VO­LAR DES­DE EL CE­LU­LAR

La Nacion - La Nación revista - - DISEÑO EL -

Alos ar­gen­ti­nos les en­can­ta via­jar. Sea una es­ca­pa­da de fin de se­ma­na, unas va­ca­cio­nes en la cos­ta, en las sie­rras o un vue­lo a des­ti­nos le­ja­nos, clá­si­cos o exó­ti­cos. Por su­pues­to, no to­dos tie­nen la opor­tu­ni­dad de po­der ir más allá de las fron­te­ras, pe­ro el de­seo por co­no­cer nue­vas cul­tu­ras y lu­ga­res siem­pre es­tá pre­sen­te. ¿Quién se po­dría ne­gar a des­cu­brir las lu­ces de Ti­me Squa­re o la bahía de San Francisco? Fue­ron dos de los des­ti­nos que co­no­cí por pri­me­ra vez por cues­tio­nes pro­fe­sio­na­les y que me atra­pa­ron al pun­to de vi­si­tar­los otra vez por mi cuen­ta. La pa­sión de los ar­gen­ti­nos por via­jar va más allá de las pre­fe­ren­cias por las co­mi­das o el fút­bol. A ve­ces se unen, co­mo ocu­rrió con los hin­chas que acom­pa­ña­ron a Bo­ca y Ri­ver en su ca­mino a Ja­pón. Más de un ami­go ya co­no­ció la tie­rra de mis an­ces­tros. Ad­mi­to que nun­ca fal­ta­ron las opor­tu­ni­da­des: mi pa­dre vi­vió años en la ciu­dad de los Ma­ri­nos de Yo­koha­ma, el fa­mo­so equi­po de Ra­món Díaz y Da­vid Bis­con­ti. Lo han vi­si­ta­do mi ma­dre y mi her­ma­na, pe­ro el des­tino ni­pón siem­pre me re­sul­tó es­qui­vo.

No es una me­ra per­cep­ción per­so­nal que a los ar­gen­ti­nos les en­can­ta via­jar. Se­gún la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Co­mer­cio Elec­tró­ni­co, en el país hay unos 34,5 mi­llo­nes de per­so­nas se co­nec­tan a In­ter­net y los ru­bros más fac­tu­ra­dos en lo que va del año son los pa­sa­jes de avión y las re­ser­vas de ho­te­les, se­gui­do lue­go por los te­lé­fo­nos mó­vi­les.

En el ca­mino al­gu­nos se de­ses­pe­ran por ele­gir el pa­sa­je más ba­ra­to con las com­bi­na­cio­nes más ex­tra­ñas, con sa­li­das des­de Rosario, Cór­do­ba o Foz de Igua­zú pa­ra su­mar más es­ca­las y lle­gar a des­tino a las 36 o 48 ho­ras. Es lo que sue­le pa­sar en www.pro­mo­cio­nes-ae­reas.com.ar, un muy buen si­tio que re­co­pi­la mu­chas de las opor­tu­ni­da­des de pa­sa­jes de las ae­ro­lí­neas y la fi­nan­cia­ción en cuo­tas de los ban­cos y las tar­je­tas.

Al­gu­nos, más pa­cien­tes y pre­vi­so­res, pre­fie­ren es­pe­rar el mo­men­to ade­cua­do pa­ra sa­car el pa­sa­je. Son va­rias las he­rra­mien­tas dis­po­ni­bles pa­ra con­se­guir el me­jor pre­cio. Al­gu­nos op­tan por las con­sul­tas que ofre­ce Skys­can­ner, un si­tio web que com­pa­ra los pre­cios de va­rias ae­ro­lí­neas en un úni­co lu­gar. Y pa­ra aque­llos que re­cha­zan el vér­ti­go de sa­lir a las apu­ra­das al ae­ro­puer­to es­tá Hop­per, una in­tere­san­te apli­ca­ción mó­vil pa­ra IOS y An­droid que ofre­ce, en tiem­po real, el es­ta­do de los pre­cios de los pa­sa­jes jun­to a un sis­te­ma de no­ti­fi­ca­cio­nes con pre­dic­cio­nes pa­ra con­se­guir los me­jo­res via­jes al me­nor pre­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.