Con­fir­man que los pe­rros tie­nen un “re­loj in­terno” que les in­di­ca cuán­do es la ho­ra de la co­mi­da

Hoy en la noticia - - INTERÉS GENERAL -

Una pa­re­ja de fo­tó­gra­fos que es­ta­ba en un sa­fa­ri en el cam­pa­men­to Se­lin­da en el nor­te de Bots­wa­na, Áfri­ca, cap­tu­ró el mo­men­to en el que una leo­na y un mono te­nían un com­por­ta­mien­to to­tal­men­te con­mo­ve­dor.

Evan Schi­ller y Li­sa Holz­warth se cru­za­ron con una gran tro­pa de ba­bui­nos, que se acer­có a la pa­re­ja ha­cien­do mu­cho ruí­do, re­cor­dó la mu­jer a Na­tio­nal Geo­grap­hic. Al ins­tan­te, se die­ron cuen­ta que en reali­dad es­ta­ban asus­ta­dos y co­men­za­ron a co­rrer y tre­par­se de los ár­bo­les.

Pron­to que­dó cla­ro cuál era el pro­ble­ma: dos fe­li­nos que se es­ta­ban ca­mu­flan­do pa­ra ata­car, se lan­za­ron ha­cia los mo­nos. Un va­lien­te ba­buino des­cen­dió del ár­bol y tra­tó de es­ca­par, pe­ro ca­yó rá­pi­da­men­te en las fau­ces de uno de león: no lo­gró so­bre­vi­vir.

Pe­se a la te­rro­rí­fi­ca es­ce­na que es­ta­ban pre­sen­cia­do Evan y Li­sa, lo que ocu­rrió lue­go los con­mo­vió. Una leo­na de la ma­na­da se dio cuen­ta que la pri­ma­te que mu­rió en las ga­rras de un león no es­ta­ba so­la, sino que te­nía un pe­que­ño be­bé afe­rra­do a su cuer­po. "En­tre los ba­bui­nos que chi­lla­ban y las leo­nas se co­mu­ni­ca­ban con pro­fun­dos ru­gi­dos gu­tu­ra­les, era una es­ce­na de lo­cos", con­tó.

El pe­que­ño in­ten­tó es­ca­par su­bien­do a un ár­bol, pe­ro aún era de­ma­sia­do dé­bil pa­ra sal­var­se y fue ahí cuan­do la leo­na se acer­có a él len­ta­men­te. Se­gún Li­sa, en vez de ata­car­lo, em­pe­za­ron a ju­gar, la leo­na fue "gen­til" y tam­bién cu­rio­sa res­pec­to al pe­que­ño, que se veía he­ri­do y fa­ti­ga­do.

A los po­cos se­gun­dos ya lo te­nía abra­za­do y el mo­ni­to pa­re­cía es­tar có­mo­do. De he­cho, un león in­ten­tó ata­car­lo, pe­ro ella sal­tó a de­fen­der­lo, crean­do así un ver­da­de­ro víncu­lo. Pe­ro la es­ce­na no ter­mi­nó allí: un ba­buino ma­cho es­ta­ba es­pe­ran­do en un ár­bol cer­cano pa­ra sal­var al be­bé y lle­vár­se­lo.

Ca­mu­fla­do en­tre la hier­va y es­con­dién­do­se en las som­bras, el mono ma­cho lo­gró acer­car­se al pe­que­ño y sa­car­lo de las ga­rras de la leo­na. Fue ese el mo­men­to en el que Evan y Li­sa de­ci­die­ron re­ti­rar­se del lu­gar. "El jo­ven ba­buino si­gue sien­do una ins­pi­ra­ción pa­ra mí y un re­cor­da­to­rio de que la vi­da es frá­gil y no im­por­ta cuán­to lu­che­mos pa­ra con­tro­lar su re­sul­ta­do, to­do lo que po­de­mos ha­cer es vi­vir el mo­men­to", afir­mó Li­sa.

La cor­te­za en­to­rri­nal es­tá lo­ca­li­za­da en el ló­bu­lo tem­po­ral me­dio del ce­re­bro, en­car­ga­do de cen­tra­li­zar la ac­ti­vi­dad del sis­te­ma ner­vio­so. Es­ta par­te de una de los ór­ga­nos más com­ple­jos del cuer­po de la gran ma­yo­ría de ani­ma­les desem­pe­ña un pa­pel muy im­por­tan­te en la me­mo­ria y la orien­ta­ción no só­lo de la es­pe­cie hu­ma­na, sino tam­bién de otras co­mo los ra­to­nes o los pe­rros.

Es­ta es la prin­ci­pal con­clu­sión de un es­tu­dio ela­bo­ra­do por in­ves­ti­ga­do­res de la North­wes­tern Uni­ver­sity (Es­ta­dos Uni­dos) que re­ve­la que al­gu­nos ani­ma­les tie­nen una re­pre­sen­ta­ción ex­plí­ci­ta del tiem­po en su ce­re­bro, es de­cir, sa­ben en ca­da mo­men­to qué ho­ra es. Los re­sul­ta­dos de es­te tra­ba­jo han si­do pu­bli­ca­dos es­te mes de oc­tu­bre en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Na­tu­re Neu­ros­cien­ce y con­fir­man lo que ca­si to­do due­ño de un pe­rro ya sa­bía por in­tui­ción. Pa­ra la ela­bo­ra­ción del es­tu­dio, los in­ves­ti­ga­do­res mi­die­ron la ac­ti­vi­dad de la cor­te­za en­to­rri­nal de un gru­po de ra­to­nes en un en­torno vir­tual. En con­cre­to, los ani­ma­les de­bían ha­cer gi­rar una rue­da du­ran­te seis se­gun­dos a fin de abrir una puer­ta que les per­mi­ti­ría ac­ce­der a un pre­mio en for­ma de co­mi­da.

Tras es­te pri­mer ex­pe­ri­men­to, los ex­per­tos mo­di­fi­ca­ron el es­ce­na­rio con el que los ra­to­nes se ha­bían fa­mi­lia­ri­za­do pre­via­men­te y eli­mi­na­ron la puer­ta. No obs­tan­te, los ani­ma­les si­guie­ron co­rrien­do so­bre la rue­da du­ran­te seis se­gun­dos y po­si­cio­nán­do­se in­me­dia­ta­men­te des­pués an­te la puer­ta – aho­ra in­vi­si­ble- pa­ra ob­te­ner la re­com­pen­sa, exac­ta­men­te igual que lo ha­bían he­cho an­tes. A jui­cio de los ex­per­tos, es­to prue­ba que los ra­to­nes son ca­pa­ces de con­tro­lar tan­to el es­pa­cio co­mo el tiem­po, pues no es sino usan­do su pro­pio re­loj in­terno que pue­den sa­ber exac­ta­men­te en qué mo­men­to se abri­rá la nue­va puer­ta que no ven. Los au­to­res del tra­ba­jo ex­pli­can que es pre­ci­sa­men­te por es­to por lo que al­gu­nas mas­co­tas la­dran, y se po­nen ner­vio­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.