EL DIABLO

Horoscopo - - Iniciación Al Tarot -

Re­pre­sen­ta es­cla­vi­tud, ma­te­ria­lis­mo, vi­vir una men­ti­ra. Ten­ta­ción. Es­ta car­ta desea co­sas ma­te­ria­les o fí­si­cas. Tie­ne ten­den­cia a re­co­ger o acu­mu­lar di­ne­ro u objetos ma­te­ria­les. Ri­que­za ma­te­rial uti­li­za­da co­mo he­rra­mien­ta de po­der. Es­fuer­zo ex­tra­or­di­na­ro pa­ra ase­gu­rar el éxi­to ma­te­rial. Por otra par­te, es­ta car­ta es em­ble­má­ti­ca de las fuer­zas de la na­tu­ra­le­za; el im­pul­so de los ins­tin­tos. Apa­re­ce el mie­do por fal­ta de con­fian­za en uno mis­mo. El Diablo mues­tra la os­cu­ri­dad. Si te­nés mie­do de aque­llo en lo que te vas a con­ver­tir, qui­zás aca­bes sien­do lo que te­més. Cuan­do apa­re­ce es­ta car­ta sue­le mos­trar que no te­nés el con­trol de tu vi­da. Al­gu­nas ve­ces co­mo re­sul­ta­do de tus pro­pias ac­cio­nes, pe­ro con ma­yor fre­cuen­cia co­mo con­se­cuen­cia de la fal­ta de ac­ti­vi­dad. Sue­le ocu­rrir que es­ta pér­di­da de con­trol lle­va a la

de­s­es­pe­ran­za y a una fal­ta de fe en tu pro­pia ca­pa­ci­dad. A ve­ces las he­rra­mien­tas del diablo son la ig­no­ran­cia y el ma­te­ria­lis­mo, y nos so­me­te­mos a ellas cuan­do nos cen­tra­mos en el po­der mun­dano y en las po­se­sio­nes, ig­no­ran­do el po­der es­pi­ri­tual que to­dos te­ne­mos en nues­tro in­te­rior. Por lo tan­to, co­mo re­sul­ta­do de es­to nues­tra crea­ti­vi­dad y nues­tra ener­gía po­drán su­frir un se­rio de­te­rio­ro, y qui­zás in­clu­so ya no desee­mos re­cu­pe­rar el con­trol de no­so­tros mis­mos. Al­go fun­da­men­tal cuan­do apa­re­ce es­ta car­ta es el pen­sa­mien­to. Si pen­sás que el mie­do ha ga­na­do, así se­rá. Pe­ro na­die más ten­drá po­der so­bre vos a me­nos que vos se lo en­tre­gues. No pue­de ha­ber som­bra sin luz, el úni­co diablo que exis­te es el que vos mis­mo creás. ¡Por qué ce­dis­te tu po­der!

Ta­rea: ¿Pue­do pa­sar de lar­go fren­te a mis ma­los sen­ti­mien­tos o de­bo se­guir tra­ba­ján­do­los?

Me­di­ta­ción

An­tes de es­cu­char es­ta me­di­ta­ción po­né una mú­si­ca sua­ve del ti­po new age só­lo ins­tru­men­tal. Apa­gá los te­lé­fo­nos.

Ob­ser­vá de­te­ni­da­men­te la car­ta de El Diablo, ve ca­da de­ta­lle. El Diablo se mues­tra con alas de mur­cié­la­go, ca­be­za, cuer­nos y pe­la­je de un ma­cho ca­brío. En­ci­ma de él es­tá si­tua­da una es­tre­lla de cin­co pun­tas, in­ver­ti­da ha­cia aba­jo, sím­bo­lo de la ma­gia ne­gra. Su trono es una pie­dra cú­bi­ca, ne­gra, y a ella es­tán ata­dos Adán y Eva. Pe­ro las ca­de­nas es­tán muy suel­tas y se­rá fá­cil qui­tar­las en cual­quier mo­men­to. En las ca­be­zas de Adán y Eva apa­re­cen cuer­nos, que igual que sus ra­bos sim­bo­li­zan los ins­tin­tos ani­ma­les, avi­va­dos por una an­tor­cha de fue­go del diablo. Su mano ex­ten­di­da y abier­ta es el po­lo opues­to al ges­to de ben­di­ción de “El Su­mo Sa­cer­do­te”.

Sen­ta­te de­re­cho con los pies apo­ya­dos en el sue­lo y las pal­mas abier­tas so­bre tus pier­nas. Ce­rrá los ojos. Al prin­ci­pio, só­lo te co­nec­ta­rás con la res­pi­ra­ción, con el ai­re que pe­ne­tra y con el ai­re que sa­le por tu na­riz, va­rias ve­ces. Es­tás en­tran­do len­ta­men­te en tu tem­plo in­te­rior.

Vi­sua­li­zá la car­ta de El Diablo cla­ra­men­te. Ob­ser­vá que en­tra en tu co­ra­zón, sen­tí que El Diablo inun­da to­do tu cuer­po por den­tro. Sen­tí que sos El Diablo. Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da.

Co­nec­ta­te con la fal­ta de li­ber­tad, la in­sen­sa­tez, la fal­ta de la jus­ta me­di­da, los te­mas som­bríos, los sen­ti­mien­tos ins­tin­ti­vos sor­dos. En­con­trá tu la­do os­cu­ro, ha­ce­te cons­cien­te de tus de­pen­den­cias y ata­du­ras. Ob­ser­vá en qué si­tua­cio­nes abu­sás de tu po­der y ma­ni­pu­lás a los de­más.

Si apren­dés a vi­vir cons­cien­te­men­te es­te la­do, dán­do­le for­ma crea­ti­va, po­drás li­be­rar­te de és­ta ata­du­ra. Vos sos El Diablo. Vos sos la ten­ta­ción... Sen­tí que sos El Diablo y te de­cís in­ter­na­men­te, tres ve­ces: “Bri­llo pa­ra alum­brar el ca­mino. Soy in­fle­xi­ble an­te lo os­cu­ro. Avan­zo en paz.”

Ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da, len­ta­men­te abrís los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.