El an­ti­po­lí­ti­co

Hoy en la noticia - - POLITICA -

Huér­fa­nos de es­pe­ran­za, har­tos de las pro­me­sas de fu­tu­ro de quie­nes le­van­ta­ban la ban­de­ra del pue­blo pa­ra en­ri­que­cer­se a cos­ta del Es­ta­do, con­fia­ron en que Bol­so­na­ro les da­rá la se­gu­ri­dad que hoy no tie­nen.

Mu­chos -los mis­mos que cre­ye­ron que un Trump no po­día go­ber­nar los Es­ta­dos Uni­dos o que, des­pués de los es­tra­gos cau­sa­dos por el fas­cis­mo, la ul­tra­de­re­cha no po­día vol­ver a Ita­lia- sub­es­ti­ma­ron el as­cen­so. Que por lu­ná­ti­co, que por de­cir lo po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, lo que na­die di­ce y ata­car las mi­no­rías que las iz­quier­das di­cen de­fen­der, el mi­li­tar re­ti­ra­do no po­día lle­gar.

Pe­ro, tal co­mo acer­ta­da­men­te iden­ti­fi­có el fi­ló­so­fo Ale­jan­dro Katz, Bol­so­na­ro ga­nó, no a pe­sar de sus di­chos, sino por lo que di­jo.

Por­que, en­tre sus pro­me­sas, an­ti­ci­pó la con­de­co­ra­ción pa­ra po­li­cías que ma­ten de­lin­cuen­tes. Por­que, al ca­bo de una de­mo­cra­cia per­ver­ti­da por po­lí­ti­cos, el can­di­da­to se plan­tó co­mo una epi­fa­nía, co­mo un ad­ve­ne­di­zo en la po­lí­ti­ca -pe­se a su lar­ga ca­rre­ra en el Se­na­do­que no quie­re ha­cer po­lí­ti­ca, que no es co­rrup­to, que ha­rá cum­plir la ley, pon­drá or­den, le de­cla­ra­rá la muer­te a los de­lin­cuen­tes y ha­brá tra­ba­jo pa­ra quien quie­ra tra­ba­jar.

En un mun­do que em­pie­za a des­pre­ciar a los po­lí­ti­cos, la an­ti­po­lí­ti­ca se im­po­ne. Y así es­te des­co­no­ci­do, por el que na­die da­ba dos reales fue ha­cién­do­se es­pa­cio. A fuer­za de in­co­rrec­ción y es­tri­den­cias. Los mer­ca­dos

-co­mo hi­cie­ron con Trump- que an­tes lo mi­ra­ban de reojo, po­sa­ron su lu­pa en él, lo adop­ta­ron co­mo su can­di­da­to, lo lle­va­ron a los me­dios, lo hi­cie­ron que­ri­ble pa­ra 60 mi­llo­nes de com­pa­trio­tas y el do­min­go tu­vo su vic­to­ria. Un sue­ño im­po­si­ble pa­ra mu­chos, una pe­sa­di­lla pa­ra otros tan­tos. Reali­dad pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.