SE TER­MI­NÓ LA FIES­TA

Infotechnology - - SUMARIO - Por Pa­blo La­bar­ta Fo­tos Gus­ta­vo Fer­nán­dez

Bit­coin cum­ple 10 años pe­ro hay po­cos mo­ti­vos pa­ra fes­te­jar. Le­jos de su pi­co de US$ 20.000 y con los re­gu­la­do­res res­pi­rán­do­le en­ci­ma, a la crip­to más fa­mo­sa le lle­gó la ho­ra del juicio.

Bit­coin cum­ple 10 años pe­ro hay po­cos mo­ti­vos pa­ra fes­te­jar. Le­jos de su pi­co de US$ 20.000 y con los re­gu­la­do­res res­pi­rán­do­le en­ci­ma, a la crip­to más fa­mo­sa le lle­gó la ho­ra del juicio. Que pa­ra los pla­yers tra­di­cio­na­les si­ga sien­do una ra­ra avis no le qui­ta en­tu­sias­mo a em­pren­de­do­res y fa­ná­ti­cos que en­con­tra­ron en block­chain y en cier­to gris le­gal una opor­tu­ni­dad pa­ra el ne­go­cio. ¿Va­le co­mo in­no­va­ción de ni­cho o tie­ne fu­tu­ro co­mo ac­ti­vo fi­nan­cie­ro es­ta­ble?

Los cum­plea­ños son, usual­men­te, mo­ti­vos de ce­le­bra­ción: hay tor­ta, re­ga­los, mo­men­tos com­par­ti­dos ba­jo el sol. Du­ran unas ho­ras, no mu­cho más. Des­pués, siem­pre hay pla­tos por la­var, ba­su­ra pa­ra ti­rar, deu­das que pa­gar. Bit­coin —el con­tro­ver­sial ac­ti­vo crea­do por Sa­tos­hi Na­ka­mo­to— aca­ba de cum­plir 10 años. Y mien­tras unos fes­te­jan la ca­pa­ci­dad de la tec­no­lo­gía block­chain pa­ra re­sol­ver ca­da vez más pro­ble­mas, a otros —quie­nes apos­ta­ban al ac­ti­vo co­mo una re­vo­lu­ción fi­nan­cie­ra— les to­ca la in­gra­ta ta­rea de le­van­tar la me­sa. No siem­pre fue así. El enig­má­ti­co Sa­tos­hi pu­bli­có el whi­te­pa­per el 31 de oc­tu­bre de 2008 y li­be­ró la primera ver­sión del soft­wa­re el 9 de enero de 2009. Así, a la par de las nue­vas re­la­cio­nes on­li­ne, im­pul­sa­da des­de un gru­po de mails es­pe­cia­li­za­do en las téc­ni­cas crip­to­grá­fi­cas, co­men­zó a ope­rar una pla­ta­for­ma con el ob­je­ti­vo am­bi­cio­so de crear un sis­te­ma des­cen­tra­li­za­do que ge­ne­re, al­ma­ce­ne y per­mi­ta la trans­fe­ren­cia de va­lor a tra­vés de in­ter­net. Aho­ra, es­tá por al­can­zar una dé­ca­da de ope­ra­ción inin­te­rrum­pi­da y si bien la red nun­ca fue hac­kea­da, ape­nas se en­cuen­tra en una eta­pa de prue­ba y la crip­to­mo­ne­da es so­lo su primera apli­ca­ción.

Sin em­bar­go, más allá del re­vue­lo me­diá­ti­co que ha sa­bi­do ge­ne­rar, es­ta do­sis de in­no­va­ción to­da­vía no tie­ne el aval de los gran­des ju­ga­do­res del mun­do de las fi­nan­zas. Con la ex­cep­ción de unos po­cos, los ban­cos no ope­ran con Bit­coin, y aque­llos que lo ha­cen sue­len pre­fe­rir so­lu­cio­nes de al­to ni­vel con las que no ha­ga fal­ta in­ter­ac­tuar di­rec­ta­men­te con la red. Por su par­te, los in­ver­so­res no es­tán del to­do con­ven­ci­dos y a pe­sar de có­mo se mul­ti­pli­có el pre­cio des­de su crea­ción, su ca­pi­ta­li­za­ción, que ron­da los US$ 75.000 mi­llo­nes, es com­pa­ra­ble con la mi­tad de los re­cur­sos con los que cuen­ta Goo­gle (US$ 195.000 mi­llo­nes en 2017). Or­ga­nis­mos co­mo la Co­mi­sión de Va­lo­res es­ta­dou­ni­den­se res­pon­den con un “no” an­te las pro­pues­tas pa­ra crear fon­dos de in­ver­sión en Bit­coin y acla­ran que has­ta que no ha­ya “más se­gu­ri­dad” y “me­jo­res re­gu­la­cio­nes” no se­rán

apro­ba­das. En la Ar­gen­ti­na, el pa­no­ra­ma es si­mi­lar. La Co­mi­sión Na­cio­nal de Va­lo­res (CNV) so­lo emi­tió un co­mu­ni­ca­do ad­vir­tien­do acer­ca de las Ofer­tas Ini­cia­les de Mo­ne­das, las ICO, se­ña­lan­do que se tra­ta de in­ver­sio­nes de al­to ries­go y acon­se­jan­do que so­lo de­be­rían in­vo­lu­crar­se “in­ver­so­res ex­per­tos”. Las ICO son una he­rra­mien­ta si­mi­lar a las tra­di­cio­na­les Ofer­tas Pú­bli­cas Ini­cia­les (OPI), pe­ro com­ple­ta­men­te des­re­gu­la­das y que en vez de dis­tri­buir ac­cio­nes emi­ten un ac­ti­vo di­gi­tal, ge­ne­ral­men­te un to­ken. Es­ta nue­va me­to­do­lo­gía per­mi­tió la fi­nan­cia­ción de mi­les de em­pre­sas en to­do el mun­do sin li­mi­ta­ción al­gu­na más que la li­ber­tad de los in­ver­so­res que de­ci­die­ron vol­car par­te de su di­ne­ro allí. La ma­yo­ría, sin pro­duc­to mí­ni­mo ini­cial de­trás, fra­ca­só. Re­fe­ren­tes del seg­men­to, co­mo Jpmor­gan, pa­re­cen pre­fe­rir la pa­la­bra “block­chain”. Su CEO, Ja­mie Di­mon, til­dó, reite­ra­das ve­ces, a la primera crip­to­mo­ne­da de “es­ta­fa” y co­men­tó que “no va a ter­mi­nar bien”. Se­gún el ban­que­ro, “block­chain es la tec­no­lo­gía de ver­dad” y la em­pre­sa es­tá desa­rro­llan­do su pro­pia pla­ta­for­ma lla­ma­da Quo­rum, ba­sa­da en Et­he­reum, pa­ra brin­dar­les ser­vi­cios a sus clien­tes cor­po­ra­ti­vos y don­de pro­po­ne ofre­cer to­kens di­gi­ta­les res­pal­da­dos por ba­rras de oro o dia­man­tes. Pe­ro, al tra­tar­se de una tec­no­lo­gía que per­mi­te crear sis­te­mas re­sis­ten­tes a los blo­queos, im­pa­ra­bles, glo­ba­les y abier­tos, pa­re­ce­ría que sus ca­sos de uso es­tán más cer­ca de ac­ti­vi­da­des co­mo la ven­ta de dro­gas que de la ban­ca. El fu­tu­ro que pro­po­ne Bit-

coin no tie­ne cuen­tas ban­ca­rias que alo­jan cien­tos de crip­to­mo­ne­das di­fe­ren­tes. El fu­tu­ro que pro­po­ne Bit­coin es un fu­tu­ro sin ban­cos, don­de los usua­rios ya sean per­so­nas, or­ga­ni­za­cio­nes o in­clu­so má­qui­nas son quie­nes cus­to­dian sus pro­pios fon­dos y na­die tie­ne la ca­pa­ci­dad de con­ge­lar cuen­tas ni de in­ter­cep­tar trans­fe­ren­cias. Es en­ten­di­ble, en­ton­ces, que ha­ya fric­ción en­tre los lla­ma­dos pla­yers in­cum­ben­tes y los re­cién lle­ga­dos.

Un lu­gar en el mun­do

Lo que creó Sa­tos­hi Na­ka­mot —que pue­de ser una úni­ca per­so­na o un gru­po de desa­rro­lla­do­res, na­die lo sa­be a cien­cia cier­ta— es un re­gis­tro des­cen­tra­li­za­do, cu­yas co­pias hoy se en­cuen­tran dis­tri­bui­das en más de 10.000 no­dos. Es­te es ca­paz de man­te­ner un lis­ta­do de sal­dos y pro­ce­sar transac­cio­nes de for­ma se­gu­ra sin la ne­ce­si­dad de con­fiar en una au­to­ri­dad cen­tral. A es­to se le su­ma un sis­te­ma de in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos que pre­mia a quie­nes co­la­bo­ren con el man­te­ni­mien­to de la red. Es de­cir que, a di­fe­ren­cia de otros pro­yec­tos, los par­ti­ci­pan­tes no son sim­ple­men­te vo­lun­ta­rios que van y vie­nen, sino que con­tri­bu­yen con la in­fra­es­truc­tu­ra y la red Bit­coin les pa­ga con crip­to­mo­ne­das pa­ra mo­ti­var­los a se­guir par­ti­ci­pan­do e in­clu­so a que in­vier­tan aún más en su desa­rro­llo. Si bien su prin­ci­pal apli­ca­ción es Bit­coin, la crip­to­mo­ne­da, la pla­ta­for­ma pue­de alo­jar más que di­rec­cio­nes y can­ti­da­des. En pa­la­bras de Ro­dol­fo An­drag­nes, director de la ONG Bit­coin Ar­gen­ti­na, Bit­coin es una ”tec­no­lo­gía vi­va”, que cam­bia y se cons­tru­ye cons­tan­te­men­te. “Las di­fe­ren­cias en­tre la in­ten­ción ori­gi­nal y lo que es ac­tual­men­te

no es un des­vío, sino que Bit­coin se va mol­dean­do a lo que la so­cie­dad quie­re que sea”, ex­pli­ca quien tam­bién coor­di­na La­bit­conf, la con­fe­ren­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na de Bit­coin y Block­chain que se ce­le­bró a prin­ci­pios de mes. Cla­si­fi­car a Bit­coin con las ca­te­go­rías ac­tua­les de ac­ti­vos re­sul­ta un pro­ble­ma. Co­mo su desa­rro­llo avan­za cons­tan­te­men­te, in­clu­so des­de ma­ña­na mis­mo po­dría con­tar con nue­vas cua­li­da­des que im­pul­sen su re­cla­si­fi­ca­ción. Eso po­ne en ja­que a los re­gu­la­do­res que no en­tien­den del to­do a es­ta ra­ra avis del mun­do fi­nan­cie­ro. “Pre­gun­tar­le a Buf­fet qué pien­sa de Bit­coin es co­mo pre­gun­tar­le a un ta­xis­ta que pien­sa de Uber. Hay in­tere­ses con­tra­pues­tos”, re­cuer­da Ni­co­lás Lit­vi­noff, eco­no­mis­ta, director de Es­tu­di­ne­ro y crip­to­en­tu­sias­ta. “El en­tu­sias­mo de los in­ver­so­res mu­chas ve­ces va por de­lan­te de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Eso fue lo que

“EL CE­PO AL DÓ­LAR PUE­DE HA­BER SI­DO EL PRIN­CI­PAL FAC­TOR PA­RA QUE MA­DU­RE EL ECO­SIS­TE­MA EN LA AR­GEN­TI­NA.” DAN­TE GALEAZZI, director de At­he­na Bit­coin pa­ra la Ar­gen­ti­na.

pa­só el año pa­sa­do, cuan­do mu­cha gen­te se vol­có al mer­ca­do en un mo­men­to en el que to­da­vía era caro ha­cer trans­fe­ren­cias y cuan­do las hard­wa­re wa­llets to­da­vía no es­ta­ban bien desa­rro­lla­das.” En la Ar­gen­ti­na tan­to el sec­tor pri­va­do co­mo el go­bierno es­tán tra­ba­jan­do so­bre el te­ma. El Ban­co Cen­tral de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na (BCRA) in­cor­po­ró a prin­ci­pios de es­te año una me­sa de­di­ca­da a las so­lu­cio­nes que usen la tec­no­lo­gía block­chain den­tro de su pro­gra­ma de in­no­va­ción fi­nan­cie­ra, a la par de las in­no­va­cio­nes en me­dios de pa­go, sis­te­mas trans­ver­sa­les y ca­na­les al­ter­na­ti­vos de cré­di­to y aho­rro, re­la­cio­na­dos al sec­tor fin­tech. La CNV por su par­te, tam­bién avan­zó con pre­cau­ción so­bre el te­ma, emi­tien­do una ad­ver­ten­cia so­bre las ICO el año pa­sa­do y abrien­do la dis­cu­sión pa­ra que par­ti­ci­pen los dis­tin­tos re­fe­ren­tes del sec­tor. “Veo al Es­ta­do ca­da vez más aten­to y que ca­da or­ga­nis­mo avan­za por su cuen­ta”, se­ña­la An­drag­nes y aña­de que no­ta una ac­ti­tud si­mi­lar en otros paí­ses de Amé­ri­ca la­ti­na co­mo Chi­le, Bra­sil, Co­lom­bia e in­clu­so, a su ma­ne­ra, Ve­ne­zue­la —que ha­ce po­co lan­zó su pro­pia crip­to, el Pe­tro, con ba­se en sus re­ser­vas de pe­tró­leo; el éxi­to, sin em­bar­go, les fue es­qui­vo—. Tra­tar de com­pren­der qué es­tá su­ce­dien­do se vuel­ve, en­ton­ces, una ne­ce­si­dad. Acos­tum­bra­dos a los ban­cos, los ac­to­res tra­di­cio­na­les no siem­pre avan­zan a la ve­lo­ci­dad de las nue­vas em­pre­sas de in­ter­net. “Des­de la ONG sen­ti­mos que fal­ta una com­pren­sión in­te­gral del te­ma, no se tie­nen en cuen­ta to­dos los ca­sos de uso”, ad­vier­te el director de Fun­da­ción Bit­coin. El año pa­sa­do, pu­bli­ca­ron una crí­ti­ca a la re­for­ma tri­bu­ta­ria pre­sen­ta­da por el go­bierno, que den­tro de la pro­pues­ta pa­ra gra­var la ren­ta fi­nan­cie­ra in­clu­ye a las ga­nan­cias de­ri­va­das de la enaje­na­ción de “mo­ne­das di­gi­ta­les”. Allí, la or­ga­ni­za­ción la des­cri­bió co­mo “re­cau­da­to­ria” y “cor­to­pla­cis­ta” y se­ña­ló el des­co­no­ci­mien-

to por par­te de los re­gu­la­do­res de la na­tu­ra­le­za y la fi­na­li­dad mo­ne­ta­ria de es­ta nue­va tec­no­lo­gía. “Aho­ra, los ar­gen­ti­nos tie­nen has­ta el 31 de di­ciem­bre pa­ra de­cla­rar sus crip­to­ac­ti­vos sin pa­gar im­pues­tos”, de­ta­lla Gus­ta­vo Chin­chi­lla, quien hoy se desem­pe­ña co­mo COO de la con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da Fi­nan­cial Coach lue­go de tra­ba­jar en el sec­tor ener­gé­ti­co. “Re­cién en 2019 co­mien­zan a ha­cer­se los ajus­tes y a co­brar­se”, ade­lan­ta. Des­de su pers­pec­ti­va con­ta­ble, la re­gu­la­ción tie­ne sen­ti­do, pe­ro su im­ple­men­ta­ción po­dría pre­sen­tar un desafío pa­ra los dis­tin­tos or­ga­nis­mos de con­trol. “Si no desa­rro­llan la ca­pa­ci­dad de ras­trear quie­nes tie­nen una wa­llet re­gis­tra­da, po­dría ter­mi­nar sien­do le­tra muer­ta”, ad­vier­te Chin­chi­lla. Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta, la cla­ve po­dría es­tar en los re­sul­ta­dos de la cum­bre del G20 y el pro­ce­so de re­gu­la­ción po­dría tar­dar tres años más en pro­du­cir re­sul­ta­dos. Ac­tual­men­te, la pos­tu­ra ofi­cial de BCRA se en­cuen­tra plas­ma­da en su úl­ti­mo in­for­me de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra, re­fe­ren­te al se­gun­do se­mes­tre del 2018. Allí, den­tro de un apar­ta­do ti­tu­la­do “Crip­to­ac­ti­vos: in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca y es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra”, el Ban­co Cen­tral se­ña­la que los crip­to­ac­ti­vos to­da­vía pre­sen­tan “ni­ve­les de ca­pi­ta­li­za­ción re­du­ci­dos” en com­pa­ra­ción con los otros mer­ca­dos glo­ba­les de ac­ti­vos. A su vez, con­clu­ye que al no ob­ser­var­se una co­rre­la­ción en­tre los ren­di­mien­tos de es­tos y los ac­ti­vos tra­di­cio­na­les, ac­tual­men­te los crip­to­ac­ti­vos “no re­pre­sen­tan una fuen­te de ries­go fi­nan­cie­ro sis­té­mi­co, si bien su rá­pi­da

“BIT­COIN ES UNA ES­TA­FA Y NO VA A TER­MI­NAR BIEN.” JA­MIE DI­MON, CEO de Jpmor­gan

evo­lu­ción su­gie­re un mo­ni­to­reo ac­ti­vo”, con­fir­man­do el in­te­rés del sec­tor pú­bli­co ar­gen­tino en el desa­rro­llo de es­tos nue­vos sis­te­mas. “En ma­te­ria de re­gu­la­ción es­tá to­do muy ver­de —di­ce Lit­vi­noff—, pe­ro se es­tá to­man­do una pos­tu­ra más ami­ga­ble con los crip­to­ac­ti­vos. El dis­cur­so cam­bió mu­cho y se es­tá ali­san­do la ca­lle pa­ra que en­tren los fon­dos ins­ti­tu­cio­na­les, que son los que más ca­pi­tal mue­ven. Pa­ra eso se ne­ce­si­ta que ha­ya bue­na cus­to­dia, bue­nos mar­cos re­gu­la­to­rios, y eso se va a ir dan­do de a po­co. En el país, siem­pre es­ta­mos por de­trás así que nos que­da ir co­pian­do y adap­tan­do lo que ha­cen otros gran­des, co­mo nos pa­só con Net­flix y nos pa­sa con Uber.”

A to­do rit­mo

A la som­bra de una re­gu­la­ción que no en­tien­de del to­do có­mo fun­cio­na la tec­no­lo­gía de­trás del pri­mer ac­ti­vo fi­nan­cie­ro des­re­gu­la­do —y de los vai­ve­nes so­bre el pre­cio— los em­pren­de­do­res ar­gen­ti­nos han en­con­tra­do ni­chos pa­ra ex­plo­tar des­de lo fi­nan­cie­ro. Es­te año, la em­pre­sa At­he­na Bit­coin ins­ta­ló los pri­me­ros ca­je­ros de crip­to­mo­ne­das en dis­tin­tos pun­tos de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res y an­tes de que ter­mi­ne el 2018 es­pe­ran te­ner 10 má­qui­nas ope­ran­do pa­ra lue­go en­fo­car­se en su ex­pan­sión ha­cia el in­te­rior del país. Dan­te Galeazzi, director de At­he­na Bit­coin pa­ra la Ar­gen­ti­na, cuen­ta a INFOTECHNOLOGY que ope­rar en la Ar­gen­ti­na tie­ne sus ven­ta­jas, pe­ro que to­da­vía hay pun­tos de fric­ción que po­drían pu­lir­se. “El eco­sis­te­ma lo­cal es­tá más ma­du­ro que en otros paí­ses de la re­gión y el ce­po al dó­lar pue­de ha­ber si­do el prin­ci­pal fac­tor”, se­ña­la Galeazzi.

Al ins­ta­lar­se, At­he­na Bit­coin en­con­tró una bue­na pre­dis­po­si­ción por par­te de los ban­cos pa­ra abrir cuen­tas de em­pre­sas re­la­cio­na­das a Bit­coin y la tec­no­lo­gía block­chain. “No se quie­ren que­dar afue­ra”, con­clu­ye. No sig­ni­fi­ca que es­tén muy con­for­mes con la le­gis­la­ción vi­gen­te. “Ac­tual­men­te, tra­ba­ja­mos con los ban­cos pa­ra cum­plir con sus nor­ma­ti­vas y to­ma­mos co­mo re­fe­ren­cia las bue­nas prác­ti­cas de otros mer­ca­dos, pe­ro no hay re­glas de jue­go cla­ras”, in­di­ca Galeazzi, re­fi­rién­do­se, en con­cre­to, a cues­tio­nes im­po­si­ti­vas. Que­da cla­ro que pa­ra las em­pre­sas es­pe­rar no es una op­ción. Así lo en­ten­dió la em­pre­sa Se­so­cio. Gui­do Quaranta de­fi­ne a la star­tup co­mo un su­per­mer­ca­do de in­ver­sio­nes no tra­di­cio­na­les y vio en la tec­no­lo­gía block­chain una so­lu­ción a un pro­ble­ma que ha­ce tiem­po le ve­nía dan­do vuel­tas. “Ha­ce al­gu­nos años, le in­ten­ta­ba ex­pli­car a mi abo­ga­do que que­ría crear una pla­ta­for­ma de in­ver­sio­nes don­de los usua­rios com­pren fi­chas que sir­van pa­ra en­trar en los dis­tin­tos pro­yec­tos y que lue­go ser­vi­rían tam­bién pa­ra trans­fe­rir las ga­nan­cias”, cuen­ta Quaranta. Hoy, Se­so­cio no so­lo cuen­ta con dis­tin­tas ofer­tas pa­ra in­ver­tir en crip­to­ac­ti­vos, sino que es­tá en pleno lan­za­mien­to de su ICO, una ofer­ta ini­cial de mo­ne­das, a tra­vés de la cual pien­sa fi­nan­ciar­se y emi­tir el to­ken INVE con el cual va a ope­rar nue­va pla­ta­for­ma, In­ves­to­land. La idea pue­de pa­re­cer sen­ci­lla, pe­ro en la prác­ti­ca tie­ne sus desafíos. “Los ban­cos son sen­si­bles al ma­ne­jo de la pla­ta de ter­ce­ros y cuan­do les ex­pli­cás que ope­rás con crip­to­mo­ne­das, sa­ben que pro­ba­ble­men­te es­tés ad­mi­nis­tran­do fon­dos que no son tu­yos”, se­ña­la el CEO. Se­gún lo ve, mi­grar a block­chain les re­sul­tó un pro­ce­so na­tu­ral. “La tec­no­lo­gía tien­de a fa­ci­li­tar el ac­ce­so a las in­ver­sio­nes y tam­bién per­mi­te te­ner pla­ta­for­mas don­de cual­quie­ra pue­de pre­sen­tar su pro­yec­to y bus­car fi­nan­cia­ción”, ex­pli­ca. Así, las star­tups de­ja­rían de de­pen­der de los ban­cos y los ca­pi­ta­les de ries­go, que sue­len bus­car pro­yec­tos es­pe­cí­fi­cos se­gún la tem­po­ra­da, pue­den cap­tar in­ver­so­res in­tere­sa­dos en sus pro­pues­tas de to­das par­tes del mun­do.

¿Caí­da? ¿Qué caí­da?

Mien­tras los dis­tin­tos pla­yers tie­nen opi­nio­nes en­con­tra­das so­bre pa­ra qué sir­ve o có­mo se de­be­ría re­gu­lar Bit­coin, su va­lor co­mo ac­ti­vo ha si­do su me­jor carta de pre­sen­ta­ción. “¿A cuán­to pue­de es­tar Bit­coin a fin de año?” es una de las pre­gun­tas que más les ha­cen a los crip­to­en­tu­sias­tas y tie­ne sen­ti­do: des­de que su pre­cio ro­zó los US$ 20.000 por uni­dad se con­vir­tió en otro ac­ti­vo pa­ra es­pe­cu­lar. Quie­nes tra­ba­jan en la tec­no­lo­gía en­tien­den que su pre­cio no es un fac­tor cla­ve. An­drag­nes re­co­no­ce que es más bien el “prin­ci­pal ins­tru­men­to de mar­ke­ting” que tie­nen. Bas­ta con su­per­po­ner una me­di­ción de in­te­rés, co­mo lo es la

“LOS BAN­COS SON SEN­SI­BLES AL MA­NE­JO DE LA PLA­TA DE TER­CE­ROS Y SA­BEN QUE PRO­BA­BLE­MEN­TE ES­TÉS AD­MI­NIS­TRAN­DO FON­DOS QUE NO SON TU­YOS.” GUI­DO QUARANTA , CEO de Se­so­cio.

fre­cuen­cia con la que se bus­ca el tér­mino “bit­coin” en Goo­gle, con el pre­cio de la crip­to­mo­ne­da pa­ra no­tar có­mo es­te in­flu­ye en la primera. Pe­ro des­de di­ciem­bre del año pa­sa­do, cuan­do el pre­cio de un Bit­coin ca­si al­can­zó su ré­cord, am­bas mé­tri­cas co­men­za­ron a se­pa­rar­se, al pun­to de in­ver­tir­se la re­la­ción du­ran­te los úl­ti­mos me­ses. Aho­ra, mien­tras el pre­cio cae, el in­te­rés pa­re­ce es­tar vol­vien­do. Otro in­di­ca­dor que tam­bién re­sul­ta in­ver­so a la caí­da del pre­cio son las in­ver­sio­nes en em­pre­sas que tra­ba­jan con es­tas tec­no­lo­gías, es­pe­cial­men­te “block­chain”. Se­gún un re­le­va­mien­to rea­li­za­do por Pitch­book, mien­tras que en 2017 los ca­pi­ta­les de ries­go tra­di­cio­na­les in­vir­tie­ron US$ 1.000 mi­llo­nes en em­pre­sas re­la­cio­na­das a la tec­no­lo­gía block­chain y las crip­to­mo­ne­das, en lo que va de 2018 las in­ver­sio­nes

ya su­pe­raron los US$ 4.000 mi­llo­nes. Aun cuan­do hoy el 70 por cien­to de los to­kens emi­ti­dos me­dian­te pro­ce­sos de ICO va­len me­nos que lo que los in­ver­so­res pa­ga­ron por ellos. La ma­yo­ría se des­plo­mó un 90 por cien­to des­de el pi­co his­tó­ri­co al­can­za­do en di­ciem­bre. En­tre los prin­ci­pa­les gru­pos in­ver­so­res se en­cuen­tran Se­quoia Ca­pi­tal, que in­vir­tió US$ 400 mi­llo­nes en la mi­ne­ra chi­na Bit­main, y An­drees­sen Ho­ro­witz que par­ti­ci­pó de una ron­da de Dfi­nity, pro­yec­to que bus­ca crear una gran su­per­compu­tado­ra pú­bli­ca. En to­tal se ce­rra­ron más de 384 acuer­dos es­te año, con mon­tos pro­me­dio de US$ 2,5 mi­llo­nes, au­men­tan­do un 65 por cien­to si se lo com­pa­ra con las in­ver­sio­nes del 2017. Sin em­bar­go, con la caí­da del pre­cio, el sec­tor tam­bién pier­de par­te de su in­de­pen­den­cia. Es­tos nue­vos sis­te­mas eco­nó­mi­cos se re­tro­ali­men­tan, es de­cir que a me­di­da que cre­cen y au­men­ta su va­lor, les per­mi­te in­ter­cam­biar par­te de es­te va­lor ge­ne­ra­do por los

in­su­mos ne­ce­sa­rios pa­ra desa­rro­llar star­tups, ca­pa­ci­ta­cio­nes, y las es­truc­tu­ras ne­ce­sa­rias pa­ra que el seg­men­to si­ga cre­cien­do. La caí­da de US$ 20.000 a los US$ 4.500 que ron­da hoy sig­ni­fi­ca que mien­tras un bit­coin com­pra­ba cua­tro re­cur­sos en di­ciem­bre del 2017, un año más tar­de so­lo equi­va­le a uno. Com­pa­ra­dos con los ac­ti­vos tra­di­cio­na­les, los crip­to­ac­ti­vos pa­re­cen tan vo­lá­ti­les que es­te año sur­gió una nue­va ola de de­sa­rro­llos pa­ra traer a es­te caó­ti­co mer­ca­do un po­co de es­ta­bi­li­dad. Ac­tual­men­te la pa­la­bra de mo­da pa­re­ce ser “sta­ble­co­in”, una cla­se de crip­to­ac­ti­vos cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es man­te­ner su va­lor es­ta­ble en com­pa­ra­ción con una divisa co­mo pue­de ser el Dó­lar o el Eu­ro. Una de las más co­no­ci­das es el Dó­lar Tet­her (USDT), desa­rro­lla­da por Tet­her. Se tra­ta de una crip­to­mo­ne­da que ellos emi­ten me­dian­te un con­tra­to in­te­li­gen­te cuan­do una per­so­na se las com­pra. Pe­ro si bien Tet­her asegura que ca­da USDT es­tá res­pal­da­do por un dó­lar en sus re­ser­vas, por aho­ra no pu­bli­ca­ron una au­di­to­ría com­ple­ta de sus ac­ti­vos. Es­to hi­zo que si bien al prin­ci­pio la pa­ri­dad dó­lar-tet­her se da­ba por he­cho, hoy es más cla­ro que no se tra­ta del mis­mo ac­ti­vo y por lo tan­to la re­la­ción de pre­cios se rom­pió y el pre­cio de un USDT lle­gó a to­car los US$ 0,97, po­nien­do en alerta a to­dos aque­llos que usa­ban la sta­ble­co­in pa­ra con­ge­lar sus ga­nan­cias. Es­to hi­zo que la com­pe­ten­cia de Tet­her ga­ne adop­ción. Hoy en el seg­men­to com­pi­ten ju­ga-

do­res que tam­bién cuen­tan con so­lu­cio­nes cen­tra­das en re­ser­vas de co­la­te­ra­les co­mo TRUEUSD y otros que op­ta­ron por la vía al­go­rít­mi­ca pa­ra crear ac­ti­vos es­ta­bles co­mo Dai, que me­dian­te un sis­te­ma de prés­ta­mos e in­cen­ti­vos im­pul­sa a sus usua­rios a mo­ver el pre­cio ha­cia la pa­ri­dad con el dó­lar. Las sta­ble­co­ins son la úl­ti­ma adi­ción a un eco­sis­te­ma que co­men­zó con Bit­coin, pe­ro desa­rro­lló to­da una fau­na pro­pia de pro­yec­tos pa­ra aten­der las nue­vas ne­ce­si­da­des. No son la úni­ca.

Lo cier­to es que a pe­sar de su rá­pi­da evo­lu­ción, “no to­do lo que bri­lla es Bit­coin”. A 10 años de su na­ci­mien­to, su fu­tu­ro den­tro del mun­do fi­nan­cie­ro es in­cier­to. A la fies­ta pa­sa­ron to­dos: los gran­des ca­pi­ta­les de VC, los ban­cos, los em­pren­de­do­res, los desa­rro­lla­do­res y tam­bién los es­pe­cu­la­do­res fi­nan­cie­ros. Y en 2019 es­tán lle­gan­do los fon­dos ins­ti­tu­cio­na­les, el pró­xi­mo gran cambio. Por su vo­la­ti­li­dad y por la hos­ti­li­dad de al­gu­nos pla­yers tra­di­cio­na­les, pa­ra al­gu­nos, la épo­ca de fes­te­jar se ter­mi­nó. Aun­que otros son op­ti­mis­tas: di­cen que la hui­da de ca­pi­ta­les es­pe­cu­la­do­res pue­de ser una opor­tu­ni­dad de com­pra. Es­to es es­pe­cial­men­te cier­to pa­ra quie­nes ven en la tec­no­lo­gía el ver­da­de­ro va­lor de Bit­coin a lar­go pla­zo. “Las bur­bu­jas se dan so­bre ac­ti­vos sin va­lor in­trín­se­co -—di­ce Lit­vi­noff—, por eso Bit­coin no ex­plo­ta nun­ca. La caí­da de­pu­ró el mer­ca­do; ayu­dó a que se lim­pie de es­pe­cu­la­do­res de cor­to pla­zo. Pe­ro cuan­do el pre­cio sube los ti­bu­ro­nes inevi­ta­ble­men­te vuel­ven a apa­re­cer.” Qui­zás pa­ra ellos to­da­vía ha­ya mo­ti­vos de fes­te­jo. Pa­ra quie­nes lle­ga­ron con el pre­cio en su pi­co má­xi­mo y un po­co más del 70 por cien­to en el úl­ti­mo año, no hay mu­chos mo­ti­vos pa­ra se­guir la fies­ta. So­lo les que­da so­plar las pro­ver­bia­les ve­las y pe­dir, pa­ra aden­tro, un úl­ti­mo de­seo.

“EL DIS­CUR­SO CAM­BIÓ MU­CHO Y SE ES­TÁ ALI­SAN­DO LA CA­LLE PA­RA QUE EN­TREN LOS FON­DOS INS­TI­TU­CIO­NA­LES, QUE SON LOS QUE MÁS CA­PI­TAL MUE­VEN.” NICÓLAS LIT­VI­NOFF, eco­no­mis­ta y crip­to­en­tu­sias­ta.

Fo­to: Bloom­berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.