Pa­la­bras fi­na­les

Horoscopo - - Índice - Mónica Ey­he­ra­bi­de

“Pa­ra enamo­rar­se de al­guien, pri­me­ro hay que enamo­rar­se de uno mis­mo...” (Mónica Ey­he­ra­bi­de)

Pa­ra enamo­rar­se de al­guien, pri­me­ro hay que enamo­rar­se de uno mis­mo...

To­do lo que nos ocu­rre es un re­fle­jo de lo que nos pa­sa in­ter­na­men­te. Nues­tras lu­ces y nues­tras som­bras se pro­yec­tan en nues­tro des­tino dia­ria­men­te co­mo sím­bo­los de lo que ocu­rre ahí, aden­tro nues­tro….

Cuan­do em­pe­za­mos a ob­ser­var el “des­tino” co­mo una pan­ta­lla de ci­ne, es­te nos mues­tra aque­llo de lo que ca­re­ce­mos y lo que te­ne­mos en abun­dan­cia.

Si en tu vi­da hay una en­fer­me­dad, más cla­ra­men­te la pan­ta­lla te es­tá mos­tran­do dón­de es­tá la di­fi­cul­tad, cuá­les son las emo­cio­nes que no se han cu­bier­to y có­mo es­to ha ocu­rri­do por de­ma­sia­do tiem­po, has­ta lle­gar a ma­ni­fes­tar­se en en­fer­me­dad...

Y si es­tás con al­guien, ésa per­so­na re­fle­ja una fa­ce­ta de tu pro­pia per­so­na­li­dad. Atrae­mos lo que emi­ti­mos.

Si atrae­mos a al­guien es­truc­tu­ra­do, y no­so­tros no lo so­mos, es­ta­mos pro­yec­tan­do esa ener­gía en el otro. Co­mo no nos ani­ma­mos a to­mar el to­ro por las as­tas, de­ja­mos que otro lo ha­ga, pe­ro esa ener­gía tam­bién es nues­tra.

Y si es­ta­mos con al­guien que es un ti­ro al ai­re, eso ha­bla de nues­tra ne­ce­si­dad de co­nec­tar­nos con nues­tra par­te jo­ven, di­ver­ti­da, crea­ti­va y sin lí­mi­tes. El otro siem­pre ter­mi­na sien­do un es­pe­jo de nues­tra al­ma. Por eso, el tra­ba­jo siem­pre es con uno mis­mo. No pue­do pre­ten­der cam­biar al otro si no ha­go un tra­ba­jo con­mi­go.

A ve­ces, es­tá bueno es­tar so­lo, to­mar­se un des­can­so... Re­co­brar la in­ti­mi­dad con uno.

Vol­vé a prac­ti­car ese hobby que te­nés aban­do­na­do... Vol­vé a can­tar, a bai­lar, a pin­tar o a es­cri­bir... Y si nun­ca lo hi­cis­te, ano­ta­te en un co­ro o en un ta­ller de pin­tu­ra o en una es­cue­la de dan­za. Ha­cé al­go que cen­tre tu aten­ción en eso que te ha­ga son­reír, sus­pi­rar, cre­cer...

Por­que só­lo así, enamo­rán­do­nos de no­so­tros, va­mos a po­der amar a al­guien... Y po­dre­mos com­par­tir, sin caer en una sim­bio­sis con el otro. Por­que ya sa­be­mos que eso nos ha­ce mal, nos sa­ca de nues­tro

cen­tro y ter­mi­na­mos “per­dién­do­nos en el otro”. Y nos desagas­ta­mos, y nos abu­rri­mos, y per­de­mos la mi­sión que ve­ni­mos a dar a es­te mun­do.

¡Es­tar en pa­re­ja sí! Pe­ro des­de el “yo” di­fe­ren­cia­do, res­pe­tan­do nues­tros tiem­pos, nues­tros es­pa­cios y los tiem­pos y los es­pa­cios del otro, pa­ra lue­go sí po­der ser “no­so­tros”. Es­te es el año de la unión y del cam­bio. Pe­ro pa­ra que ha­ya cam­bio afue­ra, pri­me­ro tie­ne que em­pe­zar aden­tro de uno, pa­ra que ese cam­bio no ven­ga co­mo “des­tino” y no sea bueno.

¡Ha­bi­li­tá aden­tro tu­yo ese maes­tro guía que te­nés y em­pe­zá a enamo­rar­te de la vi­da...!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.