Un ca­mino os­cu­ro y pe­li­gro­so

Infotechnology - - SUMARIO - Por Sebastián De To­ma

El di­se­ño y el desa­rro­llo web tie­ne sus cla­ros­cu­ros que, con el au­men­to del co­mer­cio elec­tró­ni­co, se ha­cen ca­da vez más vi­si­bles. Có­mo fun­cio­na el fe­nó­meno de­no­mi­na­do Dark UX o ex­pe­rien­cia del usua­rio si­nies­tra y qué pue­den ha­cer las em­pre­sas y los pro­gra­ma­do­res pa­ra evi­tar­las.

Pa­ra con­tar es­ta his­to­ria hay que re­mon­tar­se a 2010. Ese fue el año en el que Harry Brig­null, un consultor en Ex­pe­rien­cia de usua­rio de na­cio­na­li­dad in­gle­sa, acu­ñó el con­cep­to “Dark pat­terns” (en es­pa­ñol, pa­tro­nes os­cu­ros). Se tra­ta de los di­se­ños de in­ter­faz en la web que bus­can, uti­li­zan­do mé­to­dos

re­la­cio­na­dos con la psi­co­lo­gía y la usa­bi­li­dad, que los usua­rios lle­ven a ca­bo ac­cio­nes que no pen­sa­ban rea­li­zar pa­ra ob­te­ner al­gún ti­po de be­ne­fi­cio, que pue­de ser ob­te­ner da­tos o di­ne­ro de la per­so­na de­trás de la pan­ta­lla. Un ejem­plo sen­ci­llo: el usua­rio in­gre­sa a un si­tio web que con­tie­ne el ar­chi­vo que tan­to es­ta­ba bus­can­do. De bue­nas

a pri­me­ras, cuan­do apa­re­ce el bo­tón que di­ce, en le­tras de mol­de, DES­CAR­GAR, ha­ce clic. Y, cla­ro, una ven­ta­na pop-up apa­re­ce, con una pu­bli­ci­dad a la que lue­go de va­rios in­ten­tos con­si­gue ce­rrar. Al fi­nal, des­pués de mu­cho bus­car, en­cuen­tra en un lu­gar re­cón­di­to de la pá­gi­na el di­si­mu­la­do en­la­ce que lle­va, fi­nal­men­te, a la des­car-

¿Qué su­ce­dió? Un di­se­ña­dor co­lo­có un bo­tón lla­man­do a la ac­ción (ha­cer clic) que en reali­dad con­du­cía a una pu­bli­ci­dad in­va­si­va. Otro caso, más in­si­dio­so si se quie­re, se da con las prue­bas gra­tui­tas que ofre­cen los ser­vi­cios de strea­ming co­mo Net­flix, Spo­tify o Ama­zon Pri­me Vi­deo (por ci­tar tres ca­sos tí­pi­cos). El clien­te agre­ga los da­tos de la tar­je­ta da­do que es lo que se ne­ce­si­ta pa­ra ac­ce­der al ser­vi­cio sin car­go en for­ma­to de prue­ba. Sin em­bar­go, es­to no es al­go nue­vo: la pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa es tan vie­ja co­mo el ca­pi­ta­lis­mo. Pe­ro es­to se tra­ta de un fe­nó­meno dis­tin­to, re­la­cio­na­do con ju­gar con las ex­pec­ta­ti­vas de los usua­rios, al ofre­cer­les un pro­duc­to o ser­vi­cio que al fi­nal no ter­mi­na brin­dan­do lo pro­me­ti­do o lo ha­ce de ma­ne­ra di­fe­ren­te a la es­ti­pu­la­da.

No­che ce­rra­da

Cuen­ta Harry Brig­null —en char­la con INFOTECHNO

LOGY— que un día, tar­de, mien­tras re­gre­sa­ba a su ca­sa un tran­seún­te le ro­bó la bi­lle­te­ra con uno de los tru­cos más vie­jos del li­bro, el de apa­ren­tar ser un bo­rra­cho que cae en­ci­ma de la per­so­na a quien se quie­re ro­bar. Eso lo lle­vó a pen­sar en los en­ga­ños que ocu­rren en las pá­gi­nas web. Di­ce que uno es­pe­ra que ca­da bo­tón en la pan­ta­lla ocu­pe un lu­gar de­ter­mi­na­do y que, si eso cam­bia, la ex­pe­rien­cia del usua­rio que­da trun­ca. Así que gra­bó un vi­deo so­bre el te­ma que se vol­vió po­pu­lar en el que ha­bló por primera vez de es­tos pa­tro­nes os­cu­ros del di­se­ño. “Ne­ce­si­tá­ba­mos un tér­mino pa­ra lla­mar­lo, se me ocu­rrió ese y que­dó”, afir­ma. Res­pec­to de es­te ti­po de di­se­ño, el je­fe de Ex­pe­rien­cia de usua­rio y di­se­ño de In­ter­cul­tu­ra, Luis Par­ker, ex­pli­ca —co­mo ya se men­cio­nó— que “a lo lar­go de su uso de in­ter­net la gen­te se va for­man­do cier­tas ideas de có­mo fun­cio­nan las co­sas, al­go que uno pue­de apro­ve­char pa­ra sub­ver­tir; co­mo un pop-up que tie­ne el bo­tón de ce­rrar aba­jo a la iz­quier­da en lu­gar de arri­ba a la de­re­cha”. De­ta­lla que, de es­ta ma­ne­ra, “se es­tá ex­plo­tan­do un ses­go cog­ni­ti­vo del ser hu­mano, las ca­pa­ci­da­des psi­co­mo­tri­ces que ha­cen que uno ha­ga lo mis­mo an­te una si­tua­ción si­mi­lar”. Pun­tua­li­za, sin em­bar­go, que los ejem­plos más bur­dos, co­mo los de las pá­gi­nas de des­car­ga, so­lo se ven allí o en los si­tios de­di­ca­dos a la por­no­gra­fía. El res­to de la Dark UX “es mu­cho más su­til, más dis­cu­ti­ble”. Una for­ma de Dark UX que le mo­les­ta es­pe­cial­men­te a es­te co­mu­ni­có­lo­go con más de 10 años de ex­pe­rien­cia es la que se ar­ma al­re­de­dor del len­gua­je. “El con­te­ni­do es el prin­ci­pal ele­men­to de una in­ter­ac­ción —re­fle­xio­na—. Un tex­to com­pli­ca­do, una do­ble ne­ga­ción, tam­bién es un pa­trón os­cu­ro.” Es de­cir, pop-ups con op­cio­nes que di­cen co­sas co­mo “si us­ted no quie­re re­ci­bir nues­tro news­let­ter, des­ac­ti­ve es­ta ca­si­lla”. Y exis­ten cues­tio­nes in­clu­so más gri­ses: “Cuan­do vos ele­gís eli­mi­nar tu perfil de Fa­ce­book, en reali­dad lo des­ac­ti­van y lo de­jan inac­ce­ga.

Hoy la web es un lu­gar ex­ce­len­te pa­ra rea­li­zar ex­pe­ri­men­tos psi­co­ló­gi­cos.” — Harrry Brig­null, consultor en Ex­pe­rien­cia de usua­rio y crea­dor del con­cep­to “Dark pat­terns”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.