¿Te im­plan­ta­rías un chip en el ce­re­bro?

Aun­que pa­re­ce un te­rreno de la cien­cia fic­ción, es­tas nue­vas pró­te­sis ce­re­bra­les inalám­bri­cas pro­me­ten li­be­rar de su en­cie­rro a per­so­nas pa­ra­li­za­das, ma­ne­jar dro­nes y co­nec­tar­nos a in­ter­net con el pen­sa­mien­to

Hoy en la noticia - - INTERÉS GENERAL -

Vin­cent Leung es uno de los va­rios in­ves­ti­ga­do­res que re­co­rren las fron­te­ras de lo cien­tí­fi­ca­men­te po­si­ble al desa­rro­llar neu­ro­tec­no­lo­gías ca­da vez más po­ten­tes.

Fi­nan­cia­do por la Agen­cia de Pro­yec­tos de In­ves­ti­ga­ción Avan­za­da de De­fen­sa del Pen­tá­gono (Dar­pa), Leung tra­ba­ja en la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de im­plan­tes ce­re­bra­les inalám­bri­cos.

Los lla­ma neu­ro­grains –o neu­ro­gra­nos– y son chips del ta­ma­ño de un grano de sal. Du­ran­te dé­ca­das, se de­di­có a me­jo­rar la po­ten­cia de los chips de los ce­lu­la­res y aho­ra, ase­gu­ra, es tiem­po de di­se­ñar chips pa­ra el ce­re­bro. Pa­re­ce ser el pró­xi­mo pa­so ló­gi­co.

Con los años, las tec­no­lo­gías se han ido acer­can­do al cuer­po. Has­ta no ha­ce mu­cho, pa­ra aten­der una lla­ma­da uno te­nía que ca­mi­nar ha­cia el te­lé­fono fi­jo.

Aho­ra so­lo bas­ta con sa­car el ce­lu­lar del bol­si­llo y lle­var­lo al oí­do o con­ver­sar di­rec­ta­men­te a tra­vés de pe­que­ños au­ri­cu­la­res en nues­tras ore­jas. To­do in­di­ca que la pró­xi­ma fa­se de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes irá más allá: las tec­no­lo­gías tras­pa­sa­rán la piel y se in­ter­na­rán den­tro de nues­tros cuer­pos.

“Es un gran desafío cien­tí­fi­co – di­ce Leung–. En un prin­ci­pio, la idea es im­plan­tar los neu­ro­grains en la cor­te­za ce­re­bral, es de­cir, la ca­pa ex­ter­na del ce­re­bro, de per­so­nas que han per­di­do cier­ta fun­ción de­bi­do a una le­sión o en­fer­me­dad. Y a tra­vés de di­mi­nu­tos pul­sos eléc­tri­cos, es­ti­mu­lar las neu­ro­nas atro­fia­das”.

El equi­po de Leung for­ma par­te de una am­plia co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra desa­rro­llar pró­te­sis neu­ro­na­les inalám­bri­cas ca­pa­ces de re­gis­trar y es­ti­mu­lar la ac­ti­vi­dad del ce­re­bro.

De­ce­nas de mi­les de neu­ro­grains po­drían fun­cio­nar co­mo una es­pe­cie de in­tra­net cor­ti­cal, coor­di­na­da de for­ma inalám­bri­ca me­dian­te un cen­tro de co­mu­ni­ca­cio­nes cen­tral en for­ma de un par­che elec­tró­ni­co del­ga­do co­lo­ca­do so­bre la piel. Así se abri­rían nue­vas te­ra­pias de neu­ro­rreha­bi­li­ta­ción.

Los neu­ro­grains po­drían “leer” a las neu­ro­nas, es­to es, re­gis­trar su ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca, y tam­bién po­drían es­ti­mu­lar­las.

“Po­dría­mos trans­mi­tir da­tos del mun­do ex­te­rior a los neu­ro­grains”, in­di­có Leung.

En es­te mar­co: “Por ejem­plo, pro­yec­tar so­ni­dos a per­so­nas sor­das o imá­ge­nes a in­vi­den­tes: si una per­so­na cie­ga tie­ne su cor­te­za vi­sual in­tac­ta po­dría­mos to­mar una fo­to con una cá­ma­ra y por vía inalám­bri­ca man­dar una se­ñal co­di­fi­ca­da en un len­gua­je que el ce­re­bro pue­da en­ten­der”.

Un equi­po de as­tró­no­mos de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Aus­tra­lia ha con­se­gui­do ob­ser­var, con un de­ta­lle sin pre­ce­den­tes, el len­to pro­ce­so de la muer­te de una pe­que­ña ga­la­xia sa­té­li­te de nues­tra Vía Láctea.

A unos 200.000 años luz de dis­tan­cia la Pe­que­ña Nu­be de Ma­ga­lla­nes es­tá per­dien­do gra­dual­men­te su ca­pa­ci­dad pa­ra for­mar nue­vas es­tre­llas. Lo que sig­ni­fi­ca que es­tá irre­me­dia­ble­men­te con­de­na­da a la ex­tin­ción.

Nao­mi McC­lu­re-Grif­fiths, in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del es­tu­dio, ex­pli­ca que las imá­ge­nes uti­li­za­das pa­ra es­te tra­ba­jo son tres ve­ces más pre­ci­sas que cual­quie­ra de las an­te­rio­res, lo que per­mi­tió a su equi­po ob­ser­var con mu­cho más de­ta­lle la in­ter­ac­ción de es­ta pe­que­ña ga­la­xia con su en­torno.

En pa­la­bras de la as­tró­no­ma “pu­di­mos ob­ser­var có­mo un po­ten­te flu­jo de gas de hi­dró­geno sa­lía de la Pe­que­ña Nu­be de Ma­ga­lla­nes”, lo cual im­pli­ca que la ga­la­xia se es­tá que­dan­do sin la ma­te­ria pri­ma ne­ce­sa­ria pa­ra crear nue­vas es­tre­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.