La im­po­nen­cia del fior­do

Pa­seo en he­li­cóp­te­ro pa­ra avis­tar el Mil­ford Sound, un te­so­ro de Nue­va Ze­lan­da

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA LA - IVÁN DE PINEDA APUN­TES DE VIA­JE El au­tor con­du­ce el pro­gra­ma Res­to del mun­do, de El Tre­ce

La ciu­dad de Queens­town ama­ne­cía. El fres­co aire de la ma­ña­na me des­per­ta­ba mien­tras ca­mi­na­ba por las va­cías ca­lles del centro, que al con­ver­ger en el la­go Wai­ta­pu re­ga­la­ban una vis­tas im­pre­sio­nan­tes. De­sa­yuno rápido en el Vu­du y voy ha­cia el ae­ro­puer­to pa­ra em­bar­car­me en un vue­lo muy es­pe­cial. Ese era el sim­ple plan pa­ra el día. Pe­ro an­tes un de­ta­lle im­por­tan­te: me en­con­tra­ba en la ca­pi­tal mun­dial de la aven­tu­ra.

Sí, exac­ta­men­te. Queens­town, en la is­la sur de Nue­va Ze­lan­da, se ha con­ver­ti­do en una ver­da­de­ra Me­ca pa­ra aque­llos aman­tes de la vida al aire li­bre, y su ca­pa­ci­dad pa­ra re­unir una gran can­ti­dad de dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas en sus ver­des pai­sa­jes y azu­les la­gos atraen to­dos los años a cien­tos y cien­tos de aman­tes de la adre­na­li­na de to­do el mun­do. Bas­ta de­cir, por ejem­plo, que aquí se reali­zo el pri­mer bun­gee jum­ping co­mer­cial cuan­do dos ami­gos de­ci­die­ron ti­rar­se de un puen­te su­je­tos por unas so­gas en sus to­bi­llos; o que aquí vi­ve el múl­ti­ple cam­peón de una du­rí­si­ma ca­rre­ra lla­ma­da Coast to Coast, en la cual com­pe­ti­do­res de to­do el mun­do cru­zan la is­la de Es­te a Oes­te en ka­yak, bi­ci­cle­ta y co­rrien­do, una dis­tan­cia de 244 ki­ló­me­tros.

Ló­gi­ca­men­te, por con­di­ción fí­si­ca no me da pa­ra tan­to, así que ya es­ta­ba sen­ta­do fren­te al la­go con un opí­pa­ro y ri­quí­si­mo de­sa­yuno pa­ra dis­fru­tar del sol ma­ti­nal y una mag­ni­fi­ca vis­ta, y con­tar la can­ti­dad de ve­le­ros po­sa­dos so­bre el agua. Ca­be des­ta­car que la co­ci­na de es­te lu­gar es­tá co­man­da­da por una sim­pa­ti­quí­si­ma ar­gen­ti­na. Y ha­blan­do de ar­gen­ti­nos, la me­jor fá­bri­ca-tien­da de cho­co­la­tes y he­la­dos es de una ge­nial pa­re­ja de ar­gen­ti­nos, co­mo tam­bién una de las me­jo­res agencias re­cep­ti­vas de tu­ris­mo.

Unos sie­te ki­ló­me­tros me se­pa­ra­ban del han­gar del ae­ro­puer­to en el cual me es­pe­ra­ba Dan, que me ha­bía pe­di­do pun­tua­li­dad pa­ra apro­ve­char el buen cli­ma que nos es­ta­ba re­ga­lan­do ese día, así que una vez ter­mi­na­da la pri­me­ra co­mi­da de la jor­na­da sa­lí rápido pa­ra allí.

Vein­te mi­nu­tos más tar­de ya es­ta­ba sa­lu­dan­do a mi a ami­go ki­wi y ob­ser­van­do nues­tro vehícu­lo: un lin­dí­si­mo Squi­rrel. Es­te he­li­cóp­te­ro pin­ta­do ab­so­lu­ta­men­te de ne­gro –y sí, es­ta­mos en Nue­va Ze­lan­da– nos iba a lle­var, ba­jo el pi­lo­ta­je de Dan, a co­no­cer uno de los lu­ga­res mas lin­dos del país: Mil­ford Sound.

És­te fue el úl­ti­mo de los fior­dos neo­ze­lan­de­ses en ser des­cu­bier­tos, y pa­ra lle­gar has­ta allí íba­mos a te­ner que cru­zar una ca­de­na mon­ta­ño­sa, aden­trar­nos en el par­que na­cio­nal de más de un mi­llón de hec­tá­reas en el cual se en­cuen­tra y to­car la ori­lla del Mar de Tas­ma­nia.

Ya sen­ta­dos en el cock­pit, Dan rea­li­za­ba el úl­ti­mo che­queo de se­gu­ri­dad mien­tras yo ob­ser­va­ba con un res­pe­tuo­so si­len­cio el pro­to­co­lo.

Sa­tis­fe­cho con el re­sul­ta­do, le­van­tó su pul­gar en­cen­dió el mo­tor, con­tro­ló el ro­tor y la hé­li­ce y... des­pe­ga­mos. A tra­vés de la trans­pa­ren­te ca­bi­na pu­di­mos ver las enor­mes for­ma­cio­nes ro­co­sas que se iban acer­can­do en el ho­ri­zon­te.

Con pro­fe­sio­na­li­dad y pa­cien­cia Dan me ex­pli­ca­ba los nom­bres de ca­da uno de los pi­cos, los va­lles y los cris­ta­li­nos la­gos de al­tu­ra for­ma­dos por el des­hie­lo, y siem­pre te­nía una his­to­ria re­le­van­te pa­ra con­tar. To­do, mien­tras pi­lo­tea­ba con una pas­mo­sa sol­tu­ra mien­tras el he­li­cóp­te­ro re­ci­bía los em­ba­tes de cier­tos vien­tos cru­za­dos y se acer­ca­ba a las even­tua­les cas­ca­das de agua for­ma­das por el in­cre­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra en los gla­cia­res.

Y co­mo si na­da, en­tre pre­gun­ta y pre­gun­ta, de­trás de un pi­co apa­re­ció la am­plia en­tra­da del mar en la is­la con sus al­tí­si­mas pa­re­des verticales que con­for­man el fior­do. Se pro­du­jo un si­len­cio den­tro del he­li­cóp­te­ro. So­bra­ban las pa­la­bras...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.