Jue­go de ni­ños ma­los

Se co­no­cen co­mo “war ga­mes”. Son desafíos lú­di­cos en­fo­ca­dos en la ci­ber­se­gu­ri­dad. Sus par­ti­ci­pan­tes lo sien­ten co­mo una par­ti­da de aje­drez o un re­to mental, la idea es en­con­trar for­mas de pe­ne­trar en la se­gu­ri­dad de di­fe­ren­tes sis­te­mas in­for­má­ti­cos.

Infotechnology - - SUMARIO - Por Ma­tías Cas­tro

Hay un in­du­da­ble es­pí­ri­tu ju­ve­nil y lú­di­co que sub­ya­ce a la ac­ti­vi­dad in­for­má­ti­ca. La crea­ti­vi­dad y la cu­rio­si­dad por co­no­cer los me­ca­nis­mos in­ter­nos que ha­cen fun­cio­nar las co­sas son he­rra­mien­tas “soft” úti­les pa­ra el tra­ba­jo dia­rio de un in­for­má­ti­co. Pe­ro la ma­yor re­pre­sen­ta­ción de ese et­hos son los lla­ma­dos “war­ga­mes” o “jue­gos de gue­rra” in­for­má­ti­cos co­mo así tam­bién CTF (Capturar la bandera, por su si­gla en in­glés; un ti­po de jue­go ba­sa­do en lo­grar un ob­je­ti­vo es­pe­cí­fi­co). Ba­jo nom­bres que, en teo­ría, de­be­rían asus­tar, co­mo ata­ques se­mán­ti­cos a las URL, fal­si­fi­ca­ción de di­rec­cio­nes IP, crac­king de con­tra­se­ñas, pen­tes­ting o in­ge­nie­ría re­ver­sa, se tra­ta de desafíos don­de equi­pos o in­di­vi­duos tie­nen que re­sol­ver un acer­ti­jo in­for­má­ti­co: por ejem­plo, con­se­guir la mo­di­fi­ca­ción del tex­to de un si­tio web al que el par­ti­ci­pan­te no tie­ne ac­ce­so ori­gi­nal­men­te. En el co­ra­zón de es­ta ac­ti­vi­dad, se en­cuen­tra el pla­cer de un buen desafío y la po­si­bi­li­dad de apren­di­za­je a par­tir de re­tos. “Los CTF es­tán dan­do vuel­tas des­de ha­ce mu­cho tiem­po, es una for­ma de en­trar en el mun­do de la se­gu­ri­dad. Son desafíos téc­ni­cos que en ge­ne­ral se di­fe­ren­cian o se agru­pan en torno a su te­má­ti­ca, pue­den ser es­pe­cí­fi­cos de ata­ques de net­wor­king, es­pe­cí­fi­cos de web o so­bre bi­na­rios. Esen­cial­men­te, son prue­bas con­tro­la­das don­de, de­pen­de de la com­pe­ten­cia, se pue­de ju­gar so­lo o en gru­po y las re­glas es­pe­cí­fi­cas cam­bian de com­pe­ten­cia a com­pe­ten­cia. Hoy, la ma­yo­ría de las con­fe­ren­cias los in­cor­po­ran, co­mo la Eko­party o la Def­con”, ex­pli­ca Fran­cis­co Ama­to , co­fun­da­dor del even­to de sis­te­mas Eko­party y CEO de la em­pre­sa de ci­ber­se­gu­ri­dad In­foby­te des­de ha­ce más de diez años. Pa­ra Ama­to, es una for­ma de me­ter­se en el mun­do de la in­for­má­ti­ca y de com­par­tir un ám­bi­to co­mún en el mar­co de la sa­na com­pe­ten­cia. “Al­gu­nas ve­ces los desafíos es­tán ba­sa­dos en even­tos del mun­do real y otras ve­ces ro­zan lo de­li­ran­te”, ex­pli­ca Ama­to. Den­tro de la am­plia ga­ma de jue­gos de gue­rra, hay al­gu­nos don­de to­dos los par­ti­ci­pan­tes tie­nen que de­fen­der­se de un ata­que, otros don­de los ju­ga­do­res tie­nen que lo­grar ellos mis­mos una pe­ne­tra­ción exi­to­sa a un sis­te­ma bus­can­do qué hue­cos pue­den apro­ve­char y fi­nal­men­te otra tan­da de jue­gos com­pe­ti­ti­vos de “capturar la bandera” don­de dos equi­pos tra­tan de lo­grar un ob­je­ti­vo co­mún pri­me­ro. Aun­que es im­por­tan­te acla­rar que tam­bién hay re­glas y res­tric­cio­nes, por caso, no se per­mi­ten los ata­ques de de­ne­ga­ción de ser­vi­cio y hay que res­pe­tar al­gu­nos “flags” (ban­de­ras) que son lí­mi­tes a cuán­tos ac­ce­sos y pri­vi­le­gios pue­den ob­te­ner los ju­ga­do­res. El in­for­má­ti­co ex­pli­ca que en su com­pa­ñía los jue­gos de gue­rra son una cos­tum­bre es­ta­ble­ci­da y pro­mo­vi­da. “Da­mos el es­pa­cio pa­ra que los

“Los CTF son una for­ma de en­trar en el mun­do de la se­gu­ri­dad y se pue­de ju­gar so­lo o en gru­po.”

em­plea­dos jue­guen por­que es di­ver­ti­do e in­cen­ti­va a apren­der y su­pe­rar­se”, di­ce Ama­to. A es­to, el em­pre­sa­rio re­mar­ca que es una bue­na prác­ti­ca pa­ra for­mar bue­nos la­zos por­que mu­chos de es­tos jue­gos son coope­ra­ti­vos. “En Ja­pón es muy po­pu­lar, hay con­fe­ren­cias ex­clu­si­vas so­bre CTF y war­ga­mes, y los equi­pos su­man pun­tos cuan­do jue­gan en las di­fe­ren­tes com­pe­ten­cias”, di­ce. Tan­to es así que mu­chos si­tios pa­ra ju­gar war­ga­mes, co­mo Overt­he­wi­re o Ct­fon­li­ne, es­tán cons­trui­dos con apor­tes open sour­ce de la pro­pia co­mu­ni­dad. “Los re­co­mien­do al 100 por cien­to, sir­ve mu­cho pa­ra agi­li­zar el tra­ba­jo y la men­ta­li­dad. Ade­más, hay una gran co­mu­ni­dad. Mu­cha gen­te se me­te a la tec­no­lo­gía a tra­vés de es­to y a mu­chos los con­tra­tan las em­pre­sas por ser bue­nos ju­ga­do­res. Ser bueno en war­ga­mes da mu­cha vi­si­bi­li­dad”, con­clu­ye el es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.