HERZOG, UN VOL­CÁN SIEM­PRE EN ERUP­CIÓN

En un en­cuen­tro con LA NACION re­vis­ta, el ge­nial y tem­pe­ra­men­tal di­rec­tor ale­mán, que aca­ba de es­tre­nar un do­cu­men­tal so­bre vul­ca­no­lo­gía, di­ce que via­jar en­se­ña más de ci­ne que cual­quier es­cue­la y que le en­can­ta es­cu­char al pú­bli­co reír­se con sus pe­lí­cu­la

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA LA - TEX­TO Ma­ría Fer­nan­da Mu­gi­ca // FO­TO The New York Ti­mes

Só­lo Wer­ner Herzog pue­de es­tar va­rios mi­nu­tos ex­pli­can­do con mu­cha efu­si­vi­dad por qué es im­por­tan­te leer el in­for­me de la Co­mi­sión Wa­rren so­bre el ase­si­na­to de John F. Ken­nedy. El di­rec­tor ale­mán di­ce que ese tex­to bu­ro­crá­ti­co es una fas­ci­nan­te historia de sus­pen­so y es ca­paz de de­lei­tar­se con pa­la­bras que, según él, con­fir­man que Lee Har­vey Os­wald fue el úni­co que le dis­pa­ró al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se. La pa­sión que Herzog de­mues­tra en es­te in­ter­cam­bio con LA NACION re­vis­ta, cuan­do el en­cuen­tro con la pren­sa in­ter­na­cio­nal ter­mi­nó y el gra­ba­dor ya es­tá apa­ga­do, es un ras­go in­elu­di­ble en la vi­da y la obra del ci­neas­ta. Au­to­di­dac­ta, via­je­ro y lec­tor in­can­sa­ble, Herzog también di­ri­ge ópe­ras y escribe li­bros, co­mo Con­quis­ta de lo inú­til (Dia­rio de fil­ma­ción de Fitz­ca­rral­do), que se edi­tó en el país. “Sé que en la Ar­gen­ti­na se tra­du­je­ron mis li­bros y pa­re­ce que les va muy bien –se en­tu­sias­ma el di­rec­tor–. Es­tu­vie­ron en al­gu­na lis­ta de los li­bros más ven­di­dos. ¿Có­mo es que yo pue­do ha­ber es­cri­to li­bros que se ven­den bien en la Ar­gen­ti­na? Los ar­gen­ti­nos pa­re­cen ser los pri­me­ros en en­ten­der que los li­bros que es­cri­bí van a te­ner una vi­da mu­cho más lar­ga que mis pe­lí­cu­las.”

Na­die pue­de sa­ber si es­to es lo que su­ce­de­rá, pe­ro sue­na di­fí­cil que la prosa de Herzog su­pere a los 60 lar­go­me­tra­jes que tie­ne en su ha­ber. Su fil­mo­gra­fía in­clu­ye pe­lí­cu­las de fic­ción que ocu­pan un lu­gar re­le­van­te en la historia del ci­ne, co­mo Agui­rre, la ira de Dios; Fitz­ca­rral­do, y Nos­fe­ra­tu. Pe­ro también di­ri­gió do­cu­men­ta­les acla­ma­dos co­mo Grizzly Man y En­cuen­tros en el fin del mun­do, la se­rie On Death Row, y La cue­va de los sue­ños ol­vi­da­dos, en la que ex­pe­ri­men­tó con el 3D.

En el re­cien­te fes­ti­val de To­ron­to pre­sen­tó una pe­lí­cu­la de fic­ción, Salt and Fi­re, y un do­cu­men­tal que se es­tre­nó es­ta se­ma­na en Net­flix: In­to the In­ferno. Mien­tras tan­to, en los Es­ta­dos Uni­dos se es­tre­na­ba Lo and Behold, otro do­cu­men­tal de­di­ca­do a In­ter­net. Aun­que nun­ca aban­do­na la fic­ción, su in­cli­na­ción ha­cia los do­cu­men­ta­les es no­ta­ble: ¿ha­brá en­con­tra­do ahí una for­ma de ac­ce­der a la ver­dad?

“Esa es una pre­gun­ta muy in­ten­sa y di­fí­cil por­que, an­tes que na­da, no sa­be­mos en reali­dad qué es la ver­dad –res­pon­de Herzog–. Los úni­cos que pa­re­cen te­ner una res­pues­ta son aque­llas per­so­nas que son pro­fun­da­men­te re­li­gio­sas. Ni los fi­ló­so­fos ni los ma­te­má­ti­cos te lo pue­den de­cir. Pe­ro sa­be­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.