Install bur­ger

An­te la fal­ta de un es­pa­cio dis­ten­di­do pa­ra la co­mu­ni­dad de es­pe­cia­lis­tas en Ja­vas­cript, tres ami­gos de­ci­die­ron co­ci­nar una nue­va se­rie de en­cuen­tros que sa­le to­dos los me­ses con ched­dar y cer­ve­za.

Infotechnology - - SUMARIO -

El eco­sis­te­ma de la pro­gra­ma­ción es­tá lleno de even­tos, char­las, con­fe­ren­cias, es­cue­las y ta­lle­res, pe­ro ¿qué pa­sa con el tiem­po pa­ra charlar y que­jar­se de los fra­me­works? Bur­ger.js fue la res­pues­ta de la co­mu­ni­dad por­te­ña de Ja­vas­cript. Crist­hian Du­rán (27), Ca­mi­la Ce­pe­da (24) y Ma­nuel Rue­da (27) vie­ron que los en­cuen­tros más in­for­ma­les eran es­po­rá­di­cos y de­ci­die­ron ha­cer un fork pa­ra or­ga­ni­zar su pro­pio even­to, con cer­ve­za y ham­bur­gue­sas. Así, el 20 de oc­tu­bre de 2016, el trío de or­ga­ni­za­do­res cor­tó la cin­ta co­lor ama­ri­llo ched­dar en la ham­bur­gue­se­ría Pé­rez-h, de Pa­ler­mo, jun­to a otros 10 desa­rro­lla­do­res pa­ra inau­gu­rar el pri­me­ro de los en­cuen­tros men­sua­les. Al prin­ci­pio, fue co­mo una sim­ple con queso, por­que lo más im­por­tan­te era pu­bli­car esa pri­me­ra ver­sión. “Sen­tía­mos que fal­ta­ba un lu­gar más abier­to, que no sean char­las”, ex­pli­ca Rue­da. Hoy son más de 45 per­so­nas las que asis­ten a ca­da edi­ción en bus­ca de ham­bur­gue­sas, cer­ve­za y me­jo­ras pa­ra su có­di­go. Ca­da uno se pa­ga lo su­yo y la se­lec­ción del lu­gar se ha­ce a ojo. “La úni­ca re­gla que tra­ta­mos de res­pe­tar es que siem­pre ha­ya una op­ción ve­ge­ta­ria­na por­que no que­re­mos de­jar a na­die afue­ra”, cuen­ta Crist­hian, desa­rro­lla­dor fron­tend en Aca­mi­ca. Así, pa­sa­ron por 11 ham­bur­gue­se­rías de la Ca­pi­tal Fe­de­ral y una de La Pla­ta. “La co­mu­ni­dad de JS de allá sue­le ve­nir pa­ra los even­tos y co­mo nos pa­re­cía que siem­pre eran ellos los que se mo­vían, de­ci­di­mos ir”, ex­pli­ca so­bre el sur­gi­mien­to de la ca­ra­va­na de au­tos que via­jó a la ca­pi­tal bo­nae­ren­se el 2 de fe­bre­ro de 2017. Si bien Bur­ger.js bus­ca ser un ambiente re­la­ja­do, sin agen­da y ale­ja­do del ni­vel téc­ni­co de las char­las, los une la pro­gra­ma­ción y el te­ma sue­le ins­ta­lar­se en la me­sa. “Sé que va­rios con­si­guie­ron tra­ba­jo en el even­to. Por ejem­plo, un chico del in­te­rior vino, con­tó que se es­ta­ba por mu­dar y se fue con un mon­tón de nue­vos con­tac­tos”, cuen­ta Rue­da y agre­ga que él tam­bién coor­di­nó “un par de tra­ba­jos”. “Sa­lió al­go ‘free­lo’ con la Bur­ger”, ad­mi­te y sus com­pa­ñe­ros, en bro­ma, se lo echan en ca­ra du­ran­te la vi­deo­lla­ma­da. His­tó­ri­ca­men­te, los even­tos de desa­rro­lla­do­res tie­nen sus pro­pios stic­kers y no pue­den ser con­si­de­ra­dos co­mo tal si es­tos fal­tan. Era tal la ne­ce­si­dad que Ca­mi­la, di­se­ña­do­ra free­lan­ce y Tech­ni­cal Re­crui­ter y coor­di­na­do­ra de even­tos en OLX, de­ci­dió crear el lo­go de Bur­ger.js. Al prin­ci­pio le pro­me­tie­ron pa­gar­le las ham­bur­gue­sas du­ran­te un año, pe­ro fi­nal­men­te se con­for­mó con el tí­tu­lo de or­ga­ni­za­do­ra (que no vie­ne con fri­tas). Cuan­do or­ga­ni­za­ron la se­gun­da edi­ción, el 23 de no­viem­bre de 2016, tu­vie­ron a uno

“Sé que va­rios con­si­guie­ron tra­ba­jo en el even­to. Un chico del in­te­rior vino y se fue con un mon­tón de con­tac­tos.”

de sus in­vi­ta­dos más im­por­tan­tes: Mat­hias “Ma­fin­tosh” Buus, un es­pe­cia­lis­ta en No­de.js de Di­na­mar­ca, que es­ta­ba en el país pa­ra par­ti­ci­par de la No­de­conf y se que­dó pa­ra la Bur­ger. El stic­ker de la ham­bur­gue­sa ter­mi­nó via­jan­do por el mun­do so­bre su compu­tado­ra y fue vis­to en de­ce­nas de con­fe­ren­cias. La pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal de Bur­ger.js no ter­mi­na ahí: tam­bién lle­gó a Chi­le y pa­re­ce que pron­to ten­drá un ca­pí­tu­lo en los Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra el país her­mano, hu­bo una adap­ta­ción del lo­go y ya se or­ga­ni­za­ron dos even­tos. El des­em­bar­co en el nor­te vie­ne por par­te de Rue­da, quien tra­ba­ja co­mo in­ge­nie­ro en soft­wa­re pa­ra Thom­son Reuters y re­cien­te­men­te fue re­lo­ca­li­za­do en la ciu­dad de Mi­chi­gan. “Ya es­toy or­ga­ni­zan­do un even­to acá, el se­gun­do fue­ra del país”, co­men­ta el desa­rro­lla­dor. Los len­gua­jes de pro­gra­ma­ción no tie­nen fron­te­ras y pa­re­ce que la pa­sión por el ched­dar tam­po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.