LOS ENAMORADOS

Horoscopo - - Iniciación Al Tarot -

Es­te Ar­cano re­pre­sen­ta amor, com­ple­ti­tud, elec­ción, ten­ta­ción y com­pro­mi­so. La elec­ción se de­be­rá ha­cer co­nec­tán­do­nos más con la in­tui­ción que con el in­te­lec­to. Es­ta car­ta sim­bo­li­za; Ins­pi­ra­ción, com­pa­ñe­ros ver­da­de­ros, bús­que­da de la to­ta­li­dad, el po­der del amor y su ma­ne­jo, re­la­ción pa­ra­di­sía­ca, de­seo ro­mán­ti­co, atrac­ción por otra per­so­na, to­mar una de­ci­sión, sa­ber lo que te be­ne­fi­cia y per­ju­di­ca, de­seo de unión. Cuan­do apa­re­ce “Los Enamorados” in­di­ca que es el tiem­po de to­mar una de­ci­sión, a ve­ces cru­cial, así co­mo la im­por­tan­cia de se­guir los dic­ta­dos de la in­tui­ción ana­li­zan­do con su­mo cui­da­do las di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des que se pre­sen­ten. Alu­de a la ca­pa­ci­dad de dar­te cuen­ta de tus pro­pios sen­ti­mien­tos, ya que una ver­da­de­ra vi­sión in­ter­na re­sol­ve­rá

el pro­ble­ma, que es una elec­ción mo­ral y que de­pen­de­rá de la ma­du­rez que ten­gas. Per­so­ni­fi­ca al signo de Gé­mi­nis. El 6 (que re­pre­sen­ta a Los Enamorados) li­ga­do a Ve­nus re­pre­sen­ta la ar­mo­nía, la be­lle­za y el de­seo de agra­dar . Men­te co­ra­zón y es­pí­ri­tu se unen en ar­mo­nía.

Ta­rea: ¿Es­toy te­nien­do una re­la­ción ade­cua­da con­mi­go y con el mun­do?

Me­di­ta­ción An­tes de es­cu­char es­ta me­di­ta­ción po­né una mú­si­ca sua­ve del ti­po new age, só­lo ins­tru­men­tal. Apa­gá los te­lé­fo­nos. Ob­ser­vá de­te­ni­da­men­te la car­ta de los Enamorados, ve ca­da de­ta­lle.

Adán y Eva es­tán des­nu­dos en el pa­raí­so an­tes de la caí­da. A la de­re­cha se en­cuen­tra el ár­bol de la vi­da y a la iz­quier­da, el ár­bol del co­no­ci­mien­to, al cual es­tá en­ros­ca­da la ser­pien­te. En­ci­ma de ellos se en­cuen­tra Rafael, el ángel guar­dián de Los Enamorados, que ben­di­ce a los dos y so­bre­to­do es­tá el Sol bri­llan­do con to­da su fuer­za. La mon­ta­ña al fon­do re­pre­sen­ta la me­ta o tam­bién la unión en­tre el cie­lo y la tie­rra. Sen­ta­te de­re­cho con los pies apo­ya­dos en el sue­lo y las pal­mas abier­tas so­bre tus pier­nas. Ce­rrá los ojos. Al prin­ci­pio, só­lo te co­nec­ta­rás con la res­pi­ra­ción, con el ai­re que pe­ne­tra y con el ai­re que sa­le por tu na­riz, va­rias ve­ces. Es­tás en­tran­do len­ta­men­te en tu tem­plo in­te­rior.

Vi­sua­li­zá la car­ta de Los Enamorados cla­ra­men­te. Ob­ser­vá que en­tra en tu co­ra­zón, sen­tí que Los En­mo­ra­dos inun­dan to­do tu cuer­po por den­tro. Sen­tí que sos Los Enamorados. Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da. Co­nec­ta­te con la de­ci­sión li­bre que sien­te tu co­ra­zón. Sen­tí la su­pera­ción de los contrastes o con­tra­dic­cio­nes. Sen­tí que te­nés la ca­pa­ci­dad pa­ra dis­cer­nir tus pro­pios sen­ti­mien­tos y que una vi­sión in­ter­na re­sol­ve­rá el pro­ble­ma.

Vos sos Los Enamorados. Vos sos el amor. Sen­tí que sos Los Enamorados y te de­cís in­ter­na­men­te, tres ve­ces: “Acep­to el apren­di­za­je que el amor me trae en ca­da ins­tan­te del ca­mino.”

Ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da, len­ta­men­te abrís los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.