Una pla­ga le­tal obli­ga a re­mo­ver un an­ti­guo ce­dro de la plaza pú­bli­ca "Ar­tu­ro C. Mas­sey"

Hoy Pinto - - News -

La Di­rec­ción de Pro­duc­ción y Me­dio Am­bien­te de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ge­ne­ral Pin­to in­for­mó al H. Con­ce­jo De­li­be­ran­te y por su in­ter­me­dio a la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral, a tra­vés de no­ta cur­sa­da el pa­sa­do mes de Abril, de la si­tua­ción plan­tea­da por el es­ta­do sa­ni­ta­rio de un an­ti­guo y ca­rac­te­rís­ti­co ejem­plar de la es­pe­cie "Ce­drus Deo­da­ra", com­po­nen­te de la ar­bo­le­da de la plaza pú­bli­ca “Ar­tu­ro C. Mas­sey” de la ciu­dad ca­be­ce­ra dis­tri­tal.

Al res­pec­to, la men­cio­na­da re­par­ti­ción co­mu­ni­có que di­cho ár­bol pre­sen­ta un es­ta­do de sa­lu­bri­dad irre­ver­si­ble por la pre­sen­cia avan­za­da en ca­si la to­ta­li­dad de la co­pa del ejem­plar de un mus­go lla­ma­do "Ti­lland­sia Us­neoi­des", que la ha in­va­di­do ca­si por com­ple­to, en­tra­ñan­do ries­go pa­ra el res­to de la fo­res­ta­ción cir­cun­dan­te.

La pre­sen­cia del fla­ge­lo fue de­tec­ta­da tiem­po atrás, y se ar­bi­tra­ron dis­tin­tas es­tra­te­gias y pro­ce­di­mien­tos pa­ra com­ba­tir­la, a par­tir de la con­sul­ta con es­pe­cia­lis­tas en el te­ma.

Así se re­cu­rrió a la re­mo­ción ma­nual, la apli­ca­ción de agua a al­ta pre­sión (es­tra­te­gia ap­ta pa­ra es­pe­cies de ho­jas ca­du­cas y no tan­to pa­ra co­ní­fe­ras), y se efec­tuó el con­trol quí­mi­co más efectivo re­co­men­da­do por téc­ni­cos de Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria (INTA), con sul­fa­to de co­bre en di­lu­ción acuo­sa, sin los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, por lo que no se pu­do fre­nar to­tal­men­te el avan­ce no­ci­vo de los efec­tos de la pla­ga.

Es­te fla­ge­lo, co­no­ci­do co­mo “Bar­ba de mon­te” o “Bar­ba de vie­jo”, por las lar­gas fi­bras gri­sá­ceas que ge­ne­ra (que pue­den lle­gar a los sie­te me­tros de lon­gi­tud), es un ti­po de "Cla­vel del ai­re" abun­dan­te en zonas con al­ta con­den­sa­ción at­mos­fé­ri­ca, y no es sen­ci­llo erra­di­car­lo.

Los "Cla­ve­les del ai­re" son plan­tas epí­fi­tas que usan a otras co­mo so­por­te, pe­ro no ab­sor­ben de ellas sus nu­trien­tes, sino que le im­pi­den a la plan­ta hos­pe­dan­te su ca­pa­ci­dad de fo­to-sin­te­ti­zar y, por lo tan­to, es­tas van mu­rien­do po­co a po­co. La dis­per­sión de semillas es eó­li­ca y tam­bién a tra­vés de las aves que uti­li­zan los fi­la­men­tos pa­ra la cons­truc­ción de ni­dos.

Es­ta pla­ga no afecta a to­dos los ár­bo­les por igual, sien­do más sus­cep­ti­bles las es­pe­cies de cor­te­za ru­go­sas y ra­mas ho­ri­zon­ta­les. Los "Cla­ve­les del ai­re" se en­sa­ñan par­ti­cu­lar­men­te con ár­bo­les de­te­rio­ra­dos por su an­ti­güe­dad, con­di­cio­nes am­bien­ta­les ad­ver­sas o en­fer­me­da­des pre-exis­ten­tes.

El ata­que ace­le­ra su de­cre­pi­tud con muer­te de ra­mas que, al­gu­nas ve­ces, se quiebran por el pe­so adi­cio­nal, y pér­di­da de ho­jas. Si el ár­bol es­tu­vie­ra sano, po­dría lle­gar a re­pe­ler la co­lo­ni­za­ción, pe­ro si no es así, en­tra en un círcu­lo vi­cio­so que ter­mi­na con su muer­te.

An­te el rie­go sa­ni­ta­rio exis­ten­te pa­ra la po­bla­ción de plan­tas lin­de­ras por la di­se­mi­na­ción del mus­go por me­dio del vien­to y las aves, se re­cu­rrió a la con­sul­ta con téc­ni­cos es­pe­cia­lis­tas, quie­nes acon­se­ja­ron la re­mo­ción del ejem­plar, co­mo lo in­di­ca el in­for­me de la téc­ni­ca Ji­me­na As­qui­ni en sus as­pec­tos diag­nós­ti­cos y pres­crip­ti­vos.

Un nue­vo ejem­plar de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas ocu­pa­rá el lu­gar va­can­te por la la­men­ta­ble pér­di­da del año­so ha­bi­tan­te de ese es­pa­cio, dan­do ini­cio a un ciclo bio­ló­gi­co de nue­va ge­ne­ra­ción.

Los es­pe­cia­lis­tas acon­se­ja­ron la re­mo­ción del ejem­plar.

El an­ti­guo ce­dro de la plaza pú­bli­ca "Ar­tu­ro C. Mas­sey".

El fla­ge­lo “Bar­ba de mon­te” o “Bar­ba de vie­jo" atacó al ár­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.