La Ar­gen­ti­na

Horoscopo - - Índice -

Co­mo ven­go anun­cian­do ha­ce años, len­ta­men­te es­ta­mos vi­vien­do un pro­ce­so de pro­fun­do cam­bio en nues­tro país (en Re­vis­ta No­ti­cias del 13 de di­ciem­bre 2014, pre­di­je que Mau­ri­cio Ma­cri se­ría nues­tro pró­xi­mo Pre­si­den­te). Pe­ro tam­bién qui­sie­ra re­cor­dar el año 2002, cuan­do in­vi­ta­da al vie­jo pro­gra­ma de te­le­vi­sión por ca­ble “P y E” (“Po­lí­ti­ca y Eco­no­mía”), un re­co­no­ci­do eco­no­mis­ta nos pre­gun­tó al ai­re a una fa­mo­sa ta­ro­tis­ta y a mí: “Quién va a ser el pró­xi­mo Pre­si­den­te?”. Era Di­ciem­bre del 2002, se acer­ca­ban las elec­cio­nes y to­do el mun­do de­cía que ga­na­ba Car­los Me­nem. El con­duc­tor le pre­gun­tó a la ta­ro­tis­ta y ella con­tes­tó: “Ga­na­rá Me­nem”. Lue­go me pre­gun­tó a mí y di­je:” Vie­ne al­guien nue­vo a la Ar­gen­ti­na”. “¿Pe­ro quién es?”, in­sis­tió el en­tre­vis­ta­dor. Des­pués de re­pe­tir que era al­guien no co­no­ci­do pa­ra no­so­tros, fi­nal­men­te di­je: “Nés­tor Kirch­ner”. Era al­go tan im­pen­sa­do pa­ra nues­tra reali­dad de ese mo­men­to, que el eco­no­mis­ta no me con­tes­tó y atra­ve­san­do el es­tu­dio con­ti­nuó pre­gun­tan­do a otros in­vi­ta­dos so­bre otros te­mas. Lo que acon­te­ció en esas elec­cio­nes to­dos lo sa­be­mos, al­go no pre­vis­to ocu­rrió en esas vo­ta­cio­nes. Y el re­sul­ta­do fue el que pre­di­je. Lo gra­cio­so de la anéc­do­ta es que 12 años más tar­de, es de­cir en di­ciem­bre de 2014, era el día 30 y co­mo sue­le ocu­rrir pa­ra fin de año, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán ávi­dos por las pre­dic­cio­nes as­tro­ló­gi­cas. Así es que es­ta­ba ha­cien­do mi pe­ri­plo por los ca­na­les has­ta que ter­mi­né a la tar­de, bien tar­de, en C5N. Ter­mi­né de dar los pro­nós­ti­cos pa­ra los sig­nos en un no­ti­cie­ro y una pro­duc­to­ra, a la que no co­no­cía, co­rrien­do me pi­dió si po­día ir a la ra­dio (que es­tá al la­do). Me di­je, bueno, “hi­ce 10, ha­ga­mos 11”, sin sa­ber real­men­te a qué pro­gra­ma me iba a di­ri­gir. Cuan­do lle­gué, pa­ra mi gran sor­pre­sa el pro­gra­ma de ra­dio era del mis­mo eco­no­mis­ta que 12 años atrás me ha­bía pre­gun­ta­do por las elec­cio­nes an­tes men­cio­na­das. Cuan­do se per­ca­tó de quién era yo, re­cor­da­mos lo su­ce­di­do (fue­ra del ai­re) y me pre­sen­tó con eu­fo­ria. En un mo­men­to del cor­te, cuan­do va la pu­bli­ci­dad, el eco­no­mis­ta, cu­yo res­pe­to yo pa­ra ese en­ton­ces ya me ha­bía ga­na­do, me pre­gun­tó quién creía yo que iba a ga­nar en las pró­xi­mas elec­cio­nes, y aco­tó: “¡Que in­creí­ble,

siem­pre te veo cuan­do vie­ne una vo­ta­ción im­por­tan­te! Y agre­gó: “por­que pa­ra mí, va a ga­nar Mas­sa...”. “No, Ma­cri”, di­je yo. Y él, aga­rrán­do­se la ca­be­za, bal­bu­ceó: “¿Ma­cri...?” A ve­ces pien­so que soy una irre­ve­ren­te.

Ha­blan­do en se­rio, soy as­tró­lo­ga, amo lo que ha­go, e in­ten­to ser lo más ob­je­ti­va po­si­ble cuan­do se tra­ta de ha­cer una pre­dic­ción, sin ban­de­rías po­lí­ti­cas ni sim­pa­tías. plu­tón, el pla­ne­ta hon­da­men­te trans­for­ma­dor, vie­ne to­can­do la Lu­na en la Car­ta Na­tal de la Ar­gen­ti­na.

Pen­se­mos... As­tro­ló­gi­ca­men­te, la Lu­na siem­pre re­pre­sen­ta el pa­sa­do, es nues­tra par­te in­fan­til. La Lu­na es el pueblo. Es nues­tra his­to­ria. Son nues­tras emo­cio­nes. Es un vie­jo lu­gar “có­mo­do”, pe­ro que siem­pre ter­mi­na re­sul­tan­do in­có­mo­do si no evo­lu­cio­na­mos.

Por­que de “la Lu­na” to­dos no­so­tros de­be­mos apren­der a sa­lir, es de­cir, sa­lir de nues­tra par­te vie­ja co­no­ci­da in­fan­til. No só­lo a ni­vel per­so­nal, si no a ni­vel país. Por­que la Lu­na es lo atá­vi­co. No re­pre­sen­ta la evo­lu­ción. La Lu­na en la Car­ta Na­tal de nues­tro país es­tá a 19 gra­dos de Ca­pri­cor­nio y es­tá en opo­si­ción al Sol en Cán­cer , ya que el Ac­ta de la In­de­pen­den­cia se fir­mó el 9 de Ju­lio de 1816 en San Mi­guel de Tu­cu­mán, a las 12:04 p.m.

El Sol re­pre­sen­ta a nues­tros go­ber­nan­tes. La Lu­na, co­mo es­cri­bí más arri­ba, al pueblo.

La Lu­na en Ca­pri­cor­nio siem­pre re­pre­sen­tó un pueblo que su­po de pri­va­cio­nes (no nos ol­vi­de­mos que es­te país vie­ne de los in­mi­gran­tes). Por­que sa­be­mos que li­te­ral­men­te, co­mo se sue­le de­cir, vi­nie­ron con “una mano atrás y otra ade­lan­te”. O sea que siem­pre el te­ma eco­nó­mi­co es­tu­vo en nues­tros ge­nes. Pe­ro si nos con­cen­trá­ba­mos en ga­nar di­ne­ro, y éra­mos crea­ti­vos, es­te país nos iba a pro­te­ger. Los in­mi­gran­tes que po­bla­ron nues­tra tie­rra tu­vie­ron que con­cen­trar­se en ge­ne­rar in­gre­sos, ser crea­ti­vos y tra­ba­jar. El re­sul­ta­do fue que dé­ca­das más tar­de, es­tos mis­mos in­mi­gran­tes en la ma­yo­ría de los ca­sos lo­gra­ron po­si­cio­nar­se, otros se hi­cie­ron mi­llo­na­rios y los me­nos fra­ca­sa­ron. Pa­sa­ron mu­chos go­bier­nos y siem­pre se ex­pre­só es­ta opo­si­ción de la Lu­na opues­ta al Sol en la Car­ta As­tral de Ar­gen­ti­na. Es de­cir, siem­pre el pueblo es­tu­vo opues­to a sus go­ber­nan­tes y los go­ber­nan­tes pa­re­cían es­tar en una es­pe­cie de cú­pu­la, que no en­ten­dían las ne­ce­si­da­des del pueblo. ¿Co­mo

se re­sol­ve­ría es­ta eter­na opo­si­ción? A tra­vés del As­cen­den­te, que es una ener­gía “nue­va” que hay que apren­der a in­tro­du­cir, si que­re­mos que el des­tino cam­bie y nos trai­ga otra co­sa.

Aho­ra bien..., ¿qué re­pre­sen­ta un As­cen­den­te en Li­bra en la Car­ta Na­tal de un país? Es un desafío, no es la Lu­na, que es lo fá­cil, vie­jo co­no­ci­do. El As­cen­den­te en Li­bra re­pre­sen­ta el “to­dos so­mos”, las alian­zas, las ver­da­de­ras unio­nes, el en­con­trar el pun­to en co­mún, po­der com­par­tir de una ma­ne­ra edu­ca­da.

A Li­bra le en­can­tan las bue­nas ma­ne­ras. Pe­ro si nues­tro pueblo to­do no ex­pre­sa­ba es­to, al­guien lo iba a ex­pre­sar por él. En al­gu­nos mo­men­tos apa­re­cie­ron lí­de­res que nos se­du­je­ron con “can­tos de si­re­na” y en­car­na­ron esa ener­gía li­bria­na, tra­tan­do de unir to­do. Pe­ro no des­de un pro­fun­do cam­bio don­de el amor al pró­ji­mo fue­ra el ver­da­de­ro mo­ti­vo.

El As­cen­den­te en Li­bra es nues­tro. No­so­tros nos te­ne­mos que ha­cer car­go co­mo pueblo, e ir en pos de la jus­ti­cia, eso es Li­bra, tam­bién. No nos ol­vi­de­mos que el sím­bo­lo de Li­bra es la ba­lan­za de la jus­ti­cia.

En el cie­lo es­ta­mos vi­vien­do un as­pec­to de ten­sión en los úl­ti­mos años don­de la con­cien­cia so­cial del pueblo cam­bió (Urano, el pla­ne­ta de los cam­bios tran­si­tan­do por Ca­sa VII). Y Plu­tón so­bre la Lu­na ha­cien­do opo­si­ción al Sol, el pueblo pi­de jus­ti­cia, que va­ya pre­so quien ten­ga que ir. Y es­to es una co­rrien­te que ha­rá que la ba­lan­za em­pie­ce a equi­li­brar­se.

Es­te pro­fun­do cam­bio ha­rá que al­go muy vie­jo ter­mi­ne. Co­mo ex­pu­se en mi li­bro Ho­rós­co­po 2015 (es­cri­to en el 2014) “A par­tir de mar­zo de 2017 y has­ta di­ciem­bre de 2018, Plu­tón se pon­drá so­bre la Lu­na na­tal del país en Ca­pri­cor­nio, abrien­do las puer­tas a un tiem­po de cam­bios pro­fun­dos, don­de las raí­ces, el pa­sa­do, al­go ges­ta­do du­ran­te mu­cho tiem­po, se­rán re­no­va­dos.” Y aho­ra di­go: Un vie­jo par­ti­do se des­mem­bra­rá. Pe­ro tam­bién el pueblo le exi­gi­rá jus­ti­cia a sus go­ber­nan­tes. Sa­turno, el pla­ne­ta que re­pre­sen­ta el lí­mi­te, in­gre­só en Ca­pri­cor­nio y tran­si­ta por la Ca­sa III. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se­rán ca­da vez más es­tric­tos en lo que co­mu­ni­quen o de lo con­tra­rio, re­ci­bi­rán san­cio­nes. El pueblo se vol­ve­rá fis­cal, exi­gi­rá sus de­re­chos. Se ha­rá cum­plir lo que ju­ran los fun­cio­na­rios pú­bli­cos. “Ju­ro por es­tos san­tos Evan­ge­lios..., y si no lo

hi­cie­re, Dios y la pa­tria me lo de­man­den”. El pueblo ha­rá oír su voz a tra­vés de to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, re­des so­cia­les in­clui­das con gran ebu­lli­ción. Y la pa­tria de­man­da­rá a los fun­cio­na­rios co­rrup­tos. La ex pre­si­den­te Cris­ti­na Fer­nán­dez ten­drá un gran apren­di­za­je. Es pro­ba­ble la caí­da de su pro­pio par­ti­do. Los ami­gos o com­pa­ñe­ros la de­ja­rán so­la. Y a par­tir de su cum­plea­ños (19 de Fe­bre­ro 2018) es po­si­ble que adop­te una pos­tu­ra de “vic­ti­mi­za­ción” (As­cen­den­te de Re­vo­lu­ción So­lar en Pis­cis con Ste­llium en Pis­cis en cua­dra­tu­ra a Mar­te).

En la Car­ta y Re­vo­lu­ción So­lar de nues­tro país, Jú­pi­ter en Es­cor­pio con­ti­nua­rá des­ta­pan­do lo ocul­to en los te­mas en los que más le gus­ta in­cur­sio­nar: di­ne­ro, se­xo, fu­sio­nes y con­flic­tos. Las aso­cia­cio­nes ilí­ci­tas con­ti­nua­rán po­nién­do­se al des­cu­bier­to. Los gre­mios con­ti­nua­rán vi­vien­do una eta­pa de “fin y prin­ci­pio”. Sal­drá a la luz lo tur­bio. Ha­brá pro­fun­dos cam­bios en las di­ri­gen­cias.

La Ar­gen­ti­na vi­vi­rá un gran re­na­ci­mien­to, en es­tos pró­xi­mos años, pe­ro te­ne­mos que te­ner pa­cien­cia. Es­te re­na­ci­mien­to no se­rá so­la­men­te de­jan­do lo ne­ga­ti­vo atrás. Vol­ve­re­mos a in­te­grar­nos. El es­pí­ri­tu se lim­pia­rá y se res­tau­ra­rá. Per­ma­ne­ce­rá igual, pe­ro di­fe­ren­te. Ha­bre­mos des­per­ta­do de la anes­te­sia que nos im­pi­dió ver la reali­dad por tan­tas dé­ca­das. Ac­tua­re­mos nues­tro As­cen­den­te en Li­bra no des­de la se­duc­ción de los po­lí­ti­cos, sino des­de la ne­ce­si­dad, no­so­tros co­mo pueblo, de ha­cer jus­ti­cia. Se­re­mos más ob­je­ti­vos, im­par­cia­les y no tan emo­cio­na­les y ap­tos pa­ra que nos lle­ven de las na­ri­ces.

Has­ta el 8 de Ju­lio de 2018, el As­cen­den­te de Re­vo­lu­ción So­lar de la Car­ta de la Ar­gen­ti­na es­ta­rá en Tau­ro y con­ti­nua­rán preo­cu­pan­do los asun­tos de di­ne­ro. No es acon­se­ja­ble con­traer deu­das.los me­dios de trans­por­te y co­mu­ni­ca­cio­nes en ge­ne­ral con­ti­nua­rán en hon­do pro­ce­so de cam­bio. Co­mo así tam­bién la edu­ca­ción, que ha­rá un pro­fun­do re­plan­teo en su esen­cia y ha­cia dón­de se di­ri­ge en tiem­pos de in­fluen­cers y you­tu­bers. La edu­ca­ción se­xual ga­na­rá es­pa­cio. Ha­brá avi­dez por sa­ber.

A par­tir del 9 de ju­lio, el As­cen­den­te pa­sa­rá a Cán­cer. Ha­brá gran­des trans­for­ma­cio­nes . Se re­ve­la­rá la ver­dad ab­so­lu­ta del go­bierno an­te­rior, más de lo que hoy sa­be­mos. Fi­nes de ju­lio y agos­to: en­fren­ta­mien­tos en sin­di­ca­tos, gre­mios, jui­cios a fun­cio­na­rios del go­bierno an­te­rior. Cor­tes

y de­fi­ni­cio­nes. De­sa­fue­ros pa­ra los ex fun­cio­na­rios co­rrup­tos. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción apos­ta­rán al cam­bio. Ca­na­les por otras vías no con­ven­cio­na­les co­men­za­rán a des­ta­car­se. Pro­fun­da re­es­truc­tu­ra­ción en las em­pre­sas. Se op­ti­mi­za­rán los re­cur­sos que se ten­gan y la fa­mo­sa fra­se que se uti­li­za en la mo­da, “me­nos es más”, se apli­ca­rá tam­bién a las em­pre­sas. Es­tan­do Plu­tón y Sa­turno en Ca­pri­cor­nio, com­pul­si­va­men­te se apos­ta­rá al aho­rro, pe­ro tam­bién a la ex­ce­len­cia.

Re­cuer­do en los años 1997 al 99 que es­tu­ve co­la­bo­ran­do pa­ra el ca­nal CNN en Es­pa­ñol es­cri­bien­do en su pá­gi­na in­ter­ac­ti­va el Ho­rós­co­po se­ma­nal con agre­ga­dos de tex­tos es­pi­ri­tua­les. Ca­da dos me­ses, via­ja­ba a Atlan­ta (Es­ta­dos Uni­dos) y aten­día a di­rec­ti­vos y con­duc­to­res del ca­nal. Me sor­pren­día có­mo los con­duc­to­res no te­nían pro­duc­to­res que les tra­du­je­ran los in­for­mes o no­tas que ve­nían de CNN en In­glés. Ellos mis­mos, los pro­pios con­duc­to­res, te­nían que tra­du­cir las no­ti­cias que les lle­ga­ban y de­cir­las al ai­re. Una op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos im­pre­sio­nan­te.

Al­go em­pe­za­rá a cam­biar pro­fun­da­men­te en las em­pre­sas. Mu­chos em­plea­dos co­bra­rán in­dem­ni­za­cio­nes, se irán y em­pe­za­rán a to­mar con­cien­cia de sus pro­pias ha­bi­li­da­des. Y con me­nos re­cur­sos pe­ro ma­yor ta­len­to y ga­nas abri­rán sus pro­pios “kios­cos”. El de­seo es­ta­rá pues­to en la li­ber­tad y la crea­ti­vi­dad. La Ar­gen­ti­na len­ta­men­te irá sur­gien­do de en­tre las ce­ni­zas y em­pe­za­rá a ser re­co­no­ci­da en otros paí­ses por el co­ra­je de lle­var a la Cor­te a ex fun­cio­na­rios El trán­si­to de Jú­pi­ter por Es­cor­pio ha­cien­do buen as­pec­to de trí­gono al Sol, Ve­nus y Mer­cu­rio en Cán­cer de la Car­ta de la Ar­gen­ti­na, sin du­das mos­tra­rá al mun­do un cre­ci­mien­to co­mo so­cie­dad, pe­se a los con­flic­tos in­ter­nos.

Por úl­ti­mo, la Car­ta pro­gre­sa­da de la Ar­gen­ti­na mues­tra que de­be­mos con­cen­trar­nos en ge­ne­rar nues­tros pro­pios re­cur­sos de ma­ne­ra crea­ti­va y abrir­los al pla­ne­ta. Al­gún in­ven­to tec­no­ló­gi­co o si­mi­lar re­la­cio­na­do con nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les po­dría ser la puer­ta pa­ra una fu­tu­ra ex­pan­sión. La trans­for­ma­ción y el cam­bio es­tán y es­ta­rán ex­pre­sa­dos en to­das las áreas. Sa­lir de la de­pen­den­cia en to­dos los ór­de­nes nos ha­rá una so­cie­dad más ma­du­ra. Creer y ac­tuar con jus­ti­cia nos da­rá au­to­es­ti­ma co­mo Na­ción.

La Ar­gen­ti­na vol­ve­rá a ser ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.