Mi­tos eran los de an­tes Cuan­do la re­vi­sión his­to­rio­grá­fi­ca se com­bi­na con la cul­tu­ra pop

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA LA - NI­CO­LÁS ARTUSI LÍ­NEAS DE TIEM­PO

Dos mil años an­tes de nues­tro in­fa­me si­glo XX, Julio Cé­sar se con­vir­tió en uno de los pri­me­ros ge­no­ci­das de la historia: su con­quis­ta de las Ga­lias fue un ho­lo­caus­to, aun­que no se es­tu­die en la se­cun­da­ria. Y de to­dos los lí­de­res po­lí­ti­cos con­tem­po­rá­neos el que más se le pa­re­ce es Do­nald Trump. Se di­ce que la le­gen­da­ria na­ri­ci­ta de Cleo­pa­tra en reali­dad era el pi­co de una mu­jer más bien fie­ra, que Ró­mu­lo y Remo eran ama­man­ta­dos por una lo­ba pe­ro que así se les de­cía a las pros­ti­tu­tas en los tiem­pos de la fun­da­ción de la ciu­dad y que el muy ex­tra­va­gan­te Ne­rón tu­vo al­gún ras­go de sen­sa­tez: prohi­bió que los es­cla­vos usa­ran uni­for­me por­que, en tal ca­so, se ha­brían da­do cuen­ta de lo nu­me­ro­sos que eran. Si es cier­to que el mi­to es un ha­bla, y que no po­dría ser un ob­je­to, un con­cep­to o una idea sin fol­klo­re pro­pio (el mi­to es pu­ra sig­ni­fi­ca­ción), el sen­sa­cio­nal li­bro SPQR: una historia de la an­ti­gua Ro­ma, re­cién pu­bli­ca­do acá, de­mue­le ca­da uno de los mi­tos de la ro­ma­ni­dad con ri­gor his­tó­ri­co: de­trás de la si­gla que sig­ni­fi­ca Se­na­tus Po­pu­lus­que Ro­ma­nus (“el se­na­do y el pue­blo de Ro­ma”), la fa­mo­sa cla­si­cis­ta in­gle­sa Mary Beard sa­le de la le­yen­da y se en­tre­ga a la ra­zón.

“En el Julio Cé­sar de Man­kie­wicz, to­dos los per­so­na­jes tie­nen fle­qui­llos so­bre la fren­te. Unos lo tie­nen ri­za­do, otros fi­li­for­me, otros en jo­po, otros acei­ta­do, to­dos lo tie­nen bien pei­na­do y no se ad­mi­ten los cal­vos, aun­que la historia ro­ma­na los ha­ya pro­por­cio­na­do en buen nú­me­ro”, escribe Ro­land co­rres­pon­sal cul­tu­ral Bart­hes en sus cé­le­bres Mi­to­lo­gías: “¿Pe­ro qué es lo que se atri­bu­ye a esos obs­ti­na­dos fle­qui­llos? Pues ni más ni me­nos que la mues­tra de la ro­ma­ni­dad. Se ve ope­rar al des­cu­bier­to el re­sor­te fun­da­men­tal del es­pec­tácu­lo: el signo. El me­chón fron­tal inun­da de evi­den­cia, na­die pue­de du­dar de que es­tá en Ro­ma, an­ta­ño”. Si en el ci­ne a los ro­ma­nos se los ve tor­tu­ra­dos en ar­duos de­ba­tes in­te­lec­tua­les, siem­pre dis­cu­tien­do te­mas tras­cen­den­ta­les mien­tras se ha­cen en­ja­bo­nar las es­pal­das por sus sir­vien­tes, en SPQR no hay fle­qui­llos.

Aun­que Beard na­rra las in­tri­gas pa­la­cie­gas con pul­so no­ve­les­co, el li­bro res­pon­de a una ob­se­sión de es­ta épo­ca: la des­mi­ti­fi­ca­ción de los per­so­na­jes his­tó­ri­cos (no me pa­re­ce ca­sual que en es­tos días también se pu­bli­que His­to­rias in­creí­bles, un ma­ra­vi­llo­so li­bri­to en el que Pa­lé­fa­to, un le­gen­da­rio na­rra­dor ate­nien­se, se pro­po­ne ex­pli­car ra­cio­nal­men­te los mi­tos grie­gos pe­ro, en su afán por con­ver­tir lo in­creí­ble en ve­ro­sí­mil, se vuel­ve in­vo­lun­ta­ria­men­te có­mi­co). Pa­ra Bart­hes, cual­quier ob­je­to del mun­do pue­de con­ver­tir­se en mi­to cuan­do pa­sa de una exis­ten­cia ce­rra­da a un es­ta­do oral co­lec­ti­vo y la an­ti­gua Ro­ma, co­mo Gre­cia, es to­do mi­to en tan­to se si­ga ha­blan­do de ella: des­de las frases “pan y cir­co”, “lle­gan los idus de mar­zo” o “mien­tras hay vi­da hay es­pe­ran­za” has­ta los gla­dia­do­res, que hoy son tan ta­qui­lle­ros co­mo en­ton­ces, o la Enei­da, que tie­ne más lec­to­res en las es­cue­las con­tem­po­rá­neas que los que tu­vo en el pri­mer si­glo de nues­tra era.

El mi­to alo­ja lo ma­ra­vi­llo­so y también las fuer­zas irra­cio­na­les del des­tino por­que el hé­roe no pue­de es­ca­par de él. En SPQR, Mary Beard lo­gra el mi­la­gro: que la historia sea en­tre­te­ni­da, eru­di­ta y cer­te­ra, aun­que ofrez­ca ar­gu­men­tos ra­cio­na­les ahí don­de só­lo ha­bía mis­te­rios. La re­vi­sión his­to­rio­grá­fi­ca se com­bi­na con la cul­tu­ra pop (ha­bla del as­cen­so, la glo­ria y la caí­da del im­pe­rio pe­ro también de las pe­lí­cu­las don­de los ro­ma­nos tie­nen, in­va­ria­ble­men­te, un fle­qui­llo so­bre la fren­te) pe­ro al mi­to se con­tra­po­ne la ra­zón. La au­gus­ta Beard di­ce que “Ro­ma nun­ca se fue del ima­gi­na­rio po­pu­lar” y es cier­to: aun hoy, to­dos los ca­mi­nos con­du­cen a ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.