AHO­RA TO­DO ES A FON­DO

Horoscopo - - Relaciones Contaminantes -

Va­mos a ha­blar de las re­la­cio­nes con­ta­mi­nan­tes y los de­pre­da­do­res.

Con el trán­si­to de Jú­pi­ter, el be­né­fi­co del zo­día­co, en el in­ten­so y pro­fun­do Es­cor­pio, mu­chas emo­cio­nes ocul­tas van a sa­lir a la luz. El año pa­sa­do tu­vi­mos el tran­si­to de Jú­pi­ter por el aso­cia­ti­vo y di­plo­má­ti­co Li­bra. To­do pa­só por dar­nos cuen­ta de lo be­ne­fi­cio­so que fue com­ple­men­tar­nos con otro y de lo ma­ra­vi­llo­so que ocu­rre cuan­do de­ja­mos la so­le­dad y po­de­mos abrir­nos a una re­la­ción, ya sea de ti­po ro­mán­ti­ca, co­mo aso­cia­ti­va o amis­to­sa. Has­ta el 7 de no­viem­bre de 2018, Jú­pi­ter en Es­cor­pio ahon­da­rá en las emo­cio­nes y nos en­te­ra­re­mos de mu­chas si­tua­cio­nes que ten­gan que ver con la par­te os­cu­ra, o ni­vel ba­jo de la ener­gía es­cor­pia­na. Es de­cir: abu­sos, mal­tra­to, ma­ni­pu­la­cio­nes, con­tro­les, vio­la­cio­nes, so­me­ti­mien­tos, ven­gan­zas, ren­co­res, etc. Van a sa­lir a la luz ca­sos en la pren­sa de per­so­nas que, de­ten­tan­do cier­to po­der, se abu­sa­ron de otras.

Lo ocu­rri­do al afa­ma­do pro­duc­tor de Holly­wood Har­vey Weins­tein, por ejem­plo, mues­tra uno de los ca­sos apa­re­ci­dos en oc­tu­bre del 2017 (ya es­tan­do Jú­pi­ter en Es­cor­pio), don­de se su­po la can­ti­dad de ac­tri­ces que fue­ron aco­sa­das o vio­la­das por el pro­duc­tor.

En nues­tro país, la Ar­gen­ti­na, es­tá ocu­rrien­do tam­bién y ocu­rri­rá, ya que es­te “des­ta­pe” se­rá mun­dial. Y se sa­brá có­mo du­ran­te años en ám­bi­tos la­bo­ra­les, do­més­ti­cos y fa­mi­lia­res el aco­so se­xual es­tu­vo pre­sen­te sin que na­die an­tes, por mie­do, osa­ra de­nun­ciar­lo.

Lo que Jú­pi­ter en Es­cor­pio mues­tra es al­go que es­tu­vo ha­ce mu­cho tiem­po ta­pa­do, se­cre­to, ocul­to, ¡só­lo que aho­ra sa­le a la luz!

Con es­te trán­si­to pla­ne­ta­rio tam­bién po­drás dar­te cuen­ta de

qué cla­se de re­la­ción te­nés con el otro. Y en el ca­so de una pa­re­ja, com­pro­bar si lo que te co­nec­ta con el otro es ver­da­de­ro amor o pa­de­cés de una re­la­ción con­ta­mi­nan­te.

¿Có­mo sa­ber si es­toy en una re­la­ción con­ta­mi­nan­te con un “de­pre­da­dor*”?

Si rea­li­za un bom­bar­deo amo­ro­so. Si al prin­ci­pio es tre­men­da­men­te pa­sio­nal y ro­mán­ti­co, y pa­re­ce un ac­tor que te su­mer­ge en su pro­pia pe­lí­cu­la. Si crea un es­ta­do de es­tu­por alu­ci­na­do. Si tra­ta de bus­car la con­quis­ta y que vos lo idea­li­ces, ade­más de tu apro­ba­ción. Si te ha­ce sen­tir úni­ca/o y te ofre­ce se­gu­ri­dad. Si uti­li­za la se­duc­ción se­xual ge­ne­ran­do una adic­ción. Si se me­te en­te­ra­men­te en tu vi­da. Si ana­li­za tus an­he­los, de­bi­li­da­des y for­ta­le­zas pa­ra ha­cer­te sen­tir co­mo en ca­sa.

Mien­tras tan­to, va bus­can­do tus pun­tos dé­bi­les, así lle­ga­rá a do­mi­nar­te y bus­ca­rá los es­tí­mu­los que sa­tis­fa­gan sus ne­ce­si­da­des. Pue­de ser: pro­ve­cho eco­nó­mi­co o bien, re­for­zar su nar­ci­si­mo, que se ali­men­ta con la su­mi­sión y dis­po­ni­bi­li­dad to­tal de su pa­re­ja.

¿Qué le pa­sa a la víc­ti­ma?

En la me­di­da en que se desa­rro­lla la re­la­ción, hay ca­da vez ma­yor de­pen­den­cia y la víc­ti­ma se va adap­tan­do a sus có­di­gos pe­se a que le re­sul­tan ex­tra­ños y po­co en­ten­di­bles.

Con­fun­de adic­ción con pro­fe­sar amor. To­do lo acep­ta, to­do lo per­do­na.

La víc­ti­ma tam­bién es una per­so­na que con­fun­de el con­trol con amor y tie­ne una muy ba­ja au­to­es­ti­ma.

La per­so­na adic­ta al con­trol no só­lo ne­ce­si­ta con­tro­lar las ac­cio­nes del otro, sino tam­bién lo que pien­sa.

Es im­por­tan­te que te des cuen­ta de que ya cuan­do es­to se per­pe­túa en el tiem­po es pro­ba­ble que te en­fer­mes.

Creés que sos ama­da/o pe­ro el cuer­po em­pie­za a ma­ni­fes­tar­se a tra­vés de dis­tin­tas do­len­cias, que ha­blan a las cla­ras de que al­go es­tá pa­san­do in­ter­na­men­te. Y co­mo es­tás con­fun­di­da/o no po­dés ver­ba­li­zar­lo. Una de las pri­me­ras se­ña­les de alar­ma es cuan­do, sin que­rer, te das cuen­ta de que es­tás en es­ta­do de aler­ta má­xi­ma, cuan­do te so­bre­sal­tás an­te su pre­sen­cia o al es­cu­char su voz.

El de­pre­da­dor te con­tro­la des­de un lu­gar des­ca­li­fi­ca­dor, di­ce que lo ha­ce por­que te ama, por­que vos no sa­bés, no po­dés. Por su­pues­to, él sí sa­be, él sí pue­de. La víc­ti­ma tie­ne una enor­me ca­pa­ci­dad de so­bre­adap­ta­ción. Muy con­tem­pla­ti­va de la ne­ce­si­dad del otro, siem­pre ne­ce­si­ta ex­cu­sar­se. Tie­ne un pa­trón vul­ne­ra­ble Es pa­si­va, aun­que a ve­ces pue­de te­ner una reac­ción agre­si­va Si no se co­rre del lu­gar de víc­ti­ma, pue­de po­ner­se en un lu­gar de vic­ti­mi­za­ción y, des­de ese lu­gar, tam­bién ella/el con­tro­lar.

Cuan­do la víc­ti­ma em­pie­za a con­tar lo que le pa­sa, a ha­blar con

una ami­ga, un psi­có­lo­go, as­tró­lo­go, te­ra­peu­ta, etc., em­pie­za a dar­se cuen­ta del cal­va­rio que vi­ve. El de­pre­da­dor quie­re po­seer­la en to­dos los sen­ti­dos por­que es “su pre­sa”. Pe­ro no es un sen­ti­mien­to de amor, ya que el de­pre­da­dor no co­no­ce ese sen­ti­mien­to. Es una ne­ce­si­dad de te­ner el ab­so­lu­to do­mi­nio del otro.

Por otro la­do, la víc­ti­ma da mu­chas ex­pli­ca­cio­nes, siem­pre sien­te que es­tá en fal­ta por­que el ma­ni­pu­la­dor se las in­ge­nia pa­ra que la víc­ti­ma dé to­da la in­for­ma­ción pa­ra po­der con­tro­lar más.

Lo pri­me­ro que tie­ne que ha­cer la víc­ti­ma es dar res­pues­tas es­cue­tas. Siem­pre hu­bo ma­ni­pu­la­do­res de am­bos se­xos, aun­que es más co­mún en los hom­bres. Es muy di­fí­cil que el ma­ni­pu­la­dor cam­bie. Y fren­te a cual­quier si­tua­ción de cri­sis tra­ta­rá de re­sol­ver­la con ma­ni­pu­la­ción. El de­pre­da­dor bus­ca víc­ti­mas ape­te­ci­bles. Las víc­ti­mas son siem­pre bon­da­do­sas, ge­ne­ro­sas, vi­ta­les, fres­cas y él, ¡las en­vi­dia pro­fun­da­men­te! Si fi­nal­men­te la víc­ti­ma, des­pués de un lar­go cal­va­rio, lo­gra se­pa­rar­se, des­cu­bre que em­pie­za a reír­se nue­va­men­te.

¿Có­mo ac­túa el de­pre­da­dor?

Es in­ca­paz de amar de la for­ma en que la ma­yo­ría de las per­so­nas en­tien­de por amor. El de­pre­da­dor ge­ne­ra una pla­cen­ta in­vi­si­ble pa­ra el res­to de la gen­te.

Se mues­tran nor­ma­les, bue­na gen­te y real­men­te en­can­ta­do­res. Aun­que no son so­cia­bles, en una reunión van a es­tar aten­tos a las ne­ce­si­da­des de los due­ños de ca­sa pa­ra gran­jear­se la bue­na es­ti­ma de los mis­mos.

El ob­je­ti­vo es el des­mo­ro­na­mien­to de la víc­ti­ma.

Nun­ca ol­vi­des que el de­pre­da­dor hu­mano o vam­pi­ro emo­cio­nal de­pre­da al más ap­to, no al mas dé­bil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.