Rú­cu­la en ma­ce­ta

Siem­bra, cui­da­do y co­se­cha

Huerta en casa - - Portada -

Las ho­jas pi­can­tes de la rú­cu­la son idea­les pa­ra ani­mar las en­sa­la­das o pa­ra mez­clar con acei­te de oli­va en una ver­sión más atre­vi­da de la sal­sa pes­to. Sus se­mi­llas ger­mi­nan rá­pi­da­men­te en­tre fi­na­les de ve­rano y prin­ci­pios de oto­ño, y una so­la ma­ce­ta te abas­te­ce­rá de su to­que es­pe­cia­do du­ran­te se­ma­nas si las re­co­lec­tas re­gu­lar­men­te, lo que tam­bién im­pi­de que flo­rez­ca y ger­mi­ne.

Des­de ha­ce unos años la rú­cu­la es­tá de mo­da y los pa­la­da­res gour­met re­cla­man por ella, dis­tin­guién­do­la de la sen­ci­lla le­chu­ga, la ra­di­che­ta o cual­quier otra hor­ta­li­za de ho­ja.

La rú­cu­la es uno de los gran­des sím­bo­los de la co­ci­na de au­tor, la ver­du­ra fas­hion del mi­le­nio, pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu­ti­da de to­do aquél que se asu­ma co­mo co­no­ce­dor de los sa­bo­res y los aro­mas.

● La rú­cu­la es una plan­ta que cre­ce en for­ma sil­ves­tre (1)

Lo pa­ra­dó­ji­co de es­ta plan­ta es que has­ta no ha­ce mu­cho tiem­po era con­si­de­ra­da una ma­la hier­ba, pe­ro des­de ha­ce unos años se ha in­cor­po­ra­do la rú­cu­la en la ali­men­ta­ción tan­to por sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les, cu­li­na­rias y me­di­ci­na­les.

● Es muy ri­ca en vi­ta­mi­nas an­ti­oxi­dan­tes que no só­lo per­mi­te con­tro­lar fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar, sino que ayu­dan a com­ba­tir los ra­di­ca­les li­bres que afec­tan la sa­lud en ge­ne­ral e in­clu­so la sa­lud de la piel. Por otra par­te, es­ta plan­ta pu­de ser con­si­de­ra­da un

ali­men­to ideal pa­ra con­tro­lar el pe­so, ya que es ri­co en fi­bra y con muy ba­jo apor­te ca­ló­ri­co.

● Gra­cias a que se tra­ta de una plan­ta fá­cil de man­te­ner, es po­si­ble que la pue­das cul­ti­var en ma­ce­tas, sin im­por­tar de­ma­sia­do si te­nés mu­cho o po­co lu­gar, con una am­plia y pro­fun­da bas­ta y so­bra (2).

His­to­ria

Co­no­ci­da tam­bién co­mo oru­ga, eru­ga, ja­mar­gui­llo, arú­gu­la o roc­ket, la rú­cu­la es una hier­ba anual que per­te­ne­ce a la fa­mi­lia Bra­si­ca­ceae o Cru­cí­fe­ras y su nom­bre cien­tí­fi­co es Eru­ca ve­si­ca­ria Ca­va­ni­lles. Es ori­gi­na­ria del sur de Eu­ro­pa y de Asia oc­ci­den­tal, y se tra­ta de un cul­ti­vo que cre­ce en for­ma sil­ves­tre en los már­ge­nes de los ca­mi­nos de al­gu­nas re­gio­nes me­di­te­rrá­neas así co­mo en el nor­te de Áfri­ca y el oes­te asiá­ti­co aun­que tam­bién ha cru­za­do el char­co lle­gan­do a Nor­tea­mé­ri­ca y nues­tro país.

¿Có­mo cul­ti­var la rú­cu­la en una ma­ce­ta?

Mez­clá un po­co de tie­rra con abono (te­né pre­sen­te el ta­ma­ño de tu ma­ce­ta) co­lo­ca­la en la ma­ce­ta (3) (no ol­vi­des ha­cer dos o tres agu­je­ros pa­ra que fil­tre el agua y en­tre ai­re a la tie­rra) has­ta cu­brir la mi­tad de di­cha ma­ce­ta.

Re­gá un po­co y dis­tri­buí las se­mi­llas de rú­cu­la (4) (las po­dés con­se­guir en un vi­ve­ro o co­mer­cio es­pe­cia­li­za­do en plan­tas) a lo lar­go de la ma­ce­ta.

Cu­brí con el res­to de la mez­cla de tie­rra y abono, y re­gá un po­co más, que no sea de­ma­sia­da agua (5).

Cli­ma

La rú­cu­la es de esas plan­tas tan re­sis­ten­tes que se pue­den cul­ti­var du­ran­te prác­ti­ca­men­te to­do el año, ex­cep­tuan­do los in­vier­nos muy fríos. Aún así, su rus­ti­ci­dad es tal que aguan­ta bien la som­bra, el sol, la hu­me­dad, el frío, el ca­lor. Por eso se pue­de plan­tar en cual­quier si­tio y con­di­ción, es se­gu­ro que ob­ten­drás re­sul­ta­dos. Evi­den­te­men­te hay con­di­cio­nes óp­ti­mas. Si el sue­lo tie­ne una bue­na fer­ti­li­dad, es un sue­lo ri­co en ma­te­ria or­gá­ni­ca y bien es­truc­tu­ra­do, mu­cho me­jor.

En ve­rano, si la ex­po­si­ción al sol y la tem­pe­ra­tu­ra es muy al­ta, es po­si­ble que amar­gue un po­co el sa­bor, así que pa­ra los me­ses de mu­cho ca­lor bus­ca­le un lu­gar som­brío.

La siem­bra

La rú­cu­la ne­ce­si­ta de la ex­po­si­ción so­lar pa­ra cre­cer así es que de­bés co­lo­car tus plan­tas en un lu­gar so­lea­do (6) aun­que hay que te­ner en cuen­ta que el ex­ce­so de

sol pro­du­ce un sa­bor de­ma­sia­do amar­go en sus ho­jas. Por eso, lo me­jor se­rá sem­brar en pri­ma­ve­ra.

En cuan­to al cli­ma, lo ideal es cul­ti­var rú­cu­la en zo­nas con cli­mas cá­li­dos pe­ro tem­pe­ra­tu­ras sua­ves.

Por otra par­te, to­le­ra un frío de has­ta 5 gra­dos cen­tí­gra­dos aun­que si el ter­mó­me­tro ba­ja más, la plan­ta no se desa­rro­lla­rá. La rú­cu­la se adap­ta a to­do ti­po de sue­los aun­que pre­fie­re aqué­llos que son cal­cá­reos, permea­bles, ri­cos en ma­te­ria or­gá­ni­ca y bien dre­na­dos.

La siem­bra de­be rea­li­zar­se de oc­tu­bre a mar­zo plan­tan­do las se­mi­llas a una dis­tan­cia de en­tre 5 y 12 cm. La ger­mi­na­ción se pro­du­ci­rá en­tre los 10 y los 14 días (7) siem­pre y cuan­do el sue­lo es­té hú­me­do y abo­na­do.

El rie­go

Se re­co­mien­da rea­li­zar un rie­go re­gu­lar pa­ra así con­ser­var la hu­me­dad tí­pi­ca de la pri­ma­ve­ra y el oto­ño me­di­te­rrá­neo.

Plagas y en­fer­me­da­des

Si las plan­tas se cul­ti­van a po­ca dis­tan­cia en­tre la rú­cu­la pue­de su­frir el ata­que de ro­ya y oí­dio, dos en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por di­fe­ren­tes ti­pos de hon­gos. Tam­bién son pro­cli­ves a te­ner pul­go­nes. Por otra par­te, si no se las cul­ti­va cer­ca de otras plan­tas de la

mis­ma fa­mi­lia son re­sis­ten­tes a las en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por hon­gos o pa­rá­si­tos tí­pi­cos de las Cru­cí­fe­ras.

La po­da

Pa­ra me­jo­res re­sul­ta­dos, se re­co­mien­da es­car­dar y re­mo­ver el te­rreno pa­ra en­ton­ces ai­rear­los. Ade­más, hay que eli­mi­nar las ma­le­zas.

La co­se­cha

La par­te que se co­se­cha es la ho­ja y de­be re­co­lec­tar­se an­tes de que se desa­rro­lle el ta­llo flo­ral ya que en­ton­ces tie­nen me­jor sa­bor (8). La fe­cha pa­ra co­se­char es a me­dia­dos del ve­rano cuan­do se cul­ti­va en pri­ma­ve­ra o bien a me­dia­dos de no­viem­bre si se cul­ti­va a co­mien­zos del oto­ño.

¿Có­mo ha­cer­lo? El pro­ce­so con­sis­te en cor­tar las ho­jas a ni­vel del sue­lo y es po­si­ble rea­li­zar en­tre 5 y 7 cor­tes al año.

Cui­da­dos im­pres­cin­di­bles

Pa­ra te­ner her­mo­sas plan­tas de rú­cu­la po­dés pres­tar aten­ción a los si­guien­tes con­se­jos:

● Evi­tá cul­ti­var rú­cu­la con rá­ba­nos, co­les o na­bos u otras plan­tas de la mis­ma fa­mi­lia.

● In­ten­tá cul­ti­var rú­cu­la con be­ren­je­nas, to­ma­tes y pi­mien­tos.

● Si que­rés, po­dés aña­dir las flores en en­sa­la­das.

● Cuan­do las plan­tas pro­du­cen flores, las ho­jas tie­nen un sa­bor más amar­go. La rú­cu­la es la es­tre­lla del mo­men­to y no pue­de fal­tar en tu me­sa de cul­ti­vo. Me­nos aún cuan­do ha­bla­mos de una plan­ta sin gran­des exi­gen­cias.

● El pe­rio­do de ger­mi­na­ción du­ra de 8 a 10 días, y tras 6 se­ma­nas po­drás re­co­lec­tar sus ho­jas, y co­se­char­la has­ta que em­pie­ce a flo­re­cer, por lo que es ade­cua­do re­co­lec­tar­la cons­tan­te­men­te pa­ra im­pe­dir que flo­rez­ca. Es­ta plan­ta for­ma sus ho­jas des­de el cen­tro con­ti­nua­men­te, has­ta que des­pués cre­ce un ta­llo ver­ti­cal­men­te so­bre el cual apa­re­ce­rán las flores, mo­men­to en el que el ci­clo de vi­da de la rú­cu­la ha­brá fi­na­li­za­do.

● Pa­ra man­te­ner la plan­ta de la rú­cu­la en óp­ti­mas con­di­cio­nes de­bes po­dar­la, re­mo­vien­do la tie­rra pa­ra ai­rear­la y eli­mi­nan­do las ma­le­zas. Por otro la­do, ten en cuen­ta que la plan­ta pue­de pa­de­cer plagas u otras mo­les­tias, co­mo por ejem­plo pul­go­nes u hon­gos. Pa­ra evi­tar es­to, no la cul­ti­ves cer­ca de otras plan­tas per­te­ne­cien­tes a su mis­ma fa­mi­lia, co­mo los na­bos, las co­les o los rá­ba­nos.

● Res­pec­to a la pre­ser­va­ción de es­ta plan­ta, re­cor­dá que ne­ce­si­ta la luz del sol pa­ra cre­cer. Sin em­bar­go, abu­sar del ca­lor im­pli­ca que las ho­jas ad­quie­ran un sa­bor de­ma­sia­do amar­go. Por otro la­do, es im­pres­cin­di­ble que la rú­cu­la sea re­ga­da ha­bi­tual­men­te pa­ra man­te­ner el sus­tra­to hú­me­do.

4

5

7

6

9

8

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.