El pris­ma de la evo­lu­ción La trans­for­ma­ción de los ob­je­tos co­ti­dia­nos que cam­bian de for­ma y fun­ción

La Nacion - La Nación revista - - DISEÑO EL - DIE­GO GOLOMBEK LA CIEN­CIA DE LAS IDEAS

Aver: pien­sen en la teo­ría de la evo­lu­ción. ¿Ya es­tá? Se­gu­ra­men­te ten­gan en la ca­be­za a Car­li­tos Dar­win y su ex­ten­sa bar­ba, a chim­pan­cés, pin­zo­nes, aus­tra­lo­pi­te­cos y tor­tu­gas de las Ga­lá­pa­gos. To­do bien, sí, pe­ro no es de esa evo­lu­ción de la que nos va­mos a ocu­par aquí, sino de una más cer­ca­na e igual­men­te si­len­cio­sa: la de los ob­je­tos co­ti­dia­nos que nos ro­dean. También van cam­bian­do su­til­men­te de for­ma y fun­ción, se adap­tan a los cam­bios y has­ta po­de­mos iden­ti­fi­car al­gún an­te­ce­sor co­mún que dé lu­gar a lí­neas di­fe­ren­tes de… cu­bier­tos, pe­lo­tas, ele­men­tos de li­bre­ría, he­rra­mien­tas o ves­ti­dos.

De es­tas evo­lu­cio­nes se ocu­pa un tal Henry Pe­tros­ki, in­ge­nie­ro ci­vil nor­te­ame­ri­cano que se de­di­ca al aná­li­sis de fa­llos pe­ro, so­bre to­do, nos ha re­ga­la­do ma­ra­vi­llo­sas his­to­rias de di­se­ño en li­bros co­mo Ha­cer in­ge­nie­ría es hu­mano, La evo­lu­ción de las co­sas úti­les o El es­car­ba­dien­tes: tec­no­lo­gía y cul­tu­ra. De esas his­to­rias de di­se­ño que están en nues­tras ma­nos, na­ri­ces y bo­cas, res­ca­te­mos dos co­mo pa­ra en­tu­sias­mar­se con la idea. Co­men­ce­mos con las pun­tas del te­ne­dor. O, más bien, con el te­ne­dor mis­mo, que es un adi­ti­vo más o me­nos re­cien­te. Por mu­cho tiem­po se uti­li­zó un so­lo cu­chi­llo, a lo gau­cho, pa­ra co­mer con pan o con la mano, mien­tras uno se que­ma­ba o en­gra­sa­ba ale­gre­men­te. La pri­me­ra re­vo­lu­ción fue el agre­ga­do de un se­gun­do cu­chi­llo: con uno se pin­cha­ba la co­mi­da (car­ne, pa­ra el ca­so) y con el otro se la tro­za­ba.

Los te­ne­do­res ya ha­bían he­cho su apa­ri­ción en las co­ci­nas o los fo­go­nes, pe­ro re­cién lle­ga­ron a las me­sas reales ha­cia el si­glo XIV, más co­mo una ra­re­za que co­mo un uten­si­lio co­ti­diano, des­de el Me­dio Orien­te ha­cia Ita­lia y de allí al res­to de Eu­ro­pa. Co­mo los te­ne­do­res pa­rri­lle­ros, los pri­me­ros te­nían dos lar­gos dien­tes, bue­nos pa­ra pin­char y sos­te­ner pe­ro inú­ti­les pa­ra le­van­tar tro­zos pe­que­ños de co­mi­da. Así hi­zo su apa­ri­ción es­te­lar el ter­cer dien­te y, en al­gún mo­men­to del si­glo XVIII, la cuar­ta pun­ta lle­gó pa­ra que­dar­se.

Con es­tos cam­bios se fue trans­for­man­do el cu­chi­llo: ya no re­que­ría de una pun­ta fi­lo­sa por­que no te­nía na­da que sos­te­ner. De pa­so, hu­bo quie­nes, co­mo el car­de­nal Ri­che­lieu, apro­ve­cha­ron pa­ra prohi­bir cu­chi­llos en pun­ta pa­ra la me­sa, tan­to pa­ra que no se usa­ran co­mo ar­mas co­mo pa­ra que no se uti­li­za­ran co­mo pe­li­gro­sos es­car­ba­dien­tes. Es más, la pun­ta del cu­chi­llo evo­lu­cio­nó en una par­te más an­cha que el res­to, co­mo pa­ra ayu­dar al te­ne­dor a le­van­tar un po­co de arroz o unas ar­ve­jas re­bel­des. Es­tá bien: aún hoy te­ne­mos cu­chi­llos que ter­mi­nan en pun­ta fi­lo­sa, y po­de­mos pen­sar­lo co­mo un re­sa­bio evo­lu­ti­vo de otros tiem­pos.

Otro ob­je­to con una historia evo­lu­ti­va in­tere­san­te es el clip pa­ra pa­pe­les. Co­no­ce­mos per­fec­ta­men­te su an­te­ce­sor his­tó­ri­co: na­da me­nos que el al­fi­ler. En La ri­que­za de las na­cio­nes, Adam Smith se ma­ra­vi­lla de la fa­bri­ca­ción ma­nual y en se­rie de es­tos al­fi­le­res a par­tir de alam­bres fi­nos, he­re­da­do de si­glos de historia y ne­ce­si­da­des. Las pri­me­ras má­qui­nas pa­ra fa­bri­car­los son de co­mien­zos del si­glo XIX: un pe­que­ño pa­so pa­ra la li­bre­ría, un gran pa­so pa­ra la hu­ma­ni­dad. Pe­ro, cla­ro, no son idea­les pa­ra man­te­ner pa­pe­les uni­dos. Ha­cia el fi­nal de ese si­glo apa­re­cen las pri­me­ras pa­ten­tes de al­fi­le­res do­bla­dos de tal ma­ne­ra que po­dían acep­tar pa­pe­les en me­dio de los do­ble­ces y man­te­ner­los jun­tos y or­de­na­dos. Ha­bía na­ci­do el pa­dre del clip mo­derno. Sin em­bar­go, la do­ble vuel­ta de alam­bre del clip tu­vo que es­pe­rar has­ta el si­glo XX pa­ra ha­cer su en­tra­da triun­fal. Mí­ren­lo: es un triun­fo de la in­ge­nie­ría y, co­mo con buen pro­duc­to evo­lu­ti­vo, no re­quie­re de más cam­bios aza­ro­sos has­ta que el am­bien­te así lo so­li­ci­te.

Hay una má­xi­ma que di­ce que en bio­lo­gía na­da tie­ne sen­ti­do si no se mi­ra a tra­vés del pris­ma de la evo­lu­ción. En nues­tra co­ci­na y nues­tro es­cri­to­rio, tam­po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.