que se pro­nun­cia al igual que you

too o you two (in­glés: “tú tam­bién” o “vo­so­tros dos”).

War, Un­der a Blood Red Sky y The Un­for­get­ta­ble Fi­re (1983-1985)

Lillyw­hi­te con­ti­nuó en la pro­duc­ción de dis­cos de la ban­da con el ál­bum War, rea­li­za­do en la pri­ma­ve­ra de 1983.

■ Es­te ál­bum te­nía más men­sa­je po­lí­ti­co que los ál­bu­mes an­te­rio­res y en él se in­clu­ye­ron dos de las can­cio­nes más fa­mo­sas del cuar­te­to; “Sun­day Bloody Sun­day” y “New Year’s Day”, la be­li­ge­ran­te de­cla­ra­ción de paz de U2, cum­ple 32 años sin per­der ac­tua­li­dad. Con es­tos te­mas al­can­za­ron la ci­ma en va­rios ran­kings y War des­per­tó la cu­rio­si­dad de quie­nes bus­ca­ban un so­ni­do nue­vo y le­tras que real­men­te des­per­ta­ran los sen­ti­mien­tos de los jó­ve­nes ir­lan­de­ses.

■ Du­ran­te el War Tour lan­za­ron el dis­co y el ví­deo ti­tu­la­do Un­der a Blood Red Sky, gra­ba­do en Red Rocks Co­lo­ra­do, con lo que U2 ya em­pe­za­ba a re­vo­lu­cio­nar la ma­ne­ra de pre­sen­tar un con­cier­to en vi­vo. El ál­bum en­tró en las lis­tas en el nú­me­ro 2 y se con­vir­tió en el di­rec­to de ma­yor éxi­to de las Is­las bri­tá­ni­cas.

■ Du­ran­te es­te pe­río­do en el que U2 ya em­pe­za­ba a ga­nar­se al pú­bli­co bri­tá­ni­co, es­tos re­ci­bie­ron una im­por­tan­te in­vi­ta­ción de Juan Pa­blo II. Era co­no­ci­do que U2 car­ga­ba al­gu­nas de sus can­cio­nes con men­sa­jes re­li­gio­sos, pe­ro real­men­te era con­tra­dic­to­ria la in­vi­ta­ción. Des­pués de un lar­go de­ba­te de­ci­die­ron acep­tar, pe­ro pi­die­ron que no hu­bie­ra ca­ma­ró­gra­fos ni pa­pa­raz­zi, que­rían una char­la ín­ti­ma con el Pa­pa. Res­pon­die­ron que sin cá­ma­ras ni fil­ma­do­ras no ha­bía gra­cia, que era lo mis­mo que no fue­ran. “Ha­gan lo que quie­ran, pe­ro sin no­so­tros”, res­pon­dió Bono.

■ Des­pués de War, U2 vol­vió a los es­tu­dios con Brian Eno y Da­niel La­nois co­mo pro­duc­to­res, quie­nes le die­ron un to­que ex­pe­ri­men­tal. Lan­za­do en oto­ño de 1984, The Un­for­get­ta­ble Fi­re vol­vió a con­se­guir el éxi­to ob­te­ni­do con War. Fue uno de los dis­cos más re­vo­lu­cio­na­rios de la ban­da, adop­tan­do un es­ti­lo ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­to al de sus ini­cios, car­gan­do a sus can­cio­nes de frac­cio­nes me­ló­di­cas, y ex­plo­tan­do más que nun­ca la crea­ti­vi­dad de su gui­ta­rra. In­clu­so fue uno de los pe­río­dos más crea­ti­vos de Adam, el ba­jis­ta. En­tró en el nú­me­ro 1 de las lis­tas bri­tá­ni­cas y en el 12 de las es­ta­dou­ni­den­ses. El ál­bum su­pu­so in­gre­sar en el top 40 de las lis­tas es­ta­dou­ni­den­ses con la can­ción de ho­me­na­je a Mar­tin Lut­her King “Pri­de (In the Na­me of Lo­ve)”. U2 sa­lió de gi­ra pa­ra pro­mo­cio­nar el dis­co, ti­tu­la­do Un­for­get­ta­ble Fi­re Tour; den­tro de los con­cier­tos de ese tour des­ta­có una ac­tua­ción me­mo­ra­ble en el Li­ve Aid, don­de ya te­nían el mun­do a su al­can­ce. Des­pués de la gi­ra, lan­za­ron el mi­ni-LP en di­rec­to Wi­de Awa­ke in Ame­ri­ca en 1985.

The Jos­hua Tree y Rattle and Hum (1986–1989

Aun­que U2 se ha­bía con­ver­ti­do en una de las ban­das de rock más exi­to­sas de la dé­ca­da de 1980, to­da­vía no ha­bían lo­gra­do el es­tre­lla­to, has­ta que en la pri­ma­ve­ra de 1987 lan­za­ron The Jos­hua Tree. Acla­ma­do con mag­ní­fi­cas crí­ti­cas, mu­chos lo ca­li­fi­ca­ron de obra maes­tra. Es­te dis­co se con­vir­tió en su pri­mer nú­me­ro uno en Es­ta­dos Uni­dos y su ter­cer ál­bum en al­can­zar el nú­me­ro uno en el Reino Uni­do. Con sus nú­me­ros uno en Nor­tea­mé­ri­ca, “With or Wit­hout You” y “I Still Ha­ven’t Found What I’m Loo­king For”, The Jos­hua Tree y el tour que le pre­ce­dió (The Jos­hua Tree Tour) fue­ron me­re­ce­do­res de por­ta­das en revistas tan pres­ti­gio­sas co­mo Ti­me. El ál­bum tam­bién in­cluía el mí­ti­co sen­ci­llo “Whe­re the Streets Ha­ve No Na­me”.

■ U2 de­ci­dió fil­mar un do­cu­men­tal so­bre su gi­ra es­ta­dou­ni­den­se, gra­ban­do ade­más nue­vo ma­te­rial en el ca­mino. El pro­yec­to se lla­mó Rattle and Hum, que fue res­pal­da­do por un do­ble dis­co en el que ha­bía can­cio­nes en vi­vo jun­to con ma­te­rial nue­vo. Mien­tras que con el ál­bum Rattle and Hum lo­gra­ban ser un

éxi­to, tan­to el do­cu­men­tal co­mo la película re­ci­bían po­bres crí­ti­cas en las que se re­se­ña­ba la fas­ci­na­ción del gru­po por la mú­si­ca de raí­ces es­ta­dou­ni­den­ses co­mo el blues, el soul, el country y el folk. Des­pués de rea­li­zar una de sus me­jo­res gi­ras, el Lo­ve­town Tour, el gru­po se to­mó un des­can­so.

Ach­tung Baby, Zoo TV y Zoo­ro­pa (1990–1993)

U2 se reunió en Ber­lín en 1990 pa­ra gra­bar un nue­vo ál­bum, con Eno, Lillyw­hi­te y La­nois. Aun­que las se­sio­nes de gra­ba­ción fue­ron di­fí­ci­les y la ban­da es­tu­vo a pun­to de di­sol­ver­se, el re­sul­ta­do, Ach­tung Baby, re­pre­sen­tó una triun­fan­te rein­ven­ción del so­ni­do ba­se de la ban­da. Si en sus pri­me­ros tiem­pos se ha­bían de­ja­do in­fluir por el post­punk y la mú­si­ca es­ta­dou­ni­den­se en su eta­pa me­dia, aho­ra se su­mer­gía en la mú­si­ca de bai­le y por la mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Ins­pi­ra­dos por igual por el Bo­wie de los años se­ten­ta y por el “so­ni­do Mán­ches­ter”, Ach­tung Baby te­nía un so­ni­do más va­ria­do y atre­vi­do que el de los U2 en su pri­me­ra eta­pa, y no de­frau­dó a su au­dien­cia. El ál­bum de­bu­tó con un nú­me­ro uno y lan­zó éxi­tos en el top ten co­mo “Mys­te­rious Ways” y “One”.

■ La can­ción que apa­re­ce en el LP Ach­tung Baby de 1991, “One”, es con­si­de­ra­da por mu­chos co­mo la me­jor can­ción es­cri­ta por Bono, por ser una de las más emo­ti­vas en cuan­to in­ter­pre­ta­ción y en cuan­to a sen­ti­mien­to cuan­do es in­ter­pre­ta­da en vi­vo. Cu­rio­sa­men­te, es­ta can­ción no fue es­cri­ta pen­san­do en el amor, sino to­do lo con­tra­rio que pu­die­ra pen­sar Bono en ese en­ton­ces, es­ta can­ción, en pa­la­bras del pro­pio Bono, es una vis­ta al mun­do en el que vi­vi­mos, don­de no se pue­de con­tro­lar la idea del egoís­mo en­tre las re­li­gio­nes, las cos­tum­bres, las ideas, etc... en­tre los paí­ses que ha­bi­tan és­te pla­ne­ta, la can­ción ha­ce re­mem­bran­za a la her­man­dad que de­be de exis­tir y a la opor­tu­ni­dad de que­rer co­mo her­ma­nos sin ne­ce­sa­ria­men­te ser­lo. Pe­ro tam­bién tie­ne el sig­ni­fi­ca­do de la acep­ta­ción de las for­mas en co­mo el ser hu­mano se acep­ta en és­te mun­do.

■ Des­pués de fi­na­li­zar el Zoo TV Tour en Amé­ri­ca a fi­na­les de 1992 y an­tes de co­men­zar su tra­mo eu­ro­peo, U2 en­tró en el es­tu­dio pa­ra gra­bar nue­vo ma­te­rial: Zoo­ro­pa, lan­za­do en 1993 coin­ci­dien­do con su gi­ra del mis­mo nom­bre. El ál­bum de­mos­tró te­ner una in­fluen­cia techno y de dan­ce ma­yor que Ach­tung Baby y re­ci­bió bue­nas crí­ti­cas y al­gu­nos sen­ci­llos del que des­ta­ca­ron “Le­mon” y “Stay (fa­ra­way, so clo­se!)”. Pe­se a que el ál­bum no fue un éxi­to de ven­tas, pues no al­can­zó los dos mi­llo­nes de co­pias ven­di­das, ob­tu­vo un Grammy al “Me­jor Ál­bum Al­ter­na­ti­vo” de 1994. Du­ran­te la gi­ra de Zoo­ro­pa, “The Fly” se trans­for­mó en Ma­cPhis­to en su se­gun­do tra­mo. La gi­ra, que ter­mi­nó en una emo­ti­va no­che en To­kio el 10 de di­ciem­bre de 1993 (ca­si dos años des­pués de dar co­mien­zo en La­ke­land el 29 de fe­bre­ro de 1992 y tras 159 con­cier­tos), la ban­da se to­mó otro des­can­so.

■ La gi­ra Zoo­ro­pa fue con­si­de­ra­da des­de en­ton­ces co­mo una de las más gran­des y ori­gi­na­les gi­ras de la his­to­ria del rock, y esa épo­ca es re­cor­da­da, por la gran ma­yo­ría de los fans del gru­po y por la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da, co­mo la eta­pa más crea­ti­va y exi­to­sa del gru­po.

Pas­sen­gers, Pop y Pop­mart (1995–1998)

Du­ran­te 1995, U2 re­apa­re­ció con “Hold me, Th­rill me, Kiss me, Kill me”, una pie­za de glam rock pa­ra la película Bat­man Fo­re­ver, pro­du­ci­da por Ne­llee Hoo­per. A fi­na­les de ese año, co­la­bo­ra­ron en Ori­gi­nal Sound­tracks de Brian Eno. Lan­za­ron el ál­bum con el seu­dó­ni­mo de The Pas­sen­gers, pa­san­do inad­ver­ti­do an­te la crí­ti­ca. De es­te ál­bum des­ta­ca el te­ma “Miss Sa­ra­je­vo” que can­tan jun­to a Lu­ciano Pa­va­rot­ti. Mu­chos fans de­vo­tos del gru­po y el ba­te­ris­ta de la ban­da, Larry Mu­llen, es­ta­ban de­cep­cio­na­dos por el pro­yec­to de Pas­sen­gers, así que U2

pro­me­tió lan­zar en oto­ño de 1996 un ál­bum de rock.

■ Es­te dis­co tar­dó bas­tan­te tiem­po en edi­tar­se, apla­zán­do­se has­ta la pri­ma­ve­ra de 1997. Du­ran­te el re­tra­so, se fil­tra­ron al­gu­nos te­mas, co­mo “Dis­cot­hè­que”, su pri­mer sen­ci­llo. Que­dó cla­ro que el nue­vo ál­bum te­nía fuer­tes in­fluen­cias del techno, del dan­ce y de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca. Cuan­do fi­nal­men­te sa­lió al mer­ca­do, Pop ob­tu­vo fuer­tes ven­tas ini­cia­les y al­gu­nas de las peo­res crí­ti­cas de su ca­rre­ra, con la que co­men­za­ron su gi­ra Pop­mart que los lle­vó por pri­me­ra vez a Su­da­mé­ri­ca con pre­sen­ta­cio­nes en Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Chi­le, así co­mo a Mé­xi­co por se­gun­da oca­sión.

■ A fi­na­les de 1998, el gru­po vol­vió con The Best of 1980-1990, la pri­me­ra de una se­rie de re­co­pi­la­cio­nes edi­ta­das por Poly­gram. Allí se in­clu­yó la ver­sión Mix del te­ma “The Swee­test Thing”, que se con­vir­tió en un éxi­to lle­gan­do a ocu­par po­si­cio­nes pri­vi­le­gia­das en las prin­ci­pa­les car­te­le­ras mu­si­ca­les.

All That You Can’t Lea­ve Behind y el Ele­va­tion Tour (2000–2002)

Tres años des­pués de Pop, U2 se unió a Brian Eno y Da­niel La­nois nue­va­men­te pa­ra rea­li­zar All That You Can’t Lea­ve Behind en oto­ño del 2000, ál­bum con el que la ban­da vol­vió a su ca­rac­te­rís­ti­co so­ni­do de gui­ta­rras. En él se in­cluían te­mas co­mo “Beau­ti­ful Day”, (que re­ci­bió un pre­mio Grammy), “Walk on”, “Ki­te” y “Ele­va­tion”. En el 2002 lan­za­ron un nue­vo re­co­pi­la­to­rio de su se­gun­da dé­ca­da co­mo ban­da, de­no­mi­na­do The Best of 1990-2000. Allí se in­clu­yó co­mo pro­mo­cio­nal, el sen­ci­llo “Elec­tri­cal Storm” que se con­vir­tió en un éxi­to du­ran­te es­te año.

■ A es­tos dos lan­za­mien­tos les pre­ce­dió la Ele­va­tion Tour, que de mar­zo co­men­zó de 2001 en Mia­mi y ter­mi­nó el 24 en la mis­ma ciu­dad, pe­ro ca­si nue­ve me­ses des­pués de co­men­zar, el 2 de di­ciem­bre. En es­ta gi­ra, al igual que en el dis­co pro­mo­cio­na­do, vol­vió el am­bien­te más ín­ti­mo fren­te a los ma­cro con­cier­tos de Zoo TV y Pop­mart. Du­ran­te esa gi­ra se edi­ta­ron dos DVD; Ele­va­tion: Li­ve from Bos­ton y U2 Go Ho­me: Li­ve from Sla­ne Castle.

■ En 2002, U2 jun­to con otra ban­das co­mo KISS, Me­ta­lli­ca, The Offs­pring, Red Hot Chi­li Pep­pers y Ran­cid, par­ti­ci­pa­ron en un dis­co tri­bu­to a la ban­da de punk rock, The Ra­mo­nes lla­ma­do We’re A Happy Fa­mily. El dis­co fue pro­du­ci­do por Johnny Ra­mo­ne y lan­za­do ba­jo el se­llo de Co­lum­bia Ré­cords.

How to Dis­mantle an Ato­mic Bomb y el Ver­ti­go Tour (2004–2006)

A fi­na­les de 2004, U2 sa­có a la luz su ál­bum, How to Dis­mantle an Ato­mic Bomb, un dis­co de rock del que han ex­traí­do sen­ci­llos co­mo “Ver­ti­go”, “So­me­ti­mes You Can’t Ma­ke It on Your Own”, “City Of Blin­ding Lights”, “Ori­gi­nal Of The Spe­cies” y “All Be­cau­se Of You”.

■ La gi­ra pro­mo­cio­nal de es­te ma­te­rial co­men­zó el 28 de mar­zo de 2005 en la ciu­dad de San Die­go, Ca­li­for­nia, ba­jo el tí­tu­lo de Ver­ti­go Tour. En es­ta gi­ra U2 re­co­rrió los Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá en­tre mar­zo y ma­yo de ese año, pa­ra con­ti­nuar en Eu­ro­pa en el ve­rano (en­tre el 10 de ju­nio, en Bru­se­las y el 14 de agos­to en Lis­boa) y re­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá en el oto­ño, a par­tir del 12 de sep­tiem­bre en To­ron­to y has­ta el 19 de di­ciem­bre en Portland. Du­ran­te enero y fe­bre­ro de 2006, el gru­po reali­zó la cuar­ta eta­pa de la gi­ra, que in­clu­yó el triun­fal re­torno de U2 a paí­ses co­mo Mé­xi­co, Bra­sil, Chi­le y Ar­gen­ti­na, que no ha­bían si­do in­clui­dos en la gi­ra an­te­rior, Ele­va­tion

de 2001. El 8 de mar­zo de 2006, en­tre los con­cier­tos de Ar­gen­ti­na y Nue­va Ze­lan­da, el gru­po anun­ció que la ban­da se veía obli­ga­da a pos­po­ner las úl­ti­mas 10 fe­chas, que abar­ca­ba Nue­va Ze­lan­da, Aus­tra­lia y Ja­pón de­bi­do a la en­fer­me­dad de un fa­mi­liar cer­cano a uno de los miem­bros de la agru­pa­ción. Es­tas fe­chas fue­ron re­pro­gra­ma­das a par­tir del 7 de no­viem­bre con el con­cier­to en Bris­ba­ne, Aus­tra­lia, fi­na­li­zan­do la gi­ra en Ho­no­lu­lu, Ha­wái, el 9 de di­ciem­bre de 2006.

No Li­ne On The Ho­ri­zon y U2360°Tour (2009-2011)

El 2 de mar­zo de 2009 sa­lió a la ven­ta, tras más de 4 años pre­pa­rán­do­lo, su duo­dé­ci­mo ál­bum, No Li­ne on the Ho­ri­zon. Gra­ba­do en lu­ga­res tan dis­pa­res co­mo Fez (Ma­rrue­cos), Fran­cia, Ha­no­ver Quay Stu­dios en Du­blín y fi­nal­men­te en los Olym­pic Stu­dios de Lon­dres. Su pri­mer sen­ci­llo se ti­tu­ló “Get on Your Boots”; el se­gun­do sen­ci­llo es “Mag­ni­fi­cent”, lan­za­do el 4 de ma­yo de 2009; el ter­cer sen­ci­llo ti­tu­la­do “I’ll Go Crazy If I Don’t Go Crazy To­night”, fue lan­za­do el 7 de sep­tiem­bre de 2009. El 30 de ju­nio del mis­mo año U2 ini­ció en Bar­ce­lo­na la gi­ra 360º Tour que los lle­vó en 2009 por Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. En 2010 se pre­sen­ta­ron en Eu­ro­pa y Ocea­nía. Pa­ra 2011, en fe­bre­ro, se pre­sen­ta­ron en Su­dá­fri­ca, el 25 de mar­zo en San­tia­go, Chi­le, en abril con 3 Shows en La Pla­ta, Ar­gen­ti­na y 3 shows en São Paulo, Bra­sil, lue­go en ma­yo se pre­sen­ta­ron en Ciu­dad De Mé­xi­co, con 3 shows. En ju­nio y ju­lio U2 re­pro­gra­mo los con­cier­tos can­ce­la­dos en Es­ta­dos Uni­dos Y Ca­na­dá, por una ope­ra­ción a la co­lum­na de Bono, es­ta es la eta­pa fi­nal de 360º Tour, que es con­si­de­ra­da la me­jor gi­ra de la his­to­ria, con una asis­ten­cia to­tal de 7.742.000 es­pec­ta­do­res en tan so­lo 85 es­pec­tácu­los.

■ El 25 de oc­tu­bre de 2009, un con­cier­to del “U2360°Tour” des­de el Es­ta­dio Ro­se Bowl (Ca­li­for­nia, Es­ta­dos Uni­dos) se con­vir­tió en el pri­mer con­cier­to com­ple­to trans­mi­ti­do en vi­vo por You­Tu­be. El mis­mo con­cier­to fue pues­to a la ven­ta en va­rias edi­cio­nes con­te­nien­do los for­ma­tos de DVD y Blu Ray en ju­nio de 2010. En la edi­ción de­lu­xe es­tá in­clui­do el sen­ci­llo “Soon (King­dom Of Your Lo­ve)”, can­ción que so­nó en to­dos los con­cier­tos de la gi­ra jus­to an­tes de apa­re­cer la ban­da.

■ A tra­vés de su ser­vi­cio de sus­crip­ción U2 On­li­ne, se ofre­ce un dis­co de Re­mi­xes ti­tu­la­do “Ar­ti­fi­cial Ho­ri­zon”, in­clu­yen­do co­la­bo­ra­cio­nes con Trent Rez­nor, Jus­ti­ce, Hot Chip o Da­vid Hol­mes, en­tre otros.

Songs of In­no­cen­ce (2014)

En oc­tu­bre de 2013 apa­re­ce en You­tu­be el vi­deo­clip de un nue­vo te­ma de la ban­da, “Or­di­nary lo­ve”, que for­ma par­te de la ban­da so­no­ra de la película “Man­de­la: Long Walk To Free­dom”, y que ade­más de ga­nar el Glo­bo de Oro a Me­jor Can­ción Ori­gi­nal, es­tu­vo no­mi­na­da a los Os­cars en la mis­ma ca­te­go­ría, per­dien­do an­te “Let It Go” de la película “Fro­zen”.

■ El 13 de no­viem­bre se da a co­no­cer que Paul McGuin­ness de­ja de ser el má­na­ger de U2, men­cio­nán­do­se a Guy Oseary co­mo el nue­vo má­na­ger. Es­to se de­be a que Li­ve Na­tion com­pra a Prin­ci­pal Ma­nag­ment (em­pre­sa que ad­mi­nis­tró a la ban­da).

■ El 2 de fe­bre­ro de 2014, la ban­da pre­sen­tó “In­vi­si­ble”, otro de los te­mas del dis­co. Lo hi­zo co­mo par­te de una cam­pa­ña con­tra el sida: du­ran­te ese día, la can­ción pu­do des­car­gar­se de for­ma gra­tui­ta de iTu­nes y, por ca­da des­car­ga, Bank of Ame­ri­ca do­nó un dó­lar a RED, una or­ga­ni­za­ción ca­pi­ta­nea­da por Bono que lu­cha con­tra la en­fer­me­dad. Con es­te he­cho, se re­cau­da­ron más de 3 mi­llo­nes de dó­la­res.

El 9 de sep­tiem­bre de 2014, U2 lan­zó por sor­pre­sa en la Key­no­te de Ap­ple su nue­vo dis­co ti­tu­la­do Songs of In­no­cen­ce. El gru­po in­ter­pre­tó el te­ma “The Mi­ra­cle” y se­gui­da­men­te anun­ció, jun­to con Tim Cook, que el ál­bum es­ta­ría dis­po­ni­ble to­tal­men­te gra­tis en iTu­nes des­de el 9 de sep­tiem­bre has­ta el 13 de oc­tu­bre de 2014.

■ Ape­nas unos mi­nu­tos des­pués, Bono avan­zó que ya te­nían ca­si lis­to un se­gun­do nue­vo ál­bum que se lla­ma­rá Songs of Ex­pe­rien­ce. Am­bos tí­tu­los, Songs of In­no­cen­ce y Songs of Ex­pe­rien­ce alu­den a dos obras poé­ti­cas del poe­ta, pin­tor y gra­ba­dor in­glés Wi­lliam Bla­ke.

1978, cuan­do la ban­da re­cién co­men­za­ba a en­sa­yar y gra­bar.

La per­for­man­ce de U2 en la gi­ra Ver­ti­go tour, du­ran­te la pre­sen­ta­ción en Ar­gen­ti­na en el es­ta­dio de Ri­ver Pla­te.

Ima­gen pro­mo­cio­nal pa­ra The dark si­de of the Moon, pa­ra el te­ma “Ti­me”

“The songs of inocen­ce”, la úl­ti­ma gi­ra que hi­cie­ron por Eu­ro­pa.

En el sub­te de Nue­va York, pro­mo­cio­nan­do el dis­co “The songs of in­no­cen­ce”.

The jos­hua tree, el ár­bol que es la por­ta­da del dis­co.

Ima­gen pro­mo­cio­nal cuan­do lan­za­ron “The Jos­hua Tree”, uno de sus más gran­des éxi­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.