LA ES­TRE­LLA

Horoscopo - - Iniciación Al Tarot -

Re­pre­sen­ta con­fian­za en el fu­tu­ro. La vi­sión de una bue­na vi­da. Ins­pi­ra­ción, amor ideal, la ver­dad re­ve­la­da. La Es­tre­lla sim­bo­li­za a to­dos los cuer­pos ce­les­tes que nos guían so­bre la tie­rra y en los ma­res. En la an­ti­güe­dad, las es­tre­llas ac­tua­ban co­mo orien­ta­ción a la ho­ra de atra­ve­sar aguas des­co­no­ci­das, mo­ti­vo por el cual el Ar­cano de la es­tre­lla te brin­da­rá tu pro­pia luz, aque­lla que te per­mi­ti­rá na­ve­gar con bri­llo y luz pro­pia por la vi­da. Cuan­do sa­le es­ta car­ta te­né con­fian­za en el fu­tu­ro. La vi­sión de una bue­na vi­da es­tá cer­ca. Exis­te una pro­fun­da com­pren­sión. Hay nue­vas es­pe­ran­zas. Hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra se­guir a una bue­na es­tre­lla. Po­né tu con­fian­za en un buen fu­tu­ro y ha­cé pla­nes a lar­go pla­zo.

Afian­za­mien­to es­pi­ri­tual. Ayu­da pre­ci­sa. Amor re­no­va­do. Per­ci­bi­mos la luz con más fuer­za, nos sen­ti­mos fle­xi­bles cuan­do es ne­ce­sa­rio ser­lo y fir­mes cuan­do la oca­sión lo re­quie­re. Ta­rea: ¿Vas a cui­dar es­te es­ta­dío o vol­ve­rás a ba­jar y caer por exa­ge­rar lo sim­ple?

Me­di­ta­ción

An­tes de es­cu­char es­ta me­di­ta­ción, po­né una mú­si­ca sua­ve del ti­po new age só­lo ins­tru­men­tal. Apa­gá los te­lé­fo­nos. Ob­ser­vá de­te­ni­da­men­te la car­ta de la Es­tre­lla, ve ca­da de­ta­lle. En la car­ta apa­re­ce una gran es­tre­lla de ocho pun­tas en el cie­lo, ro­dea­da de otras sie­te pe­que­ñas. En el fon­do hay una co­li­na verde en la que cre­ce un ár­bol y en el que es­tá po­sa­do un pá­ja­ro. En pri­mer plano, una mu­jer des­nu­da vier­te agua de dos re­ci­pien­tes, uno so­bre la tie­rra y otro al agua. El es­tan­que del cual sa­ca el agua pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo la fuen­te de la ju­ven­tud.

Sen­ta­te de­re­cho con los pies apo­ya­dos en el sue­lo y las pal­mas abier­tas so­bre tus pier­nas. Ce­rrá los ojos. Al prin­ci­pio, só­lo te co­nec­ta­rás con la res­pi­ra­ción, con el ai­re que pe­ne­tra y con el ai­re que sa­le por tu na­riz, va­rias ve­ces. Es­tás en­tran­do len­ta­men­te en tu tem­plo in­te­rior.

Vi­sua­li­za la car­ta de La Es­tre­lla cla­ra­men­te. Ob­ser­vá que en­tra en tu co­ra­zón, sen­tí que La Es­tre­lla inun­da to­do tu cuer­po por den­tro. Sen­tí que sos La Es­tre­lla. Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da.

Co­nec­ta­te con la con­fian­za en el fu­tu­ro, con la vi­sión de una bue­na vi­da, con una pro­fun­da com­pren­sión y con nue­vas es­pe­ran­zas. Mi­rá con­fia­da­men­te ha­cia un ho­ri­zon­te am­plio. Vos sos La Es­tre­lla. Vos sos la es­pe­ran­za, la con­fian­za y el vi­gor. Sen­tí que sos La Es­tre­lla y te de­cís in­ter­na­men­te,tres ve­ces: “Hu­mil­de­men­te acep­to la luz que soy atra­yen­do cla­ri­dad en to­dos los pro­ce­sos.”

Ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da, len­ta­men­te abrís los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.