IN­FO­TECH­NO­LOGY.COM GUÍA

Los robots die­ron un sal­to cla­ve. Aho­ra son más rá­pi­dos y ver­sá­ti­les, pe­ro fue la ca­pa­ci­dad pa­ra per­ci­bir su en­torno lo que los pu­so a tra­ba­jar co­do a co­do con los hu­ma­nos.

Infotechnology - - SUMARIO - Por Pablo La­bar­ta

Un robot es una he­rra­mien­ta pro­gra­ma­da pa­ra rea­li­zar una ac­ti­vi­dad de for­ma au­to­má­ti­ca y pue­de ser tan­to un soft­wa­re co­mo una pie­za de hard­wa­re. Aho­ra, y con mie­do, se ha­bla de que los robots vie­nen por nues­tros tra­ba­jos pe­ro ¿es tan así? El au­ge de la ro­bó­ti­ca es re­cien­te: el pri­mer robot in­dus­trial eléc­tri­co es de la dé­ca­da de 1970 pe­ro pa­ra los no­ven­ta ya ha­bían col­ma­do la in­dus­tria au­to­mo­triz, la úni­ca cu­ya ope­ra­ción era lo su­fi­cien­te­men­te gran­de y re­pe­ti­ti­va co­mo pa­ra ser au­to­ma­ti­za­da. Se­gún Víc­tor Lis­te, in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co que tra­ba­ja ha­ce más de 12 años en ro­bó­ti­ca in­dus­trial, los robots tra­di­cio­na­les son “muy pre­ci­sos, pe­ro tie­nen una per­cep­ción del en­torno mí­ni­ma y si fue­ran per­so­nas, se­rían cie­gas y sin sen­ti­do del tac­to”. Es­ta per­cep­ción del en­torno es­tá cam­bian­do y aho­ra las má­qui­nas pue­den ver, sen­tir y ubi­car­se en el es­pa­cio, re­qui­si­tos cla­ve pa­ra moverse en el mun­do hu­mano, don­de lo que su­ce­de no es­tá pro­gra­ma­do. El cam­bio se de­be a los avan­ces en el cam­po de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y a la dis­mi­nu­ción de los cos­tos de los sen­so­res. Así, un robot pue­de tran­si­tar un es­pa­cio des­co­no­ci­do, com­par­tir la ca­lle con au­tos ma­ne­ja­dos por hu­ma­nos e in­clu­so tra­ba­jar co­do a co­do con una per­so­na. “Se es­tán ha­cien­do robots con más sen­si­bi­li­dad, me­nos rá­pi­dos y más acol­cho­na­dos pa­ra que pue­dan tra­ba­jar jun­to a un hu­mano sin las­ti­mar­lo, son robots co­la­bo­ra­ti­vos”, ex­pli­ca Lis­te. Así fue que es­tos nue­vos robots, más ági­les y pers­pi­ca­ces, co­men­za­ron a ga­nar­se el co­ra­zón de la gen­te. Los nue­vos mo­de­los ex­pe­ri­men­ta­les in­clu­yen a

hu­ma­noi­des co­mo Atlas, cua­drúpe­dos co­mo los per­tur­ba­do­res Spot Mi­ni y es­pe­cia­lis­tas en in­ter­ac­ción co­mo Pep­per, en­tre otros. Pe­ro no se­rán es­tos robots los que trae­rán pro­ble­mas sino otros me­nos lla­ma­ti­vos: los au­tos in­te­li­gen­tes y los chat­bots po­drían au­to­ma­ti­zar el 20 por cien­to del em­pleo a es­ca­la glo­bal. “La crea­ción de un robot mul­ti­fun­ción po­dría cam­biar el mun­do com­ple­ta­men­te, pe­ro mu­cho an­tes que eso va­mos a te­ner otros pro­ble­mas en los pró­xi­mos 10 años. Es­tán me­jo­ran­do rá­pi­da­men­te y re­em­pla­zan­do ca­da vez a más gen­te”, des­ta­ca el do­cen­te de Ro­bó­ti­ca en la UBA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.