LA FUER­ZA

Horoscopo - - Iniciación Al Tarot -

Re­pre­sen­ta la fuer­za, el co­ra­je, el au­to­co­no­ci­mien­to, la com­pa­sión, la ener­gía vi­tal, la lu­ju­ria, la vi­da, el amor y to­da la crea­ción. Va­lor pa­ra de­fen­der tus con­vic­cio­nes. Ha­bla de que de­be­rás pre­pa­rar­te pa­ra en­fren­tar cual­quier ame­na­za con de­ter­mi­na­ción. Ha lle­ga­do la ho­ra de for­zar las co­sas. Au­to­con­trol de tu fuer­za. Sos el es­pí­ri­tu que do­mi­na a la bes­tia. Es­te po­der de­be ser usa­do en for­ma co­rrec­ta. Cuan­do sa­ques es­ta car­ta de­be­rás es­tar pre­pa­ra­do pa­ra per­do­nar y ol­vi­dar, pa­ra acep­tar que al­guien ne­ce­si­ta más es­pa­cio. Es ho­ra de ana­li­zar cal­ma­da­men­te la ra­bia aje­na o la tu­ya pro­pia. ¿Te sen­tís frus­tra­do? ¿Con­si­de­ras que no con­tro­lás una si­tua­ción y en­ton­ces te sen­tís vul­ne­ra­ble? Si la pre­gun­ta es­tá re­la­cio­na­da con el amor, pen­sá si es­tás en­tre­gan­do

de­ma­sia­do de vos o no es­tás re­ci­bien­do na­da de tu pa­re­ja. Alu­de al signo de Leo.

Ta­rea: ¿Soy yo el que do­mi­na a la bes­tia, o al re­vés?

Me­di­ta­ción An­tes de es­cu­char es­ta me­di­ta­ción po­né una mú­si­ca sua­ve del ti­po new age só­lo ins­tru­men­tal. Apa­gá los te­lé­fo­nos.

Ob­ser­vá de­te­ni­da­men­te la car­ta de La Fuer­za, ve ca­da de­ta­lle. Una señora ves­ti­da de blan­co de pie de­lan­te de un cam­po fér­til con un fon­do do­ra­do, aman­sa a un león. Le cie­rra las fau­ces y lo con­du­ce su­je­to con una guir­nal­da de flo­res. En­ci­ma de su ca­be­za flo­ta una lem­nis­ca­ta (∞, sím­bo­lo del in­fi­ni­to). La mu­jer tie­ne el ar­te de crear una ar­mo­nía en­tre el hombre y el ani­mal. Sim­bó­li­ca­men­te, sig­ni­fi­ca la paz en­tre la na­tu­ra­le­za ci­vi­li­za­da y la par­te ani­mal del ser hu­mano. La lem­nis­ca­ta re­pre­sen­ta el lo­gro de es­ta unión vi­va y du­ra­de­ra. El ani­mal (re­pre­sen­ta lo ins­tin­ti­vo) que apa­re­ce en la car­ta y que no ha si­do es­tran­gu­la­do, sino do­ma­do y acep­ta­do, re­pre­sen­ta la vi­ta­li­dad, la pa­sión sa­na y la ale­gría de vi­vir.

Sen­ta­te de­re­cho con los pies apo­ya­dos en el sue­lo y las pal­mas abier­tas so­bre tus pier­nas. Ce­rrá los ojos. Al prin­ci­pio só­lo te co­nec­ta­rás con la res­pi­ra­ción, con el ai­re que pe­ne­tra y con el ai­re que sa­le por tu na­riz, va­rias ve­ces. Es­tás en­tran­do len­ta­men­te en tu tem­plo in­te­rior.

Vi­sua­li­zá la car­ta de La Fuer­za cla­ra­men­te. Ob­ser­vá que en­tra en tu co­ra­zón, sen­tí que La Fuer­za inun­da to­do tu cuer­po por den­tro. Sen­tí que sos La Fuer­za. Ha­cé una res­pi­ra­ción pro­fun­da.

Co­nec­ta­te con tu va­lor, tu fuer­za, con la in­ter­eac­ción en­tre tus fuer­zas men­ta­les y emo­cio­na­les, con el con­trol de la pa­sión y la de­rro­ta de los im­pul­sos ba­jos. Vos sos La Fuer­za. Vos sos la de­di­ca­ción, el com­pro­mi­so, la vi­ta­li­dad, la pa­sión, la ener­gía se­xual... Sen­tí que sos La Fuer­za y te de­cís in­ter­na­men­te, tres ve­ces: “Apren­do a dis­tin­guir con lu­ci­dez. Me guío con amor a tra­vés de los im­pul­sos.”

Ha­cés una res­pi­ra­ción pro­fun­da, len­ta­men­te abrís los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.