EL LUJOSO HO­TEL DON­DE SE So­ñó UN PAÍS GRAN­DE

La Nacion - La Nación revista - - EDITORIAL - JAVIER NA­VIA jna­via@la­na­cion.com.ar @ja­vier­na­via | @ln­re­vis­ta

xtra­ña suer­te la del Pla­za Ho­tel. Le to­có na­cer en el apo­geo de la Ar­gen­ti­na, pe­ro la ma­du­rez lo al­can­zó en un país muy dis­tin­to, don­de los sue­ños de gran­de­za ha­cía tiem­po ha­bían si­do re­le­ga­dos por la re­sa­ca del atra­so y la de­ca­den­cia. Fue un sím­bo­lo de las as­pi­ra­cio­nes de una ge­ne­ra­ción que hi­zo gran­de al país, pe­ro le to­có ser tes­ti­go de épo­cas crue­les pa­ra aque­lla na­ción que en los años de su cons­truc­ción no co­no­cía lí­mi­tes pa­ra la pu­jan­za. Po­cas ins­ti­tu­cio­nes o em­pre­sas son ma­yo­res pro­ta­go­nis­tas de las vi­ci­si­tu­des de ca­da épo­ca que aque­llas en las que una so­cie­dad ma­ni­fies­ta sus as­pi­ra­cio­nes y an­he­los, sus ade­lan­tos y ca­pri­chos. Un ho­tel es una de ellas. Y el Pla­za, en 107 años de vida, ha vis­to pa­sar de to­do.

El hom­bre que lo so­ñó no vi­vió pa­ra ver­lo inau­gu­ra­do. Un año an­tes de su aper­tu­ra, ocu­rri­da en 1909, se apa­gó la vida de Er­nes­to Torn­quist, un sím­bo­lo de aque­llos em­pre­sa­rios con pro­fun­dos bol­si­llos ca­pi­ta­lis­tas e ili­mi­ta­da vi­sión pro­gre­sis­ta que cons­tru­ye­ron la Ar­gen­ti­na mo­der­na. El hom­bre que en­tre tan­tas ac­ti­vi­da­des ini­ció la ex­plo­ra­ción pe­tro­le­ra en Men­do­za, con­tri­bu­yó a cons­truir el Fe­rro­ca­rril del Nor­te de San­ta Fe, y le­van­tó y do­nó a la mu­ni­ci­pa­li­dad de Mar del Pla­ta la To­rre Puey­rre­dón, hoy co­no­ci­da co­mo el To­rreón del Mon­je, en­car­gó al ar­qui­tec­to ale­mán Al­fred Zuc­ker, el mis­mo que di­se­ñó la ca­te­dral de San Pa­tri­cio en Nue­va York, que le­van­ta­ra el que se­ría pa­ra el Cen­te­na­rio el pri­mer ho­tel de lu­jo de Amé­ri­ca del Sur. Lo ima­gi­nó fren­te a la Pla­za San Mar­tín, jun­to al so­lar que años des­pués ocu­pa­ría el Ka­va­nagh, el pri­mer ras­ca­cie­los de Amé­ri­ca latina. Los pa­la­cios Paz y An­cho­re­na, hoy el Círcu­lo Mi­li­tar y el Pa­la­cio San Mar­tín, res­pec­ti­va­men­te, ya dis­tin­guían ese rin­cón de Bue­nos Ai­res, la me­tró­po­li que en po­cas dé­ca­das ha­bía pa­sa­do de ser una gran al­dea don­de só­lo aso­ma­ban las cú­pu­las de las igle­sias, a con­ver­tir­se en la al­ti­va ca­pi­tal con ín­fu­las eu­ro­peas de la que lle­gó a ser la sép­ti­ma eco­no­mía mun­dial.

Du­ran­te más de 70 años, su sui­te 470, pues­ta a dis­po­si­ción del go­bierno des­de 1920, aco­gió a re­yes, a je­fes de es­ta­do y a los más al­tos dig­na­ta­rios que visitaron el país. Sus ade­lan­tos, ver­da­de­ras ma­ra­vi­llas tec­no­ló­gi­cas pa­ra la épo­ca, des­de mo­der­nos as­cen­so­res has­ta su red de agua fría y ca­lien­te o su cen­tral te­le­fó­ni­ca, cau­sa­ron tan­to asom­bro en su tiem­po co­mo hoy nos de­jan bo­quia­bier­tos los ex­cén­tri­cos lu­jos de una to­rre le­van­ta­da en el de­sier­to de Qa­tar. Lo que el mun­do po­día pro­veer­le a la Ar­gen­ti­na y lo que el país po­día apor­tar­le al mun­do que­da­ba ex­pues­to ahí, en ese edi­fi­cio don­de el gla­mour y la fri­vo­li­dad, la cul­tu­ra y el he­do­nis­mo, te­jie­ron mil anéc­do­tas.

Mu­chas de ellas son res­ca­ta­das en es­ta edi­ción de LA NACION re­vis­ta por Joa­quín Sán­chez Mariño, que jun­to al fo­tó­gra­fo Ig­na­cio Co­ló re­co­rrie­ron sus mí­ti­cos pa­si­llos en bus­ca de una his­to­ria que no de­be mo­rir. En po­cos me­ses, el Pla­za Ho­tel ce­rra­rá sus puer­tas por dos años. En ese lap­so ade­cua­rá sus ins­ta­la­cio­nes pa­ra el com­pe­ti­ti­vo mer­ca­do con­tem­po­rá­neo del lu­jo y la hos­pi­ta­li­dad. Se­rá un nue­vo co­mien­zo pa­ra ese ícono de Bue­nos Ai­res. Oja­lá, cuan­do re­abra sus his­tó­ri­cas puer­tas, vuel­va a ser tes­ti­go y pro­ta­go­nis­ta de un país que ha­ya re­to­ma­do su ca­mino ha­cia una pu­jan­za y una gran­de­za que nun­ca de­bió per­der. Oja­lá vuel­va a aco­ger los sue­ños de ilus­tres hués­pe­des, pe­ro tam­bién los de to­da una na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.