Ca­pri­cor­nio

22 DE DI­CIEM­BRE AL 19 DE ENE­RO

Horoscopo - - Índice -

En Ca­pri­cor­nio la ener­gía se con­cre­ta, se re­ser­va, por­que el mo­vi­mien­to de ele­va­ción es muy al­to. To­do es des­pa­cio y me­di­do. As­pi­ra a la me­ta, a la pro­fe­sión y a un lu­gar en la so­cie­dad.

Si to­má­se­mos a la rue­da zo­dia­cal co­mo la evo­lu­ción de un ser hu­mano des­de el ini­cio, el pri­mer signo Aries re­pre­sen­ta­ría a un be­bé, des­pués que el be­bé na­ció Aries, se da cuen­ta de que po­see el pe­cho de la ma­dre. Por pri­me­ra vez el ser se per­ca­ta de que po­see “al­go”, jus­ta­men­te el “te­ner” es ener­gía de Tau­ro. Pe­ro, lue­go de que el be­bé sa­be que tie­ne “al­go” se da cuen­ta de que hay al­guien que es­tá me­ro­dean­do a su al­re­de­dor, des­cu­bre al her­ma­ni­to (si no hay her­mano, se­rán otras per­so­nas del en­torno fa­mi­liar). Es­ta vi­ven­cia de con­san­gui­ni­dad, de que hay al­guien más y que se pue­de re­la­cio­nar, es pro­pia de la ener­gía de Gé­mi­nis. Es de­cir, des­cu­bri­mos la co­mu­ni­ca­ción.

Des­pués de ha­ber vi­vi­do la ex­pe­rien­cia de Gé­mi­nis (her­mano, pa­rien­te) el be­bé ya ha cre­ci­do y se da cuen­ta de que hay un ho­gar, una fa­mi­lia, ali­men­to, his­to­ria, ca­lor de ho­gar, per­te­nen­cia (ener­gía de Cán­cer).

Des­pués de la vi­ven­cia de la con­ten­ción de la fa­mi­lia el “ser” ya ado­les­cen­te de­ci­de a la ma­ña­na tem­prano mien­tras to­dos duer­men mi­rar ha­cia la “sel­va”. Quie­re co­no­cer­la y ha­cer­lo so­lo, ya que se sien­te di­fe­ren­te a los de­más. La sel­va lo atrae irre­sis­ti­ble­men­te. Muy digno, sa­le de su ho­gar y en­tra en la jun­gla. El hom­bre se abre pa­so. Va a crear al­go con su vi­da. (ener­gía de Leo).

En Vir­go apa­re­ce el lí­mi­te. Al­go que creía que po­día ha­cer, en Vir­go ya no pue­de, por­que aho­ra la ener­gía sa­be que ne­ce­si­ta una trans­for­ma­ción. Es la di­fe­ren­cia pro­fun­da que tie­ne con res­pec­to a Leo, por­que Vir­go es la con­cien­cia na­tu­ral de los lí­mi­tes. Aquí ter­mi­na el de­seo de con­quis­ta y co­mien­za otro ti­po de “ha­cer”. Sen­tir­se útil y co­la­bo­rar. Aquí el ser ne­ce­si­ta se­cun­dar.

Pe­ro lue­go la ener­gía se trans­for­ma, se su­ti­li­za y des­cu­bre que hay “otros mun­dos” apa­re­ce lo so­cial, el mun­do se am­plió en dos: lo que es­tá de es­te y del otro la­do de la mon­ta­ña (ener­gía de Li­bra). Por ser muy de­li­ca­da, es­ta ener­gía, tie­ne que ver con la ar­mo­nía, con la

am­pli­tud y con la to­ta­li­dad.

Lue­go, la her­mo­sa ener­gía li­bria­na se va a trans­for­mar en un guerrero y que­rrá des­cu­brir los mis­te­rios que es­tán del otro la­do (ener­gía de Es­cor­pio). Que­rrá to­mar con­tac­to con lo des­co­no­ci­do, con la in­ten­si­dad, con el con­flic­to, pa­ra lue­go trans­mu­tar y de­jar atrás el su­fri­mien­to.

En Sa­gi­ta­rio, el ser co­bra una po­ten­cia muy gran­de, hay una sim­pli­fi­ca­ción, pe­ro no des­de una in­ge­nui­dad, sino des­de una gran ex­pe­rien­cia. Hay una sín­te­sis. No hay con­flic­to, hay enor­me li­ber­tad.

Pe­ro aho­ra el ser de­be­rá que­dar­se só­lo con lo esen­cial por­que el es­fuer­zo por lle­gar a la ci­ma es ar­duo. Por eso de­be­rá con­cen­trar­se, aban­do­nar lo que no sir­ve y no pa­rar has­ta lle­gar a su me­ta so­cial o pro­fe­sio­nal. Es­ta­mos en Ca­pri­cor­nio.

Ver­bo que lo de­fi­ne: “Yo subo” Re­gi­do por: Sa­turno. Cua­li­da­des: Tra­ba­ja­dor, re­fle­xi­vo, per­se­ve­ran­te, di­plo­má­ti­co, aman­te de la so­le­dad, res­pon­sa­ble, cons­cien­te de sus de­be­res, res­pe­tuo­so, com­pro­me­ti­do, am­bi­cio­so, pa­cien­te y te­naz pa­ra apren­der.

Ocu­pa­cio­nes: Ad­mi­nis­tra­do­res, po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios, con­ta­do­res, eje­cu­ti­vos, trau­ma­tó­lo­gos, em­pre­sa­rios tex­ti­les, al­pi­nis­tas, odon­tó­lo­gos, sa­bios, maes­tros es­pi­ri­tua­les. Ri­ge: Sis­te­ma óseo, ro­di­llas, uñas. Sím­bo­lo: El pa­triar­ca, el er­mi­ta­ño. Es­tí­mu­lo: Sen­ti­mien­to de res­pon­sa­bi­li­dad. Mi­sión en la vi­da: Re­pre­sen­tar con de­ci­sión la ley y el or­den, los prin­ci­pios y pa­tro­nes.

Ído­los: Fi­gu­ras pa­ter­nas del An­ti­guo Tes­ta­men­to o el rey co­mo pri­mer ser­vi­dor de su Es­ta­do. As­pec­to ne­ga­ti­vo (som­bra): El que­jo­so An­he­lo: Fi­na­li­za­ción del tra­ba­jo em­pe­za­do. Di­fi­cul­tad: El tra­ba­ja­dor tris­te.

QUÉ PA­SA CON CA­PRI­COR­NIO EN ES­TE 2019

Des­de di­ciem­bre del 2017, Sa­turno, el pla­ne­ta por el cual to­dos ve­ni­mos a apren­der, es­tá en Ca­pri­cor­nio y se­gui­rá es­tan­do has­ta mar­zo del 2020. Sin du­da, es un tiem­po de gran apren­di­za­je pa­ra las ca­bras, don­de ve­rán la reali­dad cru­da de quié­nes son y a qué vie­nen. Si to­da­vía no lo han des­cu­bier­to, ten­drán una gran sen­sa­ción de desa­zón. Por ello, se­rá im­por­tan­te ha­cer un ver­da­de­ro tra­ba­jo con la iden­ti­dad. Los te­mas psi­co­ló­gi­cos, la re­la­ción con el pa­dre, que es el que da la au­to­es­ti­ma, se­gún el psi­coa­ná­li­sis, lle­va­rán a la per­so­na de es­te signo a vi­ven­ciar un ca­mino don­de ha­cer­se car­go, ser res­pon­sa­ble y com­pul­si­va­men­te en­fo­car­se en una ta­rea que los ha­ga sen­tir úti­les y va­lio­sos se­rá cla­ve.

Pa­ra ello, Plu­tón, al es­tar en con­jun­ción a Sa­turno, te pe­di­rá que de­rri­bes una vie­ja es­truc­tu­ra, que ya no da pa­ra más, de­jes los mie­dos y las in­se­gu­ri­da­des (no­do sur en Ca­pri­cor­nio) y te en­fo­ques ha­cia el no­do nor­te, que es lo que más te­nes que ac­ti­var. Es de­cir, co­nec­tar­te con tu opues­to, Cán­cer en la Ca­sa 7, el área de la pa­re­ja, aso­cia­cio­nes y o amis­ta­des ín­ti­mas. O sea, po­der en­tre­gar­te al otro des­de la sen­si­bi­li­dad, no des­de el cálcu­lo ni la pre­dic­ción, sino des­de la emo­ción, sin du­das, se­rá lo que te ha­rá sen­tir ar­mó­ni­co, en paz y com­ple­to.

Urano, el pla­ne­ta de los cam­bios, es­ta­rá por úl­ti­ma vez en Aries, en ene­ro y fe­bre­ro. Si no te mu­das­te, en al­gu­nos ca­sos su­fris­te una se­pa­ra­ción o hi­cis­te un gi­ro de 180° en tu vi­da fa­mi­liar, es pro­ba­ble que es­tos cam­bios se ave­ci­nen en el ve­rano. So­bre to­do a los Ca­pri­cor­nio del úl­ti­mo de­ca­na­to. A par­tir del 6 de mar­zo, Urano por sie­te años tran­si­ta­rá por tu Ca­sa 5, el área de los hi­jos, el amor y la crea­ti­vi­dad. A tra­vés de es­tas cues­tio­nes, vi­vi­rás mo­di­fi­ca­cio­nes y una gran re­no­va­ción en tu vi­da. Ocu­rri­rán si­tua­cio­nes co­mo la de un hi­jo que se in­de­pen­di­za, o es­tá más an­sio­so, o es más crea­ti­vo, et­cé­te­ra. Tam­bién tu co­ra­zón pal­pi­ta­rá an­sias de li­ber­tad. Mu­chos se de­di­ca­rán a la ae­ro­náu­ti­ca, a los in­ven­tos, otros a la elec­tró­ni­ca, a la me­teo­ro­lo­gía y mu­chos a la as­tro­lo­gía, ya que Urano es el pla­ne­ta

que re­pre­sen­ta lo as­tro­ló­gi­co. De no ex­pre­sar­te a tra­vés de al­gu­na de es­tas cues­tio­nes, Urano ven­drá co­mo des­tino a tra­vés de vi­vir es­ta­dos de an­sie­dad o ner­vio­sis­mo. Por ello, ani­mar­te a ex­pre­sar lo nue­vo se­rá lo re­co­men­da­ble. En al­gu­nos ca­sos, la ne­ce­si­dad de cam­biar un víncu­lo amo­ro­so se­rá im­pe­rio­so.

Nep­tuno, el pla­ne­ta de la sen­si­bi­li­dad, con­ti­nua­rá su re­co­rri­do por Pis­cis, en tu Ca­sa 3. Ne­ce­si­dad de co­nec­tar­te con al­go ma­yor que tras­cien­da lo me­ra­men­te te­rre­nal. Me­di­tar, can­tar, ha­cer al­gún cur­so de pin­tu­ra, ac­tua­ción, mo­da, ar­te, et­cé­te­ra, da­rá paz a tu men­te. De lo con­tra­rio, sen­ti­rás que mu­chas ve­ces las si­tua­cio­nes de tu me­dio am­bien­te no es­tán cla­ras…

Jú­pi­ter, el be­né­fi­co, es­tá pa­san­do por tu Ca­sa 12, la de los se­cre­tos o tu par­te psí­qui­ca. La pro­tec­ción ven­drá cuan­do ha­gas un tra­ba­jo in­te­rior: psi­coa­ná­li­sis, as­troa­ná­li­sis, me­di­ta­ción tras­cen­den­tal, et­cé­te­ra. De lo con­tra­rio, ten­drás la sen­sa­ción de que la suer­te no te acom­pa­ña… En reali­dad, to­da la pro­tec­ción es­tá aden­tro tu­yo só­lo cuan­do des­cu­brís a tu dios in­te­rior por me­dio de las ru­ti­nas es­pi­ri­tua­les o psi­co­ló­gi­cas. De no ha­cer­lo, ocu­rri­rá es­ta sen­sa­ción de frus­tra­ción an­tes men­cio­na­da.

Es que ver­da­de­ra­men­te es­tás ce­rran­do un ci­clo en tu vi­da y va a de­pen­der del tra­ba­jo que ha­gas es­te año con tu par­te psí­qui­ca lo que va a ve­nir des­pués, cuan­do Jú­pi­ter se co­lo­que en tu signo. A par­tir del 2 de di­ciem­bre, Jú­pi­ter tran­si­ta­rá tu ener­gía por un año y se­rá en­ton­ces un mo­men­to de ex­pan­sión en tu iden­ti­dad, cuan­do mu­chas co­sas ter­mi­na­rán y na­ce­rán otras.

Mar­te, el pla­ne­ta de la ac­ción, es­te año no vi­si­ta­rá tu signo, por lo tan­to se ha­rá aún más ví­vi­da la sen­sa­ción de que tu tra­ba­jo de­be­rá ser de co­ne­xión in­ter­na y de trans­mu­ta­ción emo­cio­nal. Per­do­nar, co­nec­tar­se con la ne­ce­si­dad del otro, sa­lir del ego ayu­da­rán a lo­grar la an­sia­da paz y ar­mo­nía.

FI­NAN­ZAS, ECO­NO­MÍA Y TRA­BA­JO

Jú­pi­ter, el pla­ne­ta de la ex­pan­sión, al es­tar en tu Ca­sa 12, te ayu­da­rá a que te co­nec­tes con el mun­do pa­ra el in­cre­men­to de tus ga­nan­cias. El tra­ba­jo po­drá es­tar re­la­cio­na­do con el ex­te­rior o con el in­te­rior del país, no re­la­cio­na­do con la ciu­dad don­de usual­men­te vi­vís. Tam­bién to­do lo que se re­fie­ra a in­ter­net, re­des so­cia­les, cur­sos a dis­tan­cia, et­cé­te­ra, se­rán las vías por las que pue­das ob­te­ner abun­dan­cia.

Otras cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la Ca­sa 12 son: lu­ga­res de en­cie­rro co­mo hos­pi­ta­les, clí­ni­cas, ta­lle­res en sub­sue­los o en lu­ga­res sin ven­ta­nas, tea­tros, o me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Un set de te­le­vi­sión o de ci­ne es un lu­gar sin ven­ta­nas, lo mis­mo que un es­tu­dio de ra­dio, to­dos es­tos ám­bi­tos ayu­da­rán a ge­ne­rar ma­yo­res in­gre­sos.

Mer­cu­rio, el pla­ne­ta de los ne­go­cios, vi­si­ta­rá tu signo del 5 al 23 de ene­ro y del 29 al 31 de di­ciem­bre. Es­ta­rás en una eta­pa lú­ci­da des­de el pun­to de vis­ta in­te­lec­tual, aun­que muy des­con­fia­do y re­ser­va­do. No obs­tan­te, tu vi­sión se­rá am­plia y lle­ga­rás a con­clu­sio­nes lue­go de pen­sar mu­cho. Ex­ce­len­te eta­pa pa­ra pla­ni­fi­car.

Pe­río­dos fa­vo­ra­bles

Del 5 al 23 de ene­ro y del 29 al 31 de di­ciem­bre: Con cons­tan­cia y pro­fun­di­dad de pen­sa­mien­to, lo­gra­rás ir a lo se­gu­ro y así evi­ta­rás erro­res y lo­gra­rás re­sul­ta­dos con­cre­tos, evi­tan­do es­pe­cu­la­cio­nes sin ba­ses só­li­das. Pla­nea­rás a lar­go pla­zo. El plan de tu gran obra lo ten­drás en la ca­be­za y asu­mi­rás su di­rec­ción has­ta en los más mí­ni­mos de­ta­lles.

Del 10 de fe­bre­ro al 16 de abril: La ins­pi­ra­ción y no el ta­len­to in­te­lec­tual se­rá lo que se pon­ga de re­lie­ve. Acer­ta­rás con pre­ci­sión el de­ve­nir de los acon­te­ci­mien­tos y con pro­fun­da in­tui­ción or­de­na­rás to­do aque­llo que ha­ga fal­ta. No obs­tan­te, en­tre el 5 y el 27 de mar­zo, Mer­cu­rio se pon­drá re­tró­gra­do y se­rá con­ve­nien­te re­vi­sar y reor­de-

nar mails, pa­pe­les, es­cri­tos, et­cé­te­ra. No se­rá un buen mo­men­to pa­ra fir­mar, o via­jar.

Del 6 al 20 de ma­yo: Pen­sa­rás en tus in­tere­ses po­nién­do­los en pri­mer lu­gar. Gran sen­ti­do prác­ti­co. Cree­rás en el pro­ver­bio “la pa­la­bra es de pla­ta, el si­len­cio es de oro”.

Del 29 de agos­to al 13 de sep­tiem­bre: So­lu­cio­na­rás en­re­dos y or­de­na­rás to­do lo que se re­la­cio­ne con lo ma­te­rial. Tu in­te­li­gen­cia vo­la­rá aun­que eva­lua­rás con cui­da­do y te ex­pre­sa­rás con pru­den­cia. Sa­brás ubi­car­te y has­ta dón­de lle­gar en un tra­ba­jo o en un ne­go­cio.

Del 3 de oc­tu­bre al 8 de di­ciem­bre: Buen mo­men­to pa­ra es­piar o ser de­tec­ti­ve. Ca­lla­do, me­mo­rio­so, re­ser­va­do pe­ro con una gran sen­si­bi­li­dad psí­qui­ca, te da­rás cuen­ta de lo que na­die sa­be… Gran­des in­tui­cio­nes.

Pe­río­dos de apren­di­za­je

Del 17 de abril al 5 de ma­yo: El ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, la ace­le­ra­ción po­drían lle­var­te a ex­pre­sio­nes desa­cer­ta­das. Cui­da­do con los cho­ques ver­ba­les.

Del 4 al 26 de ju­nio y del 20 de julio al 10 de agos­to: Cui­da­do con las ideas an­qui­lo­sa­das. Afe­rrar­se a lo vie­jo no ser­vi­rá. Con­flic­tos en puer­ta. Pre­cau­ción. No fir­mar ni via­jar del 7 de julio al 1 de agos­to.

Del 14 de sep­tiem­bre al 2 de oc­tu­bre: Cui­da­do con la de­ma­go­gia pro­pia o aje­na. Po­drían apa­re­cer en­ga­ños en lo pro­fe­sio­nal.

AMOR Y RE­LA­CIO­NES SO­CIA­LES

Al tran­si­tar Jú­pi­ter en tu Ca­sa 12, es po­si­ble que atrai­gas si­tua­cio­nes se­cre­tas o re­la­cio­nes ocul­tas. Pe­ro tam­bién po­dría ser que lo me­jor ocu­rra en el ex­te­rior o en el in­te­rior de tu país.

En cuan­to a la se­xua­li­dad, se­rá un año pa­ra desa­rro­llar y en­tre­gar­te a la in­ti­mi­dad en su má­xi­ma ex­pre­sión. Co­nec­tar­te con la ne­ce­si­dad del otro te ar­mo­ni­za­rá.

Es­te 2019 se­rá un ci­clo de hon­da trans­for­ma­ción aními­ca y emo­cio­nal en el que, de­jan­do de la­do in­tere­ses eco­nó­mi­cos, pue­das en­tre­gar­te a la pa­sión y a la unión con el otro.

Ve­nus, el pla­ne­ta del amor, vi­si­ta­rá tu signo en­tre el 3 y el 28 de fe­bre­ro y del 26 de no­viem­bre al 19 de di­ciem­bre. Vi­vi­rás los afec­tos en for­ma rí­gi­da.

Ten­drás la ca­pa­ci­dad de no mez­clar­los con tu pro­fe­sión. Si en­con­tras­te el amor, te com­pro­me­te­rás se­ria­men­te.

Urano, el pla­ne­ta de los cam­bios, a par­tir de mar­zo en­tra­rá en tu Ca­sa 5, la del amor, y ne­ce­si­ta­rás vi­vir una re­no­va­ción en lo afec­ti­vo. La di­ver­sión y la ori­gi­na­li­dad se­rán ne­ce­sa­rias en es­ta área de tu vi­da. Apos­tá por lo nue­vo o rein­ven­tá tu pa­re­ja.

Pe­río­dos fa­vo­ra­bles

Del 1 al 6 de ene­ro y del 8 al 31 de oc­tu­bre: In­ten­si­dad ama­to­ria. Muy bue­na se­xua­li­dad. Las se­gun­das unio­nes es­ta­rán de pa­ra­bie­nes. Si es­tás so­lo, en un gru­po de ami­gos, mis­te­rio­sa­men­te, po­dría apa­re­cer el amor…

Del 3 al 28 de fe­bre­ro y del 26 de no­viem­bre al 19 de di­ciem­bre: Con se­rie­dad y res­pon­sa­bi­li­dad, cal­cu­lan­do el fu­tu­ro, po­drías com­pro­me­ter­te si es­tás vi­vien­do una re­la­ción. Los que es­tán so­los, de ma­ne­ra se­ria y re­ser­va­da, po­drían se­du­cir a su for­ma…

Del 26 de mar­zo al 19 de abril: Mis­te­rio y se­duc­ción, en­tre­ga ili­mi­ta­da. Buen mo­men­to pa­ra se­du­cir.

Del 21 de agos­to al 13 de sep­tiem­bre: Te gus­ta­rá de­mos­trar tu sen­sua­li­dad con ges­tos prác­ti­cos, co­mo dan­do un ma­sa­je o co­ci­nan­do...

Del 8 al 31 de oc­tu­bre: Hon­da pa­sión. Acen­tua­do po­der de fas­ci­na­ción. Ten­ta­ción irre­sis­ti­ble.

Pe­río­dos de apren­di­za­je

Del 20 de abril al 14 de ma­yo: Fi­nes y prin­ci­pios. Cui­da­do con la in­to­le­ran­cia, jue­gos de com­pe­ten­cia, a ver quién ga­na. Cui­da­do.

Del 3 al 27 de julio: No seas víc­ti­ma de tus pro­pios en­ga­ños. Cui­da­do con lo ilu­so­rio que no lle­ga a ser real.

Del 14 de sep­tiem­bre al 7 de oc­tu­bre: Tu me­ta es com­par­tir, sin em­bar­go el amor se ha­ce eva­si­vo con in­de­ci­sio­nes y por lo ge­ne­ral, su­per­fi­cial. Estate aten­to.

SA­LUD, BIE­NES­TAR Y ENER­GÍA

Mar­te, el pla­ne­ta de la ac­ción, no vi­si­ta­rá tu signo es­te año y aun­que Mar­te vi­si­te otros sig­nos afi­nes, el sen­ti­do de es­te año ten­drá más que ver con de­jar atrás el yo per­so­nal y una vie­ja es­truc­tu­ra con­flic­ti­va pa­ra po­der ser más con el otro y apun­tar a las unio­nes que te lle­va­rán a un so­sie­go es­pi­ri­tual y amo­ro­so.

El de­rrum­be de vie­jos con­cep­tos e ideas an­qui­lo­sa­das, sin du­da te ayu­da­rá a en­ca­rar la vi­da des­de un lu­gar más sen­si­ble y abier­to.

Se­rá un año de cie­rre de ci­clo ya que Jú­pi­ter es­ta­rá en tu Ca­sa 12 (área es­pi­ri­tual). Lo me­jor ven­drá a tra­vés del tra­ba­jo in­terno. To­do se­rá una pre­pa­ra­ción pa­ra lo nue­vo que ven­drá a par­tir del 2 de di­ciem­bre y por el lap­so de un año, ya que Jú­pi­ter ahí lle­ga­rá a tu signo y pro­vo­ca­rá un gran cre­ci­mien­to en tu iden­ti­dad.

Pe­río­dos fa­vo­ra­bles

Del 14 de fe­bre­ro al 30 de mar­zo: Una vez que te pon­gas en mo­vi­mien­to, sen­ti­rás que na­die te pa­ra. Los in­cen­ti­vos te man­ten­drán per­se­ve­ran­te. Gran ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia.

Del 18 de agos­to al 3 de oc­tu­bre: Po­drás aho­rrar ener­gía y de for­ma me­tó­di­ca y cui­da­do­sa, en­fo­car­te en lo pre­ci­so. Te en­can­ta­rá en­car­gar­te de los de­ta­lles.

Del 19 de no­viem­bre al 31 de di­ciem­bre: Las de­ci­sio­nes es­pi­ri­tual­men­te im­por­tan­tes las to­ma­rás ins­pi­ra­do en tu par­te emo­cio­nal. Se­rán con­fia­bles y du­ra­de­ras. La pes­ca, el bu­ceo, el ti­ro al blanco o vi­vir la se­xua­li­dad a fon­do se­rán ac­ti­vi­da­des in­di­ca­das.

Pe­río­dos de apren­di­za­je

Del 1 de ene­ro al 13 de fe­bre­ro: Es pro­ba­ble que adop­tes una pos­tu­ra de a fa­vor o en con­tra. Ne­ce­si­ta­rás mos­trar tu po­ten­cia se­xual. Cui­da­do con la arro­gan­cia y el egoís­mo.

Del 16 de ma­yo al 30 de ju­nio: Cui­da­do con sen­tir­te ofen­di­do con fa­ci­li­dad. Es­ta­rás más co­nec­ta­do con el de­seo que con la ac­ción. Po­drías ser ca­paz de arras­trar a otros ha­cia su cul­pa o do­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.