Has­ta siem­pre, Co­man­dan­te

A cin­co años de la muer­te de Ri­car­do Fort, un gru­po de ad­mi­ra­do­res se reunió en un cu­rio­so even­to, #Fort­not­dead, con­ta­do en primera per­so­na por uno de sus or­ga­ni­za­do­res.

Infotechnology - - SUMARIO - Por Tomás Bal­ma­ce­da

Una de las dis­cu­sio­nes más re­cu­rren­tes en la fi­lo­so­fía del ar­te y la éti­ca es si es po­si­ble se­pa­rar al ar­tis­ta de su obra. Es un vie­jo pro­ble­ma que se re­mon­ta va­rios si­glos atrás y que en los úl­ti­mos me­ses se fue ac­tua­li­zan­do con las de­nun­cias de abu­sos y vio­len­cia ma­chis­ta de per­so­na­li­da­des de la ta­lla de Woody Allen o Ber­nar­do Ber­to­luc­ci, cu­yas pe­lí­cu­las mu­chas per­so­nas aho­ra no quie­ren vol­ver a ver. Al­go de es­te de­ba­te se tras­la­dó a las re­des so­cia­les con una pre­gun­ta que pa­re­ce si­mi­lar y más sen­ci­lla pe­ro es­con­de al­gu­nas aris­tas ines­pe­ra­das: ¿Es po­si­ble se­pa­rar a la per­so­na del me­me? ¿Qué su­ce­de cuan­do el me­me que fue ins­pi­ra­do por un hom­bre o una mu­jer real cre­ce más que el ori­gi­nal? Eso se dis­cu­tió en #Fort­not­dead, una iné­di­ta ce­le­bra­ción de “El Co­man­dan­te”, la ma­ne­ra en la que las re­des so­cia­les ar­gen­ti­nas re­pen­sa­ron y re­vi­sa­ron a Ri­car­do Fort, el he­re­de­ro de un im­pe­rio de go­lo­si­nas que cuan­do cum­plió 40 años de­ci­dió per­se­guir su sueño de ser fa­mo­so y que tu­vo un pa­so fu­gaz pe­ro pro­fun­do en los me­dios. Co­mo per­so­na­je me­diá­ti­co, el mi­llo­na­rio era un imán de ra­ting gra­cias a un as­pec­to y un look po­cos vis­tos en la Ar­gen­ti­na pe­ro tam­bién a su for­ma de vi­vir sin fi­jar­se en gas­tos y sus de­cla­ra­cio­nes, mu­chas ve­ces mi­só­gi­nas y ho­mo­fó­bi­cas, a pe­sar de que él ter­mi­nó “sa­lien­do del clo­set” co­mo gay tras ha­ber fic­cio­na­li­za­do al me­nos cin­co ro­man­ces de al­to im­pac­to. Co­mo me­me, Fort cre­ció con el tiem­po y en­con­tró su lu­gar en Ta­rin­ga!, en don­de es una suer­te de pro­tec­tor de sus usua­rios ba­jo el nom­bre de “El Co­man­dan­te”, apo­do que le fue pues­to tras ves­tir­se del Che Gue­va­ra en un mu­si­cal de “Show­match”. Lle­va­do a ca­bo el 8 de no­viem­bre en el Cen­tro Cul­tu­ral Fe­li­za en el ba­rrio del Abas­to, #Fort­not­dead reunió a ca­si 400 per­so­nas que se jun­ta­ron pa­ra ce­le­brar la lon­ge­vi­dad de es­te me­me, que tie­ne su pro­pio vi­deo­jue­go in­de­pen­dien­te, una app que per­mi­te res­pon­der con sus fra­ses más icó­ni­cas, uno de los sets de stic­kers más po­pu­la­res en los ca­na­les ar­gen­ti­nos de Te­le­gram y de­ce­nas de ho­me­na­jes ani­ma­dos en Youtu­be. La ci­ta in­clu­yó una ga­le­ría de ar­te con ilus­tra­cio­nes de nom­bres re­co­no­ci­dos en las re­des so­cia­les co­mo Bru­nan­cio, Ale­xis Mo­yano, Elia­na Iñí­guez, Juam­pi del Bos­que, Ja­vier Guas­chet­ti, Tia­na Pol, Damián Allen­de y Max Rom­po, en­tre otros, y una fe­ria de em­pren­de­do­res, en don­de se po­dían com­prar des­de me­dias y stic­kers has­ta re­me­ras y es­cul­tu­ras he­chas en su ho­nor. El bro­che de oro fue­ron las #Fort­talks, una inocen­te pa­ro­dia de las char­las TED pe­ro con el eje pues­to en el ho­me­na­jea­do, que es­ta­ba pre­sen­te en una fo­to­gra­fía a cuer­po com­ple­to en ta­ma­ño real que bri­lló co­mo pro­ta­go­nis­ta en va­rios posteos de Ins­ta­gram y que se trans­for­mó ella mis­ma en otro me­me. Es un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción pen­sar qué hu­bie­se opi­na­do el Ri­car­do Fort de car­ne y hue­so de su vi­da co­mo me­me, aun­que va­rios asistentes a es­ta ce­le­bra­ción ju­ra­ron ver un Roll Roy­ce dan­do vuel­tas por la puer­ta del lu­gar… ¿una se­ñal de agra­de­ci­mien­to?

Ar­tis­ta: Ja­vier Guas­chet­ti. Ar­tis­ta: Ale­xis Mo­yano. rtis­ta: Juam­pi del Bos­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.