DE­BA­TE SO­BRE POE­SÍA EN TIEM­POS DE AL­GO­RIT­MOS

La Nacion - La Nación revista - - EDITORIAL - JA­VIER NAVIA jna­via@la­na­cion.com.ar @ja­vier­na­via | @ln­re­vis­ta

ylan Tho­mas fue un ex­tra­or­di­na­rio es­cri­tor na­ci­do en Ga­les que mu­rió an­tes de cum­plir los cua­ren­ta años pe­ro cu­ya obra le va­lió un lu­gar en­tre los poe­tas más in­flu­yen­tes del si­glo XX. Sus apa­sio­na­dos ver­sos, que por años le­yó en la BBC, no lo ale­ja­ron de una pro­fun­da de­pre­sión que aca­bó con su vi­da. Sus úl­ti­mas pa­la­bras des­cri­ben su do­lor con bri­tá­ni­ca fle­ma: "He be­bi­do 18 va­sos de whisky, creo es que to­do un ré­cord".

Uno de los mu­chos jó­ve­nes a los que in­flu­yó su poe­sía exu­be­ran­te y sus ex­ce­sos fue un mu­cha­cho de Minnesota lla­ma­do Robert Zim­mer­man, quien un día, mien­tras in­ten­ta­ba abrir­se ca­mino en el cir­cui­to de la mú­si­ca folk, cam­bió su nom­bre por el de Bob Dy­lan. Cu­rio­sa­men­te es es­te ad­mi­ra­dor del poe­ta ga­lés quien, tras una ex­ten­sa ca­rre­ra co­mo can­tan­te, fue dis­tin­gui­do, ha­ce dos se­ma­nas, con el Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra.

La no­ti­cia, des­de en­ton­ces, no ha de­ja­do de ali­men­tar un ex­ten­so de­ba­te so­bre el va­lor li­te­ra­rio de la com­po­si­ción de can­cio­nes, que pa­ra mu­chos es na­tu­ral­men­te equi­pa­ra­ble a la pro­duc­ción de poe­sía, pe­ro, pa­ra otros, re­pre­sen­ta un gé­ne­ro me­nor que des­va­lo­ri­za al No­bel.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, mu­cha me­nos con­tro­ver­sia ge­ne­ró, sin em­bar­go, el anun­cio del equi­po de lin­güis­tas y ex­per­tos en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que tra­ba­ja des­de 2011 en Goo­gle Brain, una red neu­ro­nal que bus­ca imi­tar, me­dian­te al­go­rit­mos, el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro hu­mano. Con jac­tan­cia cien­tí­fi­ca, los es­pe­cia­lis­tas afir­ma­ron, co­mo con­sig­nó esa se­ma­na mis­ma LA NACION, que sus ro­bots ya eran ca­pa­ces de crear poe­sía, con ver­sos tan pro­fun­dos, y ar­ti­fi­cial­men­te sen­ti­dos, que el pró­xi­mo Ne­ru­da po­dría ser uno de ellos.

Pe­se a la mag­ni­tud de la po­lé­mi­ca al­re­de­dor de Bob Dy­lan, és­ta no ha si­do la pri­me­ra vez que el Co­mi­té No­bel re­co­no­ce a au­to­res no vin­cu­la­dos con los gé­ne­ros clá­si­cos de la li­te­ra­tu­ra. El año an­te­rior fue una pe­rio­dis­ta, la mag­ní­fi­ca cro­nis­ta bie­lo­rru­sa Svetla­na Alek­sié­vich, quien re­ci­bió el pre­mio, que Wins­ton Chur­chill ob­tu­vo en 1953 fun­da­men­tal­men­te co­mo re­co­no­ci­mien­to al ex­tra­or­di­na­rio va­lor de sus dis­cur­sos, ade­más de su mo­nu­men­tal obra co­mo his­to­ria­dor.

¿Po­dría es­pe­rar­se que en los pró­xi­mos años un guio­nis­ta de ci­ne o de te­le­vi­sión, ac­ti­vi­dad que tan­to re­fle­ja la cul­tu­ra de es­ta épo­ca, re­ci­ba un No­bel de Li­te­ra­tu­ra? Pro­ba­ble­men­te no es­té en el áni­mo del co­mi­té sue­co in­no­var tan rá­pi­da­men­te en el sen­ti­do del ga­lar­dón, pe­ro a na­die de­be­ría sor­pren­der­le que eso ocu­rrie­ra.

Des­pués de to­do, es po­si­ble que en unas dé­ca­das, si con­fia­mos en los ex­per­tos de Goo­gle Brain, el No­bel de Li­te­ra­tu­ra lo ga­ne al­guien que só­lo ha­ya es­cri­to ce­ros y unos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.