2016

La Nacion - La Nación revista - - ENTREVISTA L A -

en su ca­sa, si vue­la en he­li­cóp­te­ro o tie­ne una Fe­rra­ri… Cuan­do veo que otro en­tre­na­dor lo ha­ce pien­so: "Fla­co, es­tás con­tan­do de­lan­te de 20 per­so­nas que no co­no­cés que tu clien­te tie­ne una Fe­rra­ri, le van a ir a dar un gol­pe, no ha­blés, si no es tu Fe­rra­ri".

Ⓟ ¿ Cuán­do co­men­zas­te a re­la­cio­nar las neu­ro­cien­cias con el ejer­ci­cio?

Un día lle­go a mi ca­sa y mi mu­jer y mi hi­jo es­ta­ban mi­ran­do un pro­gra­ma de Fa­cun­do Ma­nes, y nun­ca de­ja­mos de ver­lo. Aho­ra es muy ami­go mío. Me apa­sio­na el te­ma, por­que so­mos lo que pen­sa­mos. En la Uni­ver­si­dad Di Te­lla cur­sé Fun­da­men­to de la Neu­ro­cien­cia, con Ma­riano Sig­man y Joaquín Na­va­jas. Creo que to­do pa­sa por la ca­be­za. A mí me se­du­ce la in­te­li­gen­cia.

Ⓟ ¿ Cuál es el "es­ti­lo Tangona"? Ⓡ

Amar lo que ha­cés, ser un apa­sio­na­do.

“Mi vi­da es un cuen­to de ha­das”, di­ce con una ale­gría que ni se opa­ca cuan­do cuen­ta que lue­go de la muer­te de su pa­pá, y cuan­do te­nía 7 años, en­tró pu­pi­lo en el co­le­gio Emaús, en El Pa­lo­mar. Atrás ha­bía que­da­do la ma­gia de los Ti­ta­nes en el Ring, con las co­mi­das mul­ti­tu­di­na­rias en la ca­sa de sus abue­los al­re­de­dor de ollas de pu­che­ro, y de los en­tre­na­mien­tos en el club de pi­le­tas El An­cla. “Con el sa­cri­fi­cio de mi ma­dre, ter­mi­né los es­tu­dios co­mo pu­de, y tu­ve que sa­lir a la­bu­rar a los 13, 14 años”, re­cuer­da. Pe­ro de­trás de una vi­da du­ra, siem­pre ha­bía un gim­na­sio. Cuan­do tra­ba­ja­ba en una El 20 de oc­tu­bre pu­bli­ca su pri­mer li­bro Las ex­cu­sas en­gor­dan. Un plan in­te­gral de fit­ness pa­ra me­jo­rar tu vi­da so­de­ría, cuan­do ven­día ro­pa in­te­rior, siem­pre es­ta­ba el en­tre­na­mien­to.

Ar­mó un gim­na­sio en el li­ving del de­par­ta­men­to que tu­vo con su pri­me­ra mu­jer: la co­ci­na era la ofi­ci­na y el ba­ño, el ves­tua­rio. “Iban 20, 30 per­so­nas por cla­se; lue­go mi sue­gro me pu­so un gim­na­sio y nun­ca más pa­ré has­ta hoy”. Y así si­guió dan­do cla­ses, has­ta lle­gar a Ocam­po Well­ness. Sus ve­ra­nos trans­cu­rren en Pun­ta del Es­te, pe­ro no en plan des­can­so sino pa­ra se­guir en­tre­nan­do.

Su gran in­ven­to es la de­li­very gym, su ca­mio­ne­ta­gim­na­sio mó­vil equi­pa­da con bol­sa y guan­tes de bo­xeo, ban­das elás­ti­cas, pe­sas, ba­rras con dis­cos col­cho­ne­tas y to­do lo in­dis­pen­sa­ble pa­ra una cla­se al ai­re li­bre. Tam­bién cuen­ta con un car­dio­des­fi­bri­la­dor y un ma­le­tín re­ple­to de cua­der­nos y pa­pe­les con sus ano­ta­cio­nes. “Na­ció en Pun­ta del Es­te en 1992 por­que no ha­bía gim­na­sio. Com­pré la camioneta, que no quie­ro ven­der­la por­que mi hi­jo me di­ce que es par­te de mi historia. En­ton­ces iba a las ca­sas y ar­ma­ba el gim­na­sio al la­do del mar. Y hoy lo ha­go cuan­do que­re­mos ar­mar una cla­se en una pla­za, al ai­re li­bre”. Cuan­do es al ai­re li­bre, los vi­gi­lan de cer­ca cus­to­dios y au­tos blin­da­dos.

Ⓟ ¿ En­tre­nas­te a Ju­lia­na Awa­da? Ⓡ

Ⓟ Tam­bién a Nis­man.

Sí, tu­vi­mos un en­tre­na­mien­to ma­ra­vi­llo­so, al ai­re li­bre.

PA­LA­BRA Ca­cip ea fa­cip et aut in hent lan­dre dio con ea fac­cums an­dreet, ve­li­quis num

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.