Com­pa­ti­bi­li­da­des

¿Cuál es pa­ra mí?

Horoscopo - - Índice -

LOS RIT­MOS DE LOS SIG­NOS

Exis­ten tres ti­pos de rit­mos en los sig­nos del zo­día­co: Im­pul­si­vos: Aries / Li­bra / Cán­cer / Ca­pri­cor­nio Fi­jos: Tau­ro / Es­cor­pio / Leo / Acua­rio Mu­ta­bles: Gé­mi­nis / Sa­gi­ta­rio / Vir­go / Pis­cis Ima­gi­ne­mos que exis­ten tres ti­pos de alum­nos: El “im­pul­si­vo” es aquel que apren­de to­do rá­pi­da­men­te, pe­ro al ca­bo de tres días se ol­vi­da de la mi­tad de las co­sas. El “fi­jo” es aquel que pre­gun­ta de ma­ne­ra cons­tan­te por­que siem­pre ne­ce­si­ta sa­ber un po­co más pa­ra lle­gar a en­ten­der pro­fun­da­men­te lo que el pro­fe­sor es­tá ex­pli­can­do. Se­rá así que, de tan­to pre­gun­tar, fi­nal­men­te lo­gra­rá fi­jar los co­no­ci­mien­tos y por más que pa­se el tiem­po, ja­más se le bo­rra­rán. El “mu­ta­ble” es aquel que es­tá es­cu­chan­do lo que en­se­ña el pro­fe­sor pe­ro al mis­mo tiem­po se da vuelta y con­ver­sa con el com­pa­ñe­ro de atrás y, por las du­das, tam­bién ho­jea una re­vis­ta. Es de­cir, pue­de aten­der va­rias co­sas a la vez. Lo mis­mo ocu­rre con las ener­gías zo­dia­ca­les. Aries, Li­bra, Cán­cer y Ca­pri­cor­nio son sig­nos car­di­na­les o im­pul­si­vos. Re­pre­sen­tan una fuer­za de arran­que, de gran im­pul­so y ac­ción. Aun­que lue­go es­to no ten­ga sos­tén en el tiem­po, son bue­nos pa­ra ini­cios y gran­des co­mien­zos.

Tau­ro, Es­cor­pio, Leo y Acua­rio son sig­nos fi­jos. Re­pre­sen­tan una ener­gía es­ta­ble. Una vez que de­ci­den ocu­par un lu­gar ja­más se mue­ven o, por lo me­nos, les cues­ta mu­cho ha­cer­lo. Los cam­bios les cues­tan por­que ellos “fi­jan” la ener­gía.

Gé­mi­nis, Sa­gi­ta­rio, Vir­go y Pis­cis son sig­nos mu­ta­bles. Ex­pre­san una ener­gía cam­bian­te, ne­ce­si­tan el mo­vi­mien­to cons­tan­te. Les gus­ta es­tar en va­rios te­mas a la vez, ¡no les gus­ta per­der­se na­da!

LOS ELE­MEN­TOS

Exis­ten cua­tro ele­men­tos en la na­tu­ra­le­za que, a su vez, se ex­pre­san a tra­vés de los sig­nos:

Fue­go: Aries / Leo / Sa­gi­ta­rio Tie­rra: Tau­ro / Vir­go / Ca­pri­cor­nio Ai­re: Gé­mi­nis / Li­bra / Acua­rio Agua: Cán­cer / Es­cor­pio / Pis­cis

El fue­go (Aries, Leo y Sa­gi­ta­rio): ne­ce­si­ta ar­der, apa­sio­nar­se y con­quis­tar. Lo ani­ma el es­pí­ri­tu crea­ti­vo y en­tu­sias­ta. Una vez que se en­cien­de de ver­dad, su lla­ma ilu­mi­na con su­fi­cien­te ful­gor y brin­da lla­ma­ra­das de ca­lor a su en­torno. A ve­ces se “arre­ba­ta” y así co­mo se en­tu­sias­mó, se le pa­sa el en­tu­sias­mo y se apa­gan sus ga­nas.

La tie­rra (Tau­ro, Vir­go y Ca­pri­cor­nio): pre­ci­sa con­cre­tar y dar for­ma. Es­tá en con­tac­to con los sen­ti­dos fí­si­cos y la reali­dad ma­te­rial. Sa­be lo que tie­ne y lo que no tie­ne y, por po­seer una men­ta­li­dad prác­ti­ca, co­no­ce las re­glas del mun­do con­cre­to. Por eso, tie­ne gran pa­cien­cia y au­to­dis­ci­pli­na. Sa­be có­mo re­sis­tir pa­ra lle­gar a la me­ta.

El ai­re (Gé­mi­nis, Li­bra y Acua­rio): se re­la­cio­na con el mun­do de las ideas. Ideas que, por cier­to, aún no se ma­te­ria­li­za­ron. Po­ne el én­fa­sis en los con­cep­tos y en las teo­rías. Pue­de ser ob­je­ti­vo con las ex­pe­rien­cias de la vi­da dia­ria, ya que pue­de des­ape­gar­se y ob­te­ner así una pers­pec­ti­va ra­cio­nal de to­do lo que ha­ce. Es una ener­gía so­cia­ble que pue­de in­ter­cam­biar y apre­ciar los pen­sa­mien­tos de otros sin com­pro­me­ter­se.

El agua (Cán­cer, Es­cor­pio y Pis­cis): se nu­tre de las emo­cio­nes, la sen­si­bi­li­dad y el mun­do abs­trac­to que la con­mue­ve. Pue­de co­nec­tar­se con el mun­do in­cons­cien­te y es una ener­gía pro­fun­da­men­te psí­qui­ca e in­tui­ti­va. Gus­ta de de­jar­se lle­var, fluir y adop­tar la for­ma que otro ti­po de ener­gía le dé (lo ideal es la de tie­rra). De­be cui­dar­se de tor­men­tas emo­cio­na­les si no ha­ce con su vi­da lo que sien­te.

COM­PA­TI­BI­LI­DA­DES Y DIVERGENCIAS EN EL AMOR

Si una per­so­na es­tá en nues­tras vi­das por al­go es. Al­go ha­brá que yo ten­ga que apren­der de ella y al­go el otro ten­drá que apren­der de mí. Las re­la­cio­nes no son ca­sua­les y, siem­pre que nos que­ja­mos y

juz­ga­mos al otro, ten­dría­mos que gi­rar el de­do acu­sa­dor ha­cia no­so­tros mis­mos, por­que esa ener­gía tam­bién es­tá en nues­tro in­te­rior.

Atrae­mos lo que emi­ti­mos. To­do es una cues­tión de fre­cuen­cia. Por eso, el ca­mino y el tra­ba­jo son siem­pre con uno mis­mo.

De una ma­ne­ra ge­ne­ral, no per­so­na­li­za­da, por­que pa­ra ello ten­dría­mos que ha­cer una si­nas­tría, he desa­rro­lla­do más aba­jo las com­pa­ti­bi­li­da­des en­tre los sig­nos con un estilo en­tre­te­ni­do (¡es­pe­ro!). Y sin te­ner en cuen­ta ni la Lu­na (al­go es­pe­cial­men­te im­por­tan­te en la in­ti­mi­dad de una re­la­ción), ni el as­cen­den­te y de­más as­pec­tos.

To­da re­la­ción apor­ta un sig­ni­fi­ca­do a nues­tras vi­das. jien­tras más sal­ga­mos de la Lu­na, que es nues­tra par­te in­fan­til, más es­ta­re­mos ap­tos, des­de un lu­gar adul­to, pa­ra en­con­trar al ver­da­de­ro par. ko nos ol­vi­de­mos que la pa­la­bra “pa­re­ja” vie­ne de la pa­la­bra “par”.

Pe­ro mal voy a po­der yo en­con­trar mi par si to­da­vía es­toy “ca­sa­da” des­de el in­cons­cien­te con ma­má o pa­pá. Sim­ple­men­te, no es­toy de­jan­do es­pa­cio pa­ra que lle­gue ese par que me co­rres­pon­de.

Có­mo se lle­va con los de fue­go: Aries, Leo y Sa­gi­ta­rio

Con Aries (con­jun­ción): Fue­go con­tra fue­go. Pa­sión a rau­da­les, en­tre­te­ni­mien­tos, pe­leas, en­tu­sias­mo y no­ve­da­des. Es­ta­rán to­do el tiem­po em­pe­zan­do co­sas, su ne­ce­si­dad de aven­tu­ras, no da­rá tre­gua. El te­ma es que lle­guen a can­sar­se de ver­se uno re­fle­ja­do en el otro co­mo espejo. Aun­que si hay amor de ver­dad, po­drán rein­ven­tar la re­la­ción. El pe­li­gro de es­ta unión pue­de ser la agre­si­vi­dad. Con que al­guno de ellos se­pa ba­jar la in­ten­si­dad, po­drán du­rar en el tiem­po con un amor in­ten­so.

Con Leo (com­pa­ti­bi­li­dad): Leo lle­ga­rá a su co­ra­zón y po­drán com­par­tir ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas en el más am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra, tan­to ar­tís­ti­cas co­mo de pro­crea­ción (hi­jos). El en­tu­sias­mo los uni­rá y em­pren­de­rán, con ale­gría, aque­llo que se pro­pon­gan.

Sin em­bar­go, si el ego de Leo se po­ne a com­pe­tir con el pio­ne­ro y ba­ta­lla­dor Aries, es­te úl­ti­mo ha­rá es­ta­llar su ira, ya que él no ad­mi­ti­rá ser se­gun­do en na­da. Es­to se­rá par­ti­cu­lar­men­te difícil cuan­do la mu­jer sea de Aries (por el ego del va­rón leo­nino, cla­ro).

Asi­mis­mo, si Aries de­ja­ra de ha­la­gar al “ne­ce­si­ta­do de aplau­sos” Leo, es­te se mar­chi­ta­ría y de­ja­ría de arre­glar­se, ya que no sen­ti­ría ser “el rey” o “la rei­na” de na­die. Por lo tan­to, la unión su­cum­bi­ría.

Con Sa­gi­ta­rio (com­pa­ti­bi­li­dad): Sa­gi­ta­rio ilu­mi­na las an­sias de ex­pan­sión del ariano. Jun­tos se em­bar­ca­rán en aven­tu­ras, via­ja­rán y, pro­ba­ble­men­te, exa­ge­ren en el de­rro­che de ener­gías. ¡Tan con­ten­tos van a es­tar! El cen­tau­ro se­rá una es­pe­cie de maes­tro pa­ra el Car­ne­ro, “le abri­rá la ca­be­za”, pro­ve­yén­do­lo de li­bros fi­lo­só­fi­cos o de au­to­ayu­da y, gra­cias a eso, en­con­tra­rá un nue­vo sig­ni­fi­ca­do a su exis­ten­cia.

Sin em­bar­go, si Sa­gi­ta­rio se po­ne de­ma­sia­do en “maes­tro ci­rue-

la”, el ego del ariano se re­be­la­rá y la gue­rra se desata­rá, por lo cual el cen­tau­ro da­rá una ex­pli­ca­ción ca­te­drá­ti­ca dig­na de un fo­ro grie­go, lue­go de lo cual, sal­drá a ca­bal­gar por las lla­nu­ras, bus­can­do un po­co de oxí­geno. ¡Tan­to fue­go lo es­ta­ba cha­mus­can­do!

Có­mo se lle­va Aries con los de tie­rra: Tau­ro, Vir­go y Ca­pri­cor­nio

Con Tau­ro (coope­ra­ción): Tau­ro ba­ja a la tie­rra al car­ne­ro. Le mues­tra la im­por­tan­cia de la per­se­ve­ran­cia. To­do lo que ini­cia Aries, Tau­ro lo con­ti­núa. El To­ro lo co­nec­ta con la par­te tan­gi­ble de la vi­da y tam­bién con el dis­fru­te, el pla­cer y el desa­rro­llo de los cin­co sen­ti­dos. Aries sa­be, in­tui­ti­va­men­te, que pue­de apren­der del to­ro su en­fo­que rea­lis­ta de la vi­da. Sin em­bar­go, es­ta am­bi­ción tau­ri­na acer­ca de la se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra se po­drá al­can­zar, a me­nu­do, gra­cias a la ga­rra y la ener­gía in­can­sa­ble del mar­ciano. ko obs­tan­te, Aries de­be­rá adap­tar­se a la len­ti­tud y par­si­mo­nia de Tau­ro, de lo con­tra­rio, se to­pa­rá con un to­ro em­bra­ve­ci­do que, cuan­do lo sa­can de las ca­si­llas, se tor­na im­pa­ra­ble.

La mú­si­ca po­dría ser un hi­lo con­duc­tor que sir­va co­mo bál­sa­mo pa­ra cal­mar es­tas al­mas, cuan­do las desave­nen­cias im­pe­ran.

Con Vir­go (trans­mu­ta­ción es­pi­ri­tual): Si el ariano lo quie­re al vir­gi­niano pa­ra tra­ba­jar, en­ton­ces se­rá una bue­na du­pla, por­que la vir­gen po­drá ser la gran co­la­bo­ra­do­ra, po­nién­do­se por de­ba­jo y a las ór­de­nes del im­pe­tuo­so car­ne­ro. Sin em­bar­go, en ma­te­ria de amor, po­drían sur­gir los desacuer­dos. El vir­gi­niano es de­ma­sia­do de­ta­llis­ta y vuel­te­ro pa­ra el fo­go­so ariano, que en­tien­de que la vi­da pa­sa más por la pa­sión y el em­pu­je. Sin em­bar­go, el ariano se sen­ti­rá com­pla­ci­do con la dis­po­si­ción vir­gi­nia­na de no ocu­par los pri­me­ros lu­ga­res y, de es­ta ma­ne­ra, po­drá ma­ni­fes­tar su ego en ple­ni­tud. El vir­gi­niano, si lo quie­re con­ser­var, de­be­rá apren­der a so­fre­nar su crí­ti­ca mor­daz y su re­ce­lo, por­que es­tos des­per­ta­rían en el car­ne­ro una gran ne­ce­si­dad de apar­tar­se, lo cual, su­ma­do a la fal­ta de pa­sión, no

flic­to. Sus ele­men­tos no son com­pa­ti­bles. Un diá­lo­go tí­pi­co se­ría: Cán­cer: “¿A qué ho­ra ve­nís a ce­nar?”. Aries: “¡Qué se yo! Es­toy abru­ma­do de tra­ba­jo”. Cán­cer: “Pe­ro justo hoy vie­ne ma­má, pa­pá, la tía, tu so­brino, la no­via de nues­tro hi­jo y nues­tro be­bé, por su­pues­to”. Aries: “¿Qué be­bé? ¿Ese va­go que cum­plió 24?”. Cán­cer: “Ay, vos siem­pre el mis­mo”. Aries lle­ga­rá muer­to, des­pués de una jor­na­da in­ter­mi­na­ble, co­me­rá las so­bras y se que­da­rá dor­mi­do, es­cu­chan­do las re­pe­ti­das his­to­rias, siem­pre con­ta­das, de la fa­mi­lia. Te­lón.

Con Es­cor­pio (trans­mu­ta­ción es­pi­ri­tual): Po­drán sen­tir­se se­du­ci­dos por una pa­sión irre­fre­na­ble, don­de el to­do o na­da se ma­ni­fies­te con gran­des al­ti­ba­jos en te­mas de di­ne­ro o se­xo. Nun­ca se­rá una re­la­ción apa­ci­ble. Po­drán ga­nar mu­cho di­ne­ro jun­tos o po­drán ha­cer el amor has­ta el har­taz­go, pe­ro les re­sul­ta­rá difícil ha­llar un equi­li­brio, da­das sus per­so­na­li­da­des in­ten­sas. De to­das ma­ne­ras, si lo­gran ma­du­rar a tra­vés de es­tos con­flic­tos, irán trans­mu­tan­do y evo­lu­cio­nan­do, “mu­rien­do” a los vie­jos mie­dos, ce­los o mez­quin­da­des.

Con Pis­cis (coope­ra­ción): La ma­gia y sen­sua­li­dad pis­cia­nas po­drán ser una es­ti­mu­lan­te atrac­ción pa­ra el guerrero Aries. Se sen­ti­rá pro­fun­da­men­te se­du­ci­do por es­tos can­tos de si­re­na que lo ha­rán vo­lar y so­ñar ha­cia mun­dos im­pen­sa­dos.

Pis­cis lo in­tui­rá pro­fun­da­men­te al car­ne­ro e ilu­mi­na­rá su par­te psí­qui­ca. Sin em­bar­go, el car­ne­ro de­be­rá cui­dar su la­do agre­si­vo, por­que al sen­si­ble pez le cos­ta­rá per­do­nar­lo.

Por lo tan­to, si los pe­ces de­jan atrás el ren­cor y el mar­ciano se co­nec­ta con la sen­si­bi­li­dad del otro (co­sa difícil, pe­ro no im­po­si­ble si hay amor) la unión re­sul­ta­rá y en­car­na­rán los ar­que­ti­pos por ex­ce­len­cia de lo fe­me­nino y lo mas­cu­lino.

Pis­cis, si es mu­jer, lo ha­rá sen­tir muy hom­bre al ariano

ARIES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.