El rey del ne­go­cio geek

Se de­di­ca ha­ce años al ne­go­cio de los có­mics y las edi­to­ria­les geek. Es uno de los res­pon­sa­bles de traer la Co­mic­con al país y, aho­ra, tam­bién pu­so el ojo en el mun­do del mer­chan­di­sing y lo di­gi­tal. Cuál es el “su­per­po­der” fun­da­men­tal pa­ra triun­far en los

Infotechnology - - SUMARIO - Por Ma­tías Cas­tro

La gran olea­da del có­mic vie­ne su­bien­do con fuer­za en la Ar­gen­ti­na y así lo ava­lan los nú­me­ros. Co­mo me­di­da, pue­den to­mar­se co­mo proxy los nú­me­ros del e-com­mer­ce Mer­ca­do­li­bre: du­ran­te es­te año se ven­die­ron 24.000 ar­tícu­los re­la­cio­na­dos al mun­do de las his­to­rie­tas, lo que re­pre­sen­ta un cre­ci­mien­to de al­re­de­dor del 31 por cien­to res­pec­to a 2017. Pe­ro no so­lo cre­ció la can­ti­dad de ar­tícu­los, sino tam­bién el va­lor de los tic­kets de com­pra, que el abul­ta­do au­men­to del 73 por cien­to en la fac­tu­ra­ción ejem­pli­fi­ca a la per­fec­ción. Lo mis­mo va­le pa­ra el “pri­mo” del có­mic; el man­ga ja­po­nés. La historieta ni­po­na cre­ció 114 por cien­to, al­can­zan­do el te­cho de ca­si 20.000 uni­da­des acom­pa­ña­da de, nue­va­men­te, un cre­ci­mien­to en la fac­tu­ra­ción de 149 por cien­to. Los pre­cios uni­ta­rios de es­tos pro­duc­tos no son una gan­ga tam­po­co. Los pre­cios os­ci­lan en­tre los $300 y $500 tan­to pa­ra có­mics co­mo pa­ra man­ga, aun­que cual­quier edi­ción es­qui­va, ya sea una pre­sen­ta­ción de­lu­xe o un hard­co­ver, pue­de tri­pli­car o quin­tu­pli­car ese pre­cio. Ma­tías Ti­mar­chi, des­de Ov­ni­press, es el due­ño de al­gu­nas de las li­cen­cias más ju­go­sas del mer­ca­do: pu­bli­ca la exi­to­sa se­rie The Wal­king Dead, la icó­ni­ca Star Wars y es res­pon­sa­ble de que Mar­vel, una de las dos pro­duc­to­ras de có­mics más im­por­tan­tes del mun­do, pue­da pu­bli­car a The Aven­gers o Spi­de­rman en una edi­ción 100 por cien­to ar­gen­ti­na.

El gé­ne­sis

“Los úl­ti­mos 25 años de mi vi­da me pre­pa­ré pa­ra es­to”, di­ce Ti­mar­chi, en diá­lo­go con INFOTECHNOLOGY. “Des­de chi­co leí có­mics y mi­ré mu­chos di­bu­jos ani­ma­dos. Me ti­ré pa­ra ese la­do es­tu­dian­do di­bu­jo des­de chi­co aun­que más de gran­de, ya ter­mi­nan­do la se­cun­da­ria, me me­tí en el mun­do del di­se­ño grá­fi­co. Más que na­da por­que, por un la­do, no te­nía la pa­cien­cia pa­ra ser di­bu­jan­te y por el otro le veía más sa­li­da la­bo­ral”, ex­pli­ca Ti­mar­chi, y agre­ga que des­de sus pri­me­ros tra­ba­jos en edi­to­ria­les, siem­pre fue vi­ran­do len­ta­men­te ha­cia la pro­duc­ción y la edi­ción, de­jan­do el di­se­ño ca­da vez más de la­do. Su pri­mer gran pa­so fue tra­ba­jar con la edi­to­rial Gár­go­la, don­de tu­vo la ini­cia­ti­va de lan­zar una an­to­lo­gía de có­mics, in­ten­tan­do emu­lar a vie­jas edi­cio­nes lo­ca­les que ha­bían de­sa­pa­re­ci­do con la cri­sis de 2001, co­mo El To­ni, Fie­rro o D’ar­tag­nan. “En­tre 2003 y 2004 lan­za­mos Bas­tión y ese fue mi pri­mer gran tra­ba­jo en edi­ción de có­mics. Du­ran­te cin­co años se edi­tó la an­to­lo­gía, arran­can­do con tí­tu­los muy bue­nos co­mo el

clá­si­co de Frank Mi­ller, Sin City. Una co­sa lle­vó a la otra y ter­mi­na­mos pu­bli­can­do pro­duc­tos de afue­ra de mu­cha ca­li­dad co­mo Hellboy y Star Wars”, re­me­mo­ra la ca­be­za de Ov­ni­press. Tras el éxi­to de su primera ex­pe­rien­cia en las his­to­rie­tas, Ti­mar­chi sin­tió que era mo­men­to de abrir­se y em­pe­zar un nue­vo ca­mino con to­da la ex­pe­rien­cia ga­na­da a cues­tas, cuan­do co­rría el año 2007. “Que­dé en re­la­ción con al­gu­nas edi­to­ria­les ex­tran­je­ras, co­mo Dark Hor­se, y a par­tir de ahí em­pe­cé a via­jar y ha­cer con­tac­tos con otros edi­to­res de afue­ra”, di­ce Ti­mar­chi. Se­gún el em­pren­de­dor, en ese en­ton­ces se em­pe­zó a sen­tir una sen­sa­ción de “re­sur­gi­mien­to de la in­dus­tria lo­cal, con mu­cho apo­yo a los em­pren­di­mien­tos lo­ca­les”. La cri­sis, paradójicamente, ayu­dó a la in­dus­tria lo­cal, de mano de ese vien­to de co­la apa­re­ció —en 2008— Ov­ni­press. “Re­cu­pe­ré al­gu­nas li­cen­cias que ya te­nía tra­ba­ja­das co­mo Hellboy. En 2010 lle­gó un sal­to cua­li­ta­ti­vo im­por­tan­te cuan­do se con­cre­tó ha­cer li­cen­cias de Mar­vel en el país y el re­sul­ta­do fue muy bueno, tan­to que pa­ra 2011 ya te­nía­mos la lí­nea men­sual y no so­lo nú­me­ros suel­tos”, re­la­ta Ti­mar­chi. El res­to es his­to­ria.

En­ten­der el ne­go­cio

El con­su­mi­dor ar­gen­tino, y par­ti­cu­lar­men­te el mer­ca­do de con­su­mo geek, no son fá­ci­les de do­mar. La Ar­gen­ti­na es, a ex­cep­ción de Bra­sil, un país úni­co en la re­gión con re­la­ción al mun­do geek y el con­su­mo. “En el res­to de la re­gión no hay pun­tos de dis­tri­bu­ción ni li­bre­rías ni na­da. Se in­ten­tó lle­var el ne­go­cio a Pe­rú, Co­lom­bia, Uru­guay y en nin­gún la­do fun­cio­nó. El ar­gen­tino tie­ne esa in­sis­ten­cia y per­se­ve­ran­cia por lo que le gus­ta que lo ha­ce un con­su­mi­dor dis­tin­to”, re­fle­xio­na el em­pre­sa­rio geek. Con el ad­ve­ni­mien­to de las pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes, el ran­go de con­su­mo ma­si­vo tam­bién su­frió cam­bios ver­ti­gi­no­sos. “Hoy exis­te una gran ma­sa de gen­te que com­pra có­mics re­gu­lar­men­te y otra de com­pra­do­res oca­sio­na­les que com­pran en fe­rias o even­tos. Son com­pras por pa­sión y com­pras even­tua­les. Por otro la­do te­nés el com­pra­dor de man­ga que es to­tal­men­te di­fe­ren­te y por eso son dos ni­chos que com­par­ten muy po­cos lec­to­res”, ex­pre­sa Ti­mar­chi. Se­gún es­ti­ma­cio­nes del sec­tor, en el país hay en­tre 30.000 y 40.000 con­su­mi­do­res re­gu­la­res y ese nú­me­ro se estira a 50.000 si se agre­gan las his­to­rie­tas orien­ta­les. Eso ato­mi­za mu­cho la ofer­ta, por­que hay una fi­na sin­to­nía en­tre es­ta y la de­man­da, ya que la va­rie­dad atrae y ge­ne­ra con­su­mo pe­ro la ofer­ta se li­cua muy rá­pi­do. En la ca­be­za de Ti­mar­chi, una ti­ra­da exi­to­sa de un có­mic ron­da los 50.000 ejem­pla­res. Así pa­só, por caso, con su pu­bli­ca­ción The Wal­king Dead, la primera edi­ción de es­te dra­ma zom­bi va por su quin­ta ti­ra­da y es uno de los pe­sos pesados de la edi­to­rial. “Hoy, ade­más, la ten­den­cia es­tá en com­prar for­ma­to pa­per­back, o no­ve­las grá­fi­cas co­mo se les di­ce aho­ra, que son to­mos com­pi­la­to­rios mu­chas ve­ces au­to­con­clu­si­vos”, ex­pli­ca Ti­mar­chi. Es­to es por va­rios mo­ti­vos; por un la­do, los ca­na­les de ven­ta co­mo li­bre­rías tie­nen me­nos di­fi­cul­ta­des pa­ra ven­der ese for­ma­to por­que es más si­mi­lar a un li­bro, exi­ge me­nos com­pro­mi­so del lec­tor y, por úl­ti­mo, con las me­jo­ras téc­ni­cas en las bo­bi­nas de im­pre­sión y las tin­tas, ter­mi­na sien­do más ba­ra­to en cos­tos. “El pró­xi­mo año dis­con­ti­nua­mos to­das las re­vis­tas”, ade­lan­ta. De ca­ra al fu­tu­ro, Ti­mar­chi tie­ne en men­te el mun­do de los bits. “El có­mic es uno de los po­cos so­bre­vi­vien­tes del cambio di­gi­tal. Ov­ni­press tie­ne una apli­ca­ción pa­ra leer có­mics que des­de ha­ce al­gún tiem­po es­ta­mos im­pul­san­do, pe­ro pue­den pa­sar diez años has­ta mi­grar el pú­bli­co de un for­ma­to a otro. Se apun­ta a que lo di­gi­tal sea la en­tra­da pa­ra que des­pués de que el con­su­mi­dor co­noz­ca, bus­que la edi­ción bou­ti­que de ta­pa du­ra.” Mien­tras tan­to, es­tá apun­tan­do al ni­cho del mer­chan­di­sing ofi­cial con las lí­neas de DC y Mar­vel, des­de fi­gu­ras de ac­ción has­ta in­du­men­ta­ria. “Eso lo pre­sen­ta­mos en la Co­mic­con con bue­nos re­sul­ta­dos”, con­clu­ye Ti­mar­chi.

“El ar­gen­tino es un con­su­mi­dor dis­tin­to; per­se­ve­ra en lo que le gus­ta.”

La ti­ra­da exi­to­sa de un có­mic en la Ar­gen­ti­na, pa­ra Ma­tías Ti­mar­chi, es de 50.000 ejem­pla­res. Es­to es lo que ocu­rre con uno de los más po­pu­la­res, The Wal­king Dead.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.