Juan Ugal­de, bió­lo­go mo­le­cu­lar

Infotechnology - - VANGUARDIA - Por Enrique Garabetyan

Es­te in­ves­ti­ga­dor lle­va el “ADN de la cien­cia” des­de la cu­na: su pa­dre fun­dó el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­tec­no­ló­gi­cas que hoy de­pen­de del Co­ni­cet y la Un­sam. Hoy, ocu­pa el pues­to que inau­gu­ró su pro­ge­ni­tor y tie­ne co­mo fo­co ha­cer cien­cia teó­ri­ca y apli­ca­da “de pun­ta”.

La vi­da de Juan Ugal­de (45) es­tu­vo sig­na­da por la cien­cia des­de su in­fan­cia. Hijo de uno de los in­ves­ti­ga­do­res cien­tí­fi­cos más des­ta­ca­dos de la Ar­gen­ti­na en las dé­ca­das de 1980 y 1990, Ugal­de “ju­nior” se crió en un am­bien­te par­ti­cu­lar y va­ria­do: pa­só de es­tu­diar en un co­le­gio en Ra­mos Me­jía a uno de los Es­ta­dos Uni­dos, adon­de se mu­dó su fa­mi­lia mien­tras su pa­dre per­fec­cio­na­ba su ca­rre­ra. Tras vol­ver al país, Ugal­de “pa­dre” tu­vo una tra­yec­to­ria des­ta­ca­da, que in­clui­ría con­ver­tir­se en uno de los pio­ne­ros en clonación de ovi­nos y en ser co­fun­da­dor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­tec­no­ló­gi­cas (IIBINTECH), que hoy de­pen­de del Co­ni­cet y de la Uni­ver­si­dad de San Martín. Y que hoy di­ri­ge su hijo, Juan. Cla­ra­men­te Ugal­de “pa­dre” le trans­mi­tió a Juan su vo­ca­ción cien­tí­fi­ca y tam­bién sus skills pro­fe­sio­na­les y or­ga­ni­za­cio­na­les, ya que él de­be coor­di­nar un enor­me la­bo­ra­to­rio, que al­ber­ga a 180 téc­ni­cos e in­ves­ti­ga­do­res, y don­de se ha­ce cien­cia teó­ri­ca de ex­ce­len­cia, pe­ro tam­bién apli­ca­da y “de pun­ta”. De he­cho, ade­más de pu­bli­car los usua­les pa­pers en com­pe­ti­ti­vas re­vis­tas des­ta­ca­das del mun­do en­te­ro, el gru­po que di­ri­ge aca­ba de ga­nar un sub­si­dio de $6 mi­llo­nes, otor­ga­do por la Agen­cia Na­cio­nal de Pro­mo­ción Cien­tí­fi­ca y por Si­ner­gium Bio­tech, una em­pre­sa con­for­ma­da por los la­bo­ra­to­rios ar­gen­ti­nos ELEA y Bio­gé­ne­sis Ba­gó. ¿El ob­je­ti­vo? Con­cre­tar un pro­yec­to bio­tec­no­ló­gi­co de al­tí­si­mo ni­vel: desa­rro­llar una va­cu­na que sea ca­paz de pre­ve­nir la in­fec­ción por vi­rus chi­kun­gun­ya en per­so­nas, tra­ta­mien­to que aún no exis­te y que po­dría ser cla­ve pa­ra pre­ve­nir y ha­cer­le fren­te a una pa­to­lo­gía que es­tá en au­men­to. A la ho­ra de ele­gir su es­pe­cia­li­dad pro­fe­sio­nal, Juan co­men­zó con quí­mi­ca pe­ro rá­pi­da­men­te se afin­có en la bio­lo­gía y se re­ci­bió en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. Lue­go mar­chó a rea­li­zar un pos­doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad de Ya­le. Tras su re­gre­so co­men­zó a tra­ba­jar, con su pa­dre, en el mis­mo ins­ti­tu­to. Y has­ta lle­ga­ron a fir­mar jun­tos al­gu­nos pa­pers mos­tran­do re­sul­ta­dos de in­ves­ti­ga­cio­nes com­ple­jas. Des­de siem­pre, su ac­ti­vi­dad se man­tu­vo ale­ja­da de la tra­di­cio­nal grie­ta en­tre “bá­si­ca” y “apli­ca­da”, tan ca­rac­te­rís­ti­ca de la cien­cia ar­gen­ti­na. Y esa es la par­ti­cu­lar im­pron­ta que tam­bién le im­pri­mió al ins­ti­tu­to que hoy di­ri­ge. “El tra­ba­jo de es­ta ins­ti­tu­ción es­tá ins­pi­ra­do en una fra­se de Louis Pas­teur: ‘No exis­te la cien­cia apli­ca­da sino la apli­ca­ción de la cien­cia', le di­jo a INFOTECHNOLOGY. Y agre­gó: “To­do co­no­ci­mien­to bá­si­co ga­na­do, si es ori­gi­nal y es bueno, en al­gún mo­men­to ter­mi­na­rá sien­do apli­ca­do y apro­ve­cha­do pa­ra al­go”.

Su tra­yec­to­ria per­so­nal lo de­mues­tra. Su te­sis, allá le­jos y ha­ce tiem­po, la hi­zo so­bre as­pec­tos bá­si­cos de la fie­bre ti­foi­dea. Pe­ro a lo lar­go de los años se acer­có a las apli­ca­cio­nes, “siem­pre tra­tan­do de que dar­le un ma­tiz li­ga­do a en­ten­der, o a so­lu­cio­nar, pro­ble­má­ti­cas que sean lo­ca­les”. Hoy el IIB-INTECH que di­ri­ge acu­mu­la una só­li­da es­te­la

“To­das son for­mas di­fe­ren­tes de ha­cer cien­cia, pe­ro yo creo que to­das son vá­li­das: a mí lo que real­men­te me fas­ci­na es ge­ne­rar nue­vos co­no­ci­mien­tos.”

de es­tu­dios que per­mi­ten en­ten­der me­jor la bru­ce­lo­sis, una zoo­no­sis im­por­tan­te y que afec­ta es­pe­cial­men­te a paí­ses en desa­rro­llo y agro­ga­na­de­ros, co­mo la Ar­gen­ti­na. De he­cho, el ins­ti­tu­to tie­ne pre­sen­ta­da pa­ra su apro­ba­ción an­te el Senasa un nue­vo ti­po de va­cu­na que pue­de usar­se pa­ra pre­ve­nir es­ta pa­to­lo­gía en bo­vi­nos.

“La nues­tra es una op­ción muy su­pe­rior a la va­cu­na dis­po­ni­ble hoy en el mer­ca­do, que ya tie­ne más de me­dio si­glo de uso y mu­chas li­mi­ta­cio­nes. Es una op­ción que, cuan­do se aprue­be, nos per­mi­ti­rá te­ner me­jor pre­ven­ción de las epi­de­mias cau­sa­das por el con­ta­gio de la bac­te­ria”.

Sus gru­pos tie­nen una pa­ten­te, ob­te­ni­da ha­ce ya mu­chos años, en es­te te­ma. Y ha­ce más de una dé­ca­da se aso­cia­ron con una com­pa­ñía nor­te­ame­ri­ca­na pa­ra com­ple­tar los en­sa­yos de cam­po y po­der pa­ten­tar­la tam­bién en los Es­ta­dos Uni­dos. “La pro­ba­mos en­tre el 2007 y el 2012 y fi­nal­men­te con­se­gui­mos to­dos los per­mi­sos pa­ra pro­du­cir­la y ex­por­tar­la”, cuen­ta Ugal­de. Aun­que, co­mo bien di­ce el di­cho, “na­die es pro­fe­ta en su tie­rra”: aun­que se pro­du­ce des­de ha­ce años, el IIB-INTECH vie­ne bre­gan­do an­te el Senasa que es­ta va­cu­na más efec­ti­va, sea fi­nal­men­te su­ma­da al Plan Ofi­cial Na­cio­nal de Va­cu­na­ción pa­ra la Pre­ven­ción de Bru­ce­lo­sis. Bus­can­do apro­ve­char la ex­pe­rien­cia del ins­ti­tu­to en ma­te­ria de va­cu­nas, el gru­po que di­ri­ge Ugal­de dio el pa­so co­men­ta­do arri­ba y que, si bien es muy co­mún en el Pri­mer Mun­do to­da­vía es po­co usual en la cien­cia lo­cal: se pre­sen­ta­ron —y ga­na­ron— un sub­si­dio ofre­ci­do en for­ma con­jun­ta por el es­ta­do y por una com­pa­ñía pa­ra desa­rro­llar y pro­bar, en ra­to­nes, una va­cu­na que sea ca­paz de pre­ve­nir la in­fec­ción del Chi­cun­gun­ya. En tres años apues­tan a po­ner­la a pun­to y, cuan­do ya es­té lis­ta, van a trans­fe­rir su know-how al la­bo­ra­to­rio que otor­gó el sub­si­dio pa­ra que prue­be la efectividad de la mo­lé­cu­la en per­so­nas. Se­gún Ugal­de, la con­cep­ción ac­tual del ins­ti­tu­to que di­ri­ge bus­ca po­ten­ciar un cambio de men­ta­li­dad: “En la ge­ne­ra­ción de mi pa­dre, sal­vo un pu­ña­do de ex­cep­cio­nes, los cien­tí­fi­cos ar­gen­ti­nos veían to­do lo re­la­cio­na­do con las trans­fe­ren­cias al mun­do de la in­dus­tria pro­duc­ti­va co­mo al­go que re­ba­ja­ba a la ‘bue­na’ cien­cia. Eso, de a po­co, lo es­ta­mos cam­bian­do. Pe­ro to­da­vía te­ne­mos mu­cho por re­co­rrer”

“No tie­ne sen­ti­do ha­blar de in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca ver­sus apli­ca­da: si es bue­na, ten­drá apli­ca­ción.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.