"El dis­cur­so de la an­ti­po­lí­ti­ca"

Hoy Pinto - - News - Es­cri­be En­ri­que Mi­ner­vino Militante y re­fe­ren­te de Uni­dad Ciu­da­na -

"Uno de los de­por­tes fa­vo­ri­tos de al­gu­nos pe­rio­dis­tas es des­pres­ti­giar a la po­lí­ti­ca. Pa­ra lle­var ade­lan­te es­ta con­sig­na se au­to­pro­cla­man ´in­de­pen­dien­tes´ y rea­li­zan una des­pia­da­da crí­ti­ca a la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, con el ar­gu­men­to de que es­tá lle­na de vi­cios y que to­dos los po­lí­ti­cos son co­rrup­tos.

Es la teo­ría de la ´an­ti­po­lí­ti­ca´ y en ba­se a ella y a su des­pres­ti­gio lo­gran en­tro­ni­zar en los más al­tos car­gos gu­ber­na­men­ta­les a per­so­na­jes su­pues­ta­men­te ´lim­pios´, ´no con­ta­mi­na­dos´ con los vi­cios de la po­lí­ti­ca, a quie­nes de­no­mi­nan pom­po­sa­men­te ´la nue­va po­lí­ti­ca´.

Ba­jo este ró­tu­lo se es­con­den per­so­na­jes de to­da ca­la­ña, la ma­yo­ría de los cua­les han si­do protagonistas de mo­men­tos acia­gos de la his­to­ria ar­gen­ti­na. Los acom­pa­ñan otros que si­guen esas ideas y se desem­pe­ñan con prác­ti­cas que es­tán muy ale­ja­das de esa nue­va po­lí­ti­ca que di­cen re­pre­sen­tar.

Así es co­mo siem­pre vuel­ven los Stur­ze­ne­ger, Bull­rich, Mel­co­nian, en­tre otros, y se agre­gan ´nue­vos´ per­so­na­jes co­mo Dujovne, Ete­che­ve­re, Aran­gú­ren, Capu­to, etc. Nue­vos en ocu­par car­gos pú­bli­cos. Vie­jos zo­rros de los ne­go­cios y en el ar­te de ha­cer y te­ner mu­cha pla­ta.

Una vez en el go­bierno, uti­li­zan la fun­ción pú­bli­ca pa­ra mul­ti­pli­car sus ne­go­cios y por lo tan­to sus ga­nan­cias. Es lo que pa­sa con al­gu­nas em­pre­sas y sus re­pre­sen­tan­tes en el go­bierno de Ma­cri: Far­ma­city (Quintana), Shell (Aran­gu­ren), La Anó­ni­ma (Pe­ña Braun), etc.

Mien­tras los ca­sos de co­rrup­ción se su­ce­den sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad en el go­bierno de Cam­bie­mos, los pe­rio­dis­tas que nos dan lec­cio­nes de có­mo de­be ser la po­lí­ti­ca, ca­llan. Y si­guen ha­blan­do de la su­pues­ta co­rrup­ción del go­bierno an­te­rior.

Son los mis­mos pe­rio­dis­tas que en épo­cas de Cris­ti­na ´que­rían pre­gun­tar´ y que aho­ra se guar­dan to­das sus pre­gun­tas ante los tan­tos in­te­rro­gan­tes que ge­ne­ra el go­bierno ac­tual en ca­da uno de sus he­chos, to­dos te­ñi­dos de co­rrup­ción.

Por su­pues­to que la po­lí­ti­ca es fa­li­ble e im­per­fec­ta. Pe­ro es la po­lí­ti­ca que hoy te­ne­mos y que du­ran­te mu­cho tiem­po no tu­vi­mos y que Nés­tor Kirch­ner su­po re­cu­pe­rar lue­go de aquel som­brío ´que se va­yan to­dos´ de 2001.

Nés­tor vol­vió a sem­brar en mu­chos de no­so­tros la se­mi­lla del valor de la po­lí­ti­ca. La mis­ma que hi­zo que gran par­te de la so­cie­dad vol­vie­ra a te­ner un al­to gra­do de po­li­ti­za­ción. Y es la po­lí­ti­ca la úni­ca he­rra­mien­ta de trans­for­ma­ción de la reali­dad con la que cuen­tan los sec­to­res po­pu­la­res pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo.

A los sec­to­res de po­der no les ha­ce fal­ta la po­lí­ti­ca. Ellos tie­nen el po­der eco­nó­mi­co y me­diá­ti­co. Por eso los lla­ma­mos sec­to­res ´con­cen­tra­dos´. Con­cen­tran po­der y re­cur­sos.

Es­tos sec­to­res po­de­ro­sos son los mis­mos que du­ran­te gran par­te de la his­to­ria ar­gen­ti­na y la­ti­noa­me­ri­ca­na ma­ne­ja­ron a mu­chos go­bier­nos tí­te­res. El pro­ble­ma se les pre­sen­tó con Nés­tor y Cris­ti­na. Con ellos no pudieron.

Tam­po­co ha­bían po­di­do con Yri­go­yen y Pe­rón. Aal­fon­sín lo ter­mi­na­ron de­rro­can­do con un gol­pe eco­nó­mi­co al fi­nal de su man­da­to.

El kirch­ne­ris­mo lle­vó ade­lan­te po­lí­ti­cas de re­dis­tri­bu­ción del in­gre­so, ex­pu­so a es­tos gru­pos ante la so­cie­dad co­mo los que siem­pre ´se la lle­va­ron en pa­la´. Ahí es­tá la cues­tión.

La po­lí­ti­ca les hi­zo ganar me­nos. Por­que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que apli­ca­ron los go­bier­nos po­pu­la­res co­mo el kirch­ne­ris­mo, el pe­ro­nis­mo o el yri­go­ye­nis­mo, hi­rie­ron sus in­tere­ses e hi­cie­ron que el pue­blo ac­ce­die­ra a una me­jor ca­li­dad de vi­da.

Por eso los po­lí­ti­cos no son to­dos igua­les. Mu­chos vo­tan­tes de Cam­bie­mos que se cre­ye­ron y re­pi­tie­ron aquel ´se ro­ba­ron to­do´ y que los me­dios ma­cris­tas di­fun­die­ron has­ta el har­taz­go, aho­ra que ven que este go­bierno no so­lo es un desas­tre, sino que ade­más es­tá lleno de co­rrup­tos.

Por eso, aho­ra re­nue­van su dis­cur­so y di­cen que la po­lí­ti­ca es una mier­da, o que to­dos son igua­les. Jus­ta­men­te lo que los sec­to­res del po­der eco­nó­mi­co que­rían. Por eso hoy es­tá ganando el dis­cur­so de la an­ti­po­lí­ti­ca, co­mo en el 2001.

Cam­bie­mos es la alian­za por la cual ac­ce­die­ron al po­der po­lí­ti­co, con el ver­gon­zan­te apo­yo de la UCR. Pe­ro son los mis­mos sec­to­res que en otros mo­men­tos de nues­tra his­to­ria ac­ce­die­ron al go­bierno me­dian­te los gol­pes de Es­ta­do. Siem­pre les mo­les­tó la po­lí­ti­ca.

Pa­ra­fra­sean­do a un re­la­tor de­por­ti­vo que ex­cla­ma cons­tan­te­men­te y a viva voz di­cien­do ¡ Que viva el fút­bol !, Yo di­go en beneficio del pue­blo ¡ Que viva la po­lí­ti­ca !”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.