FU­SIÓN, SE­XUA­LI­DAD Y RE­CUR­SOS EN CON­JUN­TO

Horoscopo - - Marte Y Plutón -

Los pla­ne­tas que ri­gen a Es­cor­pio son Mar­te y Plu­tón. En la Car­ta Na­tal, Mar­te sim­bo­li­za tu ga­rra, tu ac­ción, tu de­seo y Plu­tón re­pre­sen­ta lo com­pul­si­vo, lo vo­raz. el po­der y la trans­for­ma­ción. A con­ti­nua­ción te cuen­to có­mo se ex­pre­san Mar­te y Plu­tón se­gún los ele­men­tos y sig­nos.

MAR­TE

La po­si­ción de Mar­te en ca­da signo des­cri­be la ma­ne­ra en la cual vos to­más ini­cia­ti­va, de qué for­ma aser­ti­va te su­mer­gís en nue­vos com­pro­mi­sos y em­pre­sas. Es el li­de­raz­go y las am­bi­cio­nes.

MAR­TE EN SIG­NOS DE FUE­GO

El ac­cio­nar se­rá apa­sio­na­do, vo­raz. Cuan­do deseás al­go te en­cen­dés, pe­ro así co­mo la lla­ma­ra­da pren­de y al­can­za gran­des di­men­sio­nes tam­bién de gol­pe po­drá apa­gar­se.

Mar­te en Aries: Ener­gía, ca­ris­ma se­xual, tem­pe­ra­men­to ex­plo­si­vo que te­nés que apren­der a con­tro­lar. Lo bueno es que des­pués de ex­plo­tar tu ra­bia se eva­po­ra. Sos en­tu­sias­ta y atre­vi­do. Sos un lí­der na­ta­ral que atrae la aten­ción de los de­más aún sin que­rer­lo. Es­te año Mar­te no vi­si­ta­rá a Aries.

Mar­te en Leo: Apa­sio­na­do, se­gu­ro, no te can­sás. Ha­cés sen­tir tu pre­sen­cia y per­se­guís lo que que­rés. Cuan­do te com­pro­me­tés en una ac­ti­vi­dad o en una cau­sa sos im­pa­ra­ble. Pe­ro, por otro la­do, en un ni­vel ba­jo de la ener­gía po­dés ser arro­gan­te y egoís­ta, y tu ne­ce­si­dad de au­dien­cia a ve­ces pue­de can­sar a los de­más. No obs­tan­te, tu ca­li­dez, es­pi­ri­tua­li­dad y bue­na vo­lun­tad pa­ra dar el pri­mer pa­so te ha­cen ga­nar mu­chos se­gui­do­res. Mo­vi­li­zás a otros.

Es­ta año Mar­te no vi­si­ta­rá a Leo.

Mar­te en Sa­gi­ta­rio: Te­nés un gran en­tu­sias­mo y un es­ti­lo ani­ma­do cuan­do se tra­ta de con­se­guir ob­je­ti­vos. Sos bueno pa­ra arras­trar y mo­ti­var a otros. Mu­cho im­pul­so por via­jar.

A prin­ci­pios del si­glo XX, la as­tró­lo­ga Evan­ge­li­ne Adams afir­ma­ba que es­ta po­si­ción pla­ne­ta­ria ha­ce a los hombre y mu­je­res “cen­te­llan­tes más que só­li­dos, os­ten­to­sos más que cons­tan­tes”. No obs­tan­te, te lle­nás de ener­gía rá­pi­da­men­te, en es­pe­cial cuan­do es­tás vi­vien­do una aven­tu­ra. Es­te año Mar­te vi­si­ta­rá a Sa­gi­ta­rio del 26 de enero al 16 de mar­zo.

MAR­TE EN SIG­NOS DE TIE­RRA

El de­seo es­tá pues­to en lo­grar co­sas tan­gi­bles, ma­te­ria­les, con­cre­tas, sen­sua­li­dad cor­po­ral. Ne­ce­si­ta to­car, te­ner.

Mar­te en Tau­ro: Tra­ba­jás y nun­ca te can­sás. Sos prác­ti­co y te­nés una enor­me vi­ta­li­dad. Sos de­ci­di­do, sen­si­ble y po­dés es­ta ten­tan­do por vi­vir una se­xua­li­dad cons­tan­te. Cuan­do fi­nal­men­te te comr­po­me­tés con al­go, sea una re­la­ción o un tra­ba­jo, te su­mer­gís en ello por lar­go tiem­po y por el di­ne­ro. Sos se­rio, prác­ti­co y te preo­cu­pás por las po­si­cio­nes ma­te­ria­les y la po­si­ción so­cial aun­que te cues­te ad­mi­tir­lo. Es­te año Mar­te no vi­si­ta­rá a Tau­ro.

Mar­te en Vir­go: Sos muy tra­ba­ja­dor, con­tro­la­dor, cal­cu­la­dor y te gus­ta ver la reali­dad tal co­mo es. Me­tó­di­co y sen­si­ble, sos ca­paz de se­pa­rar tus emo­cio­nes cuan­do el éxi­to de­pen­de de ello. Ser así te be­ne­fi­cia en tu ca­rre­ra. Pe­ro por otro la­do, en tu vi­da per­so­nal te da la ha­bi­li­dad pa­ra en­cen­der o apa­gar tus de­seos se­xua­les a vo­lun­tad.

Es­te año Mar­te no vi­si­ta­rá a Vir­go.

Mar­te en Ca­pri­cor­nio: Tus de­seos, sean se­xua­les o de otra ín­do­le, son muy fuer­tes y tus am­bi­cio­nes en ge­ne­ral es­tán bien en­fo­ca­das. Cuan­do te sen­tís re­co­no­ci­do, tu ener­gía es es­ta­ble y con­fia­ble, cuan­do te sen­tís frus­tra­do, tu vi­ta­li­dad cae. Res­pe­tás la tra­di­ción y la au­to­ri­dad, y en ge­ne­ral lle­gás muy al­to, sos efi­cien­te,

sis­te­má­ti­co. En­ten­dés las je­rar­quias y po­dés ser un lí­der na­tu­ral. Y cuan­do los de­más no te obe­de­cen, po­des ser muy frío. En ge­ne­ral, ocul­tás tu ra­bia. Es­te año Mar­te vi­si­ta­rá a Ca­pri­cor­nio del 17 de mar­zo al 15 de ma­yo y del 13 de agos­to al 10 de sep­tiem­bre.

MAR­TE EN SIG­NOS DE AI­RE

El de­seo y la ac­ción es­tán pues­tos en las ideas, los in­ter­cam­bios, la ima­gi­na­ción y las re­la­cio­nes so­cia­les.

Mar­te en Gé­mi­nis: Exu­be­ran­te, ner­vio­so, irri­ta­ble y ar­gu­men­ta­ti­vo. Cam­biás ener­gé­ti­ca­men­te, a ve­ces con asom­bro­sa ve­lo­ci­dad. Ado­rás el de­ba­te y la dis­cu­sión. Te­nés una men­te vi­va e in­ge­nio­sa, ade­más de ser una per­so­na di­ver­ti­da. Es­te año Mar­te no vi­si­ta­rá a Gé­mi­nis.

Mar­te en Li­bra: Cum­plís el de­seo del otro, por eso ne­ce­si­tás es­tar en pa­re­ja. Si no la te­nés, te sen­tís per­di­do. Sos amis­to­so, en­can­ta­dor, ga­lan­te y siem­pre a la mo­da. A ve­ces, de­fen­dés tus afir­ma­cio­nes con más pa­sión que ló­gi­ca, y la gen­te se ve obli­ga­da a es­tar de acuer­do con vos só­lo pa­ra ter­mi­nar de dis­cu­tir. Es­te año Mar­te no vi­si­ta­rá a Li­bra.

Mar­te en Acua­rio: Deseás lo ori­gi­nal, sos im­pa­cien­te y em­pren­de­dor, no te im­por­ta asu­mir ries­gos. Sos idea­lis­ta e in­de­pen­dien­te y te abu­rre to­do lo con­ven­cio­nal.

Emo­cio­nal­men­te, po­dés ser frío y de tan­to en tan­to te re­ve­lás so­la­men­te por el pla­cer de sen­tar un pre­ce­den­te y que los de­más se sor­pren­dan. Es­te año Mar­te vi­si­ta­rá a Acua­rio del 16 de ma­yo al 12 de agos­to y del 11 de sep­tiem­bre al 14 de no­viem­bre.

MAR­TE EN SIG­NOS DE AGUA

El de­seo es­tá pues­to en la sen­si­bi­li­dad, en la emo­ción y en lo tras­cen­den­te. De no ser así, se ma­ni­fes­ta­rá a tra­vés de las adic­cio­nes.

mar­te en Cán­cer: Ima­gi­na­ti­vo y crea­ti­vo. Per­se­guís lo que te im­por­ta de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y am­bi­cio­sa, pe­ro no en for­ma di­rec­ta. Tus es­ta­dos de áni­mo y ob­je­ti­vos son va­ci­lan­tes y cam­bian­tes. Es­te año Mar­te no vi­si­ta­rá a Cán­cer.

mar­te en Es­cor­pio (Do­mi­ci­lio): Sos efi­caz. Po­dés mo­vi­li­zar gran can­ti­dad de po­der es­pi­ri­tual pa­ra al­can­zar tus ob­je­ti­vos so­ña­dos. Per­se­ve­ran­te, am­bi­cio­so y muy te­naz. Te­nés mu­cha re­sis­ten­cia, vo­lun­tad y de­seos fir­mes. Sos muy se­xual e in­ten­sa­men­te emo­cio­nal. Es­te año Mar­te vi­si­ta­rá a Es­cor­pio del 1 al 25 de enero.

mar­te en Pis­cis: Ge­ne­ro­so, de buen ca­rác­ter, se enamo­ra pro­fun­da­men­te. Pre­ci­sión in­tui­ti­va e inusual. Ga­na me­dian­te un apa­ren­te do­ble­ga­mien­to. Tu pa­si­vi­dad en­lo­que­ce a los de­más y tu ener­gía fí­si­ca des­apa­re­ce. Uno de los desafíos ma­yo­res se­rá equi­li­brar tu ener­gía. Na­da es fá­cil cuan­do se es un es­cla­vo de los sen­ti­mien­tos. Por otra par­te, exis­te en vos una po­de­ro­sa fuer­za es­pi­ri­tual que te con­du­ce a me­tas más ele­va­das y gran­des de lo que el co­mún de la gen­te per­si­gue. Es­te año Mar­te vi­si­ta­rá a Pis­cis del 15 de no­viem­bre al 31 de di­ciem­bre.

PLU­TÓN

Al ser un pla­ne­ta trans­per­so­nal, Plu­tón tar­da más en su trán­si­to ya que es len­to (el más ale­ja­do del Sol). Por lo tan­to, su trán­si­to es ge­ne­ra­cio­nal, o sea, mar­ca una épo­ca. En la mi­to­lo­gía, Plu­tón (Ha­des pa­ra los grie­gos) era el Dios del sub­mun­do, el Rey de la Muer­te, y el Dios de la ri­que­za, de­bi­do al he­cho de que de­ba­jo de la tie­rra se en­cuen­tran el oro, la pla­ta y las pie­dras pre­cio­sas. Pa­ra los as­tró­lo­gos, Plu­tón re­pre­sen­ta la muer­te, la re­ge­ne­ra­ción y el re­na­ci­mien­to. Plu­tón des­tru­ye, pu­ri­fi­ca, cas­ti­ga y se re­nue­va, ha­cien­do cons­cien­te aque­llo que es­ta­ba es­con­di­do. Y por úl­ti­mo, fa­ci­li­ta la trans­for­ma­ción. Aun­que el pro­ce­so sea te­dio­so y su ca­mino es­té lleno de in­con­ve­nien­tes, fi­nal­men­te la re­com­pen­sa cam­bia la vi­da.

De­bi­do a su trán­si­to len­to, por ca­da signo só­lo va­mos a con­si­de­rar

los trán­si­tos de Plu­tón de 1939 has­ta la ac­tua­li­dad.

Ge­ne­ra­ción de Plu­tón en Leo (na­ci­dos en­tre 1939 y 1957) Es­ta ge­ne­ra­ción se hi­zo cons­cien­te de su in­di­vi­dua­li­dad, la ex­pre­sión del yo y del ego de ma­ne­ra im­pe­rio­sa. Son per­so­nas que rom­pie­ron to­das las re­glas y fue­ron lí­de­res de sí mis­mas. Los “tee­ne­gers” co­mo fe­nó­meno so­cial di­fe­ren­cia­do y la am­plia ga­ma de mo­vi­mien­tos de los años 60 y 70 des­de los Roc­kers a las Beat­niks de­ja­ron una in­de­le­ble mar­ca en la his­to­ria.

Es­ta ne­ce­si­dad de ma­ni­fes­tar la pro­pia in­di­vi­dua­li­dad, de pro­yec­tar­se y de crear a par­tir de uno mis­mo, y en con­se­cuen­cia la reac­ción a cual­quier cla­se de nor­ma, con­trol y po­der es­ta­ban en cla­ra opo­si­ción a la si­tua­ción ge­ne­ral, ma­ni­pu­la­da por to­do ti­po de dic­ta­do­res, tan­to en la es­fe­ra eco­nó­mi­ca co­mo en la po­lí­ti­ca.

El de­seo de ex­pre­sar­se dra­má­ti­ca­men­te y crea­ti­va­men­te pue­de con­ver­tir­se en una ob­se­sión.

Ge­ne­ra­ción de Plu­tón en Vir­go (na­ci­dos en­tre 1957 a 1972) Bús­que­da del con­trol per­so­nal, ob­se­sión con los de­ta­lles e in­ten­ción de ser per­fec­to. Si na­cis­te en­tre 1962 y 1969, tam­bién te­nés a Urano en Vir­go. Por lo tan­to los su­ce­sos ines­pe­ra­dos po­drían des­viar­te del ca­mino. Sin em­bar­go, es­tos acon­te­ci­mien­tos no te im­pe­di­rán se­guir bus­can­do la per­fec­ta trans­for­ma­ción plu­to­ni­na­na/ura­nia­na, aque­lla que te per­mi­te cam­biar to­do en un se­gun­do. Por otro la­do, es­ta ge­ne­ra­ción ha vis­to va­riar sus­tan­cial­men­te los con­cep­tos so­bre la sa­lud. Es al­go más que la au­sen­cia de la en­fer­me­dad, es una idea mu­cho más glo­bal, que in­clu­ye des­de la nu­tri­ción ade­cua­da a lo que aho­ra lla­ma­mos ca­li­dad de vi­da. La sa­lud es un to­do que abar­ca mu­chas más fa­ce­tas que las con­tem­pla­das con an­te­rio­ri­dad. Ha ha­bi­do una vuel­ta a lo na­tu­ral, a las vie­jas re­ce­tas y un fuer­te re­cha­zo a los pro­duc­tos quí­mi­cos.

Ge­ne­ra­ción de Plu­tón en Li­bra (na­ci­dos en­tre 1972 a 1984) La ob­se­sión es­ta­rá re­la­cio­na­da con en­con­trar el equi­li­brio, la be­lle­za y las re­la­cio­nes so­cia­les. El po­der es­tá en com­par­tir, pe­ro só­lo si se tra­ta de al­go ge­nuino. No cree en los si­mu­la­cros. Ne­ce­si­tás

un ver­da­de­ro ma­tri­mo­nio de igua­les. Las di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des del ar­te tie­nen un gran im­pac­to so­bre vos.

Las re­des so­cia­les son una ver­da­de­ra ex­pre­sión de es­ta com­pul­sión por com­par­tir con otros, aun­que ni se los co­noz­ca.

Ge­ne­ra­ción de Plu­tón en Es­cor­pio (na­ci­dos en­tre 1984 a 1995)

Apa­sio­na­do, de­ci­di­do, pro­fun­da­men­te se­xual e in­ten­tás ex­pe­ri­men­tar ca­da co­sa que la vi­da te ofrez­ca. Se­rá bueno con­tro­lar los de­seos. Lo bueno es que exis­te una in­creí­ble fuer­za de vo­lun­tad e in­tui­ti­va­men­te re­co­no­cés la re­la­ción que exis­te en­tre el di­ne­ro y el po­der, dos co­sas que te in­tere­sa acu­mu­lar.

Es­ta po­si­ción pla­ne­ta­ria ha de re­ve­lar el se­cre­to, ras­gar los ve­los de la se­pa­ra­ti­vi­dad. En­ten­dés que a un ni­vel más pro­fun­do to­dos so­mos igua­les, cé­lu­las de un mis­mo pla­ne­ta, tra­ba­jan­do pa­ra un mis­mo fin.

Ge­ne­ra­ción de Plu­tón en Sa­gi­ta­rio (na­ci­dos en­tre 1995 a 2008) An­he­lás en­con­trar una fi­lo­so­fía o re­li­gión que te ofrez­ca ex­pe­rien­cias de in­ten­sa es­pi­ri­tua­li­dad e in­te­lec­tua­li­dad aun­que co­rrés el ries­go de ser arro­gan­te y con­ver­tir­te en un fa­ná­ti­co. La li­ber­tad es esen­cial pa­ra vos y la edu­ca­ción y los via­jes tie­nen un efec­to de trans­for­ma­ción. Com­pul­si­va­men­te, ne­ce­si­tás abrir tu con­cien­cia. Trans­for­mar vie­jas creen­cias. Sen­tir que evo­lu­cio­nas.

Ge­ne­ra­ción de Plu­tón en Ca­pri­cor­nio (2008 a 2024) Las per­so­nas na­ci­das con es­ta po­si­ción es­tán orien­ta­das ha­cia sus me­tas. Per­sis­ten­tes y prag­má­ti­cas, po­seen un sen­ti­do na­tu­ral so­bre có­mo fun­cio­na el mun­do. Cuan­do es­tos ni­ños de hoy crez­can, nos va­mos a sor­pren­der de la ha­bi­li­dad de es­tos nue­vos po­lí­ti­cos. La úl­ti­ma vez que es­tu­vo Plu­tón en Ca­pri­cor­nio fue en­tre 1772 y 1778, los años de la Re­vo­lu­ción de Es­ta­dos Uni­dos.

Es­ta po­si­ción trans­for­ma­rá un vie­jo or­den pla­ne­ta­rio en los fi­na­les de su trán­si­to (2024). Un cam­bio de pa­ra­dig­ma en to­das las cien­cias, ar­te y or­den so­cial se ma­ni­fes­ta­rá en el fin de es­te trán­si­to y el co­mien­zo de la ge­ne­ra­ción de Plu­tón en Acua­rio (2024 a 2044).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.