BA­NA­NA YOS­HI­MO­TO, LOS MIE­DOS Y EL TIEM­PO

Es, jun­to a Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi, la es­cri­to­ra ja­po­ne­sa con­tem­po­rá­nea más co­no­ci­da fue­ra de su país. En es­ta en­tre­vis­ta con revista ha­bla de su obra, del re­cuer­do que man­tie­ne de la Ar­gen­ti­na y de su re­la­ción con Tokio, su ciu­dad na­tal

La Nacion - La Nación revista - - ÉPOCA L A - TEX­TO Fa­bia­na Scherer // FO­TO AFP

La nos­tal­gia te ayu­da a vi­vir el pre­sen­te”, re­fle­xio­na Ba­na­na Yos­hi­mo­to ( Tokio, 1964), la es­cri­to­ra ja­po­ne­sa que de­be su nom­bre de men­ti­ra a la be­lle­za an­dró­gi­na de las flo­res del ba­nano. Maho­ko, tal co­mo la bau­ti­zó su pa­dre, el poe­ta y crí­ti­co li­te­ra­rio Ta­kaa­ki Yos­hi­mo­to ( apo­da­do Ryu­mei, des­tino de dra­gón), es con­si­de­ra­da jun­to a Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi una de las vo­ces ac­tua­les más im­por­tan­tes de la li­te­ra­tu­ra ni­po­na. La no­ve­lis­ta y en­sa­yis­ta irrum­pió en el uni­ver­so de las le­tras en 1987 con Kit­chen, un re­la­to so­bre el due­lo, so­le­da­des y re­la­cio­nes, que rá­pi­da­men­te se trans­for­mó en un fe­nó­meno de ven­tas. Re­mi­sa a con­ce­der en­tre­vis­tas, Ba­na­na res­pon­de ca­da una de las pre­gun­tas a tra­vés de un e- mail. Lo ha­ce de ma­ne­ra con­ci­sa, ra­cio­nal, le­jos de esos ma­ti­ces y en­so­ña­cio­nes en los que sue­le su­mer­gir­nos en ca­da una de sus his­to­rias. Re­la­tos de apa­ren­te sen­ci­llez e inocen­cia en los que pre­do­mi­na el exis­ten­cia­lis­mo ur­ba­nis­ta te­ñi­do de una mi­nu­cio­sa nos­tal­gia.

La re­cien­te apa­ri­ción en castellano del li­bro de re­la­tos La­gar­ti­ja ( Tus­quets) re­sul­ta la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra in­da­gar en el uni­ver­so de Yos­hi­mo­to, in­ti­mis­ta, trá­gi­co que se mue­ve en­tre los sue­ños, la reali­dad y los si­len­cios.

“En mi ju­ven­tud, cuan­do es­cri­bí es­tas his­to­rias siem­pre bus­ca­ba lle­gar a con­clu­sio­nes. Des­pués, con el pa­so de los años – es­cri­be la au­to­ra en la edi­ción es­pa­ño­la–, he apren­di­do a dis­fru­tar na­dan­do en un mun­do don­de esas con­clu­sio­nes no exis­ten. Su­pon­go que me he vuel­to más fuer­te”.

Ⓟ El pa­so del tiem­po, aquel que des­cri­be co­mo “inexo­ra­ble co­mo las ra­mas de un sau­ce…”, la ha he­cho más fuer­te, no obs­tan­te la ve­jez apa­re­ce co­mo un te­mor. ¿ Le te­me?

Ⓟ Sin em­bar­go, en sus re­la­tos los ma­yo­res sue­len apa­re­cer co­mo me­ras au­sen­cias, re­cuer­dos, som­bras.

No, no le te­mo a la ve­jez. Cuan­tos más años ten­go, más fá­cil me re­sul­ta to­do. Creo que te­nía más mie­dos cuan­do era jo­ven.

He es­cri­to mu­chas obras en las que los ma­yo­res tie­nen pa­pe­les más re­le­van­tes, lo que ocu­rre es que la ma­yo­ría aún no se ha tra­du­ci­do al castellano.

Ⓟ El mie­do es una cons­tan­te en su obra. ¿ Qué ge­ne­ra en us­ted?

Los adul­tos es­ta­mos acos­tum­bra­dos a des­di­bu­jar nues­tros mie­dos. Yo te­mo a que mis se­res que­ri­dos se mue­ran. Pe­ro tam­bién me im­po­ne la idea de mi pro­pia muer­te. El pa­so del tiem­po y el he­cho de vi­vir den­tro de él me pro­du­cen una des­car­ga de adre­na­li­na, co­mo si sur­fea­ra ca­da día.

Ⓟ Ten­go en­ten­di­do que des­de muy pe­que­ña, ya a los 5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.