Ca­za­do­res de copy­right

El de­re­cho de co­pia de las fo­to­gra­fías e imá­ge­nes de vi­deo es un te­ma pe­lia­gu­do que se em­pa­ren­ta con la li­ber­tad de cir­cu­la­ción de la in­for­ma­ción. Sin em­bar­go, hay em­pre­sas que vie­ron el ne­go­cio en esa grie­ta.

Infotechnology - - SUMARIO - Por Tomás Bal­ma­ce­da

Con ca­si 60 años y una vi­da de­di­ca­da a re­tra­tar a di­fe­ren­tes ban­das y ar­tis­tas so­bre el es­ce­na­rio, el fo­tó­gra­fo Rab Le­win nun­ca le ha­bía pres­ta­do de­ma­sia­da aten­ción a In­ter­net, un te­rreno que siem­pre le re­sul­tó dis­tan­te y ajeno. Sin em­bar­go, el año pa­sa­do se can­só de que ami­gos y alum­nos le di­je­ran que veían en va­rios si­tios una de las imá­ge­nes que él mis­mo le ha­bía to­ma­do a Kurt Co­bain en 1994 du­ran­te un show en Berlín. Es que en fe­bre­ro de 2017 el lí­der de Nir­va­na hu­bie­se cum­pli­do 50 años y fue ob­je­to de va­rios ho­me­na­jes en to­do el mun­do, mu­cho de los cua­les to­ma­ron esa fo­to­gra­fía co­mo ele­men­to cen­tral en sus ban­ners, co­ber­tu­ras pe­rio­dís­ti­cas y con­te­ni­dos mul­ti­me­dia. El di­le­ma pa­ra Le­win era ¿có­mo re­cu­pe­rar con­trol de los de­re­chos de esa obra? ¿Se­ría po­si­ble ha­llar to­dos los ca­sos en don­de fue uti­li­za­da y re­cla­mar el di­ne- ro que le co­rres­pon­día? Pa­re­cía, a primera vis­ta, una mi­sión im­po­si­ble. Pe­ro es­te er­mi­ta­ño fo­tó­gra­fo ja­más ima­gi­nó que to­do lo que ne­ce­si­ta­ba era un al­go­rit­mo. Gra­cias al con­se­jo de un ami­go, Le­win se acer­có a Copy­track, una com­pa­ñía ale­ma­na que uti­li­za una tec­no­lo­gía es­pe­cial pa­ra ras­trear a lo lar­go y lo an­cho de la vas­ta web dón­de se es­tán uti­li­zan­do imá­ge­nes es­pe­cí­fi­cas. “Nues­tra ta­rea es mo­ni­to­rear el uso in­ter­na­cio­nal de imá­ge­nes que tie­nen licencia y lo­grar acuer­dos pa­ra que se pa­guen los de­re­chos co­rres­pon­dien­tes. Desa­rro­lla­mos un al­go­rit­mo que fun­cio­na co­mo un mo­tor de bús­que­da con una pre­ci­sión cer­ca­na al 98 por cien­to a la ho­ra de en­con­trar imá­ge­nes du­pli­ca­das en in­ter­net”, le ex­pli­ca a INFOTECHNOLOGY Mar­cus Sch­mitt, CEO de la em­pre­sa. “No so­lo iden­ti­fi­ca­mos el uso in­de­bi­do de con­te­ni­do con de­re­chos, sino que nos ca­rac­te­ri­za­mos por dar tam­bién una res­pues­ta le­gal que be­ne­fi­cie a nues­tro clien­te. Se­gui­mos un pro­ce­so de cua­tro pa­sos. En primera ins­tan­cia, com­pro­ba­mos si el me­dio o la per­so­na que usa la ima­gen cuen­ta con la licencia de re­pro­duc­ción co­rres­pon­dien­te, ya que en mu­chos ca­sos hay agen­cias in­vo­lu­cra­das que sí de­le­ga­ron de­re­chos. Si no es­tá au­to­ri­za­da, Copy­track ofre­ce un ‘acuer­do post-licencia’,

en el que se lle­ga a un en­ten­di­mien­to pa­ra que se abo­ne lo co­rres­pon­dien­te, una ma­ne­ra sen­ci­lla y ra­zo­na­ble de ma­ne­jar el pro­ble­ma. Si no lo­gra­mos po­ner­nos de acuer­do, pa­sa­mos al ter­cer pa­so, en el que cal­cu­la­mos el di­ne­ro que es­tá per­dien­do nues­tro clien­te y, fi­nal­men­te, pa­sa­mos a la eta­pa en don­de se po­ne en ac­ción el equi­po de abo­ga­dos de la em­pre­sa pa­ra ini­ciar las ac­cio­nes le­ga­les en las ju­ris­dic­cio­nes co­rres­pon­dien­tes.” Pa­ra Le­win -—quien, ade­más de Nir­va­na en los años 90 fo­to­gra­fió a ban­das co­mo So­nic Youth, Sound Gar­den y Ba­bes in Toy­land, pe­ro hoy se de­di­ca tiem­po com­ple­to a re­tra­tar au­to­mó­vi­les clá­si­cos y su de­ca­den­cia— lo que más le atra­jo de Copy­track es que no tu­vo que pa­gar por ini­ciar es­te pro­ce­so ni te­ner una reunión en una ofi­ci­na, sino que la com­pa­ñía to­ma los ca­sos des­de su si­tio web, en don­de so­lo hay que su­bir la ima­gen ori­gi­nal y de­mos­trar la au­to­ría de la mis­ma. El mon­to del ser­vi­cio se des­cuen­ta una vez que se ha­ya lo­gra­do un acuer­do con los in­frac­to­res de­tec­ta­dos y si no se con­si­gue el pa­go, Copy­track ab­sor­be los gas­tos. En el caso de la ima­gen de Co­bain, que se de­ter­mi­nó que fue uti­li­za­da sin per­mi­so en va­rios si­tios, co­bró 2.300 eu­ros por ca­da uso in­de­bi­do. “Se­gui­ré tra­ba­jan­do con ellos por­que me ga­ran­ti­zan que pue­do se­guir usan­do mi tiem­po pa­ra sa­car fo­tos y no en bus­car quié­nes uti­li­zan mi ar­te sin mi per­mi­so”, ase­gu­ró el fo­tó­gra­fo en uno de los tes­ti­mo­nios que pue­den leer­se en el si­tio de Copy­track. Le­win pa­só de es­cép­ti­co de in­ter­net a de­fen­sor de es­ta me­to­do­lo­gía.

Las ima­ge­nes que se mue­ven

Pe­ro no so­lo los fo­tó­gra­fos ven có­mo sus tra­ba­jos son re­pro­du­ci­dos y uti­li­za­dos sin la au­to­ri­za­ción ne­ce­sa­ria. Al­go muy si­mi­lar ocu­rre con los crea­do­res de con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les, co­mo clips edi­ta­dos, gra­ba­cio­nes ca­se­ras o pro­gra­mas de te­le­vi­sión. En la Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, es co­mún que los por­ta­les de no­ti­cias más im­por­tan­tes y de ma­yor trá­fi­co gra­ben lo que su­ce­de en ci­clos po­lí­ti­cos, de­por­ti­vos o de es­pec­tácu­los en la TV y lo suban con sus pro­pios re­pro­duc­to­res. Ade­más de no con­tar con el per­mi­so pa­ra ha­cer­lo, co­mo ca­da por­tal lo sube en su pro­pio re­pro­duc­tor mul­ti­me­dia en el que agre­ga un seg­men­to de pu­bli­ci­dad pre­via, lla­ma­do “pre-roll ad”, en oca­sio­nes se da la iró­ni­ca si­tua­ción que con­te­ni­do crea­do por un ca­nal de ai­re ar­gen­tino, por ejem­plo, tie­ne co­mo preám­bu­lo imá­ge­nes de la com­pe­ten­cia. Un ar­gen­tino vio es­te pro­ble­ma y creó una so­lu­ción, con la que lo­gró con­ver­tir­se en una pla­ta­for­ma de ac­ce­so de vi­deos con más vi­sua­li­za­cio­nes en el Mun­dial de Fút­bol de Ru­sia que el mis­mí­si­mo Fa­ce­book. Se tra­ta de We­lo, que en pa­la­bras de su CEO, Pa­blo Ver­de­ne­lli es “una pla­ta­for­ma que per­mi­te co­nec­tar con­te­ni­dos de te­le­vi­sión con los por­ta­les de no­ti­cias. En la web el con­te­ni­do que más cre­ce son los vi­deos cor­tos, es el 80 por cien­to de lo que se com­par­te hoy, pe­ro los crea­do­res de con­te­ni­dos es­tán hoy pen­san­do en el ‘long for­mat’ o en OTT. We­lo es una for­ma di­fe­ren­te de dis­tri­bu­ción, a tra­vés de por­ta­les y webs, pa­ra crear ma­yor au­dien­cia y am­pli­fi­car los vi­deos por fue­ra de Youtu­be y de Fa­ce­book”. Se­gún es­te mo­de­lo de ne­go­cios, el due­ño del con­te­ni­do evi­ta que los por­ta­les to­men vi­deos con cap­tu­ra­do­ras pe­ro uti­li­za su trá­fi­co sin per­der con­trol de dón­de es­tá pu­bli­ca­do, cuán­tas vi­sua­li­za­cio­nes ge­ne­ra y pue­de in­clu­so mo­ne­ti­zar­lo com­par­tien­do par­te de la ga­nan­cia con el si­tio de no­ti­cias. “En lo que We­lo in­no­vó es en co­nec­tar el con­te­ni­do te­le­vi­si­vo con las re­dac­cio­nes de los por­ta­les, que pue­den ha­cer un clip de la te­le­vi­sión con so­lo dos clics y em­be­ber­los de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Al ha­cer fá­cil su uso y ofre­cer una pla­ta­for­ma de mo­ne­ti­za­ción com­par­ti­da, vol­vi­mos lo que an­tes era pi­ra­te­ría un ne­go­cio pa­ra am­bas par­tes”, ex­pli­ca Ver­de­ne­lli. De acuer­do con es­te em­pren­de­dor cor­do­bés, es un ca­mino in­ver­so a la ame­na­za de ju­di­cia­li­za­ción de Copy­track: “En We­lo cree­mos que el copy­right no es un te­ma de cartas do­cu­men-

El copy­right es un ac­ti­vo y hay que trans­for­mar­lo, co­mo hi­zo la in­dus­tria de la mú­si­ca.” — Pa­blo Ver­de­ne­lli, CEO de We­lo.

tos y tri­bu­na­les sino que hay que trans­for­mar­lo en un te­ma de ac­ti­vos, co­mo hi­zo la in­dus­tria de la mú­si­ca, que trans­for­mó lo que era al­go ile­gal en un ac­ti­vo muy atrac­ti­vo gra­cias a itu­nes y Spo­tify”. We­lo ya tie­ne acuer­dos con al­gu­nas de las señales más im­por­tan­tes de la re­gión y con mu­chos si­tios. Su bau­tis­mo de fue­go su­ce­dió al­gu­nos me­ses atrás, cuan­do lo­gró que Di­rectv Sports pu­sie­ra to­da su se­ñal ba­jo el mo­de­lo We­lo, in­vi­tan­do a que cual­quier si­tio to­ma­ra clips des­de la pla­ta­for­ma. “Fue­ron más de 110 por­ta­les que to­ma­ron los con­te­ni­dos de Ru­sia 2018 y lo­gra­mos 100 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes de vi­deo, que de otro mo­do hu­bie­ran si­do pi­ra­te­ría o de uso no au­to­ri­za­do y que fue una opor­tu­ni­dad enor­me de uso de ma­te­rial muy atrac­ti­vo. Ade­más, tam­bién creo que es va­lio­so que Di­rectv usó los es­fuer­zos que an­tes gas­ta­ba con FI­FA en cartas do­cu­men­tos en di­fun­dir es­ta op­ción en los por­ta­les”, pun­tua­li­za. Al­gu­nos de los si­tios que hoy usan We­lo son El Ob­ser­va­dor en Uru­guay, El Co­mer­cio en Pe­rú, El Tiem­po en Co­lom­bia e In­fo­bae en la Ar­gen­ti­na. Con el avan­ce de al­go­rit­mos de re­co­no­ci­mien­tos y es­ta cla­se de pla­ta­for­mas ¿lle­ga­rá aca­so el mo­men­to en el que to­do lo que se com­par­ta en in­ter­net ten­ga a su au­tor de­bi­da­men­te iden­ti­fi­ca­do y re­co­no­ci­do? Ese es­ce­na­rio pa­re­ce muy le­jano pe­ro, por en­ci­ma de eso, no to­dos creen que se tra­ta de un pa­no­ra­ma ideal. Bea­triz Busaniche, es­pe­cia­lis­ta en de­re­chos de au­tor y pre­si­den­ta de Fun­da­ción Vía Li­bre, cree que po­dría vol­ver es­té­ril un te­rreno que de­be man­te­ner­se di­ver­so y fér­til. “No me sor­pren­de lo que ha­ce Copy­track por­que es­tas com­pa­ñías no na­cen de un repollo: son re­sul­ta­do de una lí­nea de ac­ción con­jun­ta en va­rias par­tes del mun­do y que tie­ne co­mo ex­po­nen­te cla­ro el ar­tícu­lo 13 de la nue­va ley de copy­right que se es­tá dis­cu­tien­do en la Unión Europea, que pi­de que las pla­ta­for­mas ten­gan sis­te­mas de ma­chi­ne lear­ning en­tre­na­dos pa­ra de­tec­tar obras que in­frin­gen el copy­right”, asegura. El pro­ble­ma de es­te ti­po de de­tec­ción es que pa­re­ce po­co pro­ba­ble que un al­go­rit­mo pue­da de­tec­tar usos de imá­ge­nes, vi­deos y can­cio­nes que no tie­nen que ver con vul­ne­rar de­re­chos de au­tor, sino de usos le­gí­ti­mos de li­ber­tad de ex­pre­sión, co­mo la iro­nía o el do­ble sen­ti­do pa­ra se­ña­lar los erro­res de un po­lí­ti­co o cri­ti­car un sis­te­ma de go­bierno to­ta­li­ta­rio, por ejem­plo. Si cae en ma­las ma­nos, es­tos sis­te­mas de ma­chi­ne lear­ning po­drían co­me­ter ac­tos de cen­su­ra. Pa­ra Busaniche, ade­más, el ac­ce­so a cier­tos ma­te­ria­les es la ga­ran­tía pa­ra las bue­nas ideas. “La crea­ti­vi­dad ja­más fue un pro­ce­so in­di­vi­dual, por­que no se crea de la na­da y por­que, más allá del mo­men­to de ins­pi­ra­ción per­so­nal, to­dos so­mos par­te de pro­ce­sos his­tó­ri­cos. Por eso hay per­so­nas que crean co­sas muy si­mi­la­res al mis­mo tiem­po y sin co­no­cer­se por­que son par­te del cli­ma de épo­ca, de pro­ce­sos cul­tu­ra­les. ¿Có­mo po­dría ima­gi­nar­se una crea­ción sin lec­tu­ras, sin ma­te­ria­les fuen­te, sin do­mi­nio pú­bli­co? Y el do­mi­nio pú­bli­co va más allá de In­ter­net e in­clu­ye bi­blio­te­cas, ar­chi­vos, mu­seos, etc. Sin ac­ce­so a cul­tu­ra, la crea­ti­vi­dad se re­du­ce”, com­ple­ta. ¿Se­rá po­si­ble com­pa­ti­bi­li­zar el uso de­bi­do de con­te­ni­dos con copy­right sin da­ñar la li­ber­tad de ex­pre­sión ni la for­ma­ción de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes? No pa­re­ce ser un equi­li­brio fá­cil.

Infotechnology 242 No­viem­bre 2017 In­no­va­ción: Un mo­de­lo pa­ra rear­mar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.