Pho­tos­tory

Que no se cor­te

Infotechnology - - EDITOR - Por Flo­ren­cia Pu­lla Fotos: Bloom­berg

Un ana­lis­ta re­su­mió bien de qué va la Con­su­mer Elec­tro­nic Show (CES) to­dos los años: nos mues­tra, de­cía, un fu­tu­ro de cien­cia fic­ción que es­tá siem­pre al bor­de de ser una ton­te­ría. Es que las no­ve­da­des que se pre­sen­tan en enero —y siem­pre, sin ex­cep­ción, en el de­sier­to de Las Vegas— pue­den di­vi­dir­se en dos gran­des gru­pos: aque­llos flags­hips o head­sets que van a mar­car ten­den­cia es­te año y que las gran­des mar­cas se apres­tan a mos­trar pa­ra lle­gar an­tes a un mer­ca­do an­sio­so de no­ve­da­des; y los pro­to­ti­pos, por mo­men­tos has­ta rí­dicu­los, que bus­can po­der fi­nan­ciar­se o lla­mar la aten­ción de los me­dios pa­ra re­cau­dar al­gún bi­lle­te en Kicks­tar­ter. Es­te año la CES qui­zá sea re­cor­da­da por dos mo­ti­vos. Por ser el año en el que más avan­za­ron dos ten­den­cias “can­ta­das” co­mo In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y Au­tos Au­tó­no­mos, por un la­do. Pe­ro tam­bién por su ma­la suer­te: en el de­sier­to de Las Vegas, en el que llue­ve dos ve­ces por año, la fe­ria re­ci­bió 3,36 cen­ti­me­tros de llu­via, lo su­fi­cien­te pa­ra aguar­le la fies­ta a más de uno. Tan­to así que se cum­plió la peor pe­sa­di­lla de cual­quier or­ga­ni­za­dor —y una que los ar­gen­ti­nos co­no­ce­mos bien—:

se cor­tó la luz. Du­ran­te ho­ras las pan­ta­llas gi­gan­tes de apa­ga­ron y los stands per­ma­ne­cie­ron en pe­num­bras, alum­bra­dos a du­ras pe­nas por una luz de emer­gen­cia o por la en­can­di­lan­te luz azul de las pan­ta­llas de los celulares. Fue ma­la suer­te pe­ro tam­bién un re­cor­da­to­rio pa­ra to­dos los asis­ten­tes: la tec­no­lo­gía es­tá siem­pre en la van­guar­dia, bus­can­do lo nue­vo, pe­ro de­pen­de fuer­te­men­te de que exis­ta in­fraes­truc­tu­ra pa­ra ha­cer­lo po­si­ble. No so­lo de gad­gets vi­ve el hom­bre.

Au­tos por do­quier

La pre­sen­cia, ca­da vez más fuer­te, de au­to­mo­tri­ces en la CES no de­be­ría sor­pren­der a na­die. Si bien los au­tos elec­trí­cos e hí­bri­dos ga­nan ca­da vez más lu­gar en el mer­ca­do, la ver­da­de­ra apues­ta a lar­go pla­zo de tan­ques del re­tail co­mo To­yo­ta, Ford o Volk­wa­gen tie­ne que ver con los au­tos au­tó­no­mos. Al­go que tie­nen en co­mún con em­pre­sas in­he­ren­te­men­te tech, co­mo Goo­gle o Uber que tam­bién es­tán tra­ba­jan­do —o com­pran­do com­pa­ñías pa­ra ha­cer­se de sus pa­ten­tes— en pos de ese

ob­je­ti­vo. En es­te sen­ti­do, la CES es­te año bri­lló por sus pro­to­ti­pos. No hay au­to au­tó­no­mo pa­ra mos­trar; las res­pues­tas a mu­chas de las pre­gun­tas res­pec­to de su se­gu­ri­dad y su in­fraes­truc­tu­ra to­da­vía no han lle­ga­do. Pe­ro los pro­to­ti­pos, co­mo el “con­cept vehi­cu­le” que pre­sen­tó To­yo­ta son un sen­ti­do en la di­rec­ción co­rrec­ta. Las ideas pre­sen­ta­das hoy nu­tren a to­do el eco­sis­te­ma, co­mo su­ce­dió el año pa­sa­do: en un año, na­cie­ron va­rias star­tups que crea­ron ac­ce­so­rios pa­ra ha­cer de la ex­pe­rien­cia del au­to au­tó­no­mo, to­da­vía una pro­me­sa, más se­gu­ra y con­for­ta­ble. La pe­lea de los gran­des por quién es el pri­me­ro en pre­sen­tar en el mer­ca­do un PMV no los to­ca del to­do: es una ri­ña en­tre gi­gan­tes. Pa­ra ellos lo que es­tá en jue­go es con­ver­tir­se en pro­vee­do­res: es­tar, con sus lu­ces, en el ta­ble­ro de ese pri­mer co­che.

Ia-to­do

Si el año pa­sa­do la re­vo­lu­ción fue el asis­ten­te vir­tual Ale­xa, de Ama­zon, es­te año le to­có a Goo­gle te­ner una pre­sen­cia fuer­te en los pa­si­llos de la CES. La no­ve­dad tie­ne que ver con Echo, su pro­pio Ho­me As­sis­tant que, pro­me­ten, po­drá sin­cro­ni­zar­se por de­fault en más gad­gets

ho­ga­re­ños co­mo los nue­vos te­le­vi­so­res pre­sen­ta­dos por LG o los ven­ti­la­do­res de Hun­ter. La IA —o, co­mo de­be­ría lla­mar­se en mu­chos ca­sos, Ma­chi­ne Lear­ning— es­tá en mu­chos de los pro­duc­tos que se pre­sen­ta­ron es­te año. Es­te tam­bién pa­re­ce ser, por aho­ra, un seg­men­to ex­clu­si­vo pa­ra los gran­des pla­yers. Cas­cos de reali­dad vir­tual y an­te­ojos de reali­dad au­men­ta­da tam­bién fue­ron pro­ta­go­nis­tas. No son na­da nue­vo, pe­ro las nue­vas pre­sen­ta­cio­nes —del gi­gan­te chino Hua­wei que se apres­tó a pre­sen­tar, tam­bién, el Ma­te 10 PRO, una pron­ta res­pues­ta al úl­ti­mo ipho­ne de Ap­ple— dan es­pe­ran­zas de que los cas­cos y an­te­ojos ga­nen cier­ta ma­si­vi­dad. Pa­ra eso, tu­vie­ron que tra­ba­jar en na­no­tec­no­lo­gía —pa­ra ha­cer cas­cos más pe­que­ños y có­mo­dos— y en me­jo­res sen­so­res pa­ra eli­mi­nar o re­du­cir la sen­sa­ción de náu­seas que tan­to ca­rac­te­ri­za a esa tec­no­lo­gía y a sus apli­ca­cio­nes con­cre­tas en ga­ming o en e-lear­ning. Ro­bó­ti­ca tam­bién dio un pa­so ade­lan­te: aun­que mu­chos pa­rez­can ver­sio­nes mo­der­nas de “Ro­bo­ti­na”, la sim­pá­ti­ca mu­ca­ma del di­bu­jo “Los su­per­só­ni­cos”, los hu­ma­noi­des han lo­gra­do un ma­yor gra­do de de­ta­lle. El fu­tu­ro es, ca­da vez más, de cien­cia fic­ción.

Así se veía la en­tra­da del es­pa­cio de LG en la CES. Arri­ba: Sor­pren­dió que en la fe­ria más te­chie del mun­do jus­to se cor­te la luz.

La ve­det­te fue la reali­dad vir­tual. Acá, un hom­bre prue­ba un head­set de la chi­na Hua­wei.

Aun­que Goo­gle no lan­zó, finalmente, Glass, va­rias em­pre­sas pre­sen­ta­ron so­lu­cio­nes de Reali­dad Au­men­ta­da.

Es­te dis­po­si­ti­vo, crea­do por la star­tup We­res­cue, per­mi­te au­xi­liar a los au­tos au­tó­no­mos -otra de las ten­den­cias en la CES- en ca­so de di­fi­cul­ta­des.

Pa­ra com­pe­tir con Ama­zon, Goo­gle in­vir­tió fuer­te­men­te en su stand.

Fue la opor­tu­ni­dad pa­ra pre­sen­tar nue­vos celulares co­mo el Ma­te 10 que com­pi­te con ipho­ne.

La mu­jer tu­vo un lu­gar pro­ta­go­nis­ta. La pre­sen­cia del mo­vi­mien­to “Me too” con­tra el aco­so se­xual y el lan­za­mien­to de pro­duc­tos de be­lle­za high-tech.

Jim Hac­kett, pre­si­den­te y CEO de Ford, pre­sen­tó nue­vas so­lu­cio­nes pa­ra los au­tos del fu­tu­ro.

Arri­ba: To­yo­ta no se que­dó atrás. Pre­sen­tó un “con­cept vehi­cu­le”. A la de­re­cha: La ro­bó­ti­ca to­ma pro­ta­go­nis­mo: una mano bió­ni­ca pa­ra te­ner más pre­ci­sión al vo­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.