Cán­cer

21 DE JU­NIO AL 22 DE JU­LIO

Horoscopo - - Índice -

En Cán­cer, la ener­gía se es­ta­bi­li­za, for­ma un mo­vi­mien­to en­vol­ven­te y crea un in­te­rior. Es la ba­se, la fa­mi­lia y el in­cons­cien­te. Si to­má­se­mos a la rue­da zo­dia­cal co­mo la evo­lu­ción de un ser hu­mano des­de el ini­cio, el pri­mer signo Aries re­pre­sen­ta­ría a un be­bé pe­ro, des­pués de que el be­bé na­ció Aries, es­te se da cuen­ta de que po­see el pe­cho de la ma­dre. Por pri­me­ra vez, el ser se per­ca­ta de que po­see “al­go”. Jus­ta­men­te, “te­ner” es ener­gía de Tau­ro. Pe­ro, lue­go de que el be­bé sa­be que tie­ne “al­go” se da cuen­ta de que hay al­guien que es­tá me­ro­dean­do a su al­re­de­dor, des­cu­bre al her­ma­ni­to (si no hay her­mano, se­rán otras per­so­nas del en­torno fa­mi­liar). Es­ta vi­ven­cia de con­san­gui­ni­dad, de que hay al­guien más y que se pue­de re­la­cio­nar es pro­pia de la ener­gía de Gé­mi­nis. Es de­cir, des­cu­bri­mos la co­mu­ni­ca­ción.

Des­pués de ha­ber vi­vi­do la ex­pe­rien­cia de Gé­mi­nis (her­mano, pa­rien­te) el be­bé se da cuen­ta de que hay un ho­gar, una fa­mi­lia, ali­men­to, his­to­ria, ca­lor de ho­gar, per­te­nen­cia. In­gre­sa­mos al mun­do de las emo­cio­nes. Es­ta­mos en Cán­cer.

Ver­bo que lo de­fi­ne: “Yo sien­to”. Sen­tir. Re­gi­do por: La Lu­na. Aso­cia­da con De­mé­ter, la dio­sa de la fer­ti­li­dad, la Ma­dre de to­das las co­sas vi­vien­tes.

Cua­li­da­des: Pro­tec­ción, tra­di­ción, afec­ti­vi­dad, nu­trir, cui­dar, per­te­ne­cer, pa­tria, pa­sa­do, afec­tos, emo­cio­nes, per­cep­ción del ca­ri­ño, no so­por­ta no ser que­ri­do. Ac­ti­tud de­fen­si­va, mie­do al mun­do ex­terno y a no per­te­ne­cer, ca­pri­chos, cam­bios emo­cio­na­les, vul­ne­ra­ble, mie­do­so.

Ocu­pa­cio­nes: Li­te­ra­tos, poe­tas, mú­si­cos, ca­za­do­res o via­je­ros, pes­ca­do­res, co­ci­ne­ros, chefs, peo­nes de lim­pie­za, mu­ca­mas, ven­de­do­res am­bu­lan­tes, di­rec­tor de dia­rio, baby­sit­ters, psi­có­lo­gos, etc. Ri­ge: Es­tó­ma­go, pe­chos fe­me­ni­nos, glán­du­las. Sím­bo­lo: El poe­ta, la ma­dre.

Es­tí­mu­lo: Ser so­lí­ci­to, sen­tir­se útil, ser am­bi­cio­so. Mi­sión en la vi­da: Lo­grar la­zos emo­cio­na­les y ex­pre­sar hon­du­ra en los sen­ti­mien­tos. Ído­los: Per­so­na­jes his­tó­ri­cos ro­mán­ti­cos, gran­des poe­tas. As­pec­to ne­ga­ti­vo (som­bra): El ni­ño eterno, la ma­dre vie­ja. An­he­lo: Es­ta­bi­li­dad y se­gu­ri­dad emo­cio­nal. Di­fi­cul­tad: Ne­gar­se a ser adul­to, es­ca­par­se con la ima­gi­na­ción.

Cán­cer es una ener­gía que ne­ce­si­ta con­te­ner, nu­trir y dar amor. Son sen­si­bles y ro­mán­ti­cos. Tie­nen ac­ce­so a las imá­ge­nes del al­ma que ex­pe­ri­men­tan en sue­ños. Se pro­te­gen a sí mis­mos de su pro­pio mie­do ro­deán­do­se de gen­te co­mo un es­cu­do de­fen­si­vo, unien­do a las per­so­nas a tra­vés de la ayu­da y la so­li­da­ri­dad. El eje cen­tral de Cán­cer es la fa­mi­lia, que le ofre­ce la se­gu­ri­dad que ne­ce­si­ta. Si no fue­ra por sus gran­des am­bi­cio­nes, ja­más de­ja­ría ese lu­gar pro­tec­tor.

Es­te año, la abun­dan­cia (Jú­pi­ter) pro­ven­drá de un signo afín, Es­cor­pio. Ten­drás una pro­fun­da ne­ce­si­dad de ser al­guien (co­mo en el mun­do del es­pec­tácu­lo), de ex­pre­sar de for­ma crea­ti­va al­go im­por­tan­te.

Es­ta­rás do­ta­do de un ma­yor mag­ne­tis­mo y se­duc­ción. Bai­lar, ac­tuar, pin­tar, es­cri­bir, se­rán bue­nas for­mas de ca­na­li­zar tu ta­len­to. Pa­ra las mu­je­res, en­con­trar una dan­za que ten­ga adi­ta­men­tos sen­sua­les co­mo las dan­zas árabes se­rá be­ne­fi­cio­so, tam­bién prac­ti­car po­le dan­ce, ba­cha­ta, zum­ba, tan­go, en­tre otras.

En mu­chos ca­sos, la lle­ga­da de un hi­jo tam­bién es­ta­rá re­la­cio­na­do con es­te in­gre­so de Jú­pi­ter, en otros, el ini­cio de un nue­vo amor o la ne­ce­si­dad de di­ver­tir­te con una re­la­ción.

Los que ya tie­nen hi­jos sen­ti­rán que el pri­mer hi­jo es­tá vi­vien­do una eta­pa de ex­pan­sión en su iden­ti­dad y mu­chos has­ta pro­ba­rán suer­te en el ex­tran­je­ro o dis­fru­ta­rán de via­jes. Lo me­jor ven­drá con el dis­fru­te, de la vi­da, el amor y el ar­te. Por otro la­do, Sa­turno, des­de di­ciem­bre del año pa­sa­do in­gre­só en tu opues­to Ca­pri­cor­nio. Ver la reali­dad de tus re­la­cio­nes más com­pro­me­ti­das (pa­re­ja, so­cie­da­des, amis­ta­des ín­ti­mas) se­rá lo que te

es­truc­tu­re. Si en la re­la­ción con el otro hay amor ver­da­de­ro, el víncu­lo se vol­ve­rá in­des­truc­ti­ble y Sa­turno lo afian­za­rá co­mo nun­ca. Por el con­tra­rio, si no hay amor de ver­dad Sa­turno mos­tra­rá la reali­dad y no ha­brá na­da que ha­cer...

Ade­más Mar­te, el pla­ne­ta de la ac­ción y el de­seo, y Plu­tón, el de las gran­des trans­for­ma­cio­nes, tam­bién es­ta­rán en Ca­pri­cor­nio, con lo cual el desafío se­rá: ¿Apren­de­ré a es­truc­tu­rar­me y cum­plir con mis ob­je­ti­vos? ¿Lo­gra­ré un con­tra­to só­li­do y per­du­ra­ble en el tiem­po?

Es­tas pre­gun­tas po­drán te­ner una res­pues­ta po­si­ti­va só­lo si me con­cen­tro, me ha­go car­go, ten­go pa­cien­cia y de­jo de pro­yec­tar mi po­der per­so­nal en los otros pa­ra asu­mir­lo co­mo pro­pio.

Urano, el pla­ne­ta de lo nue­vo y de la in­de­pen­den­cia, con­ti­nua­rá en ten­sión con tu signo has­ta el 14 de ma­yo. Ha­ce años que te vie­ne pi­dien­do que te pa­res en un nue­vo lu­gar so­cial y/o pro­fe­sio­nal. En que lo ha­yas lo­gra­do o no es­ta­rá el re­sul­ta­do de có­mo te sien­tas hoy. Si con­se­guis­te ocu­par un nue­vo lu­gar, ya sea por­que cam­bias­te de tra­ba­jo, ini­cias­te un nue­vo es­tu­dio, te mu­das­te de país o lo­gras­te un gi­ro fun­da­men­tal en tu vi­da, ha­brás ca­na­li­za­do bien la ener­gía. Si no hi­cis­te na­da de es­to, se­gu­ra­men­te la an­sie­dad y los cam­bios de gol­pe que ha­brás vi­vi­do o es­ta­rás vi­vien­do no te ha­rán sen­tir muy bien. Por eso es im­por­tan­te que te ha­gas cons­cien­te de que rea­li­zar un cam­bio en tus as­pi­ra­cio­nes es cru­cial, ya que tu al­ma pi­de una me­ta nue­va. En­tre el 15 de ma­yo y el 5 de no­viem­bre ten­drás un atis­bo de lo que la ener­gía de Urano va a mos­trar­te en los pró­xi­mos años ya que Urano pa­sa­rá a Tau­ro por unos me­ses, y es­te acon­te­ci­mien­to trae­rá una re­no­va­ción en tus pro­yec­tos, gru­pos, amis­ta­des o clien­te­la.

Es pro­ba­ble que al­guien te acer­que un li­bro o es­cu­ches una con­ver­sa­ción que te apor­te un dato en la cual y por la cual te ins­pi­res a rea­li­zar un nue­vo hobby, tra­ba­jo, pro­yec­to, cau­sa, etc. Es­to ter­mi­na­rá sien­do tu nue­va as­pi­ra­ción y leit­mo­tiv en tu vi­da.

Nep­tuno, el pla­ne­ta de la sen­si­bi­li­dad, con­ti­nua­rá en un signo afín (Pis­cis) ayu­dán­do­te a rea­li­zar es­tu­dios que se co­nec­ten con el he­mis­fe­rio de­re­cho de tu ca­be­za, es de­cir, lo que es­té re­la­cio­na­do con la emo­ti­vi­dad, es­pi­ri­tua­li­dad y/o ar­te. Tam­bién los via­jes al ex­te­rior

co­bra­rán un sig­ni­fi­ca­do tras­cen­den­te y has­ta mís­ti­co.

Plu­tón, co­mo te di­je an­te­rior­men­te, es­tá lo­gran­do un ver­da­de­ro cam­bio en el mun­do de tus re­la­cio­nes. Se es­tá trans­for­man­do una vie­ja es­truc­tu­ra y to­do de­be­rá lle­var­te a que lo­gres un me­jor po­si­cio­na­mien­to en el víncu­lo con el otro. De lo con­tra­rio, po­drías per­ci­bir el pe­so de la au­to­ri­dad del otro y sen­tir­te dis­mi­nui­do. Por eso es ne­ce­sa­rio que re­co­bres tu fuer­za y te pa­res en un nue­vo lu­gar en tus víncu­los.

Mer­cu­rio, el pla­ne­ta de la in­te­li­gen­cia, en­tre el 12 y el 28 de ju­nio te trae­rá un ex­ce­len­te mo­men­to pa­ra de­mos­trar tu gran me­mo­ria, tu adap­ta­bi­li­dad y tu ca­pa­ci­dad de rea­li­zar ne­go­cios. Po­drás desa­rro­llar tus con­di­cio­nes pa­ra la li­te­ra­tu­ra y has­ta po­drás rea­li­zar al­gún via­je por agua.

En cuan­to al amor, Ve­nus, es­ta­rá en tu signo en­tre el 19 de ma­yo y el 12 de ju­nio. Es­ta­rás más so­ña­dor, con an­he­los y de­seos de ar­mo­nía, uni­fi­ca­ción e in­ter­cam­bio es­pi­ri­tual y fí­si­co.

De to­das ma­ne­ras Jú­pi­ter, al es­tar en bue­nos as­pec­tos con tu Sol, te ayu­da­rá a una ex­pan­sión en el te­rreno afec­ti­vo, siem­pre y cuan­do in­te­gres los pla­ne­tas du­ros co­mo Mar­te, Plu­tón y Sa­turno. Es de­cir, de­ján­do­los de pro­yec­tar y ha­cién­do­te car­go de vos. Un es­pe­cial pe­río­do a te­ner en cuen­ta po­drá ser en­tre el 30 de ma­yo y el 2 de ju­nio.

Los no­dos, que ha­blan de la sín­te­sis de la Car­ta Na­tal, me in­for­man que al es­tar en Leo, ocu­par­te de tus ne­go­cios y ge­ne­rar in­gre­sos se­rá tam­bién el desafío del año, no obs­tan­te, a par­tir del 7 de no­viem­bre, el no­do nor­te (que es lo que más ve­ni­mos a ex­pre­sar) pa­sa­rá a Cán­cer y sen­ti­rás que se­rá muy im­por­tan­te que te re­co­nec­tes con vos mis­mo pa­ra ex­pre­sar tus ta­len­tos y de­jes atrás la de­pen­den­cia y en mu­chos ca­sos los con­flic­tos con el otro.

Por otra par­te, Jú­pi­ter cam­bia­rá de signo, y a par­tir del 8 de no­viem­bre con su in­gre­so a Sa­gi­ta­rio te pro­te­ge­rá en el ám­bi­to la­bo­ral con co­la­bo­ra­do­res y sub­al­ter­nos.

En el ca­so de ha­ber te­ni­do una en­fer­me­dad, Jú­pi­ter en es­ta po­si­ción te au­gu­ra pro­tec­ción y ayu­da en los tra­ta­mien­tos.

La Re­vo­lu­ción So­lar que co­mien­za el 20 de mar­zo del 2018

ra­ti­fi­ca que el apren­di­za­je es­ta­rá da­do por la se­rie­dad, con­cen­tra­ción y trans­for­ma­ción en el víncu­lo con el otro.

Bri­lla­rás ex­pre­san­do tu iden­ti­dad y pen­sa­rás y crea­rás nue­vas for­mas de plan­tar­te en la vi­da a ni­vel so­cial y/o pro­fe­sio­nal. El ni­do lo ha­rás con tus ami­gos que es­ta­rán re­la­cio­na­dos a es­tos cam­bios so­cia­les o pro­fe­sio­na­les. Sa­lir de la de­pen­den­cia se­rá cla­ve, co­mo así tam­bién di­ver­tir­te, pe­ro sin co­me­ter ex­ce­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.