1996

La Nacion - La Nación revista - - ENTREVISTA L A -

De­bu­ta en ci­ne con tres pe­lí­cu­las ( en to­tal, van 12): Paranoia di­xi­tal, Al­ma Gi­ta­na y Ten­go una ca­sa de to­do. Pe­ro no al es­ti­lo ce­le­bri­dad arro­ja­da al cli­ché. Alonso bai­ló tan­go, sí. Pe­ro tam­bién me­di­tó con di­rec­ción al Pla­ta, con­ti­nuó con su ri­tual de pin­tu­ras en tin­ta chi­na, na­ve­gó en el Nahuel Hua­pi, vio fút­bol y en­ten­dió a la per­fec­ción nues­tro país. “Se­rá que me en­can­ta me­ter­me en zo­nas de fric­ción. Us­te­des es­tán con te­mas muy fuer­tes, que ha­cen que una so­cie­dad se re­vuel­que. El de­ba­te del abor­to, la cos­tum­bre de juz­gar. Son asun­tos uni­ver­sa­les. Per­so­nal­men­te, ten­go tan­tos de­fec­tos y li­mi­ta­cio­nes que no me que­da otra que em­pa­ti­zar con los de­fec­tos y li­mi­ta­cio­nes aje­nas. Mi pro­fe­sión es una buena for­ma de com­pren­der que de­trás de ca­da com­por­ta­mien­to hay una ra­zón”.

Ⓟ ¿ Y cuál se­ría la ra­zón por la cual tan­tas mu­je­res in­te­li­gen­tes es­tán enamo­ra­das de un per­so­na­je co­mo Ber­lín, un au­tén­ti­co psi­có­pa­ta?

Me apro­pié de la des­crip­ción in­te­li­gen­te de un pe­rio­dis­ta, que ex­pre­só que Ber­lín ve a las per­so­nas que lo ro­dean co­mo una pe­lí­cu­la en blan­co y ne­gro que ha en­ve­je­ci­do mal. Es un te­ma­zo. Yo tam­bién me lo he pre­gun­ta­do, pe­ro tie­ne que ver con lo que es­ta­mos vi­vien­do los hom­bres y las mu­je­res. Con­fie­so que ten­go una es­pe­cie de ob­se­sión con los sa­pos. Me gus­ta la mi­to­lo­gía de es­te ani­mal, aque­llo de que pue­de con­ver­tir­se en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.