“Cam­bie­mos, un go­bierno pa­ra po­cos“

Hoy Pinto - - Noticias - Es­cri­be En­ri­que Mi­ner­vino (*)

“Cuan­do de­ci­mos que el de Cam­bie­mos es un go­bierno de ri­cos pa­ra ri­cos, no re­pe­ti­mos un slo­gans sin fun­da­men­to, sino que es­ta­mos des­cri­bien­do una reali­dad que se evi­den­cia día a día.

La ad­mi­nis­tra­ción PROUCR ha ve­ni­do a ins­ta­lar­se en el go­bierno na­cio­nal y pro­vin­cial pa­ra lle­var ade­lan­te un pro­yec­to po­lí­ti­co que va en ese sen­ti­do: Fa­vo­re­cer a los que más tie­nen.

Las me­di­das to­ma­das des­de 2.015 por el go­bierno no han fa­vo­re­ci­do, nin­gu­na de ellas, al con­jun­to de­la po­bla­ción. Me­ga de­va­lua­cio­nes, ta­ri­fa­zos, te­cho a las pa­ri­ta­rias, re­for­ma pre­vi­sio­nal pa­ra ba­jar los ha­be­res ju­bi­la­to­rios, au­men­tos des­pro­por­cio­na­dos en los ali­men­tos, qui­ta de im­pues­tos a ar­tícu­los sun­tua­rios co­mo el cham­pag­ne, ba­ja y qui­ta de re­ten­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes de gra­nos, des­pi­dos de em­plea­dos pú­bli­cos, en­deu­da­mien­to externo sal­va­je y tan­tas otras cu­yas con­se­cuen­cias, no pue­den ser otras que pro­vo­car un per­jui­cio a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles y a la cla­se me­dia.

Fru­to de es­tas me­di­das son los al­tí­si­mos ín­di­ces de in­fla­ción, la es­tre­pi­to­sa suba del des­em­pleo, au­men­to ex­po­nen­cial de la po­bre­za, y un pre­su­pues­to pa­ra 2.019 con un bru­tal ajus­te en to­das las áreas del Es­ta­do, es­pe­cial­men­te en aque­llas cla­ves co­mo Sa­lud, Edu­ca­ción, Cien­cia y Tec­no­lo­gía.

Es­tá cla­ro que al go­bierno no le in­tere­sa desa­rro­llar es­tas áreas que son des­fi­nan­cia­das año tras año. El des­man­te­la­mien­to de los hos­pi­ta­les pú­bli­cos, el cie­rre de es­cue­las en to­dos los ni­ve­les y la fal­ta de pre­su­pues­to pa­ra la cien­cia son la prue­ba del des­dén gu­ber­na­men­tal en es­tos ru­bros fun­da­men­ta­les.

Una de las prue­bas más con­tun­den­tes de que es­te es un go­bierno pa­ra ri­cos, es un da­to que de­ja de ser “de co­lor” si lo ana­li­za­mos. El au­to más ven­di­do en nues­tro país en 2018, fue la pick-up ja­po­ne­sa To­yo­ta Hi­lux que ven­dió 33.482 uni­da­des en los 12 me­ses del año que se fue.

Ya en 2.016, la ca­mio­ne­ta fu­ror de To­yo­ta ha­bía sor­pren­di­do ocu­pan­do el pri­mer pues­to en ven­tas, lu­gar que per­dió en 2017 y vol­vió a re­cu­pe­rar en 2018.

El vehícu­lo en cues­tión tie­ne un pre­cio de $ 1.300.000 en su ver­sión más com­ple­ta y $ 700.000 en la de me­nor va­lor.

Es­to es una ver­da­de­ra ilus­tra­ción del mo­de­lo de país que nos pro­po­ne Cam­bie­mos. Que el au­to más ven­di­do sea una pick-up que ad­quie­ren los pro­duc­to­res ru­ra­les y las cla­ses más pu­dien­tes, es un da­to más que elo­cuen­te.

El Ma­cris­mo lle­va ade­lan­te un pro­yec­to de país ba­sa­do en la ven­ta de pro­duc­tos pri­ma­rios pro­po­nien­do la vuel­ta al mo­de­lo agroex­por­ta­dor de fi­nes del si­glo XIX. Y quie­nes desa­rro­llan es­ta ac­ti­vi­dad cons­ti­tu­yen uno de los sec­to­res más be­ne­fi­cia­dos con es­tas po­lí­ti­cas.

Los otros ga­na­do­res son las en­ti­da­des ban­ca­rias, las em­pre­sas de ener­gía y al­gu­nas cor­po­ra­cio­nes co­mo el gru­po Cla­rín, fer­vien­te de­fen­sor y sos­te­ne­dor de es­te go­bierno. El res­to de los sec­to­res es de­cir las Py­mes, la in­dus­tria, los pe­que­ños co­mer­cian­tes, la cla­se me­dia, los más vul­ne­ra­bles, la sa­lud pú­bli­ca, la edu­ca­ción, la cien­cia, no im­por­tan.

So­lo im­por­ta que un pe­que­ño gru­po de pri­vi­le­gia­dos ga­nen ca­da día más. Por­que Cam­bie­mos vino a es­to. A rea­li­zar una for­mi­da­ble trans­fe­ren­cia de re­cur­sos de la po­bla­ción ar­gen­ti­na a es­tos gru­pos que son los úni­cos ga­na­do­res.

Es­to es una con­se­cuen­cia tan­gi­ble de lo que sig­ni­fi­ca go­ber­nar pa­ra ri­cos. El con­tras­te con el go­bierno an­te­rior es inevi­ta­ble y nos ayu­da a com­pren­der la di­fe­ren­cia de los dos pro­yec­tos en dispu­ta.

Du­ran­te el kirch­ne­ris­mo, los au­tos más ven­di­dos fue­ron el eterno Volk­swa­gen Gol, y el Cor­sa de Che­vro­let, tí­pi­cos au­tos de cla­se me­dia, a los que pu­die­ron ac­ce­der los tra­ba­ja­do­res que vie­ron for­ta­le­ci­do su po­der ad­qui­si­ti­vo y así com­pra­ron su pri­mer au­ti­to, ya sea usa­do o ce­ro ki­ló­me­tro. Al­go im­pen­sa­do años atrás.

Pe­ro es­ta­mos ha­blan­do de un país en el cual la in­dus­tria cre­cía año tras año, el sa­la­rio pro­me­dio era el más al­to de La­ti­noa­mé­ri­ca y las pa­ri­ta­rias su­pe­ra­ban siem­pre a la in­fla­ción. Lue­go pa­sa­ron co­sas.

Y lo que pa­so fue que vino un Pre­si­den­te co­mo Ma­cri que des­tru­yó to­do lo cons­trui­do en me­nos de tres años pa­ra po­ner el go­bierno al ser­vi­cio de unos po­cos, y a ha­cer ne­go­cios.

Los dos pro­yec­tos de país en pug­na es­tán muy cla­ros. El que be­ne­fi­cia a quie­nes pue­den com­prar au­tos de $ 1.300.000, o el que hi­zo que du­ran­te 12 años los tra­ba­ja­do­res pu­die­ran te­ner un me­jor ni­vel de vi­da, ir­se de va­ca­cio­nes, aho­rrar al­gún pe­si­to y te­ner su pri­mer au­to.

Hoy no pue­den ha­cer na­da de eso. Al au­to qui­zás lo ten­gan to­da­vía. El pro­ble­ma es que no lo pue­den usar, por­que no le pue­den lle­nar el tan­que de com­bus­ti­ble. Más cla­ro, im­po­si­ble”.

- (#) Re­fe­ren­te de Uni­dad Ciu­da­da­na del Dis­tri­to de Ge­ne­ral Pin­to -

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.