CO-CREAR LA CLA­VE PA­RA LA IN­NO­VA­CIÓN

Ase­ve­ran que las em­pre­sas de­be­rán lle­var ade­lan­te una trans­for­ma­ción di­gi­tal pa­ra no que­dar en el ca­mino. Op­cio­nes pa­ra me­jo­rar la fle­xi­bi­li­dad y re­du­cir los cos­tos con Open In­no­va­tion.

Infotechnology - - .COM -

Co-crean­do so­lu­cio­nes pa­ra un fu­tu­ro me­jor es el pro­pó­si­to de Ste­fa­ni­ni, una mul­ti­na­cio­nal que tra­ba­ja en el área del so­por­te téc­ni­co y la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. “An­tes la in­no­va­ción era bi­di­rec­cio­nal, es de­cir una em­pre­sa pro­po­nía so­lu­cio­nes pa­ra otra. Con el pa­ra­dig­ma ac­tual, la in­no­va­ción es om­ni­di­rec­cio­nal. Se tien­de a traer otros ju­ga­do­res del mer­ca­do pa­ra tra­ba­jar co­la­bo­ra­ti­va­men­te”, ex­pli­ca Damián Mén­dez, director de la fir­ma en la Ar­gen­ti­na. “Nues­tros clien­tes nos bus­can pa­ra mon­tar un eco­sis­te­ma de in­no­va­ción abier­ta. Es­to im­pli­ca ge­ne­rar dis­rup­ción a tra­vés de ideas que es­tán fue­ra del día a día del ne­go­cio, pe­ro que apor­tan di­fe­ren­cia­ción cus­to­mi­za­ción y com­pe­ti­ti­vi­dad en el mer­ca­do”, acla­ra Mary Ba­lles­ta, Head de Di­gi­tal Bu­si­ness de Ste­fa­ni­ni. ¿Cuál es la for­ma de abrir los eco­sis­te­mas de in­no­va­ción? Esa es la pre­gun­ta que le ha­cen cons­tan­te­men­te a los re­fe­ren­tes de Ste­fa­ni­ni. Si bien no hay so­lu­cio­nes ce­rra­das, exis­ten múl­ti­ples ex­pe­ri­men­tos. “Cuan­do ha­bla­mos so­bre co­mo mon­tar una es­tra­te­gia de in­no­va­ción nos ba­sa­mos en lo que apren­di­mos en nues­tro pro­pio pro­ce­so de trans­for­ma­ción. En pri­mer lu­gar, se ne­ce­si­ta te­ner una es­tra­te­gia, uno tie­ne que sa­ber a dón­de quie­re ir con la in­no­va­ción. Lue­go, hay que pen­sar que ini­cia­ti­vas po­drían ayu­dar a al­can­zar el ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co. En una ter­ce­ra ins­tan­cia, se desa­rro­lla la par­te so­bre có­mo im­ple­men­tar la in­no­va­ción pa­ra al­can­zar la trans­for­ma­ción com­ple­ta”, des­cri­be Ba­lles­ta. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, uno de los mo­ti­vos por los que las em­pre­sas tra­di­cio­na­les bus­can in­no­var es por la pre­sión que re­ci­ben de sus clien­tes, ya que es­pe­ran pro­duc­tos y ser­vi­cios di­fe­ren­tes. Se­gún Ba­lles­ta, mu­chas ve­ces los al­tos eje­cu­ti­vos de las com­pa­ñías no sa­ben qué ha­cer pa­ra in­no­var. Por eso, el pro­ce­so im­pli­ca que se trans­for­men ellos mis­mos. iden­ti­fi­can dos obs­tácu­los que apa­re­cen a la ho­ra de in­no­var. Al pri­me­ro, lo lla­man tea­tro de in­no­va­ción, es de­cir tie­ne que ver con aque­llos que mon­tan un la­bo­ra­to­rio in­terno, don­de las per­so­nas es­tán en un am­bien­te bo­ni­to, pe­ro no ge­ne­ran va­lor real por­que no es­tán abier­tas a las nue­vas ideas de mer­ca­do. “El gran desafío es sa­lir de esa bur­bu­ja y aprehen­der una vi­sión de Open In­no­va­tion. Las em­pre­sas en­ten­die­ron que tie­nen que in­no­var pe­ro no sa­ben có­mo ha­cer­lo bien”, acla­ra Ba­lles­ta. La se­gun­da tra­ba tie­ne que ver con los pro­pios de­trac­to­res de la in­no­va­ción. La es­pe­cia­lis­ta agre­ga: “No se pue­de crear un am­bien­te de in­no­va­ción, si no es­ta­mos tra­ba­jan­do en pa­ra­le­lo con la cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal. Hay que ha­cer una trans­for­ma­ción del mo­de­lo de pen­sa­mien­to de la em­pre­sa”.

“Aho­ra la in­no­va­ción es om­ni­di­rec­cio­nal. Hay que traer otros ju­ga­do­res del mer­ca­do.” — Damián Mén­dez, director de Ste­fa­ni­ni Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.