Le pren­dió ve­las a los san­tos y se le in­cen­dió la ca­sa

Hoy en la noticia - - TRAMA URBANA -

Un ver­da­de­ro cal­va­rio fue el que vi­vió una ni­ña de 9 años, quien fue abu­sa­da se­xual­men­te en reite­ra­das oca­sio­nes por su pa­dras­tro. Se­gún in­for­ma­ron vo­ce­ros, la in­ves­ti­ga­ción co­men­zó en no­viem­bre del año pa­sa­do, cuan­do la ma­dre de la víc­ti­ma de­nun­ció el he­cho an­te las au­to­ri­da­des.

Los ata­ques co­men­za­ron en pri­me­ra ins­tan­cia con ma­no­seos, pe­ro lue­go la si­tua­ción em­peo­ró y obli­ga­ba a la me­nor a que le prac­ti­ca­ra se­xo oral, has­ta que fi­nal­men­te lle­gó a so­me­ter­la to­tal­men­te. El da­to más abe­rran­te que tras­cen­dió es que el acu­sa­do no só­lo abu­sa­ba de la pe­que­ña cuan­do que­da­ban so­los en la ca­sa, sino que tam­bién in­ven­ta­ba pa­seos pa­ra sa­lir con ella y lle­var­la a cual­quier des­cam­pa­do pa­ra abu­sar­la.

Asi­mis­mo, pa­ra que la ne­na no lo de­la­ta­ra, el su­je­to la ame­na­za con aban­do­nar a su ma­dre y que no ten­drían di­ne­ro pa­ra vi­vir, ya que que­da­rían sin ca­sa de­bi­do a que “te­nían te­cho y co­mi­da” gra­cias a él. El tor­men­to du­ró va­rios me­ses has­ta que per­ver­ti­do in­ten­tó uti­li­zar la mis­ma es­tra­te­gia pa­ra so­me­ter a la her­ma­na ma­yor de víc­ti­ma, quien en por ese en­ton­ces te­nía 14 años de edad.

No obs­tan­te, la jo­ven no se de­jó ame­dren­tar por el cau­san­te y rá­pi­da­men­te le avi­só a su ma­dre de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do, quien sin du­dar­lo echó al hom­bre de la ca­sa y reali­zó la co­rres­pon­dien­te de­nun­cia. Fue allí cuan­do, al pre­gun­tar­le a la pe­que­ña si ha­bía su­fri­do al­gún ti­po de ata­que, es­ta rom­pió en llan­to y con­tó la pe­sa­di­lla por la que pa­só.

Una vez ini­cia­da la in­ves­ti­ga­ción y lue­go de una in­ten­sa ta­rea, agen­tes de la DDI La Pla­ta, al man­do de Nés­tor Mu­ñoz, en con­jun­to con la Sub­di­vi­sión de Co­ro­nel Brandsen, pro­ce­die­ron fi­nal­men­te a la de­ten­ción del in­di­vi­duo.

Un he­cho in­só­li­to se re­gis­tró en la jor­na­da de ayer, cuan­do un sim­ple des­cui­do ca­si ter­mi­na en una te­rri­ble tra­ge­dia. El epi­so­dio tu­vo lu­gar en la ve­ci­na lo­ca­li­dad de Ringuelet, cuan­do, co­mo so­lía ha­cer to­dos los días, un hom­bre le pren­dió ve­las a to­dos sus san­tos y lue­go se fue a dor­mir.

Sin em­bar­go, esa no­che no fue igual a las de­más y el su­je­to nun­ca ima­gi­nó que en la ma­dru­ga­da iba a ter­mi­nar sien­do res­ca­ta­do de en­tre las lla­mas­por los Bomberos. Fue cer­ca de la 1 cuan­do un lla­ma­do al 911 ad­vir­tió a la Po­li­cía so­bre un in­cen­dio que se es­ta­ba lle­van­do a ca­bo en 10 y 516.

Rá­pi­da­men­te los res­ca­tis­tas se aper­so­na­ron en la es­ce­na y di­vi­sa­ron den­sas co­lum­nas de hu­mo y un gran fo­co íg­neo. Lue­go de un in­ten­so tra­ba­jo lo­gra­ron apa­gar las lla­mas y res­ca­tar del in­te­rior de la vi­vien­da al dam­ni­fi­ca­do, un chan­ga­rín de 38 años, quien fue lle­va­do lo más pron­to po­si­ble has­ta un cen­tro de sa­lud.

Mien­tras el dam­ni­fi­ca­do re­ci­bía asis­ten­cia mé­di­ca, los ve­ci­nos con­fir­ma­ron las prác­ti­cas es­pi­ri­tua­les que la víc­ti­ma re­pe­tía co­ti­dia­na­men­te en su do­mi­ci­lio y que ha­brían ori­gi­na­do el in­cen­dio. Pe­se al sus­to y a los im­por­tan­tes da­ños ma­te­ria­les, afor­tu­na­da­men­te no hu­bo que la­men­tar una tra­ge­dia ma­yor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.