SIES­TA CAFETERA

La Nacion - La Nación revista - - MERCADO E N E L -

El ca­fé y la sies­ta son dos de las co­sas que más dis­fru­ta­mos por va­rias ra­zo­nes, pe­ro el he­cho de que ayu­dan a ele­var la pro­duc­ti­vi­dad las ha­ce más atrac­ti­vas. Un bre­ve des­can­so des­pués de co­mer, se­gún los ex­per­tos, es una op­ción es­tu­pen­da pa­ra re­car­gar ener­gías. Por suer­te, en va­ca­cio­nes es más fá­cil po­der cor­tar la tar­de con un des­can­so.

Es­tá de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que una sies­ta me­nor a 30 mi­nu­tos ( más tiem­po pue­de tras­to­car el re­loj bio­ló­gi­co na­tu­ral y cau­sar in­som­nio por la no­che) pre­vie­ne el ago­bio, la pre­sión o el es­trés. Ade­más, fa­vo­re­ce la me­mo­ria y los me­ca­nis­mos de apren­di­za­je y pro­por­cio­na la fa­cul­tad de pro­lon­gar la jornada de tra­ba­jo al po­der­se re­sis­tir sin sue­ño has­ta al­tas ho­ras de la no­che con po­ca fa­ti­ga acu­mu­la­da. Pe­ro có­mo dor­mir só­lo por un ra­ti­to y no le­van­tar­se mal­hu­mo­ra­do y sen­tir­se mal to­da la tar­de. Aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, la res­pues­ta es­tá en la com­bi­na­ción de sies­ta y ca­fé.

Si to­ma­mos en cuen­ta los com­po­nen­tes es­ti­mu­lan­tes de la ca­feí­na, po­dría pa­re­cer que jun­tar­los no es una muy bue­na idea, pe­ro hay una es­cue­la del pen­sa­mien­to que di­ce que to­mar ca­fé y des­pués dor­mir una sies­ta pue­de, si se ha­ce de la ma­ne­ra co­rrec­ta, dar­le a la gen­te el em­pu­jón pa­ra ter­mi­nar exi­to­sa­men­te su día.

A es­ta con­clu­sión arri­bó el psiquiatra Da­vid F. Din­ges en una investigación rea­li­za­da en la Uni­ver­si­dad de Pennsyl­va­nia ( EE. UU.). Y no es el úni­co cien­tí­fi­co que opi­na lo mis­mo: ha­ce dos dé­ca­das tam­bién se lle­gó a re­sul­ta­dos si­mi­la­res en la Uni­ver­si­dad de Lough­bo­rough, en In­gla­te­rra.

Pe­ro, ¿ no se su­po­ne que el ca­fé qui­ta el sue­ño? Sí, pe­ro no de ma­ne­ra in­me­dia­ta. Lo ideal es: to­mar­se el ca­fé, po­ner el des­per­ta­dor a los 20 mi­nu­tos y acos­tar­se en ese mo­men­to. Cuan­do el ca­fé co­mien­ce a ha­cer efec­to – a los 20 o 30 mi­nu­tos– se­rá ho­ra de des­per­tar­se. De es­ta ma­ne­ra se con­se­gui­rá des­can­sar el cuer­po y man­te­ner al mis­mo tiem­po la fuer­za y la ener­gía fí­si­ca e in­te­lec­tual ne­ce­sa­ria.

Si la du­ra­ción de la sies­ta es ma­yor a 20 mi­nu­tos, se pa­sa­rá a un es­ta­dío del sue­ño lla­ma­do fa­se REM, y una vez cru­za­da esa lí­nea se­rá mu­cho más di­fí­cil con­ti­nuar con la tar­de de ma­ne­ra ac­ti­va. Tan­to dor­mir co­mo la ca­feí­na blo­quean los re­cep­to­res de ade­no­si­na del ce­re­bro, que son los quí­mi­cos que pro­vo­can el sue­ño. Si bien una sies­ta por sí so­la ayu­da a la gen­te a sen­tir­se des­can­sa­da, el he­cho de to­mar ca­fé an­tes de dor­mir pue­de ayu­dar a re­no­var su car­ga de ener­gía. Santiago y Fe­de­ri­co abrie­ron Ci­ga­ló ha­ce dos me­ses – en la de­no­mi­na­da zo­na Doho, en Vi­lla Ur­qui­za– y la apues­ta es­tá en la ca­li­dad y la ob­se­sión por el ca­fé per­fec­to. El pri­me­ro vie­ne de los fue­gos ( La Bour­gog­ne y Helena) y es quien es­tá a car­go de los bu­di­nes y co­okies que sa­len ca­da me­dia ho­ra. De­trás de la má­qui­na es­tá Diego Baetc­ker, con­tro­lan­do ca­da ex­trac­ción se­gún lo que dic­ta la Spe­cialty Cof­fee As­so­cia­tion. Tie­nen un blend de gra­nos de El Sal­va­dor y dos orí­ge­nes de Etio­pía. Ade­más, hay fil­tra­dos y tra­gos de au­tor pa­ra la tar­de. En Holm­berg 2004, de 9.30 a 20.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.