LA TO­RRE

Horoscopo - - Iniciación Al Tarot -

Re­pre­sen­ta al­go que se de­rrum­ba, acon­te­ci­mien­tos ines­pe­ra­dos, re­ve­la­ción. Rom­per con lo vie­jo pa­ra anun­ciar lo nue­vo. Ver de pron­to la ver­dad de una si­tua­ción. In­ten­so tras­torno. Re­tos ines­pe­ra­dos. Apren­der a adap­tar­se y ajus­tar­se rá­pi­da­men­te a las cir­cuns­tan­cias. En tu vi­da, si lo que es­tás crean­do no tie­ne la so­li­dez su­fi­cien­te, es­te Ar­cano te ha­rá ver pron­to el cam­bio en tu suer­te. Re­pre­sen­ta la li­be­ra­ción de vie­jas es­truc­tu­ras men­ta­les por­que el “sí mis­mo” ne­ce­si­ta un cam­bio. Cuan­do apa­re­ce es­ta car­ta sig­ni­fi­ca que se es­tá pro­du­cien­do, o es­tá apun­to de pro­du­cir­se un cam­bio ines­pe­ra­do y ex­terno que se ma­ni­fes­ta­rá de una for­ma en la que no nos sen­ti­re­mos res­pon­sa­bles. No obs­tan­te, es­to re­sul­ta­rá li­be­ra­dor. En cier­to sen­ti­do, se tra­ta de la vi­ven­cia ne­ce­sa­ria pa­ra li­be­rar­nos de las ca­de­nas que nos im­pu­si­mos en

la car­ta an­te­rior (El Diablo). Lo que su­ce­da po­drá pa­re­cer un “de­sig­nio” del des­tino.

Ta­rea: ¿Có­mo re­co­noz­co los ci­mien­tos ade­cua­dos pa­ra cons­truir cons­cien­te­men­te y no equi­vo­car­me?

Me­di­ta­ción

An­tes de es­cu­char es­ta me­di­ta­ción, po­né una mú­si­ca sua­ve del ti­po new age só­lo ins­tru­men­tal. Apa­gá los te­lé­fo­nos.

Ob­ser­vá de­te­ni­da­men­te la car­ta de La To­rre, ve ca­da de­ta­lle. En la car­ta de La to­rre al­ta y es­ti­li­za­da un ra­yo ha he­cho im­pac­to y ha ti­ra­do la co­ro­na. Por las ven­ta­nas de La To­rre sa­len lla­mas y dos se­res con co­ro­nas caen al pre­ci­pi­cio. Al fon­do hay un cie­lo tor­men­to­so en el que se ven 22 lla­mas que re­pre­sen­tan los Arcanos. Si lo ve­mos des­de el pun­to de vis­ta de la nu­me­ro­lo­gía, 22, es 2+2=4. El 4 re­pre­sen­ta lo cua­ter­na­rio, es de­cir, “fin y prin­ci­pio”.

Sen­ta­te de­re­cho con los pies apo­ya­dos en el sue­lo y las pal­mas abier­tas so­bre tus pier­nas. Ce­rrá los ojos. Al prin­ci­pio, só­lo te co­nec­ta­rás con la res­pi­ra­ción, con el ai­re que pe­ne­tra y con el ai­re que sa­le por tu na­riz, va­rias ve­ces. Es­tás en­tran­do len­ta­men­te en tu tem­plo in­te­rior.

Vi­sua­li­za la car­ta de La To­rre cla­ra­men­te. Ob­ser­vá que en­tra en tu co­ra­zón, sen­tí que La To­rre inun­da to­do tu cuer­po por den­tro. Sen­tí que sos de La To­rre. Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da. Co­nec­ta­te con el cam­bio, con la su­pera­ción de un mo­do de vi­da exis­ten­te, ac­cio­nes que tie­nen re­per­cu­sio­nes ines­pe­ra­das y ex­ten­di­das...

Vos sos La To­rre. Vos sos la ex­plo­sión de cir­cuns­tan­cias de­ma­sia­do ago­bian­tes, sos la li­be­ra­ción dra­má­ti­ca... Sen­tí que sos La To­rre y te de­cís in­ter­na­men­te, tres ve­ces: “La con­fian­za es la unión de los ci­mien­tos. Con­fío en mi in­tui­ción crea­ti­va”.

Ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da, len­ta­men­te abrís los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.