El año de la bús­que­da de la ver­dad

Horoscopo - - Índice -

ENCONTRARNOS CON LA VER­DAD

¿Por qué bus­ca­mos la ver­dad? Por­que des­pués de tan­to ver lo os­cu­ro que sa­lió y si­gue sa­lien­do a la luz, ne­ce­si­ta­mos ver la luz en el fon­do del tú­nel.

Por­que la vi­da son ci­clos, pe­ro va a de­pen­der de nues­tro ni­vel de con­cien­cia pa­ra que esos ci­clos no se re­pi­tan con una vie­ja men­ta­li­dad.

Ha­ce 30, 29, 28 años tu­vi­mos res­tric­ción y abun­dan­cia, y la abun­dan­cia lle­vó a la di­la­pi­da­ción. Hoy te­ne­mos, 30 años des­pués, el re­sul­ta­do de lo que vi­vi­mos.

Otra vez Sa­turno so­bre la Lu­na de la Ar­gen­ti­na. Y la Lu­na es el pue­blo y son las mu­je­res. Y la Lu­na es el pa­sa­do y ya Plu­tón so­bre la Lu­na es­tu­vo sa­cu­dién­do­nos pa­ra que nos de­mos cuen­ta de que te­ne­mos que de­jar atrás lo que fue, que el “Ni una me­nos” es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio y que el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer, des­pués de ha­ber vi­vi­do la pre­sión del ma­chis­mo, es vi­tal si que­re­mos una me­jor so­cie­dad. Y que ya no ne­ce­si­ta­mos más un vie­jo estilo ni en la po­lí­ti­ca, ni en la so­cie­dad.

Por eso Jú­pi­ter en­tró en Sa­gi­ta­rio y la “bús­que­da de la ver­dad” se­rá ne­ce­sa­ria. Por­que ade­más del di­ne­ro que in­gre­se a nues­tro país, los bie­nes de es­te Jú­pi­ter son cul­tu­ra­les, fi­lo­só­fi­cos y so­cia­les.

El po­der va a es­tar en la edu­ca­ción, en la cul­tu­ra, en las je­fa­tu­ras uni­ver­si­ta­rias, gu­ber­na­ti­vas, en lo fo­ren­se, en la re­li­gión, en la po­lí­ti­ca, en lo mi­gra­to­rio y en lo de­por­ti­vo.

Una pro­fun­da ne­ce­si­dad es­pi­ri­tual de en­con­trar un sen­ti­do, una vi­sión de cuán me­jo­res po­drían ser las co­sas si exis­tie­ra éti­ca y mo­ral.

Pe­ro de­be­mos es­tar aten­tos a los “fal­sos pro­fe­tas”, so­bre to­do en la po­lí­ti­ca. La cua­dra­tu­ra de Jú­pi­ter a Nep­tuno, don­de un pen­sa­mien­to po­co prác­ti­co, no rea­lis­ta po­dría lle­var­nos a un “ideal” sin

sen­ti­do. Cui­da­do con los dis­fra­ces de “pseu­do sal­va­do­res de la pa­tria”, que en reali­dad re­pre­sen­tan más de lo mis­mo, don­de to­do se ha­ce pa­ra que lle­nen sus ar­cas.

Se­pa­mos quié­nes es­tán por ver­da­de­ra con­vic­ción.

En otro or­den, in­ci­tar al desa­rro­llo de las ar­tes y el de­por­te se­rá aus­pi­cio­so.

To­do se pre­pa­ra­rá es­te año, sin du­da pa­ra un nue­vo na­ci­mien­to. Y to­do par­to, sa­be­mos, es con do­lor.

Cre­cer due­le, pe­ro es inevi­ta­ble.

El no­do nor­te en Cán­cer nos pi­de que nos sen­si­bi­li­ce­mos y va­ya­mos por los va­lo­res del ho­gar y la fa­mi­lia. Y que de­je­mos atrás los equí­vo­cos va­lo­res del po­der o el sta­tus pa­ra co­nec­tar­nos con la emo­ción, la na­tu­ra­le­za, el cui­da­do y el amor.

La Ar­gen­ti­na es de Cán­cer, ¡hon­ré­mos­la!

IN­GRE­SO DE JÚ­PI­TER EN SA­GI­TA­RIO

An­tes que na­da…¿quién es Sa­gi­ta­rio?

Es EL AR­QUE­RO. Los grie­gos re­pre­sen­ta­ban a es­ta cons­te­la­ción co­mo un cen­tau­ro en el ac­to de lan­zar una fle­cha. La ener­gía de es­te signo une la na­tu­ra­le­za ra­dian­te de Leo con cier­ta fle­xi­bi­li­dad, ya que Sa­gi­ta­rio es mu­ta­ble, fo­men­tan­do así la fu­sión de la pro­pia vo­lun­tad (Leo) con el es­pí­ri­tu de la co­lec­ti­vi­dad y sus le­yes (Sa­gi­ta­rio).

Por lo tan­to, tie­ne un es­pí­ri­tu de man­do in­te­li­gen­te y de pro­pia dis­ci­pli­na, re­co­no­cien­do la au­to­ri­dad, pe­ro tam­bién la be­ne­vo­len­cia, la jus­ti­cia y la dis­po­si­ción pa­ra ayu­dar.

Sa­gi­ta­rio ve la vi­da co­mo una bús­que­da per­ma­nen­te de ex­pe­rien­cias y co­no­ci­mien­tos, no co­mo una bús­que­da de se­gu­ri­dad. Es in­quie­to, de ra­pi­dez men­tal, y aun­que le in­co­mo­dan las res­tric­cio­nes y exi­ge au­to­no­mía, es ca­paz de ex­ten­dér­se­la a otros, gra­cias a su sen­ti­do de la equi­dad.

En ge­ne­ral, el ca­rác­ter es bueno, fran­co, abier­to, ale­gre y dis­pues­to a la leal­tad.

En el ca­so de ex­pre­sar la ener­gía en un ni­vel ba­jo, pue­de lle­gar a ser el gran ‘’des­lum­bra­dor’’ o el ‘’ab­sor­bi­do por la vi­da so­cial’’; pue­de ser el fan­fa­rrón, el ma­niá­ti­co de las reu­nio­nes o del de­por­te.

En los ca­sos de gen­te que se des­ta­ca, po­de­mos lle­gar a ver un don pro­fé­ti­co.

Ge­ne­ral­men­te, Sa­gi­ta­rio se ca­rac­te­ri­za por el he­cho de que apre­cia más el co­ra­zón que la ca­be­za y que su bie­nes­tar, en gran par­te, de­pen­de de un am­bien­te ca­ri­ño­so.

Se atri­bu­yen al signo de Sa­gi­ta­rio: En fun­cio­nes vi­ta­les: la ira En ór­ga­nos: ca­de­ras, nal­gas, mus­los, ner­vios y las en­fer­me­da­des re­pen­ti­nas de es­tos ór­ga­nos, es­pe­cial­men­te la gan­gre­na.

En mi­ne­ra­les: Gra­na­te, ja­cin­to, tur­que­sa y las pie­dras sal­pi­ca­das de ro­jo y ver­de. En plan­tas: Be­go­nia, agri­mo­nia, mal­va. En ani­ma­les: Cier­vo, cuer­vo. En nú­me­ros: 4 En co­lo­res: azul, ce­les­te, tur­que­sa. En días: Jue­ves En paí­ses: Es­pa­ña, Hun­gría.

Des­de no­viem­bre de 2018 y has­ta di­ciem­bre de es­te 2019, Jú­pi-

ter, el pla­ne­ta de la abun­dan­cia y re­gen­te de Sa­gi­ta­rio, tran­si­ta­rá su signo des­pués de 12 años

Jú­pi­ter es la opor­tu­ni­dad, la ex­pan­sión, el cre­ci­mien­to, la abun­dan­cia, el apren­di­za­je, el éxi­to, el op­ti­mi­si­mo, y el buen ca­rác­ter.

En la car­ta na­tal, cuan­do veas es­te sím­bo­lo, ale­gra­te, ya que se­ña­la un área de opor­tu­ni­dad, don­de de al­gu­na for­ma es­tás pro­te­gi­do.

La po­si­ción de Jú­pi­ter por signo des­cri­be la ma­ne­ra en que la per­so­na in­ten­ta ex­pan­dir sus ho­ri­zon­tes y ga­nar ex­pe­rien­cia en el mun­do. Jú­pi­ter es un Maes­tro be­né­vo­lo (a di­fe­ren­cia de Sa­turno, que te ha­ce cre­cer con exi­gen­cia)

Des­pués de to­do lo que des­cu­bri­mos en 2018 es­tan­do Jú­pi­ter en Es­cor­pio (in­for­ma­ción se­cre­ta, asun­tos pri­va­dos, ro­bos, si­tua­cio­nes tur­bias de di­ne­ro o se­xua­les, fuer­zas ocul­tas en be­ne­fi­cio de los egoís­mos per­so­na­les, el des­cu­bri­mien­to de lo per­ver­so, las muer­tes, etc.), lle­ga Jú­pi­ter en Sa­gi­ta­rio co­mo una rá­fa­ga de luz.

Em­pe­za­mos a dar­nos cuen­ta de la ne­ce­si­dad de en­con­trar un sig­ni­fi­ca­do más ele­va­do a la vi­da. Pa­la­bras co­mo: éti­ca, sen­ti­do de jus­ti­cia, mo­ra­li­dad, re­li­gión co­mien­zan a co­brar sen­ti­do

Pe­ro tam­bién, por otro la­do, co­mien­za a sen­tir­se una sen­sa­ción em­bria­ga­do­ra de una eu­fo­ria sin lí­mi­tes.

Es­to afec­ta­rá es­pe­cial­men­te a Sa­gi­ta­rio, des­pués de un pe­río­do de mu­cha li­mi­ta­ción; ayu­da­rá tam­bién a Aries (a pe­sar de es­tar muy exi­gi­do por Sa­turno y Plu­tón en te­mas so­cia­les o pro­fe­sio­na­les), y a Leo, que es­tá con ne­ce­si­dad de ha­cer cam­bios es­truc­tu­ra­les en su tra­ba­jo o lu­gar so­cial.

De lo úni­co que va­mos a te­ner cui­da­do es del as­pec­to de ten­sión

que ha­brá en­tre Jú­pi­ter y Nep­tuno, que nos pue­de ha­cer oír can­tos de si­re­na. Cui­da­do con los fal­sos pro­fe­tas o, en otro or­den, con aque­llos que nos pro­me­tan ne­go­cios fan­tás­ti­cos por es­pe­cu­la­cio­nes con­fu­sas, ya que nues­tra in­ge­nui­dad pue­de es­tar muy arri­ba y nues­tra lu­ci­dez muy aba­jo. Po­dría­mos ser las víc­ti­mas idea­les de los agen­tes de cam­bio sos­pe­cho­sos o de los ven­de­do­res de ilu­sio­nes.

Por eso, evi­te­mos los ne­go­cios ex­tra­va­gan­tes, ne­bu­lo­sos, mis­te­rio­sos, ile­ga­les o frau­du­len­tos.

Te­nien­do es­to en cuen­ta y uti­li­zan­do la ener­gía de Nep­tuno en un ni­vel su­pe­rior, se­rá óp­ti­mo que la ca­na­li­ce­mos a tra­vés de lo ar­tís­ti­co, es­pi­ri­tual o te­mas re­fe­ri­dos a la sa­na­ción. De es­ta for­ma, ha­re­mos que es­ta cua­dra­tu­ra en­tre Jú­pi­ter y Nep­tuno pue­da desa­rro­llar­se bien y no a tra­vés de en­ga­ños o de­cep­cio­nes

Sa­gi­ta­rio, Aries y Leo: se­rán los más be­ne­fi­cia­dos.

Li­bra, Acua­rio, y Gé­mi­nis: Le si­guen a los an­te­rio­res, be­ne­fi­cia­dos a tra­vés de la pa­re­ja o la so­cie­dad.

Vir­go y Pis­cis: de­be­rán cui­dar­se de no co­me­ter exa­ge­ra­cio­nes.

Tau­ro: ex­pan­sión a tra­vés de un di­ne­ro que re­ci­ba o a tra­vés de la se­xua­li­dad.

Cán­cer: ex­pan­sión a tra­vés del tra­ba­jo o pro­tec­ción en la sa­lud.

Es­cor­pio: pro­tec­ción en lo eco­nó­mi­co.

Ca­pri­cor­nio: te sen­ti­rás sin suer­te, a me­nos que ha­gas un tra­ba­jo pro­fun­do es­pi­ri­tual o psi­co­ló­gi­co. Ahí sen­ti­rás que Dios te pro­te­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.