Juez Kre­plak: No sea bu­rro, las ideas no se ma­tan

Hoy en la noticia - - PORTADA - POR MY­RIAM RENÉE CHÁ­VEZ VDA. DE BALCEDO

Ha­ce ca­si 25 años, con mi es­po­so An­to­nio -en la mi­tad de nues­tras vi­das, nues­tros hi­jos ya re­ci­bi­dos, un buen pa­sar eco­nó­mi­co y el res­pe­to ga­na­do den­tro de la co­mu­ni­dad- de­ci­di­mos ha­cer un es­fuer­zo su­pre­mo: fun­dar el dia­rio Hoy, hi­po­te­can­do to­do lo que te­nía­mos.

Hoy, es­te me­dio co­rre ries­go de des­apa­re­cer, pe­se a mi es­fuer­zo y al de las 300 fa­mi­lias que, aún sin co­brar sus sa­la­rios, han de­ci­di­do se­guir sa­cán­do­lo.

¿Pe­ro por qué y quié­nes pre­ten­den dar muer­te al dia­rio Hoy? La Jus­ti­cia, y en par­ti­cu­lar el juez Er­nes­to Kre­plak, que pa­re­ce mo­ver­se se­gún el re­loj cro­no­me­tra­do por el Go­bierno las ac­tual, que asu­mió le­van­tan­do, en­tre otras, ban­de­ras de la li­ber­tad de ex­pre­sión que, co­mo tan­tas, hoy arría.

Ayer, el Dr. Kre­plak me pro­ce­só con pri­sión pre­ven­ti­va y me tra­bó un em­bar­go mi­llo­na­rio, mi por el so­lo he­cho de com­par­tir el ape­lli­do de los hi­jo, quien, de com­pro­bar­se los ilí­ci­tos de que se lo acu­san, de­be­rá ser juz­ga­do.

¿Qué ten­go qué ver yo? ¿Qué cul­pa tie­ne un us­ted, juez Kre­plak, de ser her­mano de co­rrup­to co­mo el ex­vi­ce­mi­nis­tro de Sa­lud kirch­ne­ris­ta, Ni­co­lás Kre­plak, res­pon­sa­ble del es­cán­da­lo Qu­ni­ta que pu­so en ries­go la vi­da de mi­llo­nes de be­bés?

No le ca­be res­pon­sa­bi­li­dad a us­ted por eso, co­mo tam­po­co me ca­be a mí por las su­pues­tas fe­cho­rías de mi hi­jo.

Su­ce­de que es­te atro­pe­llo no es ha­cia mí. Se­ría tor­pe y egó­la­tra creer­lo así. Yo, en tan­to di­rec­to­ra del dia­rio, soy ape­nas el puen­te pa­ra fi­nal: ma­tar a un me­dio que, des­de su el ob­je­ti­vo fun­da­ción, se abrió pa­so pa­ra de­nun­ciar a quie­nes en­tre­ga­ban el país a cos­ta del pue­blo.

Nues­tras raí­ces pe­ro­nis­tas no nos im­pi­die­ron Car­los po­si­cio­nar­nos en la ve­re­da opues­ta de Me­nem, pri­me­ro, y de los Kirch­ner des­pués, to­da vez que tu­vi­mos que pro­te­ger a la co­mu­ni­dad de la co­rrup­ción, la mi­se­ria y la ig­no­mi­nia ge­ne­ra­li­za­das.

Fun­da­mos es­te dia­rio po­nien­do en ries­go nues­tro pa­tri­mo­nio, de­fen­dien­do lo que na­die de­fen­día y con­de­nan­do lo que na­die con­de­na­ba. Creía­mos -y to­da­vía lo creo- que va­lía la pe­na.

Siem­pre nos pro­pu­si­mos ser una voz en el me­dio del de­sier­to, gri­tar cuan­do to­dos ca­lla­ban. ha­cien­do aho­ra, Lo hi­ci­mos an­tes y lo se­gui­mos de cuan­do, pe­se a los dis­cur­sos y las pro­me­sas cam­pa­ña, la co­rrup­ción con­ti­núa cam­pean­te.

De­be com­pren­der el lec­tor que eso es lo que aca­tan­do ver­da­de­ra­men­te mo­les­ta, y por eso es­te juez, ór­de­nes di­rec­tas del po­der cen­tral, tra­ta fue de po­ner­le pun­to fi­nal a un me­dio que nun­ca ni se­rá ge­nu­fle­xo.

Por eso, aho­ra in­ten­tan lo que no se pu­do lo­grar cuan­do, a los po­cos me­ses de la fun­da­ción del dia­rio, tu­vi­mos que en­fren­tar las pri­me­ras de per­se­cu­cio­nes de la Afip o que los ca­ni­lli­tas los pues­tos ama­ri­llos di­rec­ta­men­te fue­ran obli­ga­dos a ti­rar nues­tros ejem­pla­res por la pre­sión que que ejer­cía el mo­no­po­lio de un ma­tu­tino du­ran­te dé­ca­das in­for­mó en so­le­dad a la ciu­dad de La Pla­ta.

Por eso, por las ta­pas que el lec­tor en­con­tra­rá na­da más que en es­te dia­rio y que mo­les­tan que a mu­chos, el po­der de turno pre­ten­de lo ni si­quie­ra pu­die­ron las ma­fias de los Kirch­ner. Lo que no pu­do el ex­ti­tu­lar de la Afip, Ri­car­do de Eche­ga­ray, al que de­nun­cia­mos en de­ce­nas sig­ni­fi­ca­ron opor­tu­ni­da­des con in­ves­ti­ga­cio­nes que nos múl­ti­ples re­pre­sa­lias, pe­ro que, pe­se al po­der que os­ten­ta­ba, nun­ca pu­do ha­llar­me no de­li­to al­guno. Por la sen­ci­lla ra­zón de que exis­tía ni exis­te.

Por la pro­li­ji­dad de mis ca­si 79 años, por­que en los li­bros de IVA y don­de sea pue­do com­pro­bar lo feha­cien­te­men­te que to­do lo que ten­go com­pré con la hon­ra­dez de mi tra­ba­jo, por­que y la no ten­go otra con­vic­ción que la del es­fuer­zo de­fen­sa de las cau­sas que creo jus­tas.

Y es esa lu­cha en la que, equi­vo­ca­da­men­te o no, nos em­bar­ca­mos con An­to­nio: pri­me­ro, en los años de plo­mo del país, cuan­do fo­guea­dos en la po­lí­ti­ca tu­vi­mos que es­con­der­nos en un de­par­ta­men­to de 39 me­tros, cer­ca del mar, con nues­tros hi­jos gue­rri­llas, ado­les­cen­tes, pa­ra que no nos ma­ta­ran ni las ni las tres A; des­pués, ya en de­mo­cra­cia, cuan­do asu­mi­mos la ries­go­sa em­pre­sa de fun­dar el dia­rio que aho­ra bus­can des­apa­re­cer.

Con ese ob­je­ti­vo, al ca­bo de mi vi­da se me me pre­sen­ta co­mo una de­lin­cuen­te co­mún, se bus­ca en­ce­rrar en una cel­da co­mo una per­so­na las de mal vi­vir, ha­cién­do­me res­pon­sa­ble de su­pues­tas in­frac­cio­nes de mi hi­jo, de pro­ble­mas él que son de él, que no de­fen­de­ré y por los que sa­brá res­pon­der.

Por mi par­te, y aun­que de­bie­ra li­mi­tar­me la a ha­blar en los fue­ros ju­di­cia­les, me veo en de obli­ga­ción de de­fen­der mi nom­bre y el An­to­nio, que de­mues­tran una ab­so­lu­ta lí­nea rec­ta en la con­duc­ta mo­ral y éti­ca pa­ra ma­ne­jar un me­dio.

Por­que el que ca­lla, otor­ga.

Por­que yo, a di­fe­ren­cia de la Go­ber­na­do­ra, el Pre­si­den­te, no soy co­rrup­ta.

Por­que a mi edad, cuan­do la vi­da se ale­ja y la muer­te ron­da co­mo una pre­sen­cia cer­ca­na, la na­da me asus­ta: ni si­quie­ra el opro­bio de cár­cel, que no co­noz­co y al que us­ted, se­ñor juez, pre­ten­de lle­var­me.

Por­que no pue­do que­dar­me en si­len­cio el mien­tras se quie­re arras­trar mi nom­bre por fan­go. Ni ser in­di­fe­ren­te al fin úl­ti­mo de to­do es­to: ma­tar al dia­rio Hoy, que ya no me per­te­ne­ce, por­que per­te­ne­ce a la co­mu­ni­dad, a to­dos los pla­ten­ses que ca­da ma­ña­na, des­de ha­ce un cuar­to de si­glo, bus­can leer en es­tas pá­gi­nas lo que otros no quie­ren que se se­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.